Mostrando entradas con la etiqueta Rey Felipe VI de Borbón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rey Felipe VI de Borbón. Mostrar todas las entradas

jueves, 19 de junio de 2014

Felipe VI ya es rey de España

Juan Carlos I de Borbón firmó en Madrid, en el Palacio Real, la ley de abdicación, refrendada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tal como ordena el artículo 64 de la Constitución española. El acto fue solemne, sobrio y breve, pero incorporó el "gesto” de quien aún era el monarca: él se dirigió a su hijo Felipe, le abrazó y le cedió su silla dándole así el relevo, pese a que seguía siendo el Rey.


Visiblemente emocionado y con serias dificultades para moverse, el monarca saliente recibió primero el beso de su esposa, la reina Sofía, para abrazarse después con su hijo y cederle el puesto que, hasta entonces, había ocupado.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Un beso entre Juan Carlos I de Borbón y su hijo Felipe, cuando aún era Príncipe de Asturias, rubricó la ceremonia de la abdicación de quien era el monarca, en el Salón de Columnas del Palacio Real, en Madrid. 
 
Tras la lectura de la ley Orgánica, Juan Carlos firmó el texto sobre la misma mesa que sirvió para la entrada de España en la Unión Europea. Visiblemente emocionado y con serias dificultades para moverse, el monarca saliente recibió primero el beso de su esposa, la reina Sofía, para abrazarse después con su hijo y cederle el puesto que, hasta entonces, había ocupado.
 
El himno nacional español puso fin a una sobria ceremonia, muy corta, a la que asistieron 170 personalidades y representantes de las instituciones del Estado. 
 
La nota desenfadada la pusieron las infantas Leonor (princesa de Asturias desde ahora) y Sofía, quienes se levantaron al final de la firma para besar a su abuelo. 
 
La ceremonia había comenzado apenas media hora antes, cuando una compañía de la Guardia Real rindió honores a Juan Carlos a su llegada al Palacio Real para el acto de sanción y promulgación de la ley orgánica de Abdicación de la Corona que permite a su hijo ser proclamado Felipe VI y nuevo Rey de España.
 
El Rey no quiso reiterar las palabras de su padre, Juan de Borbón, conde de Barcelona, heredero de la Corona desde la abdicación de Alfonso XIII en enero de 1941, cuando el 14/05/1977 resignó en su hijo la jefatura de la Familia Real y de la dinastía, obteniendo así Juan Carlos la legitimación histórica que Juan se resistió a transferirle incluso cuando había sido proclamado Rey en noviembre de 1975. 
 
Pero, antes incluso de la publicación de la ley abdicatoria, Juan Carlos reconoció a Felipe a todos los efectos internos, familiares y dinásticos, cediéndole su sitio.
 
Juan Carlos quiso cortar un incipiente debate sobre si él, al mantener el tratamiento de "Majestad", seguía o no manteniendo también la jefatura de la familia y de la “dinastía histórica” del que, según el artículo 57 de la Constitución, era “legítimo heredero”. 
 
Al invitar a Felipe a tomar posesión de la silla desde la que él como Rey ha asistido al acto, todas las dudas se desvancieron: con la abdicación de la Corona, quedan transferidas la preferencia jerárquica en la familia real y en la dinastía a Felipe.
 
Aunque ese gesto carezca de relevancia  jurídica, dispone de un alto simbolismo monárquico. 
 
Antes de ser proclamado por las Cortes Generales, Felipe VI recibió de su padre el fajín de Capitán General, símbolo del jefe supremo de las Fuerzas Armadas. 
 
También pasó a disponer de todos los títulos de la Corona sin ningún tipo de excepción y asumió la facultad dinástica y exclusiva del monarca de conceder a título vitalicio el Toisón de Oro, la máxima distinción de la Corona de España. Corresponde al Rey el otorgamiento de títulos de nobleza que expide el Ministerio de Justicia, cuyo titular refrenda las concesiones del monarca.
 
El acto celebrado en el Palacio Real se ha configurado así como de doble naturaleza: constitucional (la firma de la ley de abdicación) y familiar (el acatamiento simbólico de Juan Carlos a la nueva jefatura de la Familia Real y de la dinastía en la persona de su hijo), que llegará a su proclamación siendo ya Rey de España, una vez publicada, a medianoche hora de España, la ley de abdicación de su padre en el Boletín Oficial del Estado.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.