Mostrando entradas con la etiqueta reservas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta reservas. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de febrero de 2016

El Banco Central sigue sacrificando las reservas para mantener al dólar debajo de los $16

Desde el miércoles, la autoridad monetaria decidió intervenir fuerte en la plaza para contener a la moneda estadounidense que no para de subir. El último día de la semana, la divisa sumó otros 13 centavos y finalizó a $15,60. La explicación del titular del BCRA sobre los motivos de la intervención 



La cotización del dólar no detiene su escalada pese a las intervenciones que realizó el Banco Central en la última semana.
En la rueda de este viernes, ascendió 5 centavos y cerró a $15,65 para la venta, según el promedio realizado por el BCRA con valores de la city porteña.
También hubo un alza en el segmento mayorista, de 5 centavos, hasta los $15,50. Así, desde la liberación del cepo cambiario, acumuló un repunte de casi el 60 por ciento.
Durante la semana, el minorista subió 30 centavos, a pesar de las continuas y masivas intervenciones del Banco Central.
Justamente, lo más relevante de la última jornada, otra vez, tuvo que ver con la notable injerencia de la autoridad monetaria que finalizó con un saldo neto vendedor por casiu$s110 millones.
Sucedió en un día en el que el volumen de operaciones fue el más alto en lo que va del año.
A lo largo del mes, al que sólo le queda una sola rueda, el Central acumula una pérdida de sus tenencias nada menos que por u$s1.520 millones.
El titular del BCRA, Federico Sturzenegger, dio una explicación sobre la situación durante su estadía en China, donde participa de la Asamblea del G-20: "Las intervenciones son para corregir picos evoluciones que no tienen relación con los fundamentos".
"No son para sostener un tipo de cambio fuera de equilibrio", se encargó de recalcar el funcionario, quien además insitió en que el el BCRA "no fija niveles de cambio".
En medio de las tensiones en el circuito financiero, la entidad se vio obligada intervenir en cuatro de las últimas jornadas, perdiendo reservas por u$s620 millones durante la semana.
Precisamente el último día, el total operado ascendió a u$s488 millones, a los que hay que agregar otros u$s159 millones transaccionados en el mercado de futuros.
Una de las claves para descifrar lo que está sucediendo está relacionada con el incremento en la demanda de divisas por parte de importadores, en un contexto de notable merma en laliquidación de los sojeros. (ver nota: ¿Traición sojera?: aun con devaluación y sin retenciones, el campo "encanuta" y espera un dólar más alto). 
El volumen de operaciones, por impulso de la demanda, creció de un promedio de u$s240 millones diarios del mes pasado a los u$s488 millones de este viernes.
La sostenida demanda proviene de los importadores que tenían parte de sus pedidos de divisas retenidos desde la época del cepo.
En el segmento mayorista “con la suba experimentada el último día de la semana, la moneda norteamericana acumuló un aumento de 41 centavos respecto de los valores anotados en el final del viernes pasado, la segunda suba semanal más alta del año en curso”, indicó el analista Gustavo Quintana.
“La proximidad del fin de mes y la necesidad de cubrir posiciones por operaciones pactadas para liquidar el lunes contribuyó a alimentar la demanda y a adicionar presión sobre losprecios”, agregaron desde una mesa de cambios.
En tanto, Quintana aclaró que “la intervención del Central estuvo destinada a suplir el faltantede oferta genuina y a corregir el ajuste del tipo de cambio en un escenario en el que todavía muestra un notorio desbalance entre la oferta y el requerimiento de dólares por parte de privados”.
El martes, en la que fue su segunda intervención en los mercados en la era Sturzengger, elBCRA jugó fuerte hacia el final de la jornada. La medida consiguió impactar en el dólar mayorista pero no recortó la fuerte suba que había mostrado en el segmento minorista.
El miércoles, cambió su estrategia: intervino desde temprano en pequeñas dosis marcando precios que luego los operadores prefirieron no superar.
Así, logró bajar 9 centavos el mayorista con menos reservas y consiguió además frenar la suba en el minorista que, desde entonces, se mantiene casi sin cambios.
Este viernes repitió la estrategia y vendió casi u$s110 millones en distintas tandas a lo largo de la jornada.
Desde diferentes sectores creen que la presión sobre el Banco Central se vincula con el programa fiscal del Gobierno, que promueve un ajuste gradual de las cuentas públicas.
Y que si existen dudas sobre el modo de financiar el rojo fiscal, el equipo económico se verá obligado a emitir pesos cada vez más devaluados hasta fin de año, con la consecuente subade las tasas de interés.
En este contexto, desde algunas consultoras apuestan a que el BCRA tendrá que volver a elevar el costo de dinero en la próxima licitación de Letras (Lebac), el próximo martes.
El mercado brasileño también le está poniendo presión a la Argentina. Por la fuga de capitales, allí el dólar volvió a elevarse y terminó la semana en los 4 reales.
Lo más parecido a lo visto en las últimas jornadas ocurrió durante la primera semana del año. En aquel momento, el tipo de cambio pasó de $13,30 en los días posteriores al levantamiento del cepo, a $14,20 en apenas cinco ruedas.
En aquella instancia, los operadores se preguntaban si el billete verde no requería de unempujón adicional para que la economía recuperara la competitividad perdida desde la instalación del cepo. Unas semanas más tarde, los cuestionamientos pasaron a ser otros.
Se vinculaban no tanto con el valor del billete verde en sí mismo sino con la rapidez y eltiming de ese movimiento alcista.
Sobre este último punto, no debe perderse de vista que las paritarias no comenzaron y la suba del tipo de cambio podría recalentar la dinámica inflacionaria.

martes, 23 de junio de 2015

Banco Central: La mitad de las reservas ya son de terceros

El próximo gobierno tendrá dos herencias con respecto al Banco Central: la permanencia allí de su titular Alejandro Vanoli (tendrá mandato todavía) y un total de reservas que hoy ronda los US$ 33.813 millones pero donde la mitad es deuda de terceros y por lo tanto no pertenecen a la entidad.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Alejandra Gils Carbó en la Procuración y Alejandro Vanoli en el Banco Central son dos funcionarios en áreas muy sensibles de Gobierno que permanecerían en sus cargos a pesar de asumir un nuevo presidente ya que sus mandatos se extienden a la próxima administración. La remoción de los mismos es compleja. En el caso del titular del BCRA requiere cumplir con el artículo 9 de la Carta Orgánica de la entidad que dispone que los integrantes del directorio podrán ser removidos de sus cargos, por el Poder Ejecutivo nacional, mediante decreto de éste cuando mediare mala conducta o incumplimiento de los deberes de funcionario público, debiéndose contar para ello con el previo consejo de una comisión del Honorable Congreso de la Nación, donde se presume que el oficialismo necesita mayoría para poder imponer el decreto presidencial.
Si Vanoli sigue al frente del Banco Central entonces tendrá que resolver el estado de las reservas internacionales, que si bien no mostraron durante este año una caída dramática, su integración es preocupante ya que según un informe difundido ayer (22/6), la mitad de los US$ 33.813 millones son deudas de terceros.
Los depósitos en moneda extranjera encajados en la autoridad monetaria y la deuda contraída con terceros, más que nada el swap con el Banco Popular de China, suman cerca de US$15.700 millones y en lo que va del año las reservas tuvieron ingresos por la ventanilla financiera por casi US$ 3500 millones, ilustra hoy el diario El Cronista.
La mayor parte del crecimiento de reservas en lo que va del año se explica por el ingreso de financiamiento de largo plazo, ante la caída de la relevancia de las divisas comerciales en el balance cambiario.
En lo que va del año las reservas internacionales del BCRA ganaron u$s 2.380 millones. Con datos actualizados hasta el 12 de junio pasado, la entidad que conduce Vanoli explica que esa suba responde a ingresos financieros (swap inclusive, que el BCRA agrupa en el concepto de "otros") por u$s 3472 millones, compras de divisas por u$s 1471 millones y salidas por u$s 2572 millones debido a pagos de deuda y retiros de depósitos en dólares.
Según cálculos del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) el BCRA no es dueño de casi la mitad de las reservas internacionales que informa.
Estimaciones en base a datos de la autoridad monetaria actualizados hasta el 29 de mayo marcan que la deuda con terceros contabilizada como reservas alcanzó los u$s 8400 millones.
Además, otros u$s 7300 millones en reservas corresponden a encajes de depósitos en moneda extranjera que hacen los bancos, con lo cual están sujetos a eventuales retiros de los titulares de esas cuentas.
Así, el total de ambos conceptos es del 47% del total de las reservas internacionales.

lunes, 20 de octubre de 2014

Sobre los dichos de Vanoli: "Es para agarrarse la cabeza"

Luego de que el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, dijera que las reservas están para ser gastadas, el economista Juan Carlos de Pablo aseguró que “lo que está diciendo el presidente del Banco Central, es que como la cantidad de dinero está creciendo 25% y los precios 40%, podemos emitir 15% más. Es para agarrarse la cabeza, es un mal empleo y una mala utilización de los modelos de dinero pasivo”.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El economista Juan Carlos de Pablo señaló este lunes (20/10) que las reservas del Banco Central (BCRA) están para amortizar la diferencia entre los gastos y el ingreso, al criticar los dichos del titular de la entidad monetaria, Alejandro Vanoli, que ayer había asegurado que las reservas estaban para ser gastadas. “Es para agarrarse la cabeza”, opinó sobre sus dichos.
En diálogo con radio Mitre, De Pablo indicó que “lo que está diciendo el presidente del Banco Central, es que como la cantidad de dinero está creciendo 25% y los precios 40%, podemos emitir 15% más. Es para agarrarse la cabeza, es un mal empleo y una mala utilización de los modelos de dinero pasivo”.
Porque, según explicó “si en esas condiciones llegan a aumentar la cantidad de dinero en vez del 25% anual, un 40%, los precios van a aumentar 80%. Y esa carrera automáticamente la van a perder”.
“Las reservas están para amortizar la diferencia entre gastos e ingresos. El problema que hoy hay en Argentina es que cuando se traban las compras, automáticamente se traban las ventas”, agregó.
Hoy la cantidad de dinero está creciendo entre 20 y 25% anual de los precios bien medidos 40,42. Lo que pasó es que la gente está huyendo del dinero”, concluyó.

jueves, 9 de octubre de 2014

Reservas en US$17.000 millones y otros datos sobre la quiebra del Banco Central

Humo, mucho humo precisa la Presidenta de la Nación para ocultar el desastre de la economía argentina 2014. La situación es complicadísima pero ella pretende no realizar los cambios necesarios pero que, a la vez, nadie repare en la crisis. Francamente, imposible. "En busca de la tormenta perfecta" se titula un aportado del informe más reciente de la consultora Massot & Monteverde acerca de la crítica situación del Banco Central que, dicho sea de paso, no difunde desde hace 2 semanas el balance de reservas internacionales.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC). La precariedad de la actual situación fiscal, monetaria y de reservas disponibles es perfectamente conocida por nuestros clientes, pues ha sido objeto de nuestro permanente monitoreo.
 
· Cuando a tales circunstancias se suma un marcado deterioro de la confianza en la gestión económica, queda configurado un contexto poco menos que ideal para una crisis de envergadura.
 
· No es factible una solución práctica dentro del marco de políticas propias del kirchnerismo, salvo algunos posibles manotazos a fondos privados sobre los que preferimos no dar ideas.
 
· Pueden intentar cerrar o limitar parte del contado con liqui, pero eso sólo agravará la fuga por otras vías.
 
· Además de los aprietes oficiales sobre los operadores del mercado cambiario, éste ya se había beneficiado por la escasez de pesos propia del comienzo de mes y el habitual puré que hacen miles de individuos comprando dólar ahorro y revendiendo en el segmento blue.
 
· Pero las deficiencias estructurales no se han corregido; por el contrario, siguen acentuándose.
 
· Con Juan Carlos Fábrega se fue el último contrapeso de cierta racionalidad que quedaba en un puesto económico clave.
 
· De Alejandro Vanoli no se puede esperar nada bueno, más allá de un sordo enfrentamiento con Axel Kicillof, que será creciente.
 
· Lo que espanta es esa combinación de arrogancia y temeridad —tan propia de la ignorancia— que campea en el gobierno.
 
· Ningún funcionario entiende de economía monetaria, lo cual tampoco les preocupa.
 
· Vanoli ha subido las tasas, pero muy tímidamente para el creciente deterioro que muestra la demanda de pesos.
 
· Si se animaran a subir fuerte las tasas, al menos comprarían tiempo.
 
· Claro que eso exacerbaría la caída de la actividad, lo que de todas formas ya ocurre con el combate al dólar marginal y al contado con liquidación.
 
· Un desdoblamiento formal no es solución, pero también les permitiría comprar tiempo.
 
· Mientras no se ataque frontalmente el gasto, la exclusiva solución monetaria tiene un costo letal para la actividad.
 
· En cuanto a la situación de las reservas, ésta es cada vez más oscura.
 
· No se publican los balances del Central desde hace dos semanas.
 
· Previo a eso, hubo una caída en Otros Pasivos —que son fondos reservados para pagos de deudas— por el equivalente a US$ 2.100 millones— que debiera haberse reflejado en una caída de las reservas, pero eso no ocurrió.
 
· Esto lleva a considerar que habría que restar esos US$ 2.100 millones, además de lo que pudiera haber ocurrido en esas dos semanas llamativamente no informadas.
 
· Restando exclusivamente los US$ 2.100 millones, las reservas netas efectivas —descontados los encajes y otros pasivos en moneda extranjera— serían US$ 17.000 millones.
 
· Por su parte, la base monetaria informada ya se ubica en $ 384.500 millones.
 
· Esta proporción frente a las reservas ya es preocupante.
 
· Pero si se suman los pases, letras y otros pasivos de corto plazo en pesos, trepa a $ 638.000 millones.
 
· Si además se toman en cuenta los $ 130.000 millones que restarían emitir, la situación se vuelvealarmante.
 
· Al 15 de septiembre, último balance publicado, la deuda del Tesoro al BCRA equivale a casi toda la base amplia, estando compuesta por $ 381.000 millones en letras y $ 218.000 millones en adelantos transitorios.
 
· Con un gasto que crece fuera de control —en el último mes informado, el déficit fiscal se cuadruplicó— y que sólo se puede financiar con emisión o con confiscaciones al sistema financiero, el riesgo de que la crisis alcance al sistema bancario se está incrementando.
 
· Las tasas actuales no seducen lo suficiente y los depósitos a plazo del sector privado muestran fatiga.
 
· Al 28 de septiembre, con sólo dos días para terminar el mes, crecían 1,2%, menos que los intereses pagados por ese período.
 
· Esto significa que una parte —hasta ese momento pequeña— de los intereses no se estaba renovando.
 
· Si el desasosiego que genera la actitud antipropiedad del gobierno se trasladase a los depósitos, la situación podría volverse dramática.

lunes, 29 de septiembre de 2014

El Banco Central ya debe tanto como tiene

Los ‘papelitos’ que tiene el Banco Central ya suman $235.000 millones entre letras y notas. Si se lo calcula al tipo de cambio oficial, resultan unos US$ 28.000 millones, lo que es el equivalente a las reservas totales que tiene la entidad monetaria. Si los tenedores de esos papeles quisieran cambiarlos por billetes el BCRA colapsaría.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Banco Central sigue marcando hitos económicos. La acumulación de ‘papelitos’ ya es tan grande y las reservas están tan bajas que si los tenedores de Letras y Notas quisieran cobrar todos y recibir billetes ‘contantes y sonantes’, la entidad monetaria colapsaría y quedaría vacía literalmente.
Ocurre que el stock de letras y notas del Central superó los $235.000 millones y según el tipo de cambio oficial es igual a las reservas de la entidad monetaria, que posse unos US$28.000 millones.
En ese contexto, una de las herramientas para reforzar las arcas del ente financiero y ponerlas a resguardo de las decisiones de los privados es el ajuste del tipo de cambio.
El dato más preocupante –según publica hoy (29/09) el diario Ámbito Financiero- es la participación del total de Lebac y Nobac sobre el total de depósitos en pesos del sistema financiero: hace un año equivalía aproximadamente al 17,6% y en la actualidad supera el 30,5%. Esto expone la pérdida de capacidad prestable al sector privado.
Un repaso de las distintas variables marca claramente el deterioro de la economía: en los últimos doce meses el tipo de cambio oficial subió un 44,8%; el valor del dólar paralelo se incrementó más del 66%; las Lebac aumentaron casi el 111%; y las reservas cayeron el 19% (alrededor de u$s 7.000 millones).

viernes, 29 de agosto de 2014

El directorio del BCRA confirma la crisis de las reservas

La economía K es un desierto informativo: dudas sobre la veracidad de la información que recopila y difunde el Instituto Nacional de Estadísticas y Centos acerca de, por lo menos, la evolución de los precios. Dudas sobre veracidad de la información sobre producción agrícola que difunde la cartera específica. Y dudas sobre la veracidad de la información que, en cuentagotas, ofrece el Banco Central de la República Argentina acerca de sus reservas, y hasta sobre la base monetaria... Hay algo sobre las reservas:


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Ya fue informado por Urgente24 que Juan Carlos Fábrega, presidente del Banco Central, intentó interesar a titulares de la banca comercial local acerca de la integración de una suerte de Bono Patriótico para reforzar las reservas del Banco Central, que estarían en crisis, y resultarían quizá insuficientes para financiar a un Tesoro Nacional en incesante expansión del gasto público.
 
También ya fue informado que la reunión la habían solicitado los presidentes de bancos para preguntar cuándo podrían recuperar el dinero aplicado a letras y notas que emite el Banco Central, ya que hay una política de renovación permanente, con lo cual las ganancias son contables pero no efectivas.
 
La novedad es que hay otra confirmación acerca de la extrema debilidad de las reservas del Banco Central. De eso se trata la información provista por Pablo Wende en el diario Ámbito Financiero: tal es la situación de las reservas que se intenta ejecutar el swap de monedas firmado con China, y que tiene muchísimas dificultades para su conversión de renminbi (mal llamados "yuanes") en dólares estadounidenses.
 
Es evidente que, intentando mantener alguna discreción (imposible en las actuales circunstancias), el BCRA se pregunta cómo/dónde conseguir moneda extranjera.
 
La nota mencionada:
 
El directorio del BCRA ya tiene decidido gatillar el swap de monedas con China, firmado en julio cuando visitó el país el presidente de esa nación, Xi Xinping. La idea es efectivizar la operación en septiembre para evitar que las reservas caigan, en un mes donde habrá vencimientos de deuda y más pagos de energía. Para el primer tramo, se buscaría conseguir el equivalente a u$s 1.000 millones en yuanes convertibles, que luego se convierten en dólares. A cambio, el Gobierno entregaría pesos al tipo de cambio oficial.
 
El acuerdo total con China se firmó por el equivalente a u$s 11.000 millones. Pero desde el BCRA -que dirige Juan Carlos Fábrega- reconocen que será imposible acceder a esta cifra. Según estiman, el monto total al que se podría acceder estaría en torno a los u$s 4.000 millones.
 
Desde el Gobierno aclararon en las últimas semanas que el swap, a diferencia de lo sucedido en 2009, no tiene cláusula de "cross default", es decir que no se cae por el hecho de que la Argentina haya entrado en default selectivo el 30 de julio, al no haber pagado el Discount bajo legislación extranjera. Además, el actual swap tiene carácter financiero, a diferencia del cerrado hace cinco años que era básicamente comercial: los yuanes no eran convertibles y sólo podían utilizarse para pagar importaciones chinas, es decir que tenían un uso más limitado.
 
Estos dólares provenientes del swap estarían compensando al menos en parte las divisas que no ingresarán al país a causa del default: ni YPF ni las provincias saldrán a colocar deuda este año. También peligran créditos chinos para la construcción de dos represas en Santa Cruz y el Belgrano Cargas. Y, para colmo, Chevron anunció que posterga el ingreso del segundo tramo de la inversión que debía efectuar este año para Vaca Muerta. Son unos u$s 400 millones, que complementaban una cifra similar que ya había entrado hace un par de meses, vía el mecanismo de "contado con liquidación".
 
La lectura desde el BCRA es que la economía entra en una fase crítica en el último cuatrimestre del año, que estará marcado por dos aspectos: una fuerte emisión de pesos para financiar al Tesoro y al mismo tiempo la caída de reservas por todos los compromisos que hay por delante, además de la falta de ingreso de divisas.
 
Hasta el año pasado, el Gobierno recibía préstamos del Banco de Francia para compensar la pérdida de reservas estacional de todos los segundos semestres. Pero ya a fines de 2013 se cancelaron todos los créditos recibidos y actualmente las reservas no incluyen financiamiento de organismos o bancos internacionales.
 
Se estima que sin alguna "ayuda" externa, las reservas caerían por los menos u$s 4.000 millones hasta fin de año, con lo que terminarían en menos de u$s 24.000 millones. El panorama para 2015 es aún más preocupante si se mantiene la situación de default. Hay vencimientos de u$s 6.200 millones del Boden 2015, otros u$s 1.000 millones de la provincia de Buenos Aires y u$s 450 millones de la Ciudad de Buenos Aires. Pero además la caída del precio de la soja restaría unos u$s 8.000 millones en relación con el ingreso de exportaciones de este año".

lunes, 17 de marzo de 2014

"Moodys" le baja el pulgar a Argentina y le da una calificación baja

Este lunes 17/03 se conoció la noticia de que la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica". Argentina se encuentra, de esta manera, a dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moody's, la "C" otorgada a los países a punto de hacer default.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Este lunes 17/03 la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica".
En un comunicado de la agencia, se establece que la nueva calificación mantiene a los bonos de la Argentina entre los de carácter especulativo, aunque considera que el país presenta ahora un"riesgo aumentado de no cumplir con sus obligaciones de deuda en moneda extranjera”.
A partir de esta situación, Argentina se encuentra apenas dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moodys, la calificación ‘C‘, otorgada a los países a punto de hacer default.
Según Moodys, la decisión de bajar la nota de los bonos de Argentina corresponde a diversos factores,
En primer lugar, la caída de las reservas oficiales, que bajaron de un techo de US$ 52.700 millones en 2011 a 27.500 millones , incrementando el riesgo de que Argentina no cumpla con sus obligaciones de deuda en moneda extranjera‘, dijo Moody‘s.
En segundo lugar, se critica políticas inconsistentes que incrementan la posibilidad de que las reservas oficiales continúen bajo presión este año y el próximo, agregó.
Este lunes 17/03 se conoció la noticia de que la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica". Argentina se encuentra, de esta manera, a dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moody's, la "C" otorgada a los países a punto de hacer default.

"Moodys" le baja el pulgar a Argentina y le da una calificación baja

Este lunes 17/03 se conoció la noticia de que la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica". Argentina se encuentra, de esta manera, a dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moody's, la "C" otorgada a los países a punto de hacer default.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Este lunes 17/03 la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica".
En un comunicado de la agencia, se establece que la nueva calificación mantiene a los bonos de la Argentina entre los de carácter especulativo, aunque considera que el país presenta ahora un"riesgo aumentado de no cumplir con sus obligaciones de deuda en moneda extranjera”.
A partir de esta situación, Argentina se encuentra apenas dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moodys, la calificación ‘C‘, otorgada a los países a punto de hacer default.
Según Moodys, la decisión de bajar la nota de los bonos de Argentina corresponde a diversos factores,
En primer lugar, la caída de las reservas oficiales, que bajaron de un techo de US$ 52.700 millones en 2011 a 27.500 millones , incrementando el riesgo de que Argentina no cumpla con sus obligaciones de deuda en moneda extranjera‘, dijo Moody‘s.
En segundo lugar, se critica políticas inconsistentes que incrementan la posibilidad de que las reservas oficiales continúen bajo presión este año y el próximo, agregó.
Este lunes 17/03 se conoció la noticia de que la agencia internacional de calificación financiera Moody‘s recortó la nota de la deuda soberana de la Argentina en un escalón, de ‘B3‘ a ‘Caa1‘, debido a la caída de las reservas internacionales y una "inconsistente ‘política‘ económica". Argentina se encuentra, de esta manera, a dos escalones de la peor nota existente en la escala de Moody's, la "C" otorgada a los países a punto de hacer default.

jueves, 6 de marzo de 2014

Cristina está muy sobregirada y con el Banco Central no le alcanza...

Hasta ahora, la sociedad Kicillof-Fábrega, por impulso de éste más que por decisión de aquel, apeló al corset monetario para frenar la fuga hacia el dólar estadounidense que estaba derribando a la economía argentina. Pero el problema de fondo es el desequilibio fiscal. Mucho tiempo emitiendo deuda para absorber pesos que se emiten para afrontar el déficit fiscal, provocarán un déficit cuasifiscal y la economía argentina ya tiene una triste experiencia al respecto. Pero ¿qué hacer cuando Kicillof no se atreve a tomar el déficit fiscal con la decisión y valentía que el tema merece? El estudio Massot & Monteverde advirtió que Kicillof-Fábrega no tienen mucho tiempo por delante...


"(...) El déficit primario informado estalló 414% frente a 2012 y alcanzó los $ 2.2479 millones. (...) El desequilibrio real es mucho mayor al informado por la Secretaría de Hacienda pues corresponde deducir las transferencias de que hicieron el Banco Central, la ANSeS y otros organismos públicos. (...)"
CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC). Tal como habíamos anticipado, el año pasado las cuentas fiscales registraron su mayor desequilibrio en 17 años.
 
> El déficit primario, las necesidades de financiamiento, y la asistencia del BCRA al Tesoro alcanzaron niveles récord.
 
> El déficit primario informado estalló 414% frente a 2012 y alcanzó los $ 2.2479 millones.
 
> El quebranto financiero reconocido sufrió una suba moderada —16%— gracias a la drástica caída observada en los servicios de la deuda, pues en 2013 —a diferencia del año previo— no hubo desembolsos correspondientes al cupón PBI.
 
> El desequilibrio real es mucho mayor al informado por la Secretaría de Hacienda pues corresponde deducir las transferencias de que hicieron el Banco Central, la ANSeS y otros organismos públicos.
 
> Los aportes extras de esas fuentes sumaron más de $ 59.259 millones, más del doble —106%— lo girado durante 2012.
 
> El rojo final real sumó nada menos que $ 123.737 millones para todo 2013.
 
> El déficit primario real, por su parte, se ubicó en $ 81.738 millones.
 
> La creativa contabilidad oficial permitió exhibir una mejora de los ingresos corrientes superior a la sostenida expansión del gasto.
 
> Los ingresos corrientes aumentaron 30,5% interanual.
 
> El salto comentado en las pseudoutilidades giradas por el BCRA el Fondo Jubilatorio y organismos descentralizados permitió maquillar el pobre desempeño de los recursos ordinarios.
 
> El corazón de los ingresos corrientes —esto es, los recursos tributarios— mostró una pálida suba de 22,7 % interanual, lo que significa una caída en términos reales para cualquier tasa de inflación de fuente privada que se tome.
 
> El gasto corriente, por su parte, aumentó 27,1 % interanual y las erogaciones de capital treparon 47 %; el gasto primario —que no computa los servicios de la deuda— escaló 33,1 %.
 
> Por efecto del no–pago del cupón PBI, los intereses abonados tuvieron una contracción de nada menos que 18 % interanual.
 
> A cambio, el gasto de operación del Estado se continúa expandiendo da un ritmo de 31,9% interanual.
 
> La compra de bienes y servicios acusa la conjunción de despilfarro y suba de precios, al saltar 42,7%.
 
> Han continuado concediéndose pensiones no contributivas; ello provoca que las prestaciones de la Seguridad Social aumenten 33% interanual, muy por encima de los incrementos otorgados en los haberes pasivos.
 
> Los subsidios al sector privado aumentaron 29%; si bien las transferencias para energía y transporte treparon con fuerza, el total fue beneficiado por el estancamiento de los planes sociales.
 
> Las transferencias a provincias y municipios cayeron significativamente en términos reales, al ascender 18,3% nominalmente.
 
> El déficit operativo de las empresas estatales trepó con fuerza, marcando un alza de 52,3% interanual.
 
> Pero, para tener una acabada comprensión de la perspectiva sombría que arrojan las finanzas públicas, debe considerarse con atención el desempeño de diciembre.
 
> El último mes del año marcó una notoria ampliación de la brecha —que venía siendo creciente en los últimos meses— entre el crecimiento que registran los renglones estructurales del gasto versus el pobre incremento de los ingresos corrientes.
 
>Los recursos corrientes aumentaron apenas 21,6% interanual, muy por debajo de la inflación del período —que nosotros ubicamos en 29,2%.
 
> Dentro de esa franja de recursos, el comportamiento de los ingresos tributarios fue particularmente decepcionante, mostrando una suba nominal de sólo 15,5%, lo que significa una caída real de casi 12% frente a lo recaudado un año antes.
 
> Los fondos apropiados a la Seguridad Social constituyeron el sostén de los ingresos ordinarios, con un alza de 28,6 %, aunque ellos también sufren una paulatina declinación (meses antes trepaban por encima de 35 % interanual).
 
> De todas formas, y como ya es costumbre, la principal suba se dio en un renglón que —lejos de constituir ingresos de carácter ordinario— viene a auxiliar contablemente el resultado.
 
** Nos referimos a las rentas de la propiedad, que engloban las pseudoutilidades giradas por el BCRA, el Fondo Jubilatorio y organismos descentralizados de la adminis-tración pública.
 
** Estos recursos extraordinarios treparon nada menos que 33,7% interanual.
 
> Del lado del gasto corriente, y como ya se apuntó, diciembre pasado contó con la ventaja de que no hubo pagos correspondientes al cupón PBI, como sí había ocurrido en idéntico mes de 2012.
 
Eso se reflejó en un derrumbe de 74,1% en los intereses abonados y provocó que, en apariencia, se registrase una fuerte desaceleración del gasto —a apenas 1,5 % interanual— cuando en realidad continuó subiendo por encima de lo que aumentan los ingresos.
 
> El núcleo del gasto estructural, compuesto esencialmente por el gasto de operación del Estado y las prestaciones de la Seguridad Social, continuó expandiéndose más que la inflación y por encima de los ingresos.
 
** Lo erogado por remuneraciones al personal estatal subió 31,8% interanual, aventajando las mejoras salariales otorgadas a causa del incremento de la dotación.
 
** El consumo de bienes y servicios para el funcionamiento d ela administración pública voló 67,3% interanual.
 
** Las prestaciones de la Seguridad Social aumentaron 30,3%, bien por encima de los incrementos que se concedieron, reflejando la incorporación de nuevos beneficiarios de pensiones no contributivas.
 
> Las transferencias corrientes fueron el único rubro que registró una desaceleración.
 
** Los giros a provincias y municipios sufrieron una severa contracción, con una caída nominal de 15,7%.
 
** Los subsidios al sector privado, en cambio, aumentaron 25,6 % —lo que, de todas formas, constituyó una reducción en términos reales.
 
** El que continúa exhibiendo un crecimiento exorbitante es el déficit operativo de las empresas públicas, que más que se duplicó —con una variación de 104,1 %— respecto a un año antes.
 
> El renglón de otros gastos corrientes, por su parte, escaló 40,1%.
 
> El resultado primario fue nuevamente negativo y saltó 80,1% interanual.
 
> En cambio, el déficit financiero se redujo, beneficiado por la fuerte disminución en los servicios de la deuda; hasta noviembre, el rojo final marcaba un aumento de 73% respecto a idéntico período de 2012.
 
> Sin un ajuste fiscal sustantivo, las crecientes necesidades de financiamiento forzarán a reformular la Carta Orgánica del BCRA para ampliar el límite vigente de adelantos transitorios al Tesoro.
 
> La caída en la demanda de dinero ha llevado a que la inflación se disparase pese a que la masa monetaria se desaceleró.
 
> Nótese en este punto el carácter precario del alivio logrado en el frente cambiario.
 
> Al disminuir la pérdida de reservas —con su consiguiente efecto esterilizador— se incrementa forzosamente el ritmo de emisión, salvo que se continúen aumentando las tasas de interés (es decir, la única forma de comprar tiempo por esta vía es condenar el país a una fuerte recesión).
 
> Una aceleración de la emisión dispararía la inflación, reanudando el proceso de atraso cambiario.
 
> Cuanto más se profundice el atraso cambiario y más altas se ubiquen las tasas de interés, el potencial explosivo de la bicicleta financiera se multiplica.
 
> En última instancia, ni la devaluación operada en el tipo de cambio oficial ni la elevación de las tasas de interés pueden restablecer el equilibrio fiscal y externo.
 
> La estrategia elegida por el gobierno para detener el deterioro fiscal —y evitar, a la vez, asumir los costos políticos de un ajuste frontal— se basa en 3 vías de acción: disminución de subsidios a la energía y el transporte, reducción del salario real (con objetivo de mínima en 5%), y recomposición de la relación con el mundo tendiente a recuperar el acceso al crédito internacional.

sábado, 1 de febrero de 2014

Enero negro para el BCRA: Se percibió la caída de reservas más grande en ocho años

Este viernes 31/01, último día de enero, las reservas internacionales tuvieron una caída de US$170 millones según el resultado provisorio informado por el Banco Central de la República Argentina, con lo que el primer mes del 2014 pasó a ser el peor mes de los últimos ocho años, con una disminución de US$ 2.499 millones respecto al cierre del diciembre del año pasado.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Hoy viernes 31/01, quinto día desde que el gobierno aplicó la flexibilización al cepo, los números no fueron para nada favorables y de esta manera, enero culmina con números en rojo.
Se supo que, este viernes 31/01 las reservas del Banco Central volvieron a mostrar una caída notoria en la última jornada hábil del mes de enero, al perder US$170 millones, hasta los US$28.100 millones.
Según datos parciales de la entidad monetaria, los activos líquidos cayeron US$ 2.499 millones u 8,2% en el primer mes del año.
Asimismo, en la primera semana de flexibilización del "cepo" cambiario la caída de activos sumó US$963 millones.
Estos números no son para nada auspiciosos, ya que de esta manera, las reservas llegaron a su nivel más bajo en más de siete años, ya que hay que remontarse al 3/10 del 2006 para encontrar valores inferiores.
Cabe destacar que en el dato consolidado de reservas al 29/01, difundido hoy, arrojó una cifra de US$28.201 millones, unos US$320 millones por encima de la cifra provisoria informada ese día (US$28.520 millones).
De acuerdo a fuentes del Banco Central, se informó que este viernes 31/01, debió vender US$40 millones de sus activos para abastecer la demanda de divisas.
Desde el cierre de la jornada del 22/01, cuando la entidad monetaria impulsó una profunda devaluación del peso, hasta hoy, las reservas del Banco Central perdieron US$1.255 millones en siete ruedas, a un promedio de US$171 millones por día.

jueves, 30 de enero de 2014

El Banco Central experimentó su caída más grave: US$ 250 millones

Una jornada complicada para el Banco Central, desde las nuevas medidas de la flexibilización del cepo hoy se dió la baja más pronunciada.Con el resultado de hoy, el nivel de reservas quedó fijado en US$ 28.270 millones. Se trata de la cifra más baja desde el 20 de octubre de 2006, cuando se ubicaron en 28.434 millones de dólares. Preocupación de organismos internacionales como el FMI (Fondo Monetario Internacional) por la "sustentabilidad" de la economía argentina y sus efectos.Según especialistas, la actual coyuntura económica impactará negativamente en el consumo. Se espera una pérdida de poder adquisitivo de los salarios y el crecimiento de los sectores exportadores, que se benefician con el alza del dólar, no será suficiente para empujar a toda la economía.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Un día complicado para el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Este jueves 30/01, las reservas internacionales aceleraron su caída y descendieron otros US$ 250 millones. Estos datos se desprenden del resultado provisorio informado por la noche por la entidad financiera.
A partir de conocer estas cifras ya se acumulan un retroceso de US$ 2.329 millones en lo que va desde comienzos de este año.
Con el resultado de hoy, el nivel de reservas quedó fijado en US$ 28.270 millones. Esta es la cifra más baja desde el 20/10 del 2006, cuando se ubicaron en 28.434 millones de dólares.
Desde el Banco Central se precisó que el fuerte descenso fue consecuencia de una "participación levemente vendedora" en el mercado cambiario, también otro factor relevante fue la cancelación de"obligaciones varias" y la "variación de las divisas frente al dólar y los títulos externos que forman parte de las reservas" que desde la entidad se explicó que "arrojaron un saldo negativo".
 Este jueves 30/01 la entidad vendió cerca de US$ 30 millones para contener la cotización del dólar oficial.
En el cuarto dia de vigencia de las nuevas normas de flexibilización del cepo cambiario establecido por el gobierno nacional, el nivel de reservas del BCRA muestra un retroceso de 793 millones de dólares, a un promedio diario de casi 200 millones de dólares.
Los US$ 2.329 millones de caída en lo que va de 2014 representan una pérdida del 7,6 por ciento, pero podría ser aún más pronunciada si se tiene en cuenta que los resultados definitivos (dados a conocer con 48 horas de demora) suelen ser inferiores a los provisorios.
Preocupación por la situación económica
El Fondo Monetario Internacional (FMI) por la inflación y el tipo de cambio en el país.
El organismo internacional puso en duda también la "sustentabilidad" en el mediano plazo de políticas basadas en control de precios a la vez que previno sobre los efectos de la devaluación decidida por el Gobierno.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó este jueves 30/01 por el escenario "menos favorable" que enfrenta nuestro país a causa de las presiones sobre inflación, tipo de cambio y balanza de pagos.
Si bien en tono cauto, puso en duda también la "sustentabilidad" en el mediano plazo de políticas basadas en control de precios a la vez que previno sobre los efectos de la devaluación decidida por el Gobierno y la conveniencia de políticas adicionales que eviten "su traslado a precios", con un impacto negativo en la inflación.
"No conocemos los detalles del razonamiento de las autoridades detrás de estas medidas porque hace años que no tenemos consulta", atajó el responsable para la región del organismo, Alejandro Werner. Con tono prudente, deslizó sin embargo que la experiencia demuestra que hay "menor impacto en los precios" en los casos en los que, a diferencia de lo ocurrido en la Argentina, la decisión se adoptó en el contexto de medidas o un plan económico más amplio.
"Se ha visto en la región que el acompañar estas medidas con acciones de política monetaria que alentaron loa inversión en moneda local generaron una menor transmisión a precios", dijo. El funcionario fue consultado en rueda de prensa por el impacto en la Argentina de la reciente devaluación así como el control de precios y la pérdida de reservas del Banco Central.

Junto con Venezuela, Werner citó también a nuestro país entre los que enfrentan "escenarios menos favorables" en la región por las presiones sobre "inflación, mercados cambiarios y balanza de pagos".
En ese punto, reveló también que hasta dentro de un año -en febrero del 2015. No podrá haber una evaluación completa del nuevo índice de precios que prometió el gobierno para reemplazar el actual, cuya credibilidad fue puesta en duda tanto dentro como fuera del país.
Confirmó también que el organismo "sigue de cerca" lo que ocurre con la baja de las reservas del Banco Central en nuestro país. Es la primera vez que el organismo emite opinión formal sobre nuestro país desde que se produjo la mayor devaluación en una década y se agudizó la pérdida de reservas.
Pronósticos poco auspiciosos
Según el economista Mariano Lamothe, la actual coyuntura de inflación, tipo de cambio y tasas de interés más altas impactará negativamente en el consumo. Se espera una pérdida de poder adquisitivo de los salarios y el crecimiento de los sectores exportadores, que se benefician con el alza del dólar, no será suficiente para empujar a toda la economía.
El especialista especificó “Es claro que habrá un impacto negativo. La primera variable que se modificará será el consumo, que ha venido siendo el principal motor del crecimiento en los últimos años. Es de esperar que se dé una caída en la demanda debido a que el salario real de los trabajadores tendrá una pérdida de poder de compra ante la inflación. Además, ya se venía de dos años seguidos de no crecer o sólo equilibrarse con relación al incremento de precios”.
Además agregó que los primeros indicios ya se puede percibir en el interior del país “Se empieza a ver un estancamiento en cuanto a la generación y sostenimiento del empleo. Ya se observan movimientos en las provincias referidos a eliminación de puestos de trabajo; sin embargo, en primera instancia lo que tendremos será una reducción de turnos en las industrias y de horas extras en el resto de los sectores”.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.