Mostrando entradas con la etiqueta desnutrición. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta desnutrición. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de febrero de 2015

Los otros imputados: Capitanich, Manzur y Alicia Kirchner

Este viernes 13/02 se conoció que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Desarrollo Social y Salud, Alicia Kirchner y Juan Manzur, comenzaron a ser investigados por la muerte por desnutrición en Chaco de un niño de 7 años de la comunidad aborigen Qom.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Este viernes 13/02 se conoció que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Desarrollo Social y Salud, Alicia Kirchner y Juan Manzur, comenzaron a ser investigados por la muerte por desnutrición en Chaco de un niño de 7 años de la comunidad aborigen Qom.
Así lo informó este viernes por la tarde la agencia DYN, los cuales informaron que el fiscal federal Jorge Di Lello imputó a los funcionarios y le pidió a la jueza María Servini de Cubría una serie de medidas de prueba para avanzar en la causa.
El funcionario judicial pidió investigar a los funcionarios por el delito de “homicidio por comisión de omisión en la persona de Femenía”, en concurso ideal con abandono de persona e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Se trata del caso de Néstor Femenía, un niño de Comunidad Qom de siete años que estaba desnutrido y enfermo de tuberculosis en Chaco, y que falleció el pasado 6/01 en la provincia del  Chaco. El chico estaba internado en el Hospital Pediátrico de Resistencia.
Desde el Centro Nelson Mandela denunciaron en ese momento que la muerte del nene "formará parte de las cifras negras de la salud, porque su muerte no será registrada como derivación de la tuberculosis y de la severa desnutrición que cursara en vida".

martes, 10 de febrero de 2015

La Iglesia sobre la desnutrición: "Se repite en diferentes zonas"

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, dijo que a veces los casos toman estado público y otras "queda en lo oculto de una zona" o se disimulan como "muertes por alguna enfermedad". Denunció la manipulación de estadísticas.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, se refirió este martes a las recientes muertes por desnutrición en el país,  y expuso su preocupación por lo que sucede en la Argentina.
 
"Sé que hay situaciones de desnutrición infantil en varios lugares del país, que nos muestran una realidad muy dura que se repite en diferentes zonas", señaló Lozano, quien de esa manera desestimó el argumento del gobierno nacional, que habla de "casos aislados".
 
Los casos más recientes fueron los de un niño qom de 7 años de nombre Néstor en la provincia de Chaco y de un niño de 23 meses, llamado Marcos, de la comunidad wichi en Salta.
 
"Esto a veces toma estado público y otras queda en lo oculto de una zona, o parecieran muertes por alguna enfermedad, pero siempre son decesos vinculados a la pobreza o a no tener la alimentación adecuada", remarcó Lozano. 
 
El representante de la Iglesia católica apuntó contra quienes deben trabajar para que esto no suceda: "A veces se manipulan las estadísticas para no hacerse cargo de la realidad, habría que preguntarles a quienes tenían los datos y no los dieron a conocer".
 
En una entrevista con el diario salteño El Tribuno, Lozano advirtió además que "más allá de lo que exponen los números", hay más casos que no se toman como tales: "Que el desenlace sea o no la muerte no implica que la única desnutrición infantil sea la que termina en el fallecimiento, hay otras secuelas".
 
Consultado sobre si puede haber una pronta solución, el obispo consideró que "no es imposible"; para conseguir -indicó- hay que "organizar programas que lleguen a aquellos lugares donde hay situaciones persistentes de pobreza".
 
"La Argentina ha tenido un crecimiento económico importante y ha logrado reducir la pobreza. Sin embargo, hay lo que se llaman núcleos duros de pobreza a los que cuesta mucho llegar por situaciones vinculadas a la geografía y otras veces también por cuestiones ligadas a lo cultural que hace que las ayudas que están disponibles no lleguen", finalizó.

miércoles, 14 de enero de 2015

Duro artículo: Pobreza, narcotráfico e inflación, así se destaca la Argentina K

"11 años de populismo kirchnerista pasan factura a un país con un futuro muy incierto". La frase es del diario 'ABC' de España que describe con 3 tristes palabras la Argentina actual: pobreza, narcotráfico e inflación.


MADRID (ABC) Dicen que los argentinos son exagerados. Vistos desde fuera están, aparentemente, incómodos en el equilibrio, en el término medio. Se dice que hablan mucho, analizan demasiado, que se hacen notar allí donde van, pero sobre todo, que alardean. Tratándose o no de un análisis sarcástico o cargado de ironía, la realidad es que hay algunos motivos que permiten explicar por qué los argentinos sientan un nada disimulado orgullo por la «patria».
 
Argentina es el octavo país del mundo con nada menos que 2.791.810 kilómetros cuadrados de superficie; cuenta con 43.131.966 millones de habitantes (estimados para 2015), un PIB de 609,9 mil millones de dólares …¿Qué pasa entonces en Argentina? ¿Por qué el orgullo se ve empañado por una realidad reconocida por sus propios ciudadanos que se contradicen y reniegan de un país que consideran no tiene solución? Y es que estos datos se ven oscurecidos por otros que han empujado al país a una situación de emergencia que en 11 años el gobierno «K» (teniendo en cuenta la legislatura de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner) no ha sabido controlar.
 
Pobreza y desnutrición
Argentina comenzaba el año con una noticia que conmovió al país. Néstor Femenía, un niño de 7 años moría de meningitis tuberculosa. Pero no fue esta la causa real de su muerte. Néstor pesaba solo 20 kilos. Había contraído esta enfermedad porque estaba desnutrido. «Esto tuvo repercusión pública pero cientos de chicos mueren así», asegura Abel Albino, médico y presidente de la Fundación CONIN que lleva desde 1993 combatiendo la desnutrición y la pobreza extrema. «He visto en Mendoza (provincia argentina) chicos dormir en un pozo en la tierra tapados con perros porque no tienen ropa de cama, abrigo, ni techo. Se tapan con sangre caliente», lamenta el reputado médico.
 
Albino se pregunta cómo un país, que es el sexto del mundo en riqueza y el primero en riqueza en relación a sus habitantes tiene un 30% de pobreza (12 millones de personas en total, de las cuales 3 millones son niños). «Aquí hay que tener voluntad política para hacer las cosas bien, un gobierno patrio que sea realmente argentino y que no venga a servirse sino a servir. Se necesita un pacto de gobernabilidad y políticas que se mantengan en el tiempo aunque cambien los gobiernos. Eso implicaría cloacas, agua corriente, luz eléctrica...dejar de gastar en estupideces como aviones presidenciales o viajes de políticos a costos exorbitantes». El símbolo de la pobreza argentina es el creciente número de villas (chabolas) que crecen de forma vertiginosa en todo el país.
 
El drama de la inseguridad
De acuerdo con un informe de la ONU (2013-2014) sobre seguridad ciudadana, Argentina es el estado de América Latina con más robos por habitante. En el país se registraron en 2011 973.3 robos por cada 100.000 habitantes superando a países «históricamente» inseguros como Brasil, México o Venezuela. Y ello sin tener en cuenta los robos que no son denunciados por desconfianza en la justicia o por dificultades para notificar estos delitos. El informe aclara, además, que en la región seis de cada diez robos son cometidos con violencia. En Argentina, ha crecido en los últimos años el fenómeno de los «motochorros» (chorro, término coloquial para designar a los ladrones). Los motochorros circulan por las ciudades dispuestos a arrebatar las pertenencias de los viandantes. Suelen ser dos personas que van generalmente armadas. Una se mantiene en el vehículo y la otra se baja, ya sea para asaltar a la gente a la salida de los bancos, romper los cristales de los coches o atacar directamente a la víctima. Pero esto es solo una pequeña muestra del panorama de la inseguridad argentina que incluye: homicidios, delincuencia organizada, extorsión o secuestros. Por este motivo, se ha venido incrementando desde 2001 la construcción de barrios cerrados. Se trata de urbanizaciones con acceso exclusivo a los propietarios, vallas electrificadas y personal de seguridad fuertemente armado.
 
Narcotráfico
Argentina se convirtió en un «paraíso narco». Desde los años 90 pasó de ser un país de tránsito a un país productor de droga. «Empezaron a funcionar las cocinas donde se rebaja la droga y se acondiciona, tanto para el consumo interno como para la exportación», explica Guilermo Camporini, fiscal de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fé, una de las más golpeadas por el narcotráfico. El país se ha convertido en un objetivo interesante para los narcos. «La ubicación geográfica la convierte en un lugar de acceso. Por ejemplo, Rosario es un lugar de paso de las rutas que vienen del norte, donde está Bolivia, por ejemplo, que produce cocaína». A ello se suma, «que se permitió que se asentaran los grupos de narcos porque se produjo un alto grado de corrupción policial. Los controles policiales no funcionaron y los asentamientos se hicieron cada vez mas fuertes», señala Camporini.
 
Rosario fue la ciudad con más número de homicidios por narcotráfico en 2013 y 2014 y allí se dio el curioso fenómeno de los «búnkeres». Se trata de fortificaciones completamente cerradas donde los vendedores de droga, jóvenes de 16 años, se quedaban encerrados 12 horas y solo tenían una especie de buzón por el cual recibían el dinero y entregaban la droga. Camporini asegura que la situación está cambiando ligeramente. «Se tomó conciencia de que se llegó a un punto muy grave que se está tratando de revertir, pero tardaremos mucho tiempo en ver las soluciones», concluye.
 
Inflación y caída del consumo
La inflación es otro de los temas que más preocupan a los argentinos. La subida de precios se sitúa en el 30 por ciento, aunque los datos de los organismos oficiales, que se ha denunciado que están manipulados, la sitúan en torno al 15 por ciento. ¿Por qué hay tanta inflación? «Hay una emisión de la moneda superior al crecimiento de la economía. El gobierno necesita fondos para financiar su sistema, su modelo «K». Dichos fondos los obtiene ya sea por impuestos, deuda o emisión de moneda (pesos). Cuando se recurre a la emisión de moneda hay mucha circulación de papel y a la vez, no hay más bienes porque la producción está parada. Si la producción no crece y los bienes son los mismos con respecto a una moneda que crece en circulación, estos van a valer cada vez más. De ahí, la inflación. El productor, para resguardarse en un contexto de incertidumbre, sube los precios», explica el economista Federico Etchelecu. Pero, ¿por qué no se produce en la Argentina? «Porque hay poco incentivo a la inversión. Y sobre todo, existe incertidumbre».
 
La inflación conduce a su vez a que la gente no quiera comprar. «El consumo fue el caballo de batalla de los “K” en la última década. La gente optaba por gastar porque tenía formas de financiación y porque si dejaba el dinero en el banco lo perdía, ya que si tienes una tasa de interés del 20% y una inflación del 30%, al final la tasa real es de -10. Pero la situación cambió. Se cerró el grifo de la financiación y a ello se sumó la inflación y la pérdida de empleo. Todo ello condujo al miedo y el consumo terminó cayendo», explica el economista Lucio Martínez.
 
Locura por el dólar
«El valor de las importaciones frenadas se sitúa en torno a los 5.300 millones de dólares. Se frenan para mantener las reservas y no perder dólares pero así pisan la actividad económica», señala Martínez. Además, «el gobierno quiere fomentar el consumo de bienes argentinos», añade Etchelecu. Pretenden evitar también que el dólar se dispare porque si así sucediera sería cada vez más caro importar, el peso se depreciaría y se volvería a aumentar la inflación. El gobierno, por lo tanto, le ha puesto trabas a la compra de divisas. Y lo hace porque sabe que en Argentina hay una tradición de «dolarizar» los ahorros. ¿Por qué? Por la incertidumbre, por la inflación, porque no se cree en la moneda, ni en la estabilidad del país. «Por ello, el gobierno manipula el tipo de cambio oficial», explica Etchelecu. Y como el mercado lo sabe, aparece un tipo de cambio paralelo. De ahí surgen las famosas «cuevas» que aluden al lugar donde se hacen estas transacciones ilegales pero normalizadas y de cuyos cambios informan hasta los telediarios.
 
Desinversión
«Han creado un modelo cortoplacista en todo el sentido de la palabra: solo les interesa comprar votos sin construir a largo plazo. Las partidas de educación o salud están al final. Todo lo que es energía, transporte y lo que impacta en el bolsillo del votante en el día a día es en lo único que invierten». La falta de inversión pública la vivió en sus propias carnes la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner al sufrir un esguince la última semana del año en su residencia de Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz. Fue trasladada al Hospital Regional pero como no funcionaba ni el tomógrafo ni el resonador tuvo que viajar a Buenos Aires.
 
Pero no solo no se invierte dentro, tampoco llega inversión extranjera. «Aquí sucede todo lo contrario a lo que un inversor quiere. Quiere un marco de certidumbre en las normas, estabilidad en las tasas impositivas, que la inflación no suba, que el tipo de cambio no cambie constantemente. Los inversores no tienen la certeza de lo que va a pasar en una semana», concluye Etchelecu. Los argentinos, tampoco.

miércoles, 11 de junio de 2014

Década ganada (?): 45% de niños y adolescentes malnutridos

Según el Indicador Barrial de Salud Nutricional, elaborado por el ISEPCi en conjunto con el Movimiento Barrios de Pie, un 44% de la población del conurbano bonaerense presenta malnutrición en algunas de sus variantes, ya sea sobrepeso (20%) y obesidad (10%), o bajo peso (7%) y riesgo de bajo peso (7%).


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24)  El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi), en conjunto con el Movimiento Barrios de Pie, presentó el Indicador Barrial de Salud Nutricional, donde confirma que "los alarmantes niveles de malnutrición  en niños y adolescentes del Conurbano, se mantienen en el orden del 45%".  ​​Como se desprende de la presentación, los datos correspondientes a mayo presentan una continuidad en los graves resultados de los relevamientos realizados: casi 3.700 niños y adolescentes de 0 a 19 años fueron parte de este relevamiento, que arrojó cifras contundentes.  
 
El indicador peso/altura que es utilizado para describir la situación nutricional actual, mostró en los niños y adolescentes relevados entre 1 a 19 años, que un 44% de la población presenta malnutrición en algunas de sus variantes, con más sobrepeso (20%) y  obesidad (10%), seguido por el grupo con  bajo peso (7%) y  riesgo de bajo peso (%7). Esta situación se mantiene cuando se agrupan los resultados por grupos etarios: Lactancia 47% de malnutrición; primera Infancia 47%; segunda Infancia 43%; adolescencia 39%, según el informe.
 
Lo más preocupante, por lo tanto, es lo que sucede en los más pequeños: un 47% de la población pesada presenta malnutrición en alguna de sus diferentes posibilidades, por déficit o exceso, contra el 53% cuyo peso resulta adecuado para la edad. El 20% de la población comprendida en esta franja etárea, se encuentra con bajo peso o riesgo de bajo peso.
 
Laura Lonatti, Coordinadora del área de Salud de ISEPCi, sostiene en el informe que “hay un deterioro en cuanto al poder adquisitivo, y las familias solucionan el problema de la alimentación fundamentalmente con alimentos ricos en hidratos de carbono, y eso va en detrimento de los nutrientes principales. Hay dificultades para que las familias adquieran los alimentos en cantidad y calidad suficientes”.
 
Otros resultados de la encuesta realizada en la Provincia de Buenos Aires, da cuenta de “mayor presencia de familias en los merenderos y detectamos que hay mayor cantidad de padres y madres que solicitan ayuda a partir de que se les han disminuido las changas o se han quedado sin el trabajo que tenían habitualmente”.
 
Por su parte, Isaac Rudnik, director del ISEPCi, sostuvo que “nuestros hallazgos apuntan que la situación nutricional en los barrios relevados es de vulnerabilidad al impacto de otras determinantes sociales como la renta, la  inflación y la distribución del ingreso, entre otros; tal como hemos demostrado a partir del Indice Barrial de Precios y otros indicadores sociodemográficos”.
 
INDICE PESO/EDAD: 1617 niños de 0 a 6 años:
 
El indicador peso/edad que se utilizó para evaluar la situación nutricional de 1.617  niños ubicados en la lactancia 0-2 años y 1ra infancia de 2-6 años, mostró que un 42% de niños está en malnutrición, riesgo de bajo peso 12%, bajo peso 8%, sobrepeso 18%, obesidad 4%.
 
"Esto nos enciende una luz de alerta ya que el peso en los primeros años es un indicador sensible que da cuenta de un crecimiento inadecuado para la edad, y nos plantea la necesidad de actuar rápidamente para revertir el cuadro, para que este no acarree secuelas, ya que desde el nacimiento hasta los 24 meses de edad los niños crecen, en promedio alrededor de 37 cm, esta velocidad de crecimiento, unos 25 cm/año en el primer año y unos 12 cm/año en el segundo, no se volverá a alcanzar en ninguna etapa de la vida posnatal”, asegura el informe.
 
# Síntesis de los datos relevados:
 
El estudio pesó y midió a 3683 niños y adolescentes de 0 a 19 años en 113 merenderos, ubicados en diferentes barrios de 16 distritos del Conurbano Bonaerense. La población relevada fue organizada  territorialmente en cinco zonas, según los siguientes totales:
 
1- La Matanza, 1225 niños y adolescentes, que viven en Rafael Castillo, Gregorio de Laferrere, González Catán, Virrey del Pino, Villa Celina, San Justo, Isidro Casanova.
 
2- Oeste,  913 niños y adolescentes que viven en Moreno, Merlo, Morón, Hurlingham, Ituzaingo.
 
3- Sur, 833 niños y adolescentes que viven en Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Ezeiza, Avellaneda
 
4- Norte, 812 niños y adolescentes que viven en San Martin, Tres de Febrero, Escobar, San Isidro, San Miguel, Malvinas Argentinas, J C Paz.

martes, 3 de septiembre de 2013

Desnutrición: Urtubey no niega y admite que erradicarla es difícil

Tras la repercusión que alcanzó el informe sobre desnutrición en la provincia de Salta, que presentó el periodista Jorge Lanata el domingo 01/09, el gobernador cristinista, Juan Manuel Urtubey minimizó y relativizó la investigación realizada por el periodista. Sin embargo no pudo negar de que exista y que aún los números que maneja el gobierno son altas. Por su parte, el jefe comunal Gustavo Posse habló de la necesidad de la erradicación de villas miseria.


La madre de Melba Bisón contó su testimonio y la desidia que sufrio por parte del Estado al morir su hija por desnutrición en Rivadavia, localidad de Salta
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Intentando minimizar la investigación que realizó el periodista Jorge Lanata en la provincia de Salta sobre la desnutrición, quien salió a responder por la falta de políticas fue el gobernador de la provincia, Juan Manuel Urtubey.
Sin embargo, el gobernador cristinista no salió a confrontar el informe que se emitió anoche en el programa Jorge Lanata. Admitió que en Salta la tasa de mortalidad infantil es de 12,5 por mil.
“Me parece muy bien que en Salta y que en la Argentina se tome conciencia que es un drama que vivimos”. De esa forma se refirió el gobernador Juan Manuel Urtubey al duro informe del periodista Jorge Lanata, que se emitió anoche en el programa Periodismo para todos, sobre los niños con déficit de alimentación en Salta” expresó en rueda de prensa con medios locales.
El mandatario evitó polemizar sobre el tema y remarcó que en Salta “son mucho más que dos los niños que mueren por desnutrición”.  En la nota que transmitió Canal 13 se hizo referencia a dos casos de la localidad de Coronel Juan Solá (Morillo). Urtubey indicó que la tasa de mortalidad infantil es de 12,5 por mil (correspondiente a 2012).
“Hace cinco años y medio, el indicador estaba en casi 16 por mil. Eso nos dice que estamos trabajando en el camino adecuado, pero todavía no solucionamos el problema”, agrego el mandatario este lunes 02/09 tras las repercusiones que tuvo el informe.
Además insistió frente a los medios salteños, “Bajamos los niveles de mortalidad por desnutrición infantil de una manera notable en estos cinco años. Es una buena noticia para los que les tocó estar en la estadística que mejoró. Aunque para aquellos que no les llegó todavía, nos muestra un drama que tenemos que solucionar. Por eso hicimos tantas obras de pozo en el Chaco salteño, hemos llevado tendido eléctrico y reforzamos la seguridad alimentaria”.
Un diputado oficialista reconoció la desnutrición que mostró el programa de Lanata
Ramón Villa, representante del Frente para la Victoria en la localidad salteña de Rivadavia habló del programa Periodismo para Todos donde se dio a conocer dos muertes por desnutrición en la localidad. El legislador nacional indicó que “es inmoral que mueran chicos por desnutrición, y negarlo sería como esconder la basura bajo la alfombra”.
En declaraciones a la emisora local AM840 Villa señaló que la desnutrición está presente en su departamento y que se trabaja en ello, que los médicos muchas veces hacen esfuerzos denodados para salvar la situación pero que no es suficiente.
La situación en las villas de emergencia
El informe del periodista también mostro el gran crecimiento que tuvieron las villas de emergencia, tanto en Capital como en el conurbano bonaerense.
Al respecto el intendente de San IsidroGustavo Posse, afirmó que “es importante urbanizar las villas y evitar su crecimiento descontrolado”. Además explicó las políticas que lleva adelante el Municipio con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los asentamientos y realizar controles para que no se expandan.
Entre las políticas de urbanización, Posse destacó la presencia del Estado municipal en servicios públicos, que se traducen en colocación de cloacas, acceso a agua potable, instalaciones de centros de salud, construcción de plazas públicas donde había basurales y terrenos baldíos, colocación de contenedores para mantener la higiene, entre otros servicios. “Es también constante la visita de personal municipal para atender necesidades específicas, como también el trabajo conjunto con las asociaciones vecinales y ONG´s”, agregó el intendente sanisidrense.
Para lograr este objetivo, la Subsecretaría de Inspección, Registros Urbanos y Tránsito municipal, realiza semanalmente vuelos sobre las distintas villas del Partido para detectar el crecimiento en altura de estos barrios.
“Tenemos un relevamiento altimétrico, lo que nos facilita detectar los cambios en altura de las construcciones. Si alguien de manera ilegítima construye su vivienda, el Municipio realiza la denuncia ante la fiscalía y con personal de la fuerza pública se decomisa el material utilizado”, detalló Walter Pérez, subsecretario de Inspección, Registros Urbanos y Tránsito.
A este control aéreo se suma la continua comunicación con los vecinos, quienes también denuncian las ocupaciones ilegítimas para que la Justicia pueda intervenir.
Posse afirmó que gracias a esta doble política de urbanización y control de crecimiento, las villas de San Isidro disminuyeron en un 35 por ciento en los últimos años, “algo inédito en el conurbano bonaerense y en la Ciudad de Buenos Aires”, concluyó el intendente. 

 Según el último censo de 2010, la población en las villas porteñas creció en un 50 por ciento.“Pero el monitoreo de varias universidades, reflejan un incremento en el país de un 130 por ciento al día de hoy”.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.