Mostrando entradas con la etiqueta RAÚL ACOSTA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RAÚL ACOSTA. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de octubre de 2014

"Con el kirchnerismo conseguimos una década drogada"

"El kirchnerismo no ahorró esfuerzos y acusó de todo al socialismo y a su socio de campo, el radicalismo. Sigo sin comprender la otra mejilla que ha puesto el socialismo al diputado Larroque, quien acusó de narcosocialismo a la provincia de Santa Fe y a sus autoridades. En realidad la mejilla es para todo el kirchnerismo. Buenos cristianos los del FPCyS. En el sur la intendente baila para la foto con Sergio Berni y el ministro Randazzo, y no se cansan de inaugurar algo. Lo que sea. Todos sonrientes en la foto. ¿El “Modelo Santa Fe” y el “Modelo K” son estére-compatibles?": durísimo 'el Bigote'.


"(...) La reflexión inevitable refiere a la década, la política, la corrupción estructural, el código de vida narco y la violencia urbana. Alguien paga las campañas que fueron, las que están y las que vienen. Es el dinero narco. Alguien se “descuidó” por diez años. Alguien quiso ver solo en la provincia de Santa Fe lo que se desarrollaba en todo el país. Deberíamos cambiar el título de la nota. Con el kirchnerismo, a la par, conseguimos una década drogada. (...)"
por RAÚL ACOSTA
 
SANTA FE DE LA VERA CRUZ (El Litoral). He dicho que el socialismo, más que el radicalismo, no tenía idea de las relaciones piramidales, de las cadenas de mando, de las jerarquías militares que se especulan en las policías regionales. Sólo jueces de falta y autos mal estacionados. No había otro antecedente, excepto la estudiantina en la que todo policía es un represor. En 2007 el socialismo estaba en la tribuna del partido entre la droga, la corrupción, la policía, el empresariado corrupto y una sociedad permisiva. Algunos aún hoy no saben qué se debe hacer.
 
El FPCyS (Frente Progresista Cívico y Social) le agregó el cambio en la Justicia. El trabajo de Héctor Superti, sin contraprueba o fiscalizaciones de teóricos de enjundia, tardará años en completarse y complementarse. Agrego: se lucha en el Poder Judicial con presupuestos desparejos y una envidia entre réprobos y elegidos que conspira contra la seriedad del proyecto.
 
El FPCyS completa, con su quinquenio, la mitad posterior de una década ganada por el kirchnerismo. El kirchnerismo no ahorró esfuerzos y acusó de todo al socialismo y a su socio de campo, el radicalismo. Sigo sin comprender la otra mejilla que ha puesto el socialismo al diputado Larroque, quien acusó de narcosocialismo a la provincia de Santa Fe y a sus autoridades. En realidad la mejilla es para todo el kirchnerismo. Buenos cristianos los del FPCyS. En el sur la intendente baila para la foto con Sergio Berni y el ministro Randazzo, y no se cansan de inaugurar algo. Lo que sea. Todos sonrientes en la foto. ¿El “Modelo Santa Fe” y el “Modelo K” son estére-compatibles?
 
Los asesinatos en Villa Gobernador Gálvez (120.000 habitantes) dan cuenta de la gravedad del tema sobre las bandas de narcos. La guerra continúa. La droga es el eje.
 
El profesor Juan Tokatlian ha dado una cifra. Por cada dólar que se pone en la plantación de coca el sistema de su producción, distribución y venta convierte al billete en 1.250 al final de la historia. No le dan bola al profesor Tokatlian.
 
Esta semana entrevisté a Sergio Berenstein, autor de un libro en colaboración con Eugenio Burzaco: El poder narco. Me decía: “Lo que pasa con el narcotráfico es que se agudizan cuestiones que ya estaban vigentes antes, que en general uno puede definir como fracaso, fracaso del Estado, fracaso de la sociedad; amplios sectores de la sociedad viviendo en la marginalidad, en la pobreza, sin infraestructura, sin educación suficiente como para conseguir un trabajo. Y entonces en estos intersticios el narcotráfico encuentra el espacio, la demografía, la oportunidad como para instalarse, consolidarse.”.
 
Berenstein profundizaba: “Yo creo que hay mucho que se puede hacer. Obviamente se requieren recursos, voluntad política, mucho esfuerzo, mucha convicción. Pero uno no puede, creo yo, desde el punto de vista de las políticas públicas, resignarse a que esto siga funcionando sin que el imperio de la ley, sin que el estado de derecho trate de tener presencia. Hace falta mirar esto como una cuestión sistémica, es un fenómeno global, regional, hay que mirar las fronteras, hay que controlar las rutas, hay que controlar los puertos. Y por supuesto, también ayudar del otro lado del mostrador a los que están de este lado tan dramático, viviendo en la marginalidad. Hemos tratado de utilizar las estadísticas que ya están comprobadas, que tienen la validez de Naciones Unidas y, tal vez, si quiere hacer un estudio más puntual, encuentre que el problema es más grave de lo que nosotros sugerimos en el libro, que ya es un drama”.
 
La reflexión inevitable refiere a la década, la política, la corrupción estructural, el código de vida narco y la violencia urbana. Alguien paga las campañas que fueron, las que están y las que vienen. Es el dinero narco. Alguien se “descuidó” por diez años. Alguien quiso ver solo en la provincia de Santa Fe lo que se desarrollaba en todo el país. Deberíamos cambiar el título de la nota. Con el kirchnerismo, a la par, conseguimos una década drogada.
 
Algunos creen que el dinero robado está en las Seychelles. Ja. Algo habrá. El futuro enajenado en el pacto con la droga se está llevando un tesoro infinitamente superior. La República Argentina

lunes, 23 de junio de 2014

Ahora, Cristina pide cheque en blanco, ¿contra qué?

Los Kirchner han demostrado un llamativo fracaso en la gestión de la deuda pública externa, pero quieren imponer nuevos acuerdos, que dejarán como herencia, sin consultar a los que vienen. La sociedad argentina no debería ni aceptarlo ni tolerarlo. Al respecto escribió 'el Bigote' Acosta:


(...) A poco de partir, y luego de once años de discrecionalidad política, el gobierno K pide el apoyo, la luz verde, la homogeneidad nacional, la patria contra los buitres. Todo para salvarnos. Seríamos muy ilusos, nuestros representantes serían muy ilusos si no avanzan sobre el verdadero eje de esta escenografía, el verdadero núcleo que esconden. (...)"
por RAÚL ACOSTA
 
SANTA FE DE LA VERA CRUZ (ElLitoral). El gobierno K se encuentra en una encrucijada que compromete a todos. Metieron la pata en el tratamiento de la deuda externa.
 
Debemos renegociar en condiciones desventajosas. Aceptar lo resuelto y acomodar el cuerpo. Ellos, los del gobierno K, quieren negociar por todos. Dicen que el futuro de todos está en juego. Que ellos harán las cosas bien. Que confiemos. No consultan, simplemente informan. La soberbia continúa.
 
Nos piden un cheque blanco siendo lo que son: mentirosos contumaces. Mencionan a la patria como el argumento básico. El cheque esta vez no servirá para endosar el pasado común a los demás y fabricarse un parto diferente. Una historia personal de maravillas. Esta vez el cheque es para endosarnos el futuro como partícipes necesarios de sus yerros.
 
El gobierno K tiene mayoría en las dos cámaras, tanto de Diputados como de Senadores ¿Por qué pide ahora que los escuchen las minorías parlamentarias? Porque saben que con sus votos lograrán lo que deseen, menos representar al país. Para representar al país necesitan la complicidad activa de todos los actores políticos. De todos. No les alcanza con el silencio y la tibieza.
 
El país está comprometido por las acciones de este gobierno K y, si el funcionariado mantiene su soberbia, serán los únicos que decidan sobre el futuro de todos. Se insiste. El gobierno K tiene una fisura, se abrió una hendija. Decidirán sobre todos y pueden, por tanto, ser los únicos responsables de una decisión equivocada. De hecho es lo que aparenta. Necesitan la comparsa.
 
Un mentiroso jurando que si le dan un cheque en blanco lo usará en beneficio de todos. Difícil de creer.
 
El gobierno K nunca consultó con alguien. Decidió amigos y enemigos y no pidió alianzas. En todo caso nunca las pidió con condiciones. Pidió, usó, traicionó alianzas y pactos de modo unilateral, en beneficio de su reconstrucción de la historia y de la realidad. Ahora usa la patria porque no puede insistir con amigo/enemigo ¿De qué modo colocar como enemigo del gobierno K a un fallo judicial en los EE.UU.? Respuesta. Con la patria como bandera. Todos debemos unirnos en la patria contra el juez Griesa. Ni yankis ni marxistas. Peronistas. Es historia abatida. No alcanza. Ya no alcanza. Hay algo más.
 
El gobierno K, mentiroso, esconde la partida. En este fallo se juega la entrada a los próximos 20 años. La entrada de Vaca Muerta, el gas y el petróleo disponibles con el dinero que eso produce. Los mismos que aparentemente nos juzgan, son quienes seguramente quedarán asociados. La energía es el eje de la batalla del siglo XXI. De eso se trata.
 
El juego de provincia y nación. De privado y estatal. De riqueza compartida y dependencia. De secreto y gerenciamiento. Contratos. Plata grande.
 
A poco de partir, y luego de once años de discrecionalidad política, el gobierno K pide el apoyo, la luz verde, la homogeneidad nacional, la patria contra los buitres. Todo para salvarnos. Seríamos muy ilusos, nuestros representantes serían muy ilusos si no avanzan sobre el verdadero eje de esta escenografía, el verdadero núcleo que esconden.
 
Hay antecedentes. Estos, los antecedentes, no son favorables. Otra vez los sagrados intereses de la patria timbeados, el país y su futuro en la apuesta a una persona: Cristina. Que ella siga iluminada y nos salve. Y detrás de ella las explicaciones, la exaltación. Reconstruyeron los años ‘50, los ‘60, la década de la guerrilla, la democracia, nada quedó como se conocía. Ahora avanzan sobre el porvenir. Creen tener derecho al porvenir porque contaron su propio cuento del pasado.
 
Explicar los desastres del país desde 1990 y con Menem plantado en el sitio del Diablo, como si la continuidad jurídica y la historia fuesen fáciles de amputar, tergiversar, bueno: no les alcanzó. Como si se pudiese estar fuera y explicar a la Argentina desde la pureza. Así nos gobiernan. Desde el yo no fui.
 
Pureza para qué. Por qué. El dinero de Vaca Muerta es mucho, realmente mucho más que el de las producciones primarias recotizadas.
 
Se pretende avanzar sobre el patrimonio provincial del subsuelo, sobre regalías, sobre contratos, concesiones, sobre el dinero que vendrá. Se pretende, ellos pretenden las manos libres luego de salvar a la patria del juez Griesa, ubicando la chapucería como el ejercicio del bien. Suponen la heroicidad de los funcionarios victimizados luego de aceptar y formular reglas jurídicas en 2005 y en 2010 que son las que ahora usaron quienes nos juzgaron. Ellos firmaron las condiciones del pagaré.
 
¿Por qué, quien se enriqueció indebidamente con terrenos fiscales comprados a precio vil, con negocios fuera de la ley, asociado/a con proveedores del Estado que entregaron coimas para ser parte del delito ahora tendrá honestidad?No tiene respuesta positiva la pregunta.
 
El gobierno K ha hecho sus últimas demandas desde un palco, desde una tribuna han pedido un cheque en blanco al país, con el aval de todos los actores. No hay chequera en el corazón, no hay chequera. El corazón no tiene chequeras, sólo el dolor de la traición.

domingo, 6 de octubre de 2013

Telenovela K: Cristina, primera actriz, se enfermó

"Cuando la señora comenzó su serie de entrevistas guiadas por TV, sumando el “volver a vivir”, de Paloma Efrom, y la elemental escenografía de las confidencias puso definitivamente en marcha su obra de teatro. Una suerte de improvisación Pirandelliana sobre un eje: el pasado, el presente y el futuro de la señora , ése es el corpus del libreto. Los argentinos somos partes de su vida. Ahora de su enfermedad, obvio", afirma 'el Bigote' Acosta.


"Que se entienda, no hay un país donde la señora entra, como una actora más de una historia común. Hay una señora y el país es un envidiable componente de su esencia. Ella es el eje. Es el Estado, es el relato, el drama y sus consecuencias. Heredera directa de los Luises."
por RAÚL ACOSTA
 
SANTA FE DE LA VERA CRUZ (El Litoral). Tenemos un problema, la señora Presidente se enfermó La señora Presidente nos contaba la vida por TV. Agustín Alezzo, Alberto Ure, Carlos Gandolfo, Heddy Crilla, Alejandra Boero, busque el profesor que quiera. Todos dirán algo semejante. El actor debe creer el texto que representa. Ella creía en el libreto y/o relato. Enfermó como dijese Niní Marshall. Un redepente.
 
Nos quedamos, por ahora, sin algunos capítulos de su vida, que es la vida más interesante que se pueda imaginar.La señora Cristina (escriba @CFKArgentina para mensajes en tuits) interpreta fenomenalmente su texto. Es la condición básica; quien no cree no convence. Esa es la base de un método actoral que todos han usado, usan y usarán. Ojalá mejore pronto y viva cien años más. Tiene tanto para contar. Nosotros también . Hoy el país es un susto y una especulación. También un ruego. Dios, hacé que se componga, así se hace cargo de lo que hizo.
 
Los textos dramáticos tienen un pacto con el espectador. Todos entran a una sala de teatro sabiendo que se verá allí una ficción de la vida, que la vida pasa fuera, pero que eso, lo que allí se verá, tiene un valioso mensaje. El que entra a una sala de teatro, pagando su entrada, penetra en un mundo donde las fantasías son realidades y donde se sabe: la vida aprenderá e imitará. Una vez más se insiste que la vida imita al arte.
 
La palabra vence a la acción. El relato sube su categoría y se convierte en relato mágico, en forma de vida. Se corporiza y cuando un relato se corporiza entran todos los fantasmas a manejar los hilos del cuento, vuelan los chanchos, las garúas no mojan y los Montoneros fueron/son héroes de una sociedad que nunca los entendió. Los muertos pasan a ser buenos y malos, alternativamente y hay asesinatos bendecidos por Dios. Boris Vian en “La espuma de los días” decía: su muerte fue por un nenúfar en el pulmón. Já. De las canillas del lavatorio del baño salían lombrices. Cambia la vida y Ferrer, Horacio Ferrer, pasa a ser importante: las naranjas del frutero de la esquina le tiran azahares.
 
Cuando la señora comenzó su serie de entrevistas guiadas por TV, sumando el “volver a vivir”,  de Paloma Efrom, y la elemental escenografía de las confidencias puso definitivamente en marcha su obra de teatro. Una suerte de improvisación Pirandelliana sobre un eje: el pasado, el presente y el futuro de la señora , ése es el corpus del libreto. Los argentinos somos partes de su vida. Ahora de su enfermedad, obvio.
 
Que se entienda, no hay un país donde la señora entra, como una actora más de una historia común. Hay una señora y el país es un envidiable componente de su esencia. Ella es el eje. Es el Estado, es el relato, el drama y sus consecuencias. Heredera directa de los Luises.
 
Las delicias del relato se suceden. La señora gorda si venía el comunismo se iba a su estancia, viejo chiste. Ella dice que no hay cepo cambiario porque en la 5ta. Avenida encontró argentinos comprando, nuevo chiste. Ah, en Rusia también (¿?)
La técnica, bien mirada, es perfecta. Ya no hay modo de entender si es Lanata o Cristina quienes nos relata la vida, pero la vida es un relato que nos llega por la caja boba. La deformación es muy grande, deberíamos advertirla. No hay inflación, hay informe sobre la inflación y Lázaro Báez es un actor que hace de malo y los testaferros de sus  ennegrecidos blanqueos actores de reparto que entran y salen ¿A qué libretista se le ocurrió que el dinero se pesa y su recipiente son valijas? Martín Fierro, Pulitzer y premios MTV. Todo junto.
 
Su enfermedad nutre al libreto de un capítulo con un dramatismo especial. No perderá las elecciones. Pocos o muchos votos, ya no son los suyos. Los suyos quedaron allá, con la  cifra de la historia: 54 por ciento. No tienen los enemigos destituyentes de que preocuparse.  Ella elige todos los caminos, aún el de la retirada. Ella es todas las posibilidades en una. Es Madame Bovary, Juana de Arco, la dama de las camelia. Evita. La señora puede elegir  Adelanto el final de la saga. La Señora quedará fuera de los fracasos, nunca fracasó. La vieja y querida sinarquía internacional rediviva no la derrotará. Reversionada, aparece la paranoia como forma de capacitación y relato. Todo, aún la muerte de su esposo, es parte de su tragedia, que es la verdadera tragedia nacional. Cristina es el eje, la libertad, el gorro frigio, el total. Y la narración, el texto, los meta y subtextos los laberintos donde nos perdemos, bifurcamos, morimos.
 
La reflexión viene con susto. Éste es el país que somos. Manda Boudou (bueno, es un decir) No hay más realidades sino infinitas miradas sobre un relato de fantasía. Una mujer muy fuerte que enfermó. Que Argentina asista en este 2013 a la dramatización de sus excrecencias en dos programas dominicales no pone solamente a Lanata compitiendo contra la Patria. Nos pone a merced de un relato.
 
Vivimos un simulacro, el libreto es lo único real y la vida una telenovela compartida.

sábado, 11 de mayo de 2013

“El modelo no existe, mi amor"

Nos hicieron creer que había un modelo cuando los Kirchner, en verdad, sólo gobernaban para el diario del día siguiente (en aquel tiempo, Clarín). Un montón de medidas coyunturales, casi cotidianas, fueron convertidas, por el marketing oficial en "el modelo". El desengaño es terrible, y bien merecido se lo tienen muchos (casi todos, constructores de la gran popularidad de los años 2005 a 2007, la de 2011 no tiene relevancia. Fue el resultado del féretro, nada más). Acerca del "modelo", impecable 'costurita' del 'Bigote' Acosta:



"En el crecimiento de la segunda mitad del siglo XX fuimos dependientes y el embargo tecnológico nos dejaba subyugados. En el siglo XXI nos abandonaron por imprevisibles, inservibles a un esquema mundial, inadaptados ¿A qué esquema planetario de utilidades, de dar y recibir somos útiles? Ni cantidad ni calidad. Estamos orgullosos de no servir para nada."

por RAÚL ACOSTA
 
ROSARIO (La Capital). El tema musical de Pichi De Benedictis es la negación de una proposición negativa. “La censura no existe, mi amor”. Fue de las mejores para contar que no se podía contar que nos pasaba en América Latina sobre 1970/80. El juego del poema es que la canción terminaba en melodía sin cantor. La censura existía, señoras y señores. Degollaba verso por verso, palabra por palabra, idea por idea.
 
La duda real es, en Argentina, saber si se está desarrollando un modelo político, social. Un modelo. La previsibilidad, el conocimiento previo define al modelo. La noción de modelo, trabajar para el modelo, respetar el modelo, consustanciarse con el modelo lleva una trampa: ¿Existe el modelo? Vamos al mundo Google.
 
Un modelo es una representación de un objeto, sistema o idea. El propósito de los modelos es ayudarnos a explicar, entender o mejorar un sistema. Un requerimiento básico para cualquier modelo, es que debe describir al sistema con suficiente detalle para hacer predicciones válidas sobre el comportamiento del sistema. No sucede. En el sistema de gobierno de Argentina no sucede.
 
La noción de modelo puede ser entendida como una narración completamente subjetiva. Lo que es establecido como modelo de algo puede ser descripto como una construcción histórica y determinada que puede variar con el paso del tiempo, el espacio o de los actores que la construyen.
 
El modelo es todo aquello que una sociedad o un conjunto de personas entienden como el representante más claro, más evidente y de mejor tipo de algo. Preguntémonos, lo más profundamente posible, si el modelo existe. Si vivimos dentrro de un modelo. Parodiemos al músico y poeta.
 
“El modelo no existe, mi amor”. El ejercicio ciudadano de esperar el domingo para que Jorge Lanata nos cuente lo que ningún juez sabe, ningún fiscal denunció, ningún político investigó es real. Depender de un periodista es depender de un hilo, de una muleta, de una trampa, de nuestra cobardía social como orgullosa bandera del fracaso social. Humanamente es estar enfermo y esperar que el vecino nos cuente cómo es nuestra enfermedad. El estado es fallido.
 
“El modelo no existe, mi”. Alejados del mundo tenemos un carnet de identidad. No somos un país, somos una región que vende un grano. La venta de soja a China y el eje Venezuela/Irán es nuestro documento. Latinoamérica se muestra al mundo con otro retrato. Mientras México habla con Brasil y el Pacífico (Colombia, Chile, Ecuador y Perú) trata de agruparse y comerciar nosotros le avisamos de facto a los foros del mundo que tenemos dos amigos: Venezuela e Irán.
 
“El modelo no existe”. La consigna y la compulsión es comernos los recursos naturales (pradera triguera, hoy rendida ante la soja, la pampa húmeda se desterrona y agoniza) Dejamos que el agua fluya y se la lleven, los glaciares se deshielen y desde el socavón saquen las tripas hacia cualquier afuera. Hacia fuera. Para siempre. Hasta que se termine. Sin plan, sin remplazo, sin protección, sin mañana. Somos un territorio del manoteo.
 
“El modelo no”. La pasividad de la ruptura de los tres poderes, el fin de la justicia como se la concebía aquí y aún se la concibe en todos los foros del mundo, nos dio resultados: vamos a caernos del mundo y de la civilización donde crecimos, el sistema de sociedad que teníamos. El desamparo es solo nuestro, para afuera somos un agujerito sin seguridad ni grandeza. Un lejano oeste del siglo XIX, replicado en un sur minúsculo y elemental, de película de ciencia ficción clase C.
 
“El modelo”. La muerte de la educación pública, del magisterio, de la educación sistémica. El maestro denigrado a trabajador. La muerte de la civilización de la palabra. El fin del conocimiento. Aquello que tarda tres generaciones en crecer, el conocimiento, lo vendimos, lo tiramos, lo regalamos. Hoy la educación pública argentina no es barata, ni buena, ni edificada hacia un mañana de algo. De nada. No hay en las luchas estudiantiles ninguna reivindicación del conocimiento. Perdimos la batalla cultural. Los sitios del conocimiento replican mutantes con un mínimo programa referencial. El conocimiento sigue dando libertad y posibilidades. No tenemos conocimiento.
 
“El”. La sociedad política se define por su pasado. Argentina es la suma de las tres décadas de sociedad del voto como simulación, no supimos votar república, futuro, votamos venganzas y fiestas. Alfonsín, Menem, la orfandad del fin de siglo y Kirchner. Una sociedad que votó firmemente a Menem y Kirchner define cuáles son sus paredes, cual el castillo donde vive. La insólita mayoría de Alfonsín, de Menem y de Kirchner, la misma, define un protohombre de diván sicoanalítico. Egoísta, inhóspito, analfabeto social. Orgullosamente equivocado. Exorcicémonos. Habemus Papa, Messi, Maradona, Máxima. Já.
 
Corrección. “El modelo sí existe y es la crueldad”. No hubo, no hay, no habrá amor. Ya no se enseña. La sociedad virtuosa no es el modelo. La mentira concreta de las series y series de estadísticas falsas comportan un final: una sociedad que no sabe cuánto cuesta vivir no sabe qué es vivir; finalmente no vive y en el engaño vamos detrás del encantador de Hammelin. De cualquier encantador. En el crecimiento de la segunda mitad del siglo XX fuimos dependientes y el embargo tecnológico nos dejaba subyugados. En el siglo XXI nos abandonaron por imprevisibles, inservibles a un esquema mundial, inadaptados ¿A qué esquema planetario de utilidades, de dar y recibir somos útiles? Ni cantidad ni calidad. Estamos orgullosos de no servir para nada. Ni calles limpias, ni ceniceros, ni colas respetadas, ni declaraciones juradas, ni castigos, ni cárcel, ni ejemplos, ni obra pública, ni discurso sincero, ni debate, ni palabra, ni ayer, ni hoy, ni mañana. Nada. Ni telarañas que teje el yuyal.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.