Mostrando entradas con la etiqueta Salud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Salud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de abril de 2016

La Argentina no goza de buena salud y el gobierno está en babia

La salud pública fue, sin duda alguna, el talón de Aquiles de la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires. Es curioso que al llegar a la Nación haya insistido con Jorge Daniel Lemus como ministro, a quien había removido en 2012 en la Ciudad porque no le brindaba resultados suficientes. Pero no es el único dato que provoca intriga. En tanto, hay otros que explican el tamaño del desafío.



Los sanatorios quieren aumentar las camas, las prepagas las cuotas, los médicos el arancel, el gremio de sanidad, los sueldos, los hospitales la seguridadtoman todos, saldría en el juego de la perinola, excepto la demanda de salud de la población. Pero hay un híbrido estructural en el sistema de salud que viene de lejos, está cerca de colapsar, y hoy le toca al gobierno de Mauricio Macri evitarlo, a la vez que dar respuesta a nuevas pestes generadas por el cambio climático y la pobreza, como el dengue, zika y chikungunya.
¿Tiene vocación de hacerlo? ¿Comprende de verdad la problemática y reúne el coraje para afrontarla? Claves y Key Market sacaron una tomografía informativa para plantear el cuadro de situación que el ministro del área,Jorge Lemus, debería aprehender si quiere tener revancha del penoso paso por la cartera porteña que lo llevó a renunciar en 2012. Si Macri lo nombró en tan importante cargo sólo como agradecimiento por salvarlo de morir ahogado con un bigote durante la boda con Juliana Awada, ahora debería curar la gestión presidencial organizando una cobertura de salud de excelencia, empezando por los más vulnerables.
Posiblemente somos la generación de seres humanos que más vivirá desde los inicios de la historia, y nuestros hijos y nietos, por término medio, vivirán aún más.
La mala noticia es que alguien deberá financiar esta sobrevida con una pirámide poblacional que va dejando de ser tal para convertirse en un rombo. Además, como estamos mucho más informados que nuestros abuelos, tenemos un sentido de inmediatez del que carecían las generaciones anteriores. Y si hay un nuevo tratamiento, exigimos su aplicación y muchas veces perdemos de vista que nuevo no quiere decir mejor.
Enfermedades como el dengue, zika y chikungunya plantean desafíos nuevos, incluso desconocidos ante los cuales el sistema de salud debe reaccionar, responder ya, ayer. Es el corolario del informe especial firmado por la analista senior de Key Market, Paula Anselmi, en la revista especializada Médicos.
Pero esa mirada a futuro encalla con el presente en riesgo de colapso porque el sistema de salud viene siendo cada vez más inequitativo a lo largo del tiempo, y en los 12 años de gobierno K no se logró resolver. Conviven como en dos diferentes mundos el sistema público y la entente que forman las medicinas prepagas y las obras sociales, pero que no termina siendo ni chicha ni limonada:
> en 2015 movió $ 419.780 millones (más del 20% del PIB), que satisficieron a una minoría de la población y descuidaron al resto, de menor a mayor si se baja por la pirámide NSE: 
> 27,5 millones de personas, incluidos los 4,5 millones de PAMI, con alguna forma de cobertura paga a través de las obras sociales y/o la medicina privada;
> 14 millones con acceso parcial, de baja calidad y profundamente desigual al servicio que depende exclusivamente del Estado (ya sea nacional, provincial o municipal).
Es lapidario el “Informe de Coyuntura del Mercado Argentino de Medicina Prepaga y Obras Sociales”, fechado en marzo 2016, de Claves Información Competitiva apunta que “el sistema de salud público carece de una infraestructura (hospitales y centros de atención pública) y calidad acorde a las necesidades de la población, creando un contexto de negocio propicio para el desarrollo de prestadores privados de servicios de salud”.
En tono más reflexivo, la analista senior de Key Market, Paula Anselmi, escribe en la revista especializada Médicos que la fragmentación del sistema sanitario profundizó hasta límites peligrosos las desigualdades; mantuvo un componente privado sumamente alto (y encima cada vez más concentrado) que sólo trasluce problemas de equidad: “quienes no pueden afrontar este gasto no acceden a los servicios de salud”, sentencia.
Traducido en participaciones porcentuales, el informe especial de Key Market muestra claramente la desproporción:
> 33% de la población más desprotegida con menores recursos depende del 27% del financiamiento, y
> 13% de la población, principalmente urbana y relacionada al trabajo formal, es abastecida de servicios de salud con 16% del gasto.
El heredero de estas desigualdades y fractura del sistema de salud argentino no es precisamente el más idóneo para resolverlas, por la sencilla razón que pregona pero “no siente” la salud pública.
De modo que, como sucediera con el kirchnerismo, el macrismo recibe una política de Estado, tan sensible para la población, convertida en un híbrido para no pisarles los callos a los sindicales, que son administradores de contribuciones forzosas de los trabajadores y en la mayor parte de los casos acuden a las prepagas como efectoras, a los grupos económicos concentrados de la medicina privada, que se fueron comiendo a los peces más chicos, y a los gremios de la sanidad que amparan a las burocracias que atentan contra las urgencias inmanentes a la atención de la salud.
Sorprendería que Macri se contagiara de un Barack Obama, por ejemplo, y tomara coraje para hacer un Medicare o un seguro de salud como el que rige en Estados Unidos, que no tendrá el hipócrita slogan de gratuito, como el de acá, pero que está a la mano de cualquier ciudadano. De lo que se puede estar seguro es que no lo aplaudirá ninguno de los jugadores privilegiados de la confusa estructura de la salud antes mencionados.
El pivote de las obras sociales
Describe Key Market que, en especial las obras sociales nacionales, difieren en forma substancial en la cuestión ingresos,  ya que éstos se vinculan directamente con los salarios y con las subas obtenidas en paritarias, o sea, de los incrementos automáticos de la mano de los aportes de los trabajadores.
Por lo tanto, incluso, en parte se ha acortado la brecha entre los aportes promedio mensuales de las obras sociales nacionales y las de dirección (jerárquicos, ejecutivos). Da como ejemplo, en parte, que algunos de los proyectos de centros prestadores provengan de la seguridad social, como el recientemente inaugurado Hospital Santa Isabel de Hungría, del Sindicato de Camioneros en Mendoza, o el emprendimiento de UPCN en San Martín, su Ciudad Médica.
Explica Claves cómo recaudan las obras sociales: se financian con aportes patronales (6%) y de los empleados (3%), que se calculan sobre la base del salario bruto de los trabajadores. Estos aportes van hacia los sindicatos en los cuales estén afiliados, dependiendo la industria en la cual desarrollen sus actividades.
Es decir que el 63% de la población está cubierto por el sistema de obras sociales, y cómo según proyecciones del INdEC, en 2016 la población de Argentina es de 43,6 millones de personas, quiere decir que 27,5 millones de personas son cubiertas por el sistema, de las cuales alrededor de 4,5 millones pertenecen a PAMI, la mayor obra social del país, que cubre las demandas de la población pasiva y se financia con aportes de los jubilados más el 3% mensual del salario bruto de los empleados en relación de dependencia.
¿A qué dedican las obras sociales semejante caudal? Según la revista Médicos, a contar en primer término con efectores que garanticen la atención de sus afiliados y, en segunda instancia, a aprovechar las carencias de camas en ciertas zonas, volcándolas al mercado. Aúnan dos vectores: capacidad económica e integración vertical.
En cuanto a las provinciales, continúan atadas a las gobernaciones, al empleo público y a la cautividad de sus afiliados.
“Discutir su viabilidad implica definir cuál debe tanto; el análisis debería exceder el monto invertido y profundizar en cómo se gasta ese dinero; si es en aquello que debe gastarse y con la eficiencia que los requerimientos sanitarios de la población demandan”, sostiene Anselmi.
Claves deduce en la minuta con la que presenta su informe que, como el acceso a los servicios de las obras sociales (OS) y las empresas de medicina prepaga (EMP) es restringido a quienes aportan por ley y/o voluntariamente, como los empleados en relación de dependencia registrados, monotributistas y jubilados (a través de la obra social PAMI), la población de más bajos recursos y con empleos informales queda excluida de un servicio de salud de calidad o cautiva de lo que le brinden los hospitales o dependencias sanitarias provinciales y municipales.
Darwinianismo médico
Mientras que entre los financiadores privados se aprecia una tendencia hacia la concentración (durante 2011 las 5 primeras empresas representaban el 72% de la facturación del sector, mientras que durante 2015 las 5 líderes justificaban el 77% de las ventas), entre los prestadores la dispersión es mucho mayor.
A 2015, se encuentran alrededor de 1.951 entidades de salud con internación en el subsector privado y las 5 primeras instituciones representaron durante 2015 el 18% de la facturación. En el mundo de los prestadores, se repiten los reclamos por el atraso de aranceles, por el estiramiento de los plazos de pago, por los desfases, por el incremento de los costos tanto de los recursos humanos (la actividad hace un uso intensivo de mano de obra calificada) como de todos los insumos que hacen al servicio, por el tratamiento del IVA, dentro de una larga lista de etcéteras.
> La cantidad de camas se ha incrementado en el último año en 0,35% algo menos que el crecimiento poblacional durante el mismo período.
> Persiste el dilema de si las camas existentes alcanzan para cubrir las necesidades de la población.
> Nuevamente, se repite la disyuntiva entre calidad y cantidad.
Las preguntas deberían transitar por la senda de si son las camas que se necesitan, o si tienen el nivel de complejidad que imponen las necesidades poblacionales en función de su perfil epidemiológico, etario y socioeconómico, o si están administradas con eficiencia.
Ciertamente, tanto financiadores como prestadores piden un ajuste de sus tarifas. Los referentes del sector esperan un diálogo más fluido, pero saben que no pueden solucionar en meses el atraso de años.
Las prepagas ya han obtenido la aprobación de un incremento del 9% en el valor de los planes a partir del 01/02.
Este aumento comenzará a cobrarse con las facturas de marzo en forma retroactiva. Sin embargo, hay empresas que se encuentran en condiciones insostenibles que benefician a los jugadores con “más espalda” para capear el temporal.
En consecuencia y como se ha señalado, la concentración se ha acentuado.
Entre los ejemplos notables en este sentido, durante 2015 SanCor Saludincorporó a Staff Médico, pero ya el año anterior Aca Salud pasó a controlarSAMA y los rumores de ventas no se han acallado para 2016. Otras avanzaron en la integración vertical como Galeno que inauguró el Sanatorio Trinidad Ramos Mejía, y comenzó a operar con Galeno Life (aprobada en diciembre de 2014), sin descuidar el negocio de ART, por nombrar sólo un caso. Incluso OSDE anunció que incursionará abiertamente en el mercado prestador con el desarrollo de un sanatorio en la ciudad de Mendoza junto con ASE, una señal elocuente de aires de cambio.
El sector necesita ajustes, el grado con que se realizarán es un tema apremiante. Pero no es todo.
Es la solución inmediata pero no definitiva. Temas como la prestación médica obligatoria (PMO), coberturas, copagos, prevención, falta de personal en enfermería y algunas especialidades médicas y violencia, entre otras requieren un análisis racional y escrupuloso.
De transición en transición
2015 fue un año de compás de espera. Pocos se atrevieron a inversiones importantes “hasta ver qué pasaba”. Un año electoral durante el cual se agudizaron los problemas que aquejan al sector salud en general, tanto entre los financiadores como entre los prestadores.
Los incrementos en las cuotas de la medicina privada quedaron nuevamente por debajo de la inflación medida por las consultoras particulares.
Los incrementos salariales otorgados al personal de la sanidad empañaron cualquier ajuste de tarifa otorgado a las instituciones prestadoras. No obstante, hubo ciertas señales que denotan cambios significativos en la forma de entender el negocio.
La salud se rige por propia problemática anudada a los problemas de coyuntura.
Tiene su propia evolución, su propia inflación, y estas particularidades requieren una reformulación sincera, honda y a largo plazo del sistema en su conjunto.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Según Nelson Castro, Cristina miente cuando dice que no es bipolar

Luego de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reapareciera en una nueva cadena nacional para hablar “hostigamiento” y negar ser bipolar, el periodista Nelson Castro ratificó su información y aseguró que la mandataria miente.




"La Presidenta es bipolar. Pero no lo digo yo, lo dicen médicos que la han tratado", respondió el periodista de TN y confirmó los dichos de jefa de Estado sobre lainteligencia de las personas que padecen esta enfermedad, aunque enfatizó que Cristina abandonó el tratamiento.
"Efectivamente los bipolares son personas inteligentes adecuadamente tratadas y que pueden llevar una vida normal", sostuvo Castro, pero diferenció que Cristina “no siguió el tratamiento que correspondía, es lo que dicen los médicos".
"Yo le deseo a la Presidenta de la República que una vez que deje el poder, ojalá pueda encarar sus problemas de salud con decisión", explicó el periodista y enfatizó: "Cuando la presidenta dice 'No soy bipolar' no es verdad. Las evidencias son claras".
Por último, Castro concluyó que la mandataria "ha pasado por una cantidad de médicos sin tener un médico de cabecera" y fundamentó que Cristina niega su enfermedad "porque, por supuesto, tiene que ver con un tema del poder".

Cristina: "Lo lamento, no soy bipolar"

La Presidente habló de la "campaña sucia" -a la que denominó "campaña cloaca"- y se victimizó denunciando el "hostigamiento" que sufre por su "condición de mujer". Además, se refirió a las versiones que indican que es bipolar y cuestionó que "son tan brutos que creen que los bipolares son locos”.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) En medio de su discurso este viernes (06/11) en la inauguración de un polo tecnológico en el barrio de Palermo, la presidente Cristina Fernández habló del “hostigamiento” y las “tapas denigrantes” que sufrió durante su gestión, al referirse a la"campaña sucia" -que ella denominó "campaña cloaca"-.
"Me han publicado más de 30 tapas que no tienen nada que ver con mi gestión, tienen que ver con mi condición de mujer”, indicó Cristina, victimizándose nuevamente. Y expresó: “desde que soy bipolar, sabiendo que en mi familia tengo una persona muy inteligente que es enferma, porque son tan brutos que creen que los bipolares son locos”.
“Los bipolares son enfermos que tienen una gran dósis de inteligencia y que tratados con su medicación son excelentes. Dicen que Einstein era bipolar ¿no?, mirá vos... lamento, podría parecerme a Einstein pero no soy bipolar”, agregó la jefa de Estado.

jueves, 29 de octubre de 2015

CFK bipolar, diagnóstico confirmado

El libro de Nelson Castro que confirma la investigación de NOTICIAS sobre el trastorno psiquiátrico de CFK. Quién es el profesional que la trató. Medicación y detalles.


Por Nelson Castro*

Todo comenzó cuando en noviembre de 2006 la revista NOTICIAS publicó una nota que tuvo un gran impacto. El tema: el trastorno bipolar que padecía Cristina Fernández de Kirchner. Más allá de cualquier especulación política, una serie de interrogantes de difícil respuesta cubrió con un manto de duda el núcleo mismo del poder. ¿Esa información era cierta? ¿Podría una enfermedad de este tipo condicionar de alguna manera la toma de decisiones de quien se perfilaba como la futura presidenta? ¿Sería un rasgo difícil de ocultar en el estilo de conducción de la aspirante a la primera magistratura del país? ¿Se verían afectadas esporádicamente sólo cuestiones de tipo formal —tonos, humores, reacciones y cambios repentinos de ánimo— o implicaría un estado de permanente inestabilidad anímica que dejaría su sello en cuestiones de fondo trascendentales para la vida política del país? El tiempo despejó algunas de estas dudas; las otras serán cuestiones que trataremos aquí con la rigurosidad del criterio médico de especialistas que directa o indirectamente participaron en el seguimiento de la salud de la Presidenta.
Los trastornos bipolares constituyen un problema de observación clínica cada vez más frecuente en la sociedad contemporánea. Representan un espectro de afecciones que comprometen el estado de ánimo y las conductas de las personas, caracterizadas por la presencia de períodos de euforia que alternan con otros de depresión. El período de euforia es el que corresponde a la fase maníaca o hipomaníaca de la enfermedad que, en su expresión más extrema, puede derivar en una verdadera psicosis. La manía es una fase que se extiende por un período de al menos una semana y que se manifiesta por un estado de ánimo elevado y acaso irritable, que puede acompañarse de euforia, en el que el paciente presenta algunos de estos síntomas: habla excesivamente y de manera rápida e ininterrumpida, se distrae fácilmente, experimenta la sensación de pensamientos que se agolpan y que alteran su capacidad de discernimiento, exhibe un aumento en el nivel de actividades orientadas hacia un objetivo, llegando así a concretar actos de alta impulsividad y riesgo como, por ejemplo, la hipersexualidad o el derroche de dinero. El enfermo se siente imparable e imbatible. En casos extremos, pueden aparecer cuadros de psicosis con conductas violentas y peligrosas.
Fue nuestro colega Franco Lindner quien tuvo el enorme mérito de dar la primicia en la revista NOTICIAS acerca de esta afección padecida por Cristina Fernández de Kirchner. Al cabo de un minucioso trabajo de búsqueda, localizó en septiembre del 2006 al psiquiatra que trató a la Presidenta.
Años después de ese encuentro, Franco Lindner está frente a mí recordando algún detalle más de aquella entrevista. Como todo buen periodista observante del carácter secreto de una fuente de semejante importancia, no me revelará jamás el nombre del médico. A pesar de ello, no fue difícil descubrirlo: se trata del doctor Alejandro Lagomarsino, un prestigioso y destacado psiquiatra, nacido en 1951 y fallecido, a causa de un cáncer de colon, el 18 de junio de 2011. En su destacado currículum consta que fue director del Centro Regional de Salud Mental (Crisamen) de la Fundación ACTA; director asociado del Centro Privado de Psicoterapias de Buenos Aires; presidente honorario del Capítulo de Psicofarmacología de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA); profesor de Psicofarmacología del Instituto Superior de Formación de Posgrado de APSA; International Fellow de la Asociación Americana de Psiquiatría; fundador y primer presidente de la Fundación Bipolares de Argentina (FUBIPA). Por esta razón y de manera unánime, los miembros de esa fundación decidieron denominarla “Doctor Alejandro Lagomarsino” luego de su desaparición.
Volvamos ahora al diálogo que ese mediodía del 15 de septiembre de 2006 mantuvieron Lindner y Lagomarsino:
—Le preguntaba recién si tiene pacientes famosos, doctor, porque sé que usted atiende a Cristina Fernández.
El psiquiatra levantó la vista de su plato.
—Ajá… —respondió sorprendido.
—Lo sé por gente muy cercana a ella. En realidad, por eso vine a verlo.
—Ya veo.
—¿Hace mucho que la atiende?
Al hombre se lo notaba incómodo. Dijo:
—Mirá, te quiero aclarar que no todos los casos son iguales de graves. Hay cuadros que son más leves, como ya dije antes…
—Entiendo. Lo de Cristina no es algo grave.
—No. Pero entendeme, de esto no puedo hablar…
—Claro, por el secreto profesional.
—¡Claro! ¡Nos matan si hablamos de los pacientes!
—Sólo una pregunta más: ¿cómo llegó Cristina a usted?
—No, basta —se rehusó el médico, inquieto—. Aunque vos apagues el grabador, es lo mismo. Yo no puedo hablar de esto con nadie.
La información obtenida por Lindner era concluyente. Sin embargo, era necesario seguir investigando para conocer más detalles, enfrentando el mayor de los escollos: la muerte de Lagomarsino.
Con la prudencia y la objetividad que un tema de esta magnitud requiere, me enfoqué en el entorno profesional de aquel maestro de la psiquiatría convencido de que un hombre solo no podía haberse llevado a la tumba todos los secretos de una actividad que le dio la posibilidad de tratar quizás al paciente más importante que un médico podría tener: el presidente de la Nación, en este caso la Presidenta, como gusta de ser llamada la jefa de Estado. No fue fácil, pero tampoco imposible reconstruir la historia, que refleja una sucesión de hechos que desnudan el interior de una persona muchas veces atormentada por el poder.
Testimonio. “No éramos amigos con Lagomarsino, aunque manteníamos un contacto cordial. Lagomarsino era un profesional excelente, la referencia obligada en temas vinculados a la bipolaridad. La atención de Cristina era una pregunta vedada. Alejandro respetó el secreto profesional en todo momento; nunca dijo con nombre y apellido que atendía a la Presidenta, pero ese era un secreto a voces”. El que habla es un calificado profesional de la psiquiatría que mantiene la misma distancia al ser consultado sobre el tema. Lagomarsino mantenía viva la incógnita acerca de la naturaleza de esa relación médico-paciente que, como veremos más adelante, le pesó y mucho. Una paradoja del destino que golpeó la vida personal y profesional de un hombre que dedicó su existencia a ayudar a los demás.
Como es lógico en una investigación periodística, intenté desandar el camino e ir al comienzo preguntándole a mi interlocutor si sabía cómo fue que el doctor Alejandro Lagomarsino había llegado a tratar a la Presidenta.
La respuesta fue contundente: se trataba de una eminencia en la materia; él había organizado la Fundación Bipolares de Argentina y fue uno de los primeros que estudió la cuestión en el país y en el exterior. “La pregunta hubiera sido ‘¿cómo la Presidenta no habría de llegar a él?’, ya que la asociación entre la especialidad y Lagomarsino era automática”, sentenció el psiquiatra que lo conocía y que se sorprendió –como el resto de sus colegas– por su repentina muerte.
—¿La trató mucho tiempo?
—Me parece que no. Al menos no todo lo que él hubiese querido. No era sencillo atender a la Presidenta.
—Se sabe que Gisele, la hermana de Cristina, es bipolar…
—Sí, claro. Pero no conozco los pormenores del caso.
El otro tema desconocido sobre este aspecto de la salud de la Presidenta es el tipo de medicación que se le suministró y cómo se desarrolló el tratamiento. Esto último permanecerá quizás como una incógnita. Con respecto a los fármacos empleados, las fuentes médicas que están al tanto de los detalles del caso y su evolución sostienen que se utilizaron estabilizantes del ánimo. “En realidad esa es la regla. La bipolaridad puede presentar cuadros complejos. No hay enfermedades, hay pacientes y cada caso es único. Lo que funciona con un paciente a veces no es igual en el otro”, se apresura a aclarar un especialista en la materia que pidió reserva de su nombre. “La clave de estos cuadros es la depresión bipolar. Pero los antidepresivos pueden producir efectos no deseados, entonces es mejor evitarlos y recurrir a los moduladores de ánimo. El clásico es el litio, que produce resistencia en los pacientes por construcciones muy particulares y personales. Las otras medicaciones habituales son el ácido valproico, para controlar los estados de euforia, y la lamotrigina, para modificar la melancolía y la depresión”.
Más allá de cualquier diagnóstico, siempre desempeña un papel central la personalidad del enfermo. En algunos, la bipolaridad es un cuadro más difícil de tratar. Una importante fuente médica, que siguió de cerca el caso de la Presidenta, aseguró que, justamente por este motivo, se sugirió recurrir al ácido valproico.
Volviendo al diálogo con nuestra fuente, en su exposición habló sobre la incidencia que tienen los rasgos personales: “Yo creo que esa medicación para una personalidad como la de Cristina funciona como un dique de contención muy valioso. Porque aparecen la elación, la grandiosidad, la sobreestimación que, en el marco de una persona sin duda inteligente, es una combinación peligrosa”.
La interacción con el contexto es uno de los indicadores que los médicos observan para medir ciertos rasgos de la conducta de las personas. Al respecto, son demostrativos los actos de gobierno y la infinidad de cadenas nacionales donde el “Aló Presidenta” deja para el análisis un discurso cargado de datos y formas desmesuradas. A pesar de ser una brillante oradora –cuyo esplendor ya despuntaba en sus épocas de senadora–, fueron apareciendo en su discurso algunas frases dignas de una película de ciencia ficción, o al menos muy alejadas del contexto de la vida cotidiana de los argentinos.
Pero volvamos a nuestra fuente médica para recoger otros aportes cuya vinculación con la realidad no son pura coincidencia: “Cuando se suspende un estabilizante del ánimo, se percibe en la conducta del paciente rápidamente. Aparece el núcleo reivindicatorio. La reivindicación lisa y llana. Políticamente puede ser acertada como estrategia, porque el nuestro es un país periférico en el marco de relaciones globales desiguales, y otras explicaciones convincentes. Pero cuando la reivindicación se transforma en un método permanente, en el eje rector de momentos prolongados, entramos en un terreno patológico. En Cristina parecería haber un núcleo de hostilidad reivindicatorio cercano a una paranoia reivindicativa. Ocurre en personas muy inteligentes que tienen con qué sostener ese proceso. En estos casos, el ácido valproico ayuda mucho a poner un distanciamiento afectivo con las ideas”.
Los bajones anímicos de Cristina se exteriorizan a través de períodos en los que deja de aparecer en público. El especialista en esta patología que conoció al doctor Lagomarsino despeja algunas dudas: “Los retiros son parte de la vida de un bipolar. Luego de la euforia y cierto desenfreno, hay momentos de depresión muy intensos que implican ausencias prolongadas”. Por lo general en estos momentos el paciente toma conciencia de la necesidad de su tratamiento, cuando está lejos de la idea de “todo lo puedo”. No obstante –continúa nuestro interlocutor–, “con un adecuado manejo de la tristeza puede generarse un buen momento para conducir, para ejercer el mando, porque permite la empatía con el otro. No la depresión sino la tristeza. El bipolar ve a la tristeza como un componente extraño a sí mismo porque la tristeza le propone detenerse, reflexionar y pensar. La persona que no está capacitada para este proceso de reflexión centrado en sí misma ve las culpas de todo en el otro. Es probable que en algunos casos la responsabilidad sobre un determinado asunto sea del afuera pero si todo se centra en el otro, se entra en una persecución paranoica que impide construir superando el error”.
Quien habla es un destacado profesional de la medicina que no está ajeno a los vaivenes de la vida política y es, además, un agudo observador de la realidad.
Antes de que como periodista pueda objetar sus argumentos poniendo de manifiesto la delgada línea que separa algunos de los comportamientos descriptos de una estrategia política aplicable a un momento dado, el médico aclara que “la reiteración de episodios donde se responsabiliza de casi todo a terceros de manera enérgica y visceral muestra un costado patológico y el estilo dice mucho. Las formas dicen mucho de lo que le sucede a uno. El estilo tiene una conexión muy fuerte con el inconsciente, deja escapar lo que realmente le pasa a la persona y no hay manera de ocultarlo”.
Paciente y psiquiatra. Concluye el diálogo con el especialista que conoció a Lagomarsino:
—¿Observa usted, doctor, una personalidad narcisista en la Presidenta?
—Indudablemente. Todos tenemos un lado narcisista. Pero el sujeto que ejerce el poder lo tiene mucho más exacerbado, y a veces, es necesario que así sea para conducir. Pero un narcisismo exagerado es difícil de soportar. Ocupa el centro de la escena. Las personas así son controladoras, quieren conocer todo, quieren digitar, manejar toda situación y cualquier desvío los torna perseguidos.
—En su vínculo de pareja tanto afectivo como político, ¿Néstor funcionaba como contrapeso?
—No me cabe duda. Cuando murió dije: “Ahora vamos a tener problemas”. Era evidente que él conducía y dominaba el narcisismo de su mujer. Lo acotaba.
—Los que conocían cómo se comportaba Cristina en vida de su esposo afirman que cuando ella terminaba sus discursos lo primero que buscaba era hablar con él…
—Es probable. Eso es sinónimo de cierta humildad ante un conductor. La desaparición física de Néstor Kirchner ha tenido consecuencias en ella porque aparecía el dilema de “si no es él, ¿quién?”. Ahí surge la permanente muletilla de “Él” para referirse a su difunto compañero, una especie de intención de tenerlo presente pero sin nombrarlo. Es evidente que ahí faltó una ayuda al duelo y una mirada terapéutica.
—Vuelvo a pensar en el doctor Lagomarsino… Teniendo en cuenta lo que hablaba con sus colegas y compañeros más cercanos, ¿cree que lo perturbó tenerla como paciente? ¿Afectó su vida personal o profesional de alguna manera?
—Sí, lo perturbó.
—De lo que usted sepa y me pueda referir, ¿el tratamiento que se le indicó a la Presidenta fue exitoso? ¿Resultó dentro de los parámetros corrientes?
—No lo sé. Lo que sí le puedo decir es que terminó antes de lo estipulado. Debió extenderse por más tiempo. Tampoco sé si ella continuó su tratamiento con otro colega. En esto hay que ser claro: más allá de cualquier contratiempo o situación extraordinaria, si una persona con trastorno bipolar controlada está bien tratada puede llevar su vida con normalidad y desempeñarse profesionalmente como los demás.
—¿Un paciente con trastorno de bipolaridad amerita un tratamiento prolongado?
—Por supuesto. Diríamos que de por vida. Los fármacos no curan. Tratan. La bipolaridad se encuentra en el rango más próximo a lo curable pero para ello es muy importante que, además del tratamiento farmacológico, se realice una psicoterapia. Siempre debe haber alguien que señale qué conductas son pertinentes de acuerdo con la patología de la persona, a su personalidad y a su posición. Sin embargo, no parecería que hubiese en Cristina un diálogo interpersonal fluido que implique un “no estoy bien”. Es lo que en psiquiatría llamamos castración: mostrarse afectado por algo, vulnerable, y a partir de ahí pedir ayuda y trabajar en la mejoría. Es muy difícil aceptar esa realidad para alguien que está en una posición de poder permanente. El contexto es definitorio para este tipo de patologías. La conducción de un país implica un entorno claramente perturbador. Se debe contar con una paz psicológica y mental así como con una estabilidad del ánimo muy fuerte para poder conducir y evitar complicaciones.
—Y si así no fuera, ¿cuál es la capacidad de acción de un paciente bipolar cuando atraviesa una crisis?
—Cuando alguien está en crisis no puede decidir. Tiene la decisión interdicta, suspendida. La crisis de bipolaridad es una crisis psicótica. La crisis hace que uno tenga el juicio catatímico (cuando el juicio está condicionado por el ánimo). Si uno tiene un ánimo exacerbado muy probablemente el juicio no se ajusta a la realidad. No se puede conducir sin juicio de realidad. Esto se aplica a la Presidenta o a cualquier otro ser humano. Las crisis no siempre requieren de internación pero sí de un control muy estricto con participación familiar que incluya licencia laboral, bajar los niveles de responsabilidad y carga, etcétera. El ejercicio de la Presidencia no parece representar el contexto adecuado en cuanto a la tranquilidad necesaria para quien sufre de este trastorno.
La influencia que en las decisiones políticas y la actividad pública de la Presidenta ha ejercido esta patología que, según la evidencia disponible, se le diagnosticó y trató en algunos momentos de su vida, constituye un interrogante abierto a la especulación que, a la luz de sus comportamientos y expresiones púbicas, merece ser analizado en profundidad. Será algo inexorable que ocurrirá cuando el tiempo acalle las pasiones y el presente pase a formar parte de la historia.
*PERIODISTA y médico.

lunes, 27 de julio de 2015

48 horas de reposo para Cristina: Adelantó, excluyó, causó polémica y no fue...

Habían organizado un show de fuegos artificiales, acróbatas en escena y despliegue de luces y sonidos, para la simbólica celebración de una ciudad que repudió el cambio de día por la presencia de Cristina Fernández, quien encima elevó la polémica con sus exigencias, y luego suspendió el viaje...


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Hoy comenzará la semana en Chubut, para los festejos por los 150 años de la llegada de la comunidad galesa a la Argentina, acto que iba a compartir Cristina Fernández con el primer ministro Carwyn Jones y el gobernador Martín Buzzi, en la previa a las elecciones primarias del próximo 9 de agosto.
 
La Presidenta llegaría a las 18 para participar de la celebración, que contará con un show llamado Corazón Pionero. El comienzo del festejo se postergó para la tarde para una puesta en escena con fuegos artificiales que preparó el gobierno local. Sin embargo, Cristina suspendió su viaje.
 
La Presidenta de la Nación "presenta un cuadro de laringitis aguda, por lo que se ha indicado el tratamiento y la suspensión de actividades por 48 horas".
 
Así lo informó esta mañana la Unidad Médica Presidencial. 
 
En Chubut, no había posibilidad de hacer anuncios.  La Casa Rosada organizó para estas dos últimas semanas antes de los comicios actividades oficiales sin presentaciones de políticas de Estado, ante el impedimento legal que fijó la ley electoral para los candidatos a cargos nacionales.
 
 
El gobernador de la provincia patagónica se presentará para otro mandato provincial y había anunciado la llegada de la Presidente a su distrito como parte del último empujón de campaña antes de las elecciones.
 
Por el acontecimiento, el Gobierno provincial dispuso asueto en distintas localidades.
 
Pero aún más llamativas fueron las exigencias del Gobierno nacional para la participación de la primera mandataria nacional.
 
Según el diario 'Clarín', de acuerdo a las instrucciones de su custodia, el intendente local Ricardo Sastre (que pertenece al espacio político que lidera Mario Das neves) no podrá ir a recibirla al aeropuerto El Tehuelche. 
 
Le avisaron también al jefe comunal que no podrá hablar en el acto y que tampoco estaría en el escenario. Y en caso de querer hacerle algún regalo a Cristina, éste deberá ser revisado antes por la custodia y el personal de ceremonial. Recién después llegaría la decisión respecto a si la Presidenta recibirá o no el presente.
 
Además, les anticiparon a las autoridades de la ciudad que el único que estará en el palco central es el gobernador y candidato a la reelección Buzzi. 
 
Al intendente lo ubicarán en otro palco pero no le confirmaron aún en cuál de ellos ni tampoco la ubicación, según publica hoy el diario 'El Chubut'.
 
También se supo que la custodia pidió para el traslado de la mandataria desde el aeropuerto hasta el gimnasio del club Deportivo Madryn, donde será el acto, un vehículo con los vidrios polarizados y que en lo posible no haya gente al costado del camino durante el trayecto.
 
Todos los pedidos sumaron malestar al ya presente entre la comunidad galesa por el adelantamiento de la simbólica celebración.
 
Ocurre que los primeros colonos llegaron a Madryn en el amanecer del 28 de julio, día de las celebraciones centrales. Pero el festejo de este hecho histórico que también es el aniversario de la ciudad, se adelantó un día para posibilitar que llegue Cristina. 
 
El gobernador Buzzi justificó la determinación de una manera que provocó respuestas irónicas en las redes sociales y un gran malestar en la comunidad galesa: "Los colonos desembarcaron el 28 pero ya desde el 27 el velero que los trajo estaba fondeado frente a las costas de Madryn".
 
A aquella polémica se suma ahora la suspensión del viaje de Cristina...
 
Scioli no confirmó
 
Aunque estaba invitado Daniel Scioli, el gobernador bonaerense y candidato presidencial del Frente para la Victoria, al acto que se hará en el Club Social y Deportivo de la ciudad, no confirmó hasta ahora su asistencia.
 
Tanto él como Cristina tienen prohibido hacer campaña con los recursos de la gestión oficial, lo mismo corre para Mauricio Macri, y sólo podrán encabezar actos que no contengan elementos que puedan inducir al votante. La ley fijó en 15 días antes de los comicios los límites para evitar la propaganda oficial.

martes, 14 de julio de 2015

Operaron a Timerman de un tumor hepático

El canciller Héctor Timerman fue operado este martes (14/07) por un tumor hepático "que pudo ser resecado exitosamente", según se informó oficialmente. Se encuentra internado en el hospital Austral de la localidad de Pilar.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El cancillerHéctor Timerman fue intervenido quirúrgicamente de un tumor hepático en el hospital Austral de la localidad de Pilar. Según informarmó oficialmente, la operación fue exitosa y no se evidenciaron otras lesiones hepáticas.
 
El procedimiento estuvo a cargo de los doctores Gustavo Podestá y Pedro Ferraina. El funcionario continuará su recuperación en el área de cuidados intensivos del Austral. Y mañana habrá un nuevo parte médico.
 
"En el día de la fecha el Señor Canciller Héctor Timerman fue intervenido quirúrgicamente de un tumor hepático que pudo ser resecado exitosamente por los doctores Gustavo Podestá y Pedro Ferraina. No se observaron evidencias de otras lesiones hepáticas", informó el parte médico.
 
Este comunicado fue elaborado en conjunto por la Dirección Médica del Hospital Universitario Austral y por la médica clínica personal de Timerman, la Dra. Myriam Levi.

martes, 7 de julio de 2015

Internaron a Elisa Carrió

Elisa Carrió, permanece internada desde ayer en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) tras haber sufrido una descompostura que la obligó a atenderse de urgencia.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Elisa Carrió, la precandidata presidencial de la Coalición Cívia, permanece internada desde el lunes 06/07 en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) tras haber sufrido una descompostura que la obligó a atenderse de urgencia.
La diputada nacional se acercó al sanatorio y por recomendación médica quedó internada.
Según explicaron sus voceros, durante todo el día de hoy se realizó chequeos médicos y si todo sale bien, mañana miércoles podría abandonar la clínica.
"No se sentía bien y fue a la guardia. Por prevención, había que hacerle chequeo general. Está ahí pero en buen estado", confió uno de sus voceros.

sábado, 4 de abril de 2015

A una semana de su trasplante de riñón, dieron de alta a Jorge Lanata

A una semana de haberse sometido al primer transplante cruzado del país, el periodista Jorge Lanata recibió el alta médica ya que “cursó una evolución quirúrgica y nefrológica satisfactoria”.


Desde la Fundación Favaloro emitieron un parte médico firmado por los doctores Pablo Raffaele y Cristian Fuster:
En el día de hoy, luego de haber cursado una evolución quirúrgica y nefrológica satisfactoria, han recibido el alta médica los dos receptores del transplante renal con donantes vivos intercambiados realizado el pasado 28 de marzo.
En tanto, Sara Stewart Brown, confirmó -desde su cuenta deTwitter- que Lanata ya había regresado a su casa. A su vez, también fue dado de alta el paciente que recibió el riñón de parte de Sara. 

martes, 31 de marzo de 2015

Nuevo parte médico: la esposa de Lanata ya fue dada de alta

El cuadro posoperatorio del periodista Jorge Lanataevoluciona de manera satisfactoria, a 72 horas de haber sido intervenido para trasplantarle el riñón. Así lo informó el cuerpo médico de la Fundación Favaloro.


La esposa del periodista, Sara Stewart Brown, ya fue dada de alta, según informó la misma a través de su cuenta de Twitter.
Se trata del “trasplante cruzado” de riñón que convirtió al conductor de Periodismo Para Todos en el primer paciente en ser operado bajo esta modalidad en Latinoamérica.
Su esposa le donó a un tercero para que Lanata pueda recibir un riñón con mayor grado de compatibilidad clínica. Según contaron los protagonistas, el proceso significó beneficios para los cuatro.
La intervención, llevada a cabo el sábado a la mañana en la Fundación Favaloro, se desarrolló de manera exitosa. Ahora, mediante un nuevo parte médico, los doctores Pablo Raffaele y Cristian Fuster informaron que “los dos receptores recuperan diariamente función renal con una evolución clínica satisfactoria”.
En ambos casos, como es habitual tras recibir un riñón, los pacientes son sometidos a un proceso de inmunodepresión, lo que implica anular las defensas del cuerpo para que no ataquen al nuevo órgano.



lunes, 30 de marzo de 2015

La salud de Lanata | Los pacientes evolucionan bien y el periodista "ya pidió los diarios"

La Fundación Favaloro emitió un tercer parte médico luego del trasplante cruzado que se le practicara al periodista Jorge Lanata y su esposa, Sara Stewart Brown, para revertir la insuficiencia renal que aquejaba al conductor de Periodismo Para Todos.


"Los cuatro pacientes intervenidos el día sábado 28continúan evolucionando satisfactoriamente y no presentan complicaciones posoperatorias", asegura el comunicado de la fundación firmado por el jefe de la Unidad Renal, Pablo Raffaele, y el director médico, Cristian Fuster.
Por otro lado, Bárbara, la hija mayor de Lanata, publicó en su cuenta de Twitter que su padre pidió los periódicos para informarse y comenzó a comunicarse por teléfono. “Creo que pedir los diarios de ayer y de hoy y hablar por whatsapp son signos de que estaria bien, no?”, escribió.
En su primer parte, la entidad había informado que “el intercambio de los donantes entre los pares donantes-receptor mejoró sensiblemente las posibilidades médicas del transplante en cada receptor, sin modificaciones en los riesgos de los donantes”.

viernes, 27 de marzo de 2015

Lanata se prepara para ser el primer caso de un "trasplante cruzado" en Argentina

Ya está todo listo para que el periodista Jorge Lanata se someta a un “swap”, un proceso de “trasplante cruzado” que necesita hacerse para tratar su insuficiencia renal. Este procedimiento será el primero en el país: su mujer, Sara Stewart Brown, le donará su riñón a un desconocido para que el conductor pueda recibir otro de una pareja que está en la misma situación que él.


Aunque su familia se enfoca en mantener reserva sobre su estado de salud -”no podemos decir nada”, aseguran- fue el propio Lanata quien confirmó en Todo Noticias que está “a un tiempo corto de un trasplante”. No es la primera vez que el conductor de Periodismo para Todos se encamina a la tan esperada operación. Según consignó la revista Noticias, hasta había tenido fecha tentativa de ingreso al quirófano en el extranjero. Pero ahora las cosas cambiaron. “Va a ser acá en Buenos Aires, el primer trasplante compatible de no familiares y de donantes vivos”, contó.
Según la revista, el periodista tiene todo cerrado. Ya están decididos el sanatorio, el médico y la pareja donante, a la que tanto Sara como él desconocen. El proceso de selección fue a partir de mediciones de compatibilidad física. Entonces, ¿cuál es el problema? Que la práctica no está contemplada en la legislación argentina, por tratarse de donantes que no son cosanguíneos
Por eso, la posibilidad de que Lanata se opere antes de volver con Periodismo Para Todos, anunciado para mediados de mayo, dependía de la decisión de un juez. Ya hubo casos donde la Justicia autorizó el trasplante de grupos familiares que no eran cosanguíneos, tal como el caso de Sandra Mihanovich y su ahijada.
“Lo más molesto que te pasa con el trasplante es que después te inmunodeprimen”, esbozó, en su última aparición en TV, días atrás, junto a Diego Leuco. “El cuerpo tiende a rechazar el órgano extraño, entonces lo tienen que engañar. Te quitan las defensas, dejás de tener fiebre, por ejemplo, cuando tenés gripe. Entonces ni siquiera se manifiesta”, explicó.
El conductor le restó dramatismo a los riesgos que implica la operación. “Se hace desde hace 30 años, no es particularmente riesgosa”, contó. Y aclaró: “Pero bueno, siempre hay que ver cómo sale”.
El periodista intentó mantener su rutina sin mayores alteraciones. Asiste a diálisis tres veces por semana, conduce su programa en las mañanas de Radio Mitre –donde alterna la conducción con Leuco– y ahora está concentrado a su vuelta a la pantalla de El Trece, en el período más caliente desde su llegada al Grupo Clarín por tratarse de un año electoral. Según reconocieron en el circulo íntimo del periodista, la intervención se haría efectiva mañana sábado en la Fundación Favaloro.

lunes, 2 de marzo de 2015

Desautorizan al ministro de Salud por el tema aborto

Daniel Gollán había adelantado que se propiciaría un "debate maduro" sobre la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo y hasta adelantó eventuales medidas.. Pero el Jefe de Gabinete desechó que ese tema estuviera en la agenda del Gobierno. Es sabido que la Presidente de la Nación está en contra del aborto.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). No fue el mejor debut el del flamante ministro de Salud, Daniel Gollán. Tal como informó Urgente24, el funcionario, quien asumió el jueves en reemplazo de Juan Manzur, había adelantado este lunes que el Gobierno iba a propiciar un "debate maduro"respecto a la problemática del aborto. Hasta barajó la posibilidad de que imiten medidas adoptadas en Uruguay, donde rige una ley que autoriza la interrupción voluntaria del embarazo.
Pero casi inmediatamente el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desautorizó a Gollán, al advertir que la discusión por el aborto "no está en agenda" del Poder Ejecutivo.
De esta forma se produjo el 1er roce en el nuevo Gabinete, que tomó posesión el pasado 26/02 con el ascenso de Fernández y las incorporaciones de Gollán y Eduardo 'Wado' de Pedro como secretario general de la Presidencia.
"Hay una posición asumida por distintos componentes de nuestras fuerza política. Dentro del peronismo hay distintas formas de pensar y cada uno asume y piensa lo que quiere. Yo lo que le puedo decir como jefe de Gabinete es que no está en la agenda (oficial) tratar ese tema", afirmó Fernández en diálogo con Radio 10. En el despacho publicado por la agencia Télam, Fernández no habla directamente de Gollán.
"No está en la agenda del Gobierno ¡Miré que oportunidad hubiera sido decirlo ayer! es una politica muy de fondo y una discusion que la sociedad argentina viene dando hace mucho tiempo. En nuestro propio grupo hay gente que tiene posiciones en contra, hay muchos y muchas compañeras que tienen posiciones asumidas", dijo Fernández.
Entre quienes se oponen está, a la cabeza, la presidente Cristina Fernández.
Luego de ganar las elecciones en 2007, Cristina Fernández dijo públicamente que "siempre me he definido en contra del aborto" y que no creía que "los que abogan por la despenalización del aborto estén a favor del aborto: eso sería una simplificación". Esa postura fue ratificada nuevamente antes de asumir su segundo mandato en 2011.
No obstante, Collán sostuvo este lunes que  es necesario "un debate serio sin  ponerse en los extremos ideológicos y religiosos", y resaltó que  "hay una ley que hay que cumplirla", en alusión a la de los abortos no punibles.
En definitiva, las palabras de Gollán habrían sonado como un desafío a la postura de la Presidente. Y se sabe que Cristina Fernández es poco (o nada) tolerante a que las disidencias tomen estado público. Y de allí la respuesta del incondicional jefe de Gabinete.
"En el país hay 500 mil abortos por año y es la principal causa de muerte materna. Hay que hacer un debate serio sin ponerse en los extremos ideológicos y religiosos. Desde el punto de vista del sanitarismo uno tiene que hacer algo. Vamos a propiciar un debate maduro con todos los sectores de la sociedad",analizó Gollán en diálogo con radio Nacional Rock.
El ministro dijo que  una de las posibilidades, antes de establecer la legalización plena  del aborto, es implementar un sistema de "consejerías" tal como  ocurre en Uruguay y que sirvieron para desincentivar a las madres a que se practique el aborto.
"Una de las posibilidades es el camino que tuvo Uruguay con la  consejerías aún antes de tener la ley de la legalización del  aborto. En Uruguay tuvo excelentes resultados y el 30% de esas mujeres  que fueron a las consejerías decididas a hacerse un aborto,  decidieron no hacérselo", señaló.
De todas formas, Gollán reclamó cumplir con la ley de abortos  no punibles, y sostuvo que aún en algunas provincias sigue  existiendo la denominada "objeción de conciencia". "Hay una ley, hay que cumplirla. Se está trabajando mucho y  hemos logrado que en muchos hospitales del país se cumpla con esta  norma. En otros siguen existiendo las objeciones de conciencia,  pero ya tenemos un sistema cada vez más aceitado para que, cuando eso  ocurre, podemos resolver el problema en otro hospital de otra  provincia o de esa misma provincia", explicó.
En noviembre de 2014 las posiciones a favor y en contra del aborto llegaron a Diputados. Aunque se convocó a  una reunión de la comisión de Legislación Penal, la iniciativa para despenalización de la interrupción del embarazo no obtuvo dictamen.
Por aquellos días la diputada oficialista Diana Conti reconoció que se trataba de "un tema discutible y controversial en el bloque" del Frente para la Victoria.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.