Mostrando entradas con la etiqueta UCA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta UCA. Mostrar todas las entradas

jueves, 15 de diciembre de 2016

Según la UCA, la desocupación es más que la que dice el INdEC

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica estimó en un 10% la tasa de desempleo para el 3er trimestre del año, mientras que la medición oficial es del 8,5%, con tendencia declinante. Para la UCA, el desempleo se estancó pero aumenta el subempleo inestable.



El 10% de la población económicamente activa se encuentra desempleada en la Argentina y sólo el 41,4% tiene un empleo asalariado formal, informó este jueves la Universidad Católica Argentina.
La cifra es más alta que la reveló recientemente el INdEC, de 8,5% en el 3er trimestre del año, con tendencia declinante. Para la UCA, en cambio, se ha mostrado invariable desde la medición anterior. En tanto, aumenta el subempleo inestable, según el estudio.
Según dijo la institución, entre el cuarto trimestre de 2015 y el tercer trimestre de 2016 hubo una caída del 1,6 por ciento del empleo pleno y un aumento significativo del riesgo de desempleo.
Los datos pertenecen a la Encuesta de la Deuda Social Argentina de la casa de altos estudios presentada este jueves.
El estudio también indica que el 30,7% de la población económicamente activa tiene un empleo regular pero sin vinculación con la seguridad social y el 18% está subocupada en actividades de baja remuneración, alta inestabilidad o participan de programas de empleo; el 9,9% se encuentra abiertamente desocupada.
Por otra parte, entre 2010 y 2016, la proporción de subempleos inestables pasó de 9,7% a 18% de la población económicamente activa.
"No podemos dejar de observar que la falta de acceso a un trabajo decente deviene de un problema estructural a nivel social y economico", dijo Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la casa de estudios.
"Nuestra tarea es poner en debate nuestros diagnósticos y resultados, no somos opositores ni oficialistas de ningún gobierno", aseveró en cuanto a la diferencia con la medición oficial.
"A pesar de la ampliación de políticas sociales, hay una parte de la sociedad que no puede ingresar al mercado de trabajo disponible", dijo.
"Tanto la desigualdad persistente como la pobreza estructural resultan de un modelo económico desequilibrado con efectos de exclusión. De ahí que aunque lluevan inversiones, no habrá derrame hacia los sectores menos dinámicos", afirmó.

viernes, 12 de agosto de 2016

Mauricio Macri le respondió al informe de la UCA que afirma que 3 de cada 10 argentinos son pobres

El presidente Mauricio Macri reafirmó que hay que "trabajar en conjunto por un país con pobreza cero", luego del informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) que advirtió que desde que llegó a la Casa Rosada hay 1,4 millones de personas más de pobres en el país.


El Presidente, junto con la gobernadora María Eugenia Vidal, lanzó esta mañana un programa habitacional en el barrio Belisario Roldán de Mar del Plata, en donde agrupaciones sociales denunciaron haber sido reprimidas por la Policía, cuando quisieron acercarse al lugar para expresar rechazo a las políticas del Gobierno.

"Esperemos que aquellos que creen que el camino es la agresión, pongan la energía en construir; eso es lo que votó la mayoría de los argentinos", expresó el Presidente, tras anunciar obras en el marco del Plan Nacional de Hábitat, por 65 millones de pesos.

Durante el discurso, el jefe de Estado dijo que "éstas son las cosas que se logran cuando se trabaja en conjunto, que es la Argentina que se viene. Vamos a trabajar en el hábitat, porque es fundamental en el camino hacia una pobreza cero".

Ayer, el Observatorio Social de la UCA advirtió de la existencia de unos 13 millones de pobres en el país, y destacó que hay 1,4 millones más que en 2015 que "emergen de medidas normalizadoras adoptadas por el actual gobierno".

Respecto a la situación tensa que se vivió en medio del acto, Ezequiel Francomano, miembro de la agrupación "Votamos luchar", declaró a medios locales que fueron víctimas de un accionar represivo, cuando se dirigían al citado barrio.

"Hay algunos compañeros heridos. Dispararon a unos metros de los compañeros, mujeres con bebés", denunció y agregó que ellos pretendían "hacer escuchar la voz de los más humildes que no podemos afrontar el ajuste feroz", según consignó el portal de noticias marplatense 0223. A su vez, distintos organismos de derechos humanos desplegaron una bandera argentina de varios metros de largo con fotos de rostros de los desaparecidos, después de la polémica generada por las declaraciones de Macri, quien aseguró no tener "idea" de si hubo 30 mil desaparecidos durante la última dictadura y habló de una "guerra sucia". Macri, al dirigirse a los vecinos, exhortó a "poner la energía en construir y no en agredir" y ejemplificó que "hoy estamos poniendo la energía en mejorar la calidad de vida de Belisario, con veredas, con pavimento, con servicios. Queremos un futuro con más dialogo y con más respeto".

"Son miles y miles de argentinos que han escuchado discursos, y pocos hechos. Vamos a terminar convenciéndolos que agredir no es el camino", finalizó.

Vidal, por su parte, afirmó que "es mucho más importante lo que hacemos que lo que decimos, y lo que hacemos está acá, en esta plaza, en este pavimento, y no en los discursos, no en las confrontaciones, no en la agresiones".

"A partir de estas obras, van a haber 8 mil familias que van a estar mejor. Gracias por habernos elegido y por aprender a vivir en democracia, y saber que en democracia se elige, se ganan y se pierden elecciones", concluyó.

Fuente: DyN

Informe de la UCA: tres de cada diez argentinos son pobres

El informe anual destacó que dos millones de hogares no reciben tarifa social tras el tarifazo.


Un nuevo informe del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) advirtió al gobierno de Mauricio Macri sobre la falta de "protección social" ante las medidas adoptadas en 8 meses de gestión, al tiempo que le atribuye la creación de 'nuevos pobres' y le pide "una distribución socialmente más equitativa de los costos del ajuste y de los recursos disponibles".

Con el título "Tiempo de balance: deudas sociales pendientes al final del Bicentenario. Necesidad de atender las demandas del desarrollo humano con mayor equidad e inclusión social", el informe fue presentado esta tarde en el campus Puerto Madero de la UCA por el rector de la casa de estudios, monseñor Víctor Manuel Fernández; y el director de investigación del Observatorio de la Deuda Social, Agustín Salvia, con comentarios de José Nun, María del Carmen Feijoó y Daniel Arroyo.

Con la coordinación de Salvia, el equipo de la UCA relevó información de la situación social del país entre el 2010 y y el 2015, es decir, los últimos 5 años del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y lo difundió hoy como un "diagnóstico cierto de la efectiva situación social heredada" por la administración de Mauricio Macri y los "urgentes desafíos" que se plantean.

Silva explicó que el informe permitió establecer que, entre diciembre y abril último, la cantidad de pobres aumentó en un 1,4 millón y que "más de 400 mil personas se sumaron a la indigencia", en un contexto en el que -resaltó- "los programas sociales fueron un buen cinturón de seguridad" para los sectores más desprotegidos.

El trabajo mantiene un equilibrio entre "los graves errores cometidos en materia de política socioeconómica" de los últimos años que, según Silva, no contribuyeron a erradicar la "pobreza extrema" (que afecta a 4 millones de personas) y los "costos sociales que están generando las medidas de ajuste importante durante los últimos meses".

Como una de sus conclusiones finales, el estudio advirtió que "no cabe esperar un derrame social sin un modelo que integre subsidiariamente al sistema socioproductivo moderno y eleve la productividad de los sectores informales protegiendo los derechos de los trabajadores".

En una detallada síntesis, Silva resaltó como objetivos "imprescindibles para no profundizar la brecha de pobreza" que los sectores sociales más postergados accedan a la "seguridad social y a programas de transferencias de ingresos".

Del informe se desprende que entre 2010 y el 2015 "mejoró el empleo decente" para la franja de trabajadores con mejores condiciones laborales, que agrupa al 43 por ciento del total de personas con capacidad laboral plena en los centros urbanos, de acuerdo con un relevamiento sobre 5700 hogares y 14 mil entrevistados de 20 ciudades/localidades.

En la introducción, si bien se destaca que el gobierno de Macri busca "soluciones más estructurales en la lucha contra la pobreza a través de un régimen de mayor libertad económica y seguridad jurídica, a partir de lo cual confía en lograr un derrame de inversiones, empleo y bienestar" considera que se han tomado medidas de alivio para atravesar la "tan inevitable como dolorosa transición" pero que -por lo general- se adoptaron "de manera tardía".

Entre esas medidas se destaca el aumento en las prestaciones por jubilación y pensión, programas sociales y asignaciones familiares; decretos de transferencias extraordinarias; reducción del mínimo no imponible de ganancias; ampliación de las tarifas sociales; adelantamiento del consejo del salario mínimo; mantenimiento del sistema de precios cuidados; mejoramiento de los servicios públicos; reducción parcial del IVA a los alimentos para beneficiarios de programas sociales y jubilados.

En ese marco, advierte que "el mayor riesgo social no sólo lo está experimentando la población más vulnerable que depende de la ayuda social", sino también los "millones de hogares que fundan su subsistencia en trabajos precarios, pequeños comercios y trabajadores eventuales", quienes -según señala el informe- no recibieron una "especial protección social frente a la actual fase de caída del consumo, aumento de los precios y mayor riesgo de despido o caída de la actividad".

El informe indica que a este segmento de la población "no llegan los aumentos por paritarias, ni las tasas de interés favorables, ni las tarifas sociales, ni el salario familiar, ni los aumentos en los programas sociales" y considera a esta "masa de segmentos vulnerables de clase media baja o sectores populares" como los "'nuevos pobres' que emergen de medidas normalizadoras adoptadas por el actual gobierno".

Asimismo se reconoce que el gobierno necesita "tiempo" para que la economía comience a crecer, pero advierte que "muy poco se logrará al respecto si durante este duro tránsito no hay una distribución socialmente más equitativa de los costos del ajuste y de los recursos disponibles".

En el primer capítulo del informe, en el que se presentan datos sobre la pobreza estructural a partir de la inseguridad alimentaria y las necesidades básicas insatisfechas, se indica que las tasas de pobreza experimentaron una "importante reducción" entre 2010 y 2011, pero que "esta situación cambia, y la pobreza tiende a crecer entre 2012 y 2015".

"La evolución en el tiempo de los indicadores de marginalidad estructural indica que tanto la Inseguridad Alimentaria (IA) como el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) evidencian un descenso entre 2010 y 2015", se remarca.

En cuanto a los ingresos monetarios, indica que "se registra una fuerte mejora en los ingresos reales entre 2010 y 2011, en el marco de un proceso de reactivación económica y mejoras en las políticas laborales y sociales; luego, se observa un descenso y posterior amesetamiento en 2012-2013, en un contexto económico crecientemente inflacionario y recesivo; y, por último, en ese mismo contexto de relativo estancamiento con inflación, se hacen presentes nuevos retrocesos en 2014 y 2015".

jueves, 11 de agosto de 2016

Hay 1.400.000 de nuevos pobres en Argentina, según un informe de la UCA

Un nuevo informe del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) advirtió hoy al gobierno de Mauricio Macri sobre la falta de "protección social" ante las medidas adoptadas en 8 meses de gestión, al tiempo que le atribuye la creación de 'nuevos pobres' y le pide "una distribución socialmente más equitativa de los costos del ajuste y de los recursos disponibles".


Con el título "Tiempo de balance: deudas sociales pendientes al final del Bicentenario. Necesidad de atender las demandas del desarrollo humano con mayor equidad e inclusión social", el informe fue presentado esta tarde en el campus Puerto Madero de la UCA por el rector de la casa de estudios, monseñor Víctor Manuel Fernández; y el director de investigación del Observatorio de la Deuda Social, Agustín Salvia, con comentarios de José Nun, María del Carmen Feijoó y Daniel Arroyo.

Con la coordinación de Salvia, el equipo de la UCA relevó información de la situación social del país entre el 2010 y y el 2015, es decir, los últimos 5 años del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y lo difundió hoy como un "diagnóstico cierto de la efectiva situación social heredada" por la administración de Mauricio Macri y los "urgentes desafíos" que se plantean.

Salvia explicó que el informe permitió establecer que, entre diciembre y abril último, la cantidad de pobres aumentó en un 1,4 millón y que "más de 400 mil personas se sumaron a la indigencia", en un contexto en el que -resaltó- "los programas sociales fueron un buen cinturón de seguridad" para los sectores más desprotegidos.

El trabajo mantiene un equilibrio entre "los graves errores cometidos en materia de política socioeconómica" de los últimos años que, según Silva, no contribuyeron a erradicar la "pobreza extrema" (que afecta a 4 millones de personas) y los "costos sociales que están generando las medidas de ajuste importante durante los últimos meses".

Como una de sus conclusiones finales, el estudio advirtió que "no cabe esperar un derrame social sin un modelo que integre subsidiariamente al sistema socioproductivo moderno y eleve la productividad de los sectores informales protegiendo los derechos de los trabajadores".

En una detallada síntesis, Salvia resaltó como objetivos "imprescindibles para no profundizar la brecha de pobreza" que los sectores sociales más postergados accedan a la "seguridad social y a programas de transferencias de ingresos". 

Del informe se desprende que entre 2010 y el 2015 "mejoró el empleo decente" para la franja de trabajadores con mejores condiciones laborales, que agrupa al 43 por ciento del total de personas con capacidad laboral plena en los centros urbanos, de acuerdo con un relevamiento sobre 5700 hogares y 14 mil entrevistados de 20 ciudades/localidades.

En la introducción, si bien se destaca que el gobierno de Macri busca "soluciones más estructurales en la lucha contra la pobreza a través de un régimen de mayor libertad económica y seguridad jurídica, a partir de lo cual confía en lograr un derrame de inversiones, empleo y bienestar" considera que se han tomado medidas de alivio para atravesar la "tan inevitable como dolorosa transición" pero que -por lo general- se adoptaron "de manera tardía".

Entre esas medidas se destaca el aumento en las prestaciones por jubilación y pensión, programas sociales y asignaciones familiares; decretos de transferencias extraordinarias; reducción del mínimo no imponible de ganancias; ampliación de las tarifas sociales; adelantamiento del consejo del salario mínimo; mantenimiento del sistema de precios cuidados; mejoramiento de los servicios públicos; reducción parcial del IVA a los alimentos para beneficiarios de programas sociales y jubilados.

En ese marco, advierte que "el mayor riesgo social no sólo lo está experimentando la población más vulnerable que depende de la ayuda social", sino también los "millones de hogares que fundan su subsistencia en trabajos precarios, pequeños comercios y trabajadores eventuales", quienes -según señala el informe- no recibieron una "especial protección social frente a la actual fase de caída del consumo, aumento de los precios y mayor riesgo de despido o caída de la actividad".

El informe indica que a este segmento de la población "no llegan los aumentos por paritarias, ni las tasas de interés favorables, ni las tarifas sociales, ni el salario familiar, ni los aumentos en los programas sociales" y considera a esta "masa de segmentos vulnerables de clase media baja o sectores populares" como los "'nuevos pobres' que emergen de medidas normalizadoras adoptadas por el actual gobierno".

Asimismo se reconoce que el gobierno necesita "tiempo" para que la economía comience a crecer, pero advierte que "muy poco se logrará al respecto si durante este duro tránsito no hay una distribución socialmente más equitativa de los costos del ajuste y de los recursos disponibles".

En el primer capítulo del informe, en el que se presentan datos sobre la pobreza estructural a partir de la inseguridad alimentaria y las necesidades básicas insatisfechas, se indica que las tasas de pobreza experimentaron una "importante reducción" entre 2010 y 2011, pero que "esta situación cambia, y la pobreza tiende a crecer entre 2012 y 2015".

"La evolución en el tiempo de los indicadores de marginalidad estructural indica que tanto la Inseguridad Alimentaria (IA) como el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) evidencian un descenso entre 2010 y 2015", se remarca.

En cuanto a los ingresos monetarios, indica que "se registra una fuerte mejora en los ingresos reales entre 2010 y 2011, en el marco de un proceso de reactivación económica y mejoras en las políticas laborales y sociales; luego, se observa un descenso y posterior amesetamiento en 2012-2013, en un contexto económico crecientemente inflacionario y recesivo; y, por último, en ese mismo contexto de relativo estancamiento con inflación, se hacen presentes nuevos retrocesos en 2014 y 2015".

lunes, 23 de mayo de 2016

Según la UCA, hay 10 millones de personas con problemas de empleo

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre la evolución del mercado de trabajo desde 2010 afirmó que "más de 10 millones de personas sufren problemas de empleo", según figura en las conclusiones de los avances del documento. Además, alertó que la pobreza, producto de la inflación y la caída de la actividad económica, avanza sobre los trabajadores informales de sectores populares no marginales o clase media baja.


El estudio afirma que en el período 2010-15 "el empleo total se expandió un 8% pero se incrementó solo un 3% la cantidad de puestos de trabajo con empleo pleno de derechos, mientras disminuyó un 5% el número de empleos precarios y aumentaron un 80% los ocupados en subempleos inestables", según difundió el diario Clarín.

"La persistencia de un amplio sector micro-informal, compuesto de dueños y asalariados de pequeñas empresas, cuentapropistas no profesionales, trabajadores domésticos o familiares, en la estructura productiva constituye uno de los mayores inconvenientes en el mercado de trabajo por sus características de reducido nivel de productividad y retribuciones. En los últimos años este sector incrementó su incidencia. A fines de 2015, representaba el 53,9% de los trabajadores ocupados: 9,4 millones de personas", advirtió la UCA.

El informe señala que "la escasa creación de empleo genuino fue percibida por los trabajadores y se convirtió en preocupación ante la posible pérdida del empleo. Desde el año 2010, ocho de cada diez trabajadores ocupados consideran que si dejan o pierden su trabajo no conseguirán fácilmente uno mejor o similar al que poseen. Este porcentaje se incrementó, entre 2010 y 2015, de 81,2% a 84,5%".

Además, destaca que los empresarios pudieron "protegerse", mientras que retrocedieron los más pobres. La creación de empleo, según el informe, fue casi nulo en los últimos cinco años y hubo un incremento de la subocupación de la precariedad y la inseguridad laboral. Esta situación empeoró en 2016 ya que debido a la caída del poder adquisitivo se sumaron "nuevos pobres". 

"Algunos actores sociales, en particular los empresarios empoderados pudieron, una vez más, protegerse frente a la incertidumbre. Entre otros abusos, aumentaron precios antes, durante y después de la devaluación, así como incluso después del ajuste de tarifas, aun a pesar de la caída del consumo y la creciente recesión", sostiene.

Además, la UCA consideró que "los actores sindicales, sabiendo del riesgo estratégico que corren, han negociado salarios reales a la baja buscando cubrirse del espanto en materia de desempleo", para concluir que hay "demanda legítima de mayor protección al empleo".

Ayer, el director del Observatorio de la Deuda Social de esa universidad, Agustín Salvia, adelantó que en los próximos días se difundirá el documento que señala que el mayor riesgo de subocupación y empobrecimiento no lo están experimentando los segmentos formales de la economía sino los sectores informales. 

"Nadie puede desconocer que los incrementos en los precios y las tarifas y la menor actividad interna están generando un aumento de la pobreza. Estos nuevos pobres son, en general, familias de trabajadores de sectores populares no marginales o clase media baja que no cuentan con sistemas de protección social", afirmó Salvia. 

Asimismo, el documento de la UCA señala que "muy rápidamente pueden sumarse miles de nuevos pobres si el derrame o las medidas de protección social tardan más de lo previsto, resultan débiles o no llegan".

Salvia reconoció que "en materia laboral no hay evidencias todavía de una crisis ocupacional, al menos en sector formal. Sin embargo, sí está habiendo una caída en el nivel de actividad y en la demanda de consumo, lo cual afecta a pequeñas empresas, con muy poco colchón para resistir la situación, así como a los segmentos informales del mercado de trabajo"

viernes, 1 de abril de 2016

"Pobreza 0", cada vez más lejos: 1,4 millones de nuevos pobres, según la UCA

El último informe señala que en sólo 3 meses se dispararon los índices de pobreza e indigencia producto del ajuste de los precios de la canasta básica tras la devaluación. La proyección revela que en marzo el 34,5% de la población se ubicaba debajo de la línea de pobreza: cerca de 13 millones de personas. Serían 5 puntos más de los que dejó el kirchnerismo.


Una de las promesas de campaña de Mauricio Macri rumbo a la Presidencia de la Nación era la de un país con "pobreza 0". Aunque se trata de un enunciado utópico, está claro que el objetivo de Macri, una vez en la Casa Rosada, es mejorar sustancialmente los indicadores sociales, desaparecidos durante el último tramo del gobierno de Cristina Fernández.
Pero el último informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), afirma que, lejos de ir en el rumbo expresado, los índices de pobreza e indigencia empeoraron durante el 1er trimestre del año, sumando  del país casi 1 millón y medio de nuevos pobres.
El dato se desprende del más reciente informe sobre "Pobreza y Desigualdad" de la casa de estudios. A partir de "ejercicios de simulación y proyección" de tasas de pobreza e indigencia para mediados de marzo y abril de este año, el informe concluye que habría un "fuerte empeoramiento" de esos indicadores.
"La tasa de indigencia habría pasado de 5,3% a fines de 2015 a 6,9% en marzo de este año, y afectaría a no menos del 6,2% de la población al principio de abril de 2016; lo cual en este caso daría cuenta de un aumento de por lo menos 350 mil personas en situación de indigencia (acumulando 2,3 millones de personas indigentes al final del tercer trimestre del año)", dice el informe.
En cuanto a la tasa de pobreza, señala que "ésta habría pasado de 29%, a fines de 2015, a 34,5% en marzo de este año, y tendría como piso un 32,6% en la primera parte de abril de 2016; lo cual significaría aproximadamente 1,4 millón más de pobres (cerca de 13 millones de personas en situación de pobreza)".
"Una devaluación con ajuste de precios produce un aumento de la pobreza", alertó este viernes el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, al presentar el informe. Salvia aludió a la suba del tipo de cambio luego de la liberación del "cepo" cambiario.
"En marzo y abril, no hubo aumentos de sueldo ni de ingresos corrientes para los hogares. El único cambio es la evolución de precios y el impacto de la devaluación, ni siquiera está considerado el efecto total de suba de las tarifas", enfatizó Salvia, que a su vez consieró que "las tarifas sociales compensan, pero no cubren".
Las proyecciones de la UCA fueron realizadas en base a "supuestos sobre el comportamiento de la Canasta Básica Alimentaria y otros factores de política social". Pero no incluyen factores como "las cesantías o pérdidas de empleo" o los aumentos de tarifas en transportes y servicios públicos.
"Por lo tanto, cabe suponer que las proyecciones presentadas pueden estar subestimando las tasas de indigencia y de pobreza urbana, representando las mismas a penas el piso de la eventual situación social actual", dice el informe.

lunes, 27 de julio de 2015

Es tendencia desde 2012: Menos clase media, más clase baja

El diagnóstico es similar al planteado hace 15 días por la UCA. Son 2 mediciones distintas con bases metodológicas dispares, y ambos coincidieron en marcar un cambio de tendencia: pese a los discursos de Cristina, la clase media se retrae y la pobreza aumenta, y desde hace al menos 3 años esa es la tendencia.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Desde 2012, la clase media se redujo cerca de dos puntos a cambio del crecimiento de la clase baja, que ya reúne a casi la mitad de los argentinos. 
 
Los datos surgieron en un informe privado realizado por la consultora CCR sobre la base de los aportes de la Asociación Argentina de Marketing, la Sociedad Argentina de Investigadores de Marketing y Opinión y la Encuesta Permanente de Hogares del Indec.
 
La barrera que tomó el trabajo para diferenciar a la clase media de la baja es un ingreso mensual de $11.700 por hogar. Por debajo de este límite se encuentra el 47,5% de las familias argentinas, que integran la clase baja.
 
Dentro del universo de los hogares con menores salarios, CCR distinguió entre la clase baja superior -D1- y la clase baja lisa y llana -D2 y E-. Esta última representa al 17,2% de los hogares, donde se registró un ingreso promedio de $4.600 y tuvo un crecimiento de 0,5% en el último año.
 
"Más allá de que se trata de fluctuaciones muy pequeñas, lo importante es que desde 2012 se revirtió la tendencia de expansión de la clase media", precisó Patricia Sosa, directora de Negocios de CCR, en declaraciones publicadas por el diario 'La Nación'.
 
En la otra punta de la pirámide se concentra el 5,5% de la población con mayores ingresos -ABC1-, que tiene un ingreso familiar promedio que supera los 106.000 pesos. Este universo es dispar. El quintil más alto, casi el 1%, tiene un ingreso de $187 mil por mes. El nicho más "pobre" de la misma casa percibe $65 mil.
 
La semana pasada la presidente Cristina Fernández aseguró que la Argentina es uno de los países de la región donde en los últimos años más personas pasaron a integrar la clase media. Según CCR, el dato es comprobable hasta 2010, cuando terminó un ciclo de crecimiento en donde la clase media ganó casi 9 puntos, siendo la más beneficiada del modelo entre 2004 y 2010. A partir de ese año comenzó el cambio de tendencia.
 
El diagnóstico es similar al planteado hace quince días por la Universidad Católica Argentina a través del Observatorio de la Deuda Social. Si bien son dos mediciones distintas con bases metodológicas dispares, ambos coincidieron en marcar un cambio de tendencia. La UCA registró que la pobreza no para de subir en la Argentina desde 2011 y ya afecta a tres de cada diez argentinos.
 
Este informe reveló que una familia tipo necesita al menos reunir ingresos por $5.717 por mes para no ser pobre, de acuerdo a los cálculos de su propia Canasta Básica Total (CBT). Es más del doble de los $2.026 que calcula el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

miércoles, 15 de julio de 2015

Macri volvió a prometer el fin del cepo (pero sin plazos)

El precandidato de Cambiemos habría aprendido de su error y ya no garantizó que las restricciones cambiarias terminarán el "11 de diciembre", en caso de resultar electo Presidente en octubre.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Mauricio Macrivolvió a prometer que es si electo Presidente en octubre levantará el cepo cambiario. Pero esta vez el precandidato de Cambiemos evitó poner plazos, como lo había hecho meses atrás cuando aseguró que terminaría con las restricciones en el día posterior a su eventual asunción.
Macri habría aprendido de su error, ya que sus palabras de aquel entonces ("el cepo se levanta el 11/12") habían sido desestimadas por su propio equipo económico.
"La Argentina que yo propongo y sueño, es aquella en la que cada argentino se pueda expresar libremente; no va a haber cepo porque no va a ser importante la compra de dólares, porque vamos a tener una moneda sana sin inflación", dijo este miércoles.
En declaraciones a radio Mitre, el líder del PRO pronosticó una "Argentina en la cual se va a gobernar cuidando y escuchando a la gente, diciendo la verdad" y criticó al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, por decir que no existe la pobreza en la Argentina.
"Cómo no va a querer la gente comprar dólares si este gobierno miente en todos los campos de la vida de los argentinos: dice que no hay inflación, que no hay pobreza, que no hay inseguridad""El jefe de Gabinete es una máquina matinal de fabular", enfatizó.
La compra de moneda extranjera para tenencia personal en lo que va de julio superó los US$400 millones, y se prevé un nuevo récord, cuando aún faltan 13 días hábiles para la finalización del mes
Según Macri, a partir del 10/12, tras su eventual asunción presidencial, la economía va a fluir porque la Argentina "es una sociedad con posibilidades""La gente va a volver a ahorrar en pesos, va a tener crédito para comprarse una casa a 25 o 30 años como tienen los chilenos, los peruanos, como pasa en la mayoría de los países del mundo", presagió.
"El cepo no va a ser necesario porque la Argentina va a recuperar la credibilidad, va a tener un gobierno con gente seria", agregó hoy Macri.
Quién sí se animó a hablar de plazos para levantar el cepo fue el diputado macrista y expresidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien anticipó que las restricciones se pueden fulminar "en cuestión de horas".

Duro contraataque de la UCA: "Nadie puede ocultar la realidad, menos quienes gobiernan"

"Lo que importa no es el porcentaje, si es el 20% o el 30%: lo cierto es que existe pobreza en la Argentina, y estamos hablando de niveles importantes. Nadie puede ocultar esa realidad, menos quienes están gobernando", manifestó esta mañana Agustín Salvia, titular del Observatorio de la Universidad Católica Argentina, luego de que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, descalificara el informe conocido ayer y recordara estudios más favorables que dicen que "Argentina extinguió el hambre y prácticamente extinguió la pobreza".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El titular del Observatorio de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, aseguró esta mañana que “existe pobreza en la Argentina” y que “no importa” si su índice “el 20% o el 30%” porque son “niveles importantes” y “nadie puede ocultar esa realidad”.
 
“Hacemos muy mal en considerar que este país no tiene problemas de inclusión social. Esa Argentina que es un submundo existe. No visibilizarla nos lleva a negar un problema que nos va a estallar o que, de hecho, está estallando”, advirtió Salvia.
 
Esta mañana, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, descalificó el informe sobre la pobreza que dio a conocer ayer la UCA, al sostener que no cree “absolutamente en nada lo que mide este Observatorio” de la casa de Altos Estudios.
 
En declaraciones a radio Continental, Salvia defendió la medición que realizó su instituto, que determinó que la pobreza alcanzaría el 28,7%, pero alertó que “usando la fuente de información del INDEC, le está dando 20,4 por ciento de pobreza. Si es así, supongamos que no sean 12 millones, pero son 8,5 millones”. “Estamos hablando de niveles importantes. Nadie puede ocultar esa realidad, menos quienes están gobernando en función de poder llevar adelante un diagnóstico adecuado y una política adecuada”, prosiguió.
 
El docente consideró que el Observatorio “quiere poner en la agenda que no se invisibilice un problema. Tal vez no es una discusión de cifras. No importa si es el 20% o el 30%: lo que es cierto que existe pobreza en la Argentina. Es importante identificarla, diagnosticarla, evaluarla, saber sus causas, saber cómo se corrige“.”El crecimiento económico y las transferencias de ingresos de los programas sociales no son suficientes para atacar este problema. Hacemos muy mal en considerar que este país no tiene problemas de inclusión social”, aseveró.
 
Según Salvia, “ya se instaló en Argentina la existencia de dos sociedades” y que “nos puede ir mejor o peor según los ciclos económicos, pero hay otra Argentina estructuralmente excluida, que no participa de los procesos de derrame económico de los momentos de expansión, más allá de que (lo hace) como consumidores eventuales y no como productores y partícipes de la construcción de una riqueza social”.
 
“Están siendo descartados, no están siendo incorporados a la actividad productiva, a una sociedad de la educación, de la información”, agregó, y denunció “la inexistencia de un hábitat de sociabilización, sino (uno para) la penetración de la droga, de la inseguridad. Esa Argentina que es un submundo existe. No visibilizarla nos lleva a negar un problema que nos va a estallar o que, de hecho, está estallando”.
 
Dijo que “el 47% de los jóvenes no termina el secundario. ¿Qué empleo van a tener? Un empleo precario. Estamos reproduciendo condiciones de marginalidad. Estas opciones que se les presentan a los jóvenes de los sectores marginados son opciones terribles. El sistema no les está ofreciendo un sistema de exclusión, un proyecto de vida”. “En un contexto inflacionario y recesivo, todo esto se agrava. Si no creamos condiciones de vida digna en estos bolsones y expulsamos al narcotráfico de estos espacios, esta sociedad se va a seguir reproduciendo”, concluyó.

Aníbal Fernández contra la UCA: “Se extinguió el hambre y la pobreza”

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, descalificó este miércoles (15/7) el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) que señaló que existen 12,3 millones de pobres en el país y sostuvo que se trata de información “falaz” y "un número inventado", al mismo tiempo que hizo su propia interpretación –sin mencionar ninguna cifra ni estudios oficiales ya que no los calcula el Indec- del reconocimiento de la FAO “que dice que Argentina extinguió el hambre y prácticamente extinguió la pobreza”.




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Gobierno nacional replicó con dureza este miércoles (15/7) las cifras de pobreza en el país que difundió la Universidad Católica Argentina (UCA) que señaló que existen 12,3 millones de pobres en el país. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, opinó: "¿De dónde sacan ese número, por Dios? Dejen de decir barbaridad semejante y mucho menos invocando a la UCA. Es un espanto. Es falaz y no está cerca de la realidad. El cálculo es pésimo".
"En 2001 teníamos conflictos por todos lados y llegamos a tener saqueos por todos lados. ¿Por qué esas 12,3 millones de personas no se quejan? Es un número inventado", insistió Fernández esta mañana en su contacto con la prensa tras afirmar que no cree "absolutamente nada lo que mide este observatorio de la UCA".
Sin contar con estadísticas nacional del Indec, que ya no mide la pobreza y difunde un índice de nflación manipulado, Fernández señaló que el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), que se mide a través de los censos nacionales, "entre 1980 y 2001, son 20 años, se ha reducido en un 35,9 por ciento y entre 2001 y 2010, en diez años la medición se redujo 36,1 por ciento; hemos reducido más en 10 años que en los otros 20 años anteriores".
Sobre la situación de las estadísticas nacionales, el funcionario señaló que "el Gobierno está redefiniendo" el índice de pobreza para que se adecue al Indice de Precios al Consumidor Nacional y que se convierta en un "índice multidimensional".
"Es muy difícil amalgamarlo. Hay que llegar a un índice que represente a todos los sectores. Hoy en el mundo ya no se mide más por índices que tomen sólo los niveles de ingreso. Se usan índices multidimensionales que hablan de niveles de ingreso, de acceso a la salud, educación, acceso al empleo, es necesario que se midan todas las variables", argumentó.
Así, volvió a apoyarse en otros estudios más favorables al Gobierno: "La FAO dice que Argentina extinguió el hambre y prácticamente extinguió la pobreza. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconoce que el país tiene prácticamente 100 por ciento de las personas en condiciones de jubilarse con su jubilación y, de acuerdo a las recomendaciones internacionales, con más de diez dólares por día".

martes, 14 de julio de 2015

Para la UCA, la pobreza no para de subir y se acerca al 30%

El Observatorio de la Deuda Social informó que el índice de pobreza en la Argentina trepó hasta 28,7% en 2014, y que permanece en alza desde hace 4 años. El Gobierno dice que esa cifra es del 5%.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). 28,7% de la población. Unos 11,5 millones de personas. Esas son las estadísticas sobre la pobreza en el país que la Universidad Católica Argentina (UCA) publicó este martes, a través deun informe de su  Observatorio de la Deuda Social. 
 
De acuerdo al documento, citado por Clarín.com,  el índice subió 1,2 puntos porcentuales en 2014 respecto de la medición del año anterior y contrasta abrumadoramente contra el último dato oficial, 4,7% publicado por el INdEC,  el 5% esgrimido por la presidente Cristina Fernández ante la FAO el mes pasado. 
 
En tanto, el índice de indigencia se elevó un punto porcentual hasta el 6,4% el año pasado y abarcaría a unas 2 millones de personas. 
 
Las cifras de la UCA aparecen apenas unos días después de la visita del papa Francisco a la región, ocasión en la que también se encontró con la 1ra mandataria.
 
Según los datos difundidos por la UCA, la pobreza no detiene su alza desde 2011 a la fecha. La consolidación de la inflación por encima del 20% erosionó el poder adquisitivo de los asalariados, destruyó puestos de trabajo y golpeó aún más a aquellos con empleo informal. 
 
Especialmente en los últimos dos años, la suba de salarios fue inferior al alza de precios. Según los sindicatos de todo el espectro político, la pérdida del poder adquisitivo osciló entre 5% y 10 por ciento por año.
 
La UCA realiza su muestra sobre 5.700 hogares en conglomerados de más de 50.000 habitantes desde 2010.
 
La Iglesia Católica realiza una tarea de campo muy cercana a los segmentos de la población más carenciados a través de Cáritas, su histórica organización presente en 3.500 parroquias y centros misionales en todo el país.
 
De acuerdo a infobae.com, el informe reveló que una familia tipo necesita al menos reunir ingresos por $5.717 por mes para no ser pobre, de acuerdo a los cálculos de su propia Canasta Básica Total (CBT). Es más del doble de los $2.026 que calcula el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).
 
"La falta de datos oficiales confiables no sólo priva de una necesaria información ciudadana, sino que introdujo debates políticos mediáticos que ocultan lo importante", aseguró Agustín Salvia, investigador jefe del Programa Observatorio de la Deuda Social Argentina.
 
Y agregó: "Creamos estadísticas para complementar la ausencia de información confiable".
 
Al presentar el informe, la Universidad señaló una vez más la falta de credibilidad en las cifras oficiales."La alteración por parte del Indec del índice de precios al consumidor (IPC) se vio reflejada en valorizaciones de la canasta básica total y alimentaria alejadas de la realidad", aseguró.
 
Por ese motivo, la actualización de las canastas toma datos de un índice de precios elaborado por Graciela Bevacqua, ex directora del IPC Nacional antes de la intervención del Indec en 2007.
 
En tanto, el índice de indigencia se elevó un punto porcentual hasta el 6,4% el año pasado. Para no ser indigente, la canasta básica alimentaria no oficial debería ser de $2.735 mensuales para una familia tipo, contra los $896 del Indec.
 
"Esto quiere decir que dos millones de personas son indigentes, mientras que hay más de 10 millones de pobres", continuó Salvia.
 
En cuanto a la asistencia estatal, a través de distintos planes sociales, el informe que esta realidad no se reflejó en una disminución de la situación de pobreza. 3 de cada 10 hogares reciben algún plan social,"lo que evidencia el deterioro económico experimentado".
 
El alcance es mayor en los hogares pobres, pues 6 de cada 10 acceden a algún plan social. "Están bien focalizados, pero sólo logran cubrir la tasa de indigencia básica", aseguró Salvia. 
 
En este sentido, la ampliación de la inversión en programas sociales aumentó a niveles de inflación no oficial. "El deterioro se da por dos motivos: la suba de los precios y la falta de generación de empleo genuino", concluyó Salvia.
 
La presentación oficial del informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA se realizará este miércoles 15/07, a las 18:30. 
 
El acto se realizará en el auditorio San Agustín, Av. Alicia Moreau de Justo 1300, subsuelo, Edificio Santa María en el Campus Puerto Madero de esta capital.
 
Las palabras de apertura estarán a cargo del arzobispo rector, monseñor Víctor Manuel Fernández mientras que la presentación del Barómetro de la Deuda Social Argentina estará a cargo de Agustín Salvia, Investigador Jefe del Programa OSDA.
 
Los comentarios del libro serán realizados por los especialistas Aldo Neri y Gabriel Kessler, en tanto, la moderación la llevará a cabo la analista, Marita Carballo.

jueves, 17 de julio de 2014

La pobreza es casi ocho veces más grave que la que informó el Indec

La pobreza en la Argentina es casi ocho veces más alta de la que informó el Indec a fines de 2013, mientras que no se evidencian diferencias tan sustanciales para la indigencia, según reveló hoy un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA).


Para el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), un 27,5% de los argentinos viven en situación de pobreza, aunque según las estadísticas oficiales eran apenas un 3,5% a fines del año anterior.
En tanto, la universidad privada midió el nivel de indigencia en 5,5% a diferencia del Indec que la ubicó en el 3,5% en 2013.
La diferencia radicó en los elementos utilizados para calcular esta variable social, entre ellos los ingresos y los precios.
Mientras que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) fundamentó sus datos en la inflación oficial, el ODSA lo hizo a través de su propia Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA), que se realiza en forma periódica.
Entre los resultados del Barómetro de la Deuda Social Argentina que se presentó hoy, la UCA señaló que mientras que para el Indec las tasas de indigencia y pobreza siguieron cayendo de manera importante entre 2011 y 2013, en el caso de la indigencia la EDSA no registró cambios significativos.
Según el informe, las mayores variaciones se observaron en la tasa de pobreza, en donde para la EDSA la tendencia fue inversa, es decir, hacia un aumento de la pobreza de 24,7% en 2011 a 27,5% en 2013.

martes, 29 de abril de 2014

La Iglesia Católica replicó a Capitanich y reclamó por la pobreza y el narcotráfico

El presidente de la Comisión Episcopal, Jorge Lozano, respaldó el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA al señalar que sus resultados "son publicados y presentados de manera transparente" y poseen "un margen de error que es mínimo". "Desde 2008 se detuvo la salida de la pobreza e incluso hubo un leve incremento", aseguró. Ayer (27/04) Jorge Milton Capitanich habái dicho en '678' que "es un absurdo pensar en los índices de pobreza que se publican desde la Universidad Católica Argentina o el instituto que preside Claudio Lozano hasta otros analistas".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La Iglesia Católica volvió a pronunciarse este lunes (28/04) sobre la pobreza y el narcotráfico en la Argentina, a través del presidente de la Comisión Episcopal, Jorge Lozano, quien volvió a apoyarse en el informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA para señalar que "desde 2008 se detuvo la salida de la pobreza e incluso hubo un leve incremento".
 
El religioso lamentó que exista hambre "en un país que produce tanta cantidad de alimentos". Y realizó una analogía contundente: "Es como tener sed a 10 metros de un aljibe, cuesta pensar esto del hambre si se lo vincula a la situación productiva de nuestro país".
 
Para Lozano, esa realidad la sufren las personas que habitan en "los bolsones de pobreza situados en los cordones de las ciudades grandes o en parajes que están campo adentro"; en esas zonas –consideró– actualmente "hay comunidades que están en situación de emergencia alimentaria".
 
El religioso reforzó su opinión con una anécdota que lo estremeció: "A un sacerdote de mi diócesis le pidieron ayuda para una familia. Entonces él les llevó dos litros de leche y llorando me contó que en esa casa hacía dos semanas que los niños no tomaban ese producto básico". "Que un chico hoy no tome leche es realmente un escándalo que clama al cielo", expresó indignado.
 
En diálogo con Radio Mitre, Lozano aseguró que el papa Francisco "está al tanto de todo lo que sucede en el país" porque cotidianamente "le acercan resúmenes de prensa y recibe a dirigentes con los que comparte esa información".
 
Los informes que dan cuenta del incremento de la pobreza motivaron duras críticas del kirchnerismo, pero fueron avalados por el titular de la Pastoral Social: "Son publicados y presentados de manera transparente, la metodología se puede constatar porque no son hojitas sueltas. Arrojan resultados con un margen de error que es mínimo".
 
La problemática del narcotráfico también fue tema de análisis para Lozano, quien reafirmó que "el crecimiento de la actividad mafiosa es algo que se ve en distintos lugares del país. Ya sea por connivencia, soborno, aprietes o extorsión".
 
"Funcionarios de este mismo Gobierno reconocen y dan a conocer que hay pistas clandestinas", recordó el representante de la Iglesia, que sugirió "promover un trabajo serio y decidido para enfrentar al delito".
 
Capitanich contra la UCA
 
 
La publicación de las mediciones de pobreza en el país que publicó días atrás la Universidad Católica Argentina (UCA), luego de que el INdEC cancelara la difusión de ese índice, recibió ayer las críticas del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.
 
"Es un absurdo pensar en los índices de pobreza que se publican desde la Universidad Católica Argentina o el instituto que preside Claudio Lozano hasta otros analistas", cuestionó Capitanich en diálogo con el programa ultrakirchnerista 6,7,8 que transmite la TV Pública.
 
El funcionario sostuvo que "es una tarea sistemática de decir cosas falsas" y defendió la gestión deCristina Fernández: "Mediante las políticas de Estado impulsadas se ha mejorado sustancialmente la calidad de vida de los argentinos", subrayó.
 
Capitanich cuestionó el informe de la UCA y de otros organismos privados: "No son capaces de publicar la serie en forma continua a los efectos de cuáles son los estándares de comparación". Y sobre la medición de la pobreza, dijo: "Está en proceso de discusión a nivel mundial".
 
El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) reportó el último viernes que la tasa de pobreza volvió a subir en el ultimo trimestre de 2013 y alcanzó al 27,5% de las personas y el 17,8% de los hogares.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.