Mostrando entradas con la etiqueta subsidios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta subsidios. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de junio de 2015

El 60% de los beneficiarios del plan Progresar no son pobres

De acuerdo a Diego Bossio, titular de la Administración Nacional de Seguridad Social, más de 700.000 jovenes estudian gracias al plan Progresar, al que el organismo estatal llama "un nuevo derecho que tienen los jóvenes entre los 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario menor al mínimo vital y móvil y su grupo familiar posee iguales condiciones, para iniciar o completar sus estudios en cualquier nivel educativo": una prestación económica universal de $ 900 por mes a condición de que acreditaran la concurrencia a establecimientos educativos o centros de capacitación. El Progresar es un plan social creado en enero 2014 por el gobierno nacional para subsidiar a jóvenes de entre 18 y 24 años de edad de familias pobres pero.... (siempre en estas cuestiones hay un 'pero', que en este caso lo explicó el Instituto para el Desarrollo Económico Social Argentino).


"(...) El asistencialismo encubierto con el velo de la escolaridad o la capacitación inculca entre los jóvenes el derecho a la dádiva. Seguramente es redituable desde el punto de vista electoral, pero muy dañino para el presente y futuro de los supuestos beneficiarios. Por el contrario, con un sistema de becas para estudiantes que integran los hogares pobres y políticas laborales que fomenten el primer empleo se les daría a todos los jóvenes la oportunidad de progresar en base al esfuerzo y el trabajo. (...)".

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Idesa). El plan Progresar subsidia a jóvenes entre 18 y 24 años con la condición de que estudien. Aunque la meta es loable, la rusticidad de su diseño lo degrada a un mero mecanismo generador de dependencia y cultura por la dádiva. Además de no focalizarse en los hogares más pobres para igualar oportunidades, tampoco incentiva los avances en educación e induce a la inactividad laboral. Sería muy positivo sustituirlo por un sistema moderno de becas de estudio y una política laboral que fomente el empleo juvenil.
 
En base a datos de la Encuesta Nacional de Hogares Urbanos (EAHU) del INDEC, se puede estimar la cantidad de familias que califican al subsidio en función de su ingreso. Tomando en consideración la información correspondiente al 3° trimestre del 2014, se observa que:
 
> En Argentina hay 12 millones de hogares urbanos.
 
> De estos hogares, 8,7 millones declaran tener ingresos inferiores a 3 veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil.
 
> De éstos, sólo 3,5 millones de hogares, o sea el 40%, pertenecen al segmento del 30% de las familias de menores ingresos.
 
Estos datos muestran que la gran mayoría de los hogares urbanos del país califica dentro del criterio de tener ingresos inferiores a 3 veces el salario mínimo, pero sólo un 40% pertenece al segmento de la población de más bajos ingresos. De esta forma, con el cambio incorporado recientemente al plan Progresar, se estima que 6 de cada 10 hogares que califican al programa no son pobres.
 
La baja focalización en favor de los pobres es uno pero no el más importante de los déficits de diseño del plan Progresar. Peor es que, si bien declama promover el estudio, en la práctica no incentiva los avances en educación. Se limita al trámite burocrático de requerir una constancia de inscripción o alumno regular, pero prescinde del desempeño del beneficiario. En paralelo induce la inactividad laboral dado que no exige tampoco hacer los primeros intentos de incorporarse al mercado de trabajo, justo en una etapa de la vida cuando resulta más pertinente hacerlo. 
 
En la práctica, el Progresar no alienta el esfuerzo educativo ni induce a buscar un empleo, pero crea un enorme “ejército” de jóvenes dependientes del asistencialismo estatal. La cobertura actual del programa es de unos 700 mil jóvenes, pero con la nueva definición del requisito de acceso se podría llegar a 3 millones de jóvenes subsidiados.
 
Para no seguir dañando a la juventud, hay que desarticular este mecanismo que promueve la dependencia y erosiona la cultura del esfuerzo. Debería ser sustituido por otro que incentive la formación y la inserción laboral. Con los mismos recursos se podría establecer un sistema de becas, gestionado por los sistemas educativos provinciales, orientado a inducir el avance educativo de los estudiantes pertenecientes a los hogares más pobres.
 
Complementariamente, se podría utilizar el resto del presupuesto del programa para eliminar las cargas sociales al empleo de menores de 30 años. De esta forma, se facilitaría la inserción laboral de todos los jóvenes dándoles la oportunidad de obtener mediante su propio esfuerzo ingresos superiores a los $900 que da el Progresar.
 
El asistencialismo encubierto con el velo de la escolaridad o la capacitación inculca entre los jóvenes el derecho a la dádiva. Seguramente es redituable desde el punto de vista electoral, pero muy dañino para el presente y futuro de los supuestos beneficiarios. Por el contrario, con un sistema de becas para estudiantes que integran los hogares pobres y políticas laborales que fomenten el primer empleo se les daría a todos los jóvenes la oportunidad de progresar en base al esfuerzo y el trabajo.

jueves, 16 de octubre de 2014

¿Otro Tarifazo? Aumentaría la luz

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, aseguró que el Gobierno "continuará con su política de reducción de subsidios", lo que inevitablemente terminará impactando en el costo de la electricidad que abonan los hogares.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, aseguró este jueves (16/10) que el Gobierno "continuará con su política de reducción de subsidios", lo que impactaría en el costo de la electricidad que abonan los hogares.
 
"Nuestra política desde el 2008 fue la de reducción paulatina de subsidios en aquellos sectores que no los necesitan", explicó el funcionario esta mañana en diálogo con radio América.
 
Aunque De Vido dijo no tener "en agenda decisiones a tomar en ese sentido [por las subas de tarifas]", la reducción de subsidios impactará inevitablemente en las facturas. Recordemos que en el invierno pasado, al no restablecer subsidios parciales como venía haciendo desde 2009, el Gobierno aplicó un aumento de hasta 308% en el precio de la luz para los mayores consumidores residenciales de la Capital y el Gran Buenos Aires.
 
De Vido confirmó que la política oficial continuará y también prometió que las obras de infraestructura encaradas junto con Edesur y Edenor permitirán reducir los cortes de luz, que fueron moneda corriente en el último verano.
 
"Hemos hecho mil obras solamente con Edesur y otras tantas en Edenor. Esperamos que haya una mejor performance", dijo De Vido, y agregó: "Lo ideal sería que hubiera cortes, pero cuando el clima impone una situación tan extrema, algún inconveniente genera obviamente. Las temperaturas del año pasado fueron récord histórico en la Argentina", justificó.

martes, 7 de octubre de 2014

Otro subsidio a Medios K: Podrán pagar deudas con AFIP con espacios publicitarios

Mediante las resoluciones generales 3681 y 885/2014 publicadas este martes 7/10 en el Boletín Oficial, se permitirá a los medios que tengan pauta con el Estado a cancelar sus deudas con la AFIP con la “modalidad de dación en pago de espacios publicitarios en la programación de las emisoras o en sus publicaciones y/o mediante la contratación de servicios conexos”. Este beneficio se conoce a tan sólo un día de que el Poder Ejecutivo decidiera ampliar el presupuesto para “Prensa y Difusión de Actos de Gobierno, rubro Publicidad y Propaganda”, que no es otra cosa que alimentar financieramente el ‘relato K’.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Hace 24hs el Gobierno nacional decidió favorecer al aparato de medios K a través de la Decisión Administrativa 837/2014 publicada este lunes (6/10) en el Boletín Oficial, por la cual amplió el presupuesto para “Prensa y Difusión de Actos de Gobierno, rubro Publicidad y Propaganda”, con $300 millones más. En lo que va del año, este ítem tuvo otras dos ampliaciones por un total similar al conocido ayer: $ 310 millones. Así, de la partida inicial votada por el Congreso de la Nación para todo 2014 de $ 958 millones, a través de decisiones del Poder Ejecutivo, se terminan destinado –hasta ahora- $ 1.568 millones para la propaganda del Gobierno.
Pero este martes 07/10 y con la firma del titular de la AFIP Ricardo Echegaray y del Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se otorgó otro beneficios a los medios K. La Resolución General 3681 y Resolución 885/2014 publicadas en el Boletín oficial hoy les permitirá pagar sus deudas con la AFIP a través de espacios publiciatarios y otras opciones.
Ambas resoluciones fueron publicadas con el título “Regularización Fiscal de los Titulares de Medios de Comunicación y/o Productoras de Contenidos. Cancelación de Deudas Impositivas, Aduaneras y Previsionales” y en sus fundamentos explica que se facultó a la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS para que a través de la SECRETARIA DE COMUNICACION PUBLICA celebre acuerdos con los titulares de medios de comunicación y/o productoras de contenidos audiovisuales, a efectos de la cancelación de las deudas que estos mantengan con la ADMINISTRACION FEDERAL DE INGRESOS PUBLICOS”.
Claramente las resoluciones, según se dice, apuntan a que “no solo se logrará la difusión de los actos de gobierno de interés general sino el saneamiento de la situación fiscal de los titulares de medios de comunicación y/o productoras de contenidos audiovisuales”.
El artículo 1 estable las opciones disponibles para los responsables de los medios con deudas: la cancelación de sus deudas impositivas, aduaneras y previsionales, devengadas hasta el día 31 de mayo de 2014 inclusive, incluidos sus intereses —resarcitorios y/o punitorios—, multas y demás accesorios, a través de la modalidad de dación en pago de espacios publicitarios en la programación de las emisoras o en sus publicaciones y/o mediante la contratación de servicios conexos, por hasta la suma de PESOS CIEN MILLONES ($ 100.000.000.-).

martes, 23 de septiembre de 2014

"Hoy se tienen hijos para conseguir planes", dijo el ministro, y los K piden su renuncia

"Antes se hacían planes para tener hijos, hoy se tienen hijos para conseguir planes", dijo el ministro de Desarrollo Social de Neuquén, Alfredo Rodríguez, y desató un escándalo en la provincia que va a traer cola. El funcionario del gobierno de Jorge Sapag, aliado al Gobierno nacional, había sido cuestionado por un presunto vaciamiento de la cartera que dirige, pero ahora el kirchnerismo pide la renuncia por sus declaraciones.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24"Hay subsidios que alientan la paternidad irresponsable", dijo el ministro de Desarrollo Social de Neuquén, Alfredo Rodríguez, y desató un escándalo en la provincia que va a traer cola.
 
El funcionario del gobernador Jorge Sapag, un aliado al kirchnerismo, intentaba defenderse de las críticas a su gestión por un presunto "vaciamiento" de su cartera. Pero lejos de mejorar su imagen, con sus palabras se transformó en blanco fácil, no sólo de los opositores al gobierno.
 
Para Rodríguez, el ministerio "hace cosas", pero no alcanzan porque fallan instituciones vitales como la familia, que "se deteriora" o "no existe", o la escuela, que, según su criterio, "es expulsiva".
 
"La sociedad de conjunto se ha hecho de una cáscara donde a este tipo de cosas las ve como naturales. Se perdió eso que se llevaba en los genes de que el trabajo dignifica. Acá han pasado generaciones que han vivido del subsidio. Incluso hay subsidios que alientan la paternidad irresponsable", dijo. Y remató: "Antes se hacían planes para tener hijos, hoy se tienen hijos para conseguir planes".
 
Para Rodríguez, hay "un montón de personas que tienen una cantidad de hijos y no tienen dónde vivir y esperan que el Estado lo resuelva. Eso es un problema de la sociedad en su conjunto, no lo va a resolver un gobierno".
 
El encargado de llevar adelante las políticas sociales de la provincia fue duramente cuestionado desde el propio kirchnerismo. El secretario de Economía social de la Nación, Carlos Vivero, señaló que lo que dijo Rodríguez "no es solo lastimoso sino vergonzoso".
 
A su turno, el diputado por Nuevo Encuentro, Rodolfo Canini, sostuvo que es "una barbaridad que tenga ese concepto sobre los humildes", y estimó que el gobernador "debería pedirle la renuncia".

viernes, 8 de agosto de 2014

Miles de personas agolpadas para que no se les quite el subsidio al gas

"No podemos pagar esto". Las boletas del gas con un recargo en algunos casos del 320% pegan con fuerza en los bolsillos de los ciudadanos y es por eso que el reclamo para mantener el subsidio provoca infinitas colas frente a las oficinas de atención al cliente de las distribuidoras. La mayoría son jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales que piden entrar al "Registro de Exceptuados a la Política de Redireccionamiento de Subsidios".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24El Gobierno anunció a fines de marzo la reducción de los subsidios al servicio de gas y, a su vez, un par de meses después dio una suba en el importado, por lo que en algunos hogares las tarifas treparon de $250 a $800. La reacción de la gente fue rápida y no dudó en perder horas en las oficinas de atención de las distribuidoras para asegurarse que se le mantenga el beneficio.
 
De acuerdo a lo publicado por el diario 'Clarín', unas 10 mil personas solicitan por día mantener el beneficio en el área metropolitana. Por un lado están quienes, por cuestiones económicas, no pueden afrontar ese gasto. Pero también hay quienes se niegan a pagar el valor del gas importado, que han visto triplicarse.
 
Sin embargo, la misma imagen se repite en el interior del país.  En las fotos de los sitios 'Tres Líneas', 'Diario Resumen', y 'Plan B' puede verse la misma escena en Mar del Plata, Pilar y Santa Rosa, La Pampa. 
 
El grueso de los solicitantes son jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales, que son algunas de las condiciones para poder entrar en el "Registro de Exceptuados a la Política de Redireccionamiento de Subsidios".
 
"La llegada de gente se aceleró en los últimos 15 días. Las empresas reforzaron la dotación de personal y están haciendo lo posible por ampliar la atención, pero la capacidad física de los locales es limitada", confió al matutino una fuente del sector, que pidió no ser identificada.
 
Oscar Whittal, en Quilmes, contó que venía pagando boletas por cerca de $ 400, pero ahora le llegó una por $ 1.500. “Soy jubilado y no tengo por qué pagar semejante suma. Encima en las oficinas hay filas de uno y otro lado de la cuadra. Es infinito el trámite”, protestó. 
 
La Defensoría del Pueblo porteña inició una campaña sobre el tema tras recibir más de 3.000 consultas y reclamos en una semana. "Eran en especial de jubilados, pero también de personas con discapacidad y otros vecinos con dificultades", contó Alejandro Amor, titular del organismo.
 
Héctor Polino, de Consumidores Libres, le dijo a Clarín: "Las facturas están llegando con aumentos fuertísimos y recibimos muchas consultas. Nosotros aconsejamos que, si pueden pedir tener subsidios, lo hagan. Y que vayan cada vez a la empresa de gas a pagar la factura sin el impuesto al gas importado". 
 
La reducción de subsidios, que prevé eliminar entre el 17 y el 80% de esas bonificaciones al consumo, se instrumentó en tres bimestres sucesivos y todavía no se reflejó por completo en las facturas, advierten fuentes del sector. La única vía para evitar la quita de la compensación es que el usuario reduzca el consumo más de un 20% respecto del período anterior.

miércoles, 23 de abril de 2014

Piden que se quiten subsidios a "piqueteros" y "okupas"

La propuesta pertenece al legislador Helio Rebot (PRO) que plantea además sanciones accesorias para quienes pongan en práctica piquetes y ocupaciones ilegales. Se debatirá en las comisiones de Justricia y Asuntos Constitucionales.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-El kirchnerismo no es el único espacio político que desarrollo un proyecto “antipiquetes”, en la legislatura porteña, también lo realizó el PRO.
Se trata de un proyecto de autoría del legislador porteño Helio Rebot que propone retirarle los planes sociales a los beneficiarios de la Ciudad que cortan callen u ocupen terrenos.
El proyecto de ley modifica el Código Contravencional porteño, en línea con las iniciativas contra “trapitos”, “motochorros” y cuidacoches que debate la Legislatura.
Tambien propone una “sanción accesoria”, según la cual la Justicia puede ordenar al Gobierno porteño que suspenda “prestaciones de tipo económica derivadas de planes o programas sociales del cual el contraventor/a sea beneficiario/ a”.Y agrega que “El juez/a establece el plazo por el cual se produce la suspensión del beneficio”, indica el proyecto.
La iniciativa añade una sanción al Código Contravencional que penaliza las conductas que“atentan contras las personas y los bienes públicos y privados”.
 Rebot, explica que la idea es “restringir los cortes de calles” y, “en especial, la ocupación de terrenos”
También dijo “Lo que en época de crisis es tolerable, en época de orden es intolerable”.
El proyecto ingresó el pasado 8/04 a la Legislatura y tendrá giro por las comisiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales. En ambas, el Pro tiene mayoría para darle despacho de inmediato.
Pero la estrategia oficial será instalar el tema para debatirlo en público, en paralelo con los proyectos contra los “trapitos”, cuidacoches y “motochorros” que presentó el macrismo.
Si uno escucha las posiciones políticas de los líderes de UNEN y ahora lo que dijo la presidenta Cristina Fernández sobre las protestas en la calle, parecería que no deberían tener problemas”, expresó el diputado.

sábado, 29 de marzo de 2014

Otro sapo de Yasky: "No es un esquema justo"

El líder de la CTA oficialista, Hugo Yasky, cuestionó el anuncio oficial sobre la quita de subsidios al agua y el gas, al asegurar que "no es un esquema justo". "Es muy difícil para una persona que solamente tiene una estufa, que tiene una cocinita de cuatro hornallas, reducir el consumo en 20% de buenas a primeras", consideró.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Las repercusiones tras el anuncio del Gobierno nacional sobre el recorte de subsidios al gas y al agua no se hicieron esperar. Y las críticas a Cristina Fernández no sólo llegaron desde gremios cercanos a Hugo Moyano y dirigentes de la oposición, sino que también sindicatos afines a la Casa Rosada cuestionaron el ajuste de las tarifas.
 
El secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, fue muy crítico sobre esta medida, asegurando que "no es un esquema justo".
 
"Creo que tendría que haberlo hecho antes y a mí me gusta un modelo de reducción de subsidios que empiece a considerar cuáles son los niveles de ingreso de cada familia y creo que las clases pudientes no deben tener subsidios", afirmó, en una entrevista con radio Vorterix.
 
Además, consideró que "es muy difícil para una persona que solamente tiene una estufa, que tiene una cocinita de cuatro hornallas, reducir el consumo en 20% de buenas a primeras". Así, también cuestionó el modo en que el Gobierno nacional intenta amortiguar el impacto de las subas por la eliminación de subsidios.
 
Pese a estas críticas, es poco probable que Yasky rompa su relación con la Casa Rosada. Urgente24 ya señaló en varias oportunidades que la cercanía de Yasky con la administración cristinista ha sido puesta a prueba en más de una ocasión (ver notas relacionadas), pero nunca desembocó en una ruptura. 
 
En tanto, Juan Belén, segundo de Antonio Caló en la UOM, admitió que están desorientados y que la suba seguramente se trasladará a las paritarias, según publicó La Nación.
 
Ayer, los ministros de Economía y de Planificación, Axel Kicillof Julio de Vido, informaron sobre una reducción y redistribución de los subsidios de gas y agua, que se traducirán en una fuerte suba de tarifas. En el caso del primer servicio, representan incrementos entre el 100% y 284% y en el segundo, entre 170% al 406% (ver notas relacionadas). 

Diccionario K: No hay devaluación, no hay inflación y el tarifazo no 'pega' en la paritaria

Este viernes (28/03), el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich se refirió a los aumentos en el gas y el agua potable a raíz de la quita de subsidios anunciada ayer (27/03). Afirmó que no hay ninguna relación entre esa decisión y la "negociación de las paritarias". Además, no descartó que la luz sea el próximo servicio que experimente la reducción de lo subsidios y por lo tanto aumenten las tarifas. Un absurdo del jefe de los ministros decir que los aumentos no influirán en las paritarias porque “no se corresponde con la realidad", cuando los trabajadores ya sufrieron las subas en los colectivos, combustibles y bienes de consumo. Otra vez se aplica el Diccionario K, donde el aumento de tarifas es “reasignación de subsidios” y la inflación un mero "reacomodamiento de precios".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Gobierno nacional prosiguió este viernes (28/03) con su batalla semántica, la del “relato”, que en esta oportunidad se puso al servicio del tarifazo anunciado ayer (27/03) en las boletas de agua y gas a raíz de la quita de los subsidios. Anoche, Cristina Fernández salió a ponerle el cuerpo a lo informado al mediodía por el ministro de Economía, Axel Kicillof y su par, Julio de Vido.
Este viernes, en su habitual conferencia de prensa, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich remarcó conceptos en torno al aumento de las tarifas, donde intentó dejar en claro que esas decisiones no afectarán las discusiones paritarias. Además, no descartó que se vengan ahora aumentos en la energía eléctrica, algo que es inminente y no se anunció aún porque los técnicos del Gobierno nacional estaban definiendo su instrumentación.
No hay ninguna relación posible entre la reducción de los subsidios" al agua y al gas, con la "negociación de las paritarias", aseguró este 28/03, Capitanich en la Casa Rosada.
El chaqueño afirma que "el dato es poco significativo desde el punto de vista de impacto monetario en la factura" y ratificó en forma "plena y categórica que no hay ninguna posibilidad" de que los anuncios impacten sobre las paritarias.  
"Es verdaderamente un artilugio que no se corresponde con la realidad", dijo Capitanichal ser consultado por lo adelantado por varios sindicatos opositores al gobierno, que anticiparon que la reducción del beneficio elevará los pedidos de aumento de salarios en algunas actividades.
Por último, sostuvo que lo "trascendente" es, también que "la reducción de subsidios implica un efecto redistributivo" dado que se direccionará "al financiamiento del Plan Progresar y a políticas activas en este sentido".
El relato K ya alcanza niveles insultantes para los ciudadanos. El aumento de tarifas, más allá de las alquimias de consumo para evitar las subas ha sido disfrazado de “reasignación de subsidios y de Consumo Responsable”.
En enero pasado se bautizó a la brusca devaluación del peso como un “deslizamiento monetario” o "ajuste de la variable cambiaria en base a la demanda de la moneda extranjera en relación con el flujo monetario a raíz del aumento del consumo en moneda nacional
Sobre la inflación hubo muchos términos de acuerdo al paso de los años, pero el más insistente durante el mandato de Cristina Fernández es el de  “dispersión de precios”, aunque aún se recuerda el  "reacomodamiento de precios de acuerdo a las variables de ajustes de los costos productivos".

lunes, 27 de enero de 2014

El dilema de 'Progresar'... sin empleo

En un intento por contener la escapada del dólar, el Gobierno anunció una nueva política cambiaria. Y no hizo, en cambio, lo más importante: alguna referencia a medidas tendientes a contener la expansión del gasto público y a mejorar la calidad de su gestión. Muy por el contrario, se anunció un nuevo incremento de gasto público a través del Progresar. He aquí un apunte sobre las fallas en las improvisaciones de las autoridades.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (IdesaAnte el persistente drenaje de reservas las autoridades anunciaron una nueva política cambiaria. Junto con ello, se dispuso la instrumentación del programa Progresar con el objetivo de paliar la marginalidad que sufren millones de jóvenes. Se sigue sin tomar conciencia de que la escapada del dólar refleja el exceso de gasto público muy mal administrado y que, por lo tanto, no habrá solución sin una profunda transformación del sector público. Pero más grave aún es inducir a miles de jóvenes, en el inicio de su vida productiva, a la dependencia del asistencialismo. 
Las autoridades anunciaron una nueva política cambiaria. Más allá de la fuerte devaluación del peso, lo más importante es que no se hizo ninguna referencia a medidas tendientes a contener la expansión del gasto público y a mejorar la calidad de su gestión. Muy por el contrario, junto con las disposiciones que disponen un relajamiento parcial del “cepo” cambiario, se anunció un nuevo incremento de gasto público a través del Progresar.
El objetivo declarado de esta iniciativa es atacar el problema de los “ni–ni”, es decir, jóvenes que no trabajan ni estudian. El Progresar aspira a promover el estudio de los jóvenes entre 18 y 24 años de edad que no trabajen, o que lo hagan con remuneraciones inferiores al salario mínimo legal ($3.600), a través de un estipendio promedio mensual de $600. Para ello deberán demostrar que cursan estudios en una institución reconocida por el Ministerio de Educación o por el Ministerio de Trabajo. Se focalizará en los hogares pobres al establecerse que los ingresos de los padres tampoco superen los $3.600 mensuales. 
Según las encuestas de hogares del INDEC, en el país hay aproximadamente 4,5 millones de jóvenes urbanos que tienen entre 18 y 24 años de edad. Sus principales características son las siguientes:
• El 15% tiene empleo asalariado registrado con un salario bruto estimado en $6.200.
• El 30% tiene un trabajo precario (asalariado “en negro”, cuentapropista, servicio doméstico o familiar sin salario) con remuneraciones en el orden de los $1.850.
• El 55% no trabaja de los cuales un 23% tampoco estudia y un 32% sigue estudiando.
Estos datos oficiales muestran que aproximadamente la mitad de los jóvenes se encuentra en situación de vulnerabilidad, ya sea porque tienen un empleo de baja calidad o porque declaran no trabajar ni estudiar. En contraposición, menos de 1 de cada 6 jóvenes tiene un empleo asalariado formal. Bajo estas condiciones, tan o más importante y urgente que inducir el retorno a los estudios es promover la generación de oportunidades de empleo de calidad para los jóvenes de entre 18 y 24 años. 
Una de las debilidades del Progresar es no contemplar esta necesidad. Este rasgo negativo se potencia por el hecho de que el control de la asistencia escolar se hará de la misma manera que la Asignación Universal por Hijo (AUH). Es decir, aplicando el mecanismo rústico y obsoleto de exigir la periódica presentación ante las oficinas de la ANSES de un certificado escolar firmado por la autoridad de la escuela u oficina de capacitación. Este instrumento es muy burocrático y permeable al fraude al punto tal que constituye el principal factor que explica que la AUH opere, en la práctica, como una mera transferencia asistencialista. Aplicado a jóvenes que se encuentran en el inicio de su vida productiva resulta un peligro social. El Progresar, más que estimular el avance en los estudios, agregará incentivos a no buscar un empleo formal convirtiéndose en un factor de promoción de la dependencia a perpetuidad del asistencialismo estatal.   
El problema de los “ni–ni” es grave y merece ser atendido con urgencia. Que no haya más espacio para aumentar el gasto público no justifica demorar las acciones para resolverlo. Por el contrario, aumenta la pertinencia de reducir el derroche de fondos públicos y ser más creativo y pertinente en el diseño de las estrategias. En lugar de la riesgosa masificación del asistencialismo, el esfuerzo del Estado debería centrarse en reducir las trabas burocráticas y los costos impositivos que desalientan la contratación de jóvenes. De esta forma, se puede lograr un mercado laboral juvenil más dinámico que automáticamente potenciará la efectividad de las acciones educativas y de formación para el trabajo.
Inducir a los jóvenes, en el momento de su ingreso a la vida productiva, a depender del asistencialismo es un error estratégico cuyas implicancias negativas son difíciles de dimensionar. Que oficialismo y oposición acuerden en esta opción, sea por oportunismo y/o falta de ideas, es mucho más preocupante que las improvisaciones que vienen cometiendo las autoridades en sus intentos por controlar la escapada del dólar. 

lunes, 2 de diciembre de 2013

De Vido dice que se quitarán subsidios (pero no cuándo)

"La política de quitar subsidios va a continuar", manifestó el ministro ante una consulta, aunque evitó responder -se lo habían preguntado- si se procederá con alguna quita antes de fin de año. Durante la mañana de este lunes se especuló con que el Gobierno podría anunciar quitas de subsidios en el sector energético, lo que repercurtirá con fuertes subas en lo que pagan los usuarios.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Se esperaban anuncios en materia de subsidios a la energía y el transporte que nunca llegaron, pero el ministro de Planificación, Julio De Vido, no descartó un anuncio sobre quitas que provoquen automáticamente un aumento de costos para los usuarios.
"La política de quitar subsidios va a continuar", manifestó el ministro ante una consulta, aunque evitó responder -se lo habían preguntado- si se procederá con alguna quita antes de fin de año.
De Vido y el ministro de Economía, Axel Kicillof, informaron este lunes sobre cambios en la política de biodiesel (ver nota relacionada).
Durante la mañana se especuló con que el Gobierno podría anunciar este mismo lunes quitas de subsidios en el sector energético, lo que repercurtirá fuertemente en las facturas de los usuarios con subas.
"La política no va a cambiar, en algún momento quitamos subsidios", dijo el ministro. "Lo que no va a haber son precios dolarizados como antes de mayo de 2003", agregó.
De acuerdo a un estudio de la ong Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), hasta el 31/8 de este año el monto destinado a los subsidios energéticos treparían a los $51.454 millones. En tanto, l sector transporte $18.592 millones.
Estos 2 rubros se llevan el 89% del total de los subsidios al sector económico. Según el cálculo de ASAP este segmento gastará en 2013 $78.774 millones.

domingo, 20 de octubre de 2013

Luego del domingo 27/10, recorte de subsidios

"En los primeros 9 meses del año, los subsidios a sectores económicos alcanzaron cerca de $ 95.000 millones (+56% i.a. o sea interanual), casi lo mismo que todo 2012. En términos del PBI hoy alcanzan 5%, por encima del cierre de 2012 (4,7% del PBI). Por el peso de la carga, y de cara a un año complejo, es probable que los subsidios entren en la mira del Gobierno luego de las elecciones. El Presupuesto 2014 contiene subsidios por $ 120.000 millones, lo cual implica una caída nominal que luce poco creíble si la actual dinámica se mantiene", advirtió la consultora Ecolatina, que fundó Roberto Lavagna y dirige su hijo, Marco Lavagna.


"Moderar los subsidios, lamentablemente, implica descongelar tarifas. Por ello es que no hay lugar para recortes drásticos: las correcciones deben hacerse en forma gradual y concentrándose en los sectores pudientes": Ecolatina.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Ecolatina). ¿Qué hará el gobierno con los subsidios?
 
Si bien la apertura habitual (por sectores) aun no está disponible, la evolución de los subsidios a sectores económicos puede inferirse a través de la ejecución de los programas del Presupuesto mediante los cuales se cursan. 
 
Así se observa que en los primeros nueve meses del año los subsidios a sectores económicos alcanzaron cerca de $ 95.000 millones (+56% i.a.), casi lo mismo que todo 2012. 
 
En términos del PBI hoy alcanzan 5%, por encima del cierre de 2012 (4,7% del PBI).
 
La principal causa de la re-aceleración de los subsidios (el año pasado crecieron sólo 17% i.a. y se estabilizaron en relación al producto) es el congelamiento tarifario: luego del fin de la “sintonía fina” a mediados de 2012 volvió a crecer la brecha entre las tarifas y el costo de los servicios que el Estado debe cubrir. El gran problema es que la “mochila” se vuelve cada vez más pesada y, en un marco de restricciones de caja, más difícil de sostener.
 
Visto de otra forma, el 17% del Presupuesto vigente corresponde a subsidios a sectores económicos, muy por encima de lo presupuestado originalmente (13%), y más del doble que en 2006 (8%).
 
La combinación entre estos números, el abultado bache financiero, la creciente asistencia al Tesoro vía emisión y la lógica imposibilidad de recortar salarios, jubilaciones o planes sociales (la mitad del Presupuesto) hacen pensar que, de cara a un 2014 complejo, la moderación de los subsidios podría ser una fuente de financiamiento a la que el gobierno acuda.
 
Los subsidios se expanden fuertemente en lo que va del año
 
Los subsidios alcanzaron cerca de $ 95.000 millones en enero-septiembre, creciendo 56% frente a igual período de 2012. El Tesoro y el Ministerio de Planificación manejan el grueso de los mismos (80%) a través de 19 programas, destinando la mayor parte al sector energético. 
 
Entre los programas más importantes se encuentra el destinado a Empresas Públicas, a cargo del Tesoro (44 % del total). Este programa gira fondos a empresas públicas de distintos sectores (energía, transporte, etc.), siendo Enarsa, AySA y Arsat las principales beneficiarias. Al tercer trimestre, por este programa ya se devengaron cerca de $ 42.000 millones (+76% i.a.), en buena medida por los giros a Enarsa, encargada de realizar las importaciones de gas natural, que están creciendo fuertemente y a un precio es elevado. 
 
A septiembre este programa consumió el 86% de su crédito, que incluso fue fuertemente ampliado en relación al Presupuesto inicial (+60%). Con estos números, es de esperar que en los últimos meses del año veamos nuevas ampliaciones destinadas a este programa.
 
En segundo orden aparece “Política de Energía Eléctrica” (giros a Cammesa), bajo la órbita del Ministerio de Planificación, que concentra la mitad de los subsidios destinados al sector energético en la apertura original. 
 
A septiembre este programa ya devengó casi $ 30.000 millones (+67% i.a.) y se ejecutó cerca de 90% del crédito vigente (que es 80% superior al inicial). La falta de ajustes tarifarios en lo que va del año continúa impulsando esta línea de gasto y también esperamos ampliaciones a este programa en el tramo final del año.
 
Los giros al transporte que maneja el Ministerio del Interior ($ 17.000 millones y 85% del total al sector) se muestran menos dinámicos (a septiembre aumentaron sólo 20% i.a.). 
La moderación de estos giros obedece a que el subte hoy está totalmente a cargo de la Ciudad (en 2012 se giraron $ 355 millones vía la Nación), al aumento de tarifas de trenes y colectivos a fin del año pasado y por una leve caída de los giros a Aerolíneas.
 
Los principales programas a cargo del Ministerio del Interior y Transporte son el de apoyo al sector Ferroviario, que acumula $ 3.600 M (+48% i.a.) y al Automotor con $ 12.000 M (+30% i.a.). Sobre este último cabe aclarar que son esencialmente giros al Fondo de Infraestructura de Transporte (FFSIT) que, en conjunto con recaudación propia (impuesto al gasoil), es quien “subsidia” en última instancia. Computando los montos efectivamente erogados por el FFSIT, los subsidios al transporte automotor son $ 2.000 millones mayores. 
 
Por su parte, se devengaron transferencias a Aerolíneas Argentinas por $ 2.700 millones, lo que representa una caída de 6% frente a igual período de 2012. De todas maneras, se aceleraron en el 3er. trimestre (+23% i.a.), por lo que es probable que también se amplíe este presupuesto en los últimos meses del año (lleva ejecutado 87% de su crédito vigente).
 
Finalmente, otros 14 programas de subsidios a cargo de Planificación, Tesoro, Economía, Agricultura e Industria devengaron $ 7.000 millones (+22% i.a.), con una ejecución de 62%.
 
En conjunto, la ejecución de los programas de subsidios es muy superior a la del resto del gasto (84% vs. 78%), pese a que fueron ampliados en mayor medida que otras erogaciones (43% vs. 2%). Esto no sólo muestra la subestimación de la meta inicial, sino también cómo tras el fin de la sintonía fina a mediados de 2012 los subsidios volvieron a propulsarse.
 
De no mediar modificaciones al presupuesto vigente en 2013 los subsidios alcanzarían $ 115.000 millones (4,3% del PBI), creciendo sólo 13% i.a. en relación a 2012. De todas formas esto es muy poco factible: considerando cierto freno en el tramo final del año, lo más probable es que los subsidios se ubiquen en torno de $ 140.000 millones (5,2% del PBI) este año.
 
El Presupuesto para el próximo año contiene subsidios por $ 120.000 millones, lo que implica una estabilidad nominal en relación al crédito vigente actual y una fuerte caída en relación al PBI (presupuestado). Obviamente esta pauta es acotada, ya que el Presupuesto se armó para que no muestre déficit (ver ISE N° 940). 
 
Pero si no se modifica la actual dinámica de los subsidios, esta pauta quedará rápidamente desfasada y, sin recaudación excedente (será similar a la presupuestada), los mayores giros deberán financiarse con emisión, lo cual contrarresta el efecto positivo de mantener congeladas las tarifas.
 
El elevado peso de la carga de subsidios, en un marco de restricciones fiscales y creciente financiamiento con emisión es lo que hace suponer que luego de las elecciones el gobierno intentará moderarlos: por caso, 5 p.p. de moderación en el crecimiento de los subsidios implica una reducción del gasto (y por ende de la asistencia del BCRA) de $ 7.000 millones. 
 
Obviamente, descartamos un recorte abrupto: el retorno de la “sintonía fina” deberá estar concentrado en los sectores más pudientes, preservando de los mayores costos a los sectores más vulnerables.
 
Conclusiones
 
El actual ritmo de subsidios es insostenible para el fisco: sólo respetar el Presupuesto 2014 implica un gasto de $ 120.000 millones. En términos del mismo Presupuesto, esta cifra no sólo representa un tercio del gasto en seguridad social, sino que si no se modifica la actual dinámica será muy superior. Por esta razón es que los subsidios podrían entrar en la mira del gobierno pasadas las elecciones.
 
Moderar los subsidios, lamentablemente, implica descongelar tarifas. Por ello es que no hay lugar para recortes drásticos: las correcciones deben hacerse en forma gradual y concentrándose en los sectores pudientes.
 
Pero también hay que resaltar el importante dilema que enfrentará la política económica: no ajustar tarifas ayuda a contener la inflación, pero este esfuerzo se contrarresta si la emisión necesaria para cubrir los subsidios resultantes termina presionando a los precios. De manera inversa, una recomposición del resultado fiscal que lleve a una menor asistencia del BCRA tendrá como contrapartida mayores tarifas, que impulsarán los precios.
 
Por ello, lo más importante de cara a futuro será la correcta coordinación entre la gradualidad y la urgencia. Todas las decisiones tienen costos, pero el mayor de todos es postergar la solución de los problemas.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.