Mostrando entradas con la etiqueta transito. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta transito. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de abril de 2015

¿Quién controla el tránsito en la ciudad de Buenos Aires?

En uno de nuestros recorridos cotidianos al diario, nos tomamos el trabajo de registrar algunas de las muchas infracciones de tránsito que observamos en la calle. En este caso el tramo comprende los barrios de Caballito, Boedo, Almagro y Abasto. Cabe destacar que las imágenes fueron registradas en un radio de 40 cuadras en menos de media hora.


El álbum de imágenes recolectadas con el registro de irregularidades era bastante más amplio. Pero seleccionamos las más representativas de lo que los porteños vemos (y padecemos) cada día mientras transitamos por la ciudad.

La mayor aberración parece ser la de los autos estacionados en cuadras completas donde está prohibido estacionar. Demás está decir que los carteles que informan claramente sobre la prohibición están ahí en el lugar correspondiente.

Otras faltas tienen que ver con la apropiación que hacen algunos del espacio públicocomo si fuera solo de ellos, el estacionamiento en ochavas y líneas amarillas y lascamionetas y camiones de descarga fuera de los horarios reglamentados.

Así contado, hasta parece un tema de una sociedad civilizada. Vivirlo se transforma enuna aventura riesgosa que puede desembocar en situaciones violentas con final impredecible

Si existe una normativa y nadie la cumple la pregunta es: ¿Quién se encarga de controlar esta jungla?

Camioneta parada en doble fila en San Luis y Gallo.




Escuela en San Luis y Sánchez de Bustamante. Prohibido estacionar en toda la cuadra. Especialmente en el espacio correspondiente a la escuela.




San Luis y Anchorena. Prohibido estacionar en toda la cuadra. Al menos así lo indica el cartel.




San Luis y Gallo. Prohibido estacionar en la mano izquierda.




San Luis y Agüero. Motos varias en la vereda.




Jean Jaures y Lavalle. Los comerciantes también hacen uso y abuso del espacio público. En este caso, la calle.




Pedro Goyena y José María Moreno. Prohibido estacionar según el cartel.




El container también forma parte del paisaje público en Pedro Goyena y Calasanz. Pegadito a la parada de colectivos.




Pedro Goyena y Riglos. Container + carro. Zona de prohibido estacionar.




Auto estacionado en la esquina de Mario Bravo y Sarmiento. Cordón pintado de amarillo + senda peatonal. Sin patente.




Camión descargando en Jean Jaures y Pasaje Zelaya. A las 11 de la mañana.




Camioneta descargando en Mario Bravo y Humahuaca.




Jean Jaures al 800. Prohibido estacionar en toda la cuadra.




Camión parado en doble fila en San Luis y Billinghurst.




Camioneta estacionada en la ochava + senda peatonal + rampa. Venezuela y Castro.




Camión parado en doble fila en San Luis y Gallo.




Camión de materiales en doble fila en Mario Bravo y Corrientes.




Auto estacionado sobre cordón pintado de amarillo. Jean Jaures y San Luis.




Auto con luces encendidas detenido totalmente en la ochava de Pasaje Devoto y Agrelo.




Auto estacionado sobre senda peatonal + container obstruyendo el paso de peatones en Mario Bravo y Bartolomé Mitre.
 



Auto estacionado al lado del cartel de prohibido estacionar. Billinghurst y Humahuaca.




Auto estacionado sobre el cordón pintado de amarillo en Billinghurst y Humahuaca.




Camioneta Pathfinder inamovible en San Luis y Jean Jaures. Hace meses que descansa en ese lugar, zona de prohibido estacionar.


jueves, 20 de marzo de 2014

Pondrán cámaras en colectivos para multar a autos y motos

El Gobierno de la Ciudad colocará cámaras en colectivos para detectar infracciones de motociclistas y automovilistas que utilicen los carriles exclusivos del Metrobus y otras vías preferenciales de la Ciudad.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Los motociclistas y automovilistas que utilicen los carriles exclusivos del Metrobus y otras vías preferenciales de la Ciudad comenzarán a ser detectados desde los colectivos porteños.
 
En los próximos días se colocarán cámaras en unidades de las líneas 2, 12, 60, 65, 71, 80, 91, 105, 106, 118, 128, 132, 143, 146 y 152, y quedarán monitoreados los carriles exclusivos que están en las avenidas Santa Fe, Las Heras, Jujuy-Pueyrredón, Paseo Colón y Córdoba, y otros importantes, como Corrientes y Rivadavia.
 
Los dispositivos electrónicos, que se ubicarán en la parte frontal de los colectivos y estarán vinculados a un GPS, grabarán todo el recorrido que realicen los ómnibus y una vez por semana el material será retirado para ser analizado en un gabinete técnico.
 
El origen de la iniciativa se basó en las reiteradas infracciones de los motociclistas, a los que se sumaron conductores de diversos tipos de vehículos. Las empresas de colectivos llevaron la inquietud a la subsecretaría de Transporte, ya que notaban que muchas acciones ponían en riesgo a choferes y a pasajeros.
 
Actualmente, el Código de Tránsito castiga la invasión de carril con una multa de $795 y contempla la retención de la licencia para conducir a quienes invadan los carriles del Metrobus y las bicisendas.
 
El problema radica en que las sanciones no suelen ser aplicadas, porque los agentes de tránsito o de control policial no suelen estar (al menos en la avenida Juan B. Justo) en los lugares donde se hace necesario sancionar a los automovilistas que no respetan las reglas.
 
Con la puesta en marcha de este sistema de cámaras en los colectivos el gobierno Mauricio Macri pretende mejorar el funcionamiento de los corredores para posibilitar un flujo constante del transporte público y -a la vez- profundizar el reordenamiento del tránsito en las calles porteñas. Y también, hay que decirlo, conseguir más fondos.

domingo, 5 de mayo de 2013

Calles caóticas: los ciclistas, tan infractores como cualquier conductor


Un estudio indica que el 92% no respeta la prioridad peatonal, el 71% no para con luz roja y el 19% va en contramano. Es porque falta educación vial y las bicis no están alcanzadas por los controles.



No respetan la prioridad del peatón. Pasan semáforos en rojo. Hacen maniobras peligrosas. ¿Taxistas? ¿Colectiveros? ¿Automovilistas particulares? No, ciclistas. Sobre sus bicis, ellos reproducen los mismos vicios que el resto de los actores del tránsito. Algunos especialistas en seguridad vial afirman que es porque desconocen el riesgo que corren. Y otros opinan que su actitud forma parte de la idiosincracia del porteño, poco afecto a respetar las normas.
Los ciclistas conducen lo que está consideradoun vehículo y están alcanzados por los mismos derechos y obligaciones que el resto de los conductores y, también, por algunas normas específicas (ver Lo que dice...). Pero la mayoría cree que las reglas no se hicieron para ellos. Entre enero y febrero, la Asociación Luchemos por la Vida observó a 1.564 ciclistas. El 92% no respetaba la prioridad peatonal, el 71% no paraba en los semáforos en rojo y el 19% iba en contramano. El 82% no usaba casco, el 87% no tenía luces en sus bicicletas y el 61% carecía de reflectantes. Mientras, el 98% no anticipaba sus maniobras con los brazos, algo que no es obligatorio pero sí recomendable.
Todo esto se da en medio del impulso de la bicicleta por parte de la gestión macrista. La red de ciclovías tiene 100 kilómetros, hay 28 estaciones de bicing que prestan 1.000 rodados, y el Ejecutivo llamó a licitación para que una empresa privada extienda el sistema a 200 estaciones y 3.000 bicis.
La bicicleta es un medio de transporte saludable y que no contamina, pero el problema es que los ciclistas resultan ser tan descuidados como los automovilistas o los peatones. Una recorrida por Buenos Aires revela conductas peligrosas. Van en zigzag por las avenidas; circulan por el medio de la calzada, y esquivan a los vehículos que se les vienen encima para pasar un semáforo en rojo. Otros pedalean conauriculares o hablando por teléfono. En Luchemos por la Vida atribuyen este desapego a las reglas a tres factores: la falta deeducación vial, de controles y de infraestructura adecuada, porque aún no hay ciclovías en toda la Ciudad.
“El ciclista es un transgresor permanente, como lo somos los argentinos –afirma Alberto Silveira, titular de la Asociación–. Creemos que las normas son para los demás y que no tienen sentido. Y como nadie controla o sanciona, se crea un ámbito de impunidad. En el caso de los ciclistas, como no sienten que están conduciendo un vehículo, creen que no están obligados a cumplir las normas. Pero tienen que respetarlas igual que todos los conductores”. Silveira opina que el fomento de la bici debería ir acompañado de una campaña de seguridad vial.
Mientras, para ordenar la circulación, la Subsecretaría de Tránsito porte porteña publicó un “Manual del ciclista” enmejorenbici.buenosaires.gob.ar, que incluye consejos para circular en forma segura.
El presidente de la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU), Néstor Sebastián, sugiere: “La cultura de no respetar las normas se cambia tomando conciencia de los riesgos que se corren. Es notoria la falta de conocimiento de esos riesgos, así como también la falta de solidaridad y de respeto. Y los ciclistas no somos la excepción. Si todos tuviéramos noción del peligro que significa ir de contramano, por ejemplo, nadie lo haría. También hay una falta de dominio de destrezas básicas.
La gente no sabe frenar la bicicleta o ir despacio. En los ciclistas también se ve una especie de revancha. Hay una acción del Gobierno a favor de la bici y una sensación de que ahora nos toca a nosotros. Sin embargo, el Gobierno porteño habilitó más estacionamientos sobre la izquierda que kilómetros de ciclovías”.
“Es difícil tener buenos comportamientos en algunos roles y malos en otros: se es tan mal peatón como mal conductor de una bici o de un auto –sostiene Eduardo Bertotti, del Instituto de Seguridad Vial (ISEV)–. Esto pasa por la cultura que tenemos de la seguridad vial. No percibimos el riesgo, por eso como peatones cruzamos por mitad de cuadra o como ciclistas no respetamos el semáforo. Para cambiar esto hay que educar a las generaciones futuras y controlar a los adultos. Y en esto fallan todos los políticos de turno, porque nadie quiere asumir el costo político de implementar controles”.
Desde la ONG 1 Auto Menos, Diego Worlicek dice que cada vez que alguien elige la bici, las calles se liberan de un auto. “Prefiero la bici, pero también manejo un auto o soy peatón, según lo que me conviene en cada momento. Sobre el auto, sé lo vulnerable que sos en una bici. Y como peatón me molesta que no me dejen cruzar la calle, así que cuando voy en auto o bici, respeto la prioridad. Hay malos ciclistas, como malos peatones o automovilistas, pero creo que nosotros estamos más predispuestos a aprender. Hoy tenemos la oportunidad de ganar un espacio en el tránsito. Eduquemos con el ejemplo: dejemos cruzar al peatón para que los automovilistas nos respeten. Aprendamos a coexistir”.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Viajar en colectivo, una experiencia peligrosa

Son cada vez más usuales los accidentes protagonizados por colectivos en la Ciudad. Este miércoles (06/03) un interno de la línea 2 perdió el control y terminó estrellándose contra una cabina telefónica y un cartel, en el barrio de Flores. Dos taxis, dos camionetas y otros cuatro vehículos participaron también del múltiple accidente. Hay 19 heridos, uno de gravedad.



CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Un colectivo de línea 2 chocó esta mañana contra ocho vehículos y terminó estrellándose contra una cabina telefónica y un cartel publicitario, arriba de la vereda, en el barrio porteño de Flores. Antes del accidente, el chofer había protagonizado una serie de incidentes viales. Hay al menos 19 heridos. 
 
El accidente ocurrió en la avenida Rivadavia al 6600, entre las calles Bonorino y Camacuá. "Por suerte no tenemos que lamentar víctimas fatales, la situación está controlada", dijo Alberto Crescenti, titular del SAME en declaraciones a Radio 10.
 
Una de las personas heridas fue trasladada en helicóptero al hospital Santojanni en "grave estado". 
 
Luego agregó: "Ya tenemos un total de pacientes evacuados y trasladados a los hospitales Durán, Álvarez y Piñeiro con traumatismos varios".
 
Dos taxis, dos camionetas y otros cuatro vehículos participaron también del múltiple accidente. Uno de los autos chocó contra el frente de un local de indumentaria deportiva ubicada sobre la avenida.
 
Según una pasajera que viajaba en el colectivo, previamente, el chofer había protagonizado varios incidentes: había colisionado el espejo retrovisor lateral de un auto, había cerrado la puerta antes de que una señora mayor descendiera y, debido al problema con la mujer, un policía lo detuvo para tomarle los datos.
 
"El colectivo siguió transitando a una velocidad normal cuando de pronto se escuchó un golpe en el piso y todos los pasajeros empezamos a gritar. Parecía que no podía frenar", declaró la mujer.
 
Otra pasajera que viajaba en el colectivo de la línea 2 detalló que “el colectivo venía lleno, y veníamos a una velocidad normal. De golpe empezamos a chocar con todo y el vehículo no paraba. El chofer dijo que se quedó sin frenos pero después lo vi tirado, parece que tuvo un infarto”.
 
Recordemos que la semana pasada, dos colectivos chocaron en pleno centro porteño, dejando 25 heridos.  El hecho ocurrió pasadas las 18 y tuvo como protagonistas a un colectivo de la línea 100 y otro de la 152, que terminó incrustado en un local.
 
¿Qué pasa con los colectivos? Son cada vez más usuales los accidentes protagonizados por los transportes de pasajeros. ¿Es por falta de controles? ¿Fallas mecánicas? ¿Imprudencia o negligencia de los choferes? En septiembre pasado, tres accidentes dejaron un saldo total de 50 heridos, felizmente ninguna víctima fatal (ver notas relacionadas).
 
El medio de transporte que miles de personas utilizan diariamente parece ser un arma peligrosa.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.