Mostrando entradas con la etiqueta Paro Nacional. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Paro Nacional. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de septiembre de 2016

Es oficial: la CGT va al paro nacional por 24 horas

Lo confirmó Juan Carlos Schmid antes de ingresar a la reunión del Comité Central Confederal. Tras el encuentro, Héctor Daer confirmó lo que ya se había anticipado: aún no hay fecha para la medida de fuerza.


"Está decidido un paro de 24 horas", informó el dirigente Juan Carlos Schmid antes de entrar a la reunión del Comité Central Confederal que se llevó a cabo desde este viernes en Azopardo 802. A la salida del encuentro, su par Héctor Daer confirmó que la medida de fuerza se llevaría a cabo pero "aún no hay fecha".

Daer afirmó: "El paro es un instrumento que tendrá que ver y analizarse cuando llevemos adelante la discusión. Ahora hay un trascendido periodístico de que puede haber una instancia de diálogo con el presidente pero nosotros no sabemos nada".

En tal sentido, enfatizó: "Priorizamos el diálogo. Vamos a definir la fecha del paro. Me tengo que atener a los hechos y acontecimientos".

Antes del encuentro, Schmid informó: "El jueves nos recibe el ministro Prat Gay y a posterior seguramente habrá un encuentro con el Ejecutivo". Aunque recordó: "Desde abril que convocamos a la protesta. Tenemos reclamos que abarcan la caída del empleo y el poder adquisitivo, el tema de los jubilados, Ganancias... Le dieron respuesta con celeridad a otros sectores y nos preocupa que la economía no arranque".
En ese marco, el jefe del Gabinete, Marcos Peña, señaló el jueves por la tarde que "el gobierno seguirá apostando al diálogo y a poder trabajar con los sectores sindicales en desarrollar un camino sustentable en materia fiscal para ir aliviando la carga impositiva" en referencia al reclamo gremial por la baja del mínimo no imponible.
Consultado si Macri recibiría a la CGT, Peña respondió: "No creo que haya ningún problema. En cualquier caso ya nos hemos reunido con la nueva cúpula no. Es algo que no le vemos ningún problema", añadió.
En conferencia de prensa, Peña dijo que "este año hubo una transferencia de 50 mil millones de pesos de devolución por decirlo de alguna forma de gente que hubiese pagado ese monto y no lo pagó, con lo que fue la reforma mas fuerte en muchísimos años".
En tanto, el dirigente bancario Sergio Palazzo dijo que "tiene que haber un paro nacional en octubre" e insistió con que la conducción sabe que tiene que haber un paro en octubre".
Palazzo justificó la posible adopción de una medida de fuerza por la CGT en que "el gobierno no respetó las demandas de los trabajadores por la reapertura de las paritarias, la derogación del impuesto a las ganancias, por el freno a los despidos y la reactivación de la industria nacional", en otras reclamos.

miércoles, 27 de abril de 2016

Moyano ratificó la movilización de este viernes y no descarta un paro nacional en mayo

El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, ratificó la movilización de este viernes por el día del Trabajador y no descartó un paro nacional en mayo, en consonancia con lo que dijo su hijo, el líder de los Camioneros, Pablo Moyano. 


Nota Relacionada: CGT reunificada: sus dirigentes presentarán un documento conjunto con reclamos a Macri
"No descartamos un paro", afirmó Moyano a la salida de la reunión con las demás centrales consultado sobre la posibilidad de un paro nacional.

"Yo estoy cerca de los trabajadores, más allá del gobierno. Prefiero andar bien con los trabajadores que con el gobierno",
 agregó y luego se refirió a la posibilidad de que la ley anti despidos sea vetada: "Lo analizaremos en su momento pero va a generar mucha bronca".
Por otro lado, el líder de la CGT Alsina, Antonio Caló, dijo que en su sectorhay "3500 despidos y 12000 suspendidos" y que hay "malestar" con el gobierno. 

Por último, también opinó sobre la posibilidad de que ley antidespidos sea vetada. "Decir hoy algo de eso es futurología. Tenemos que tener paciencia, veremos lo que hacemos. Que no veten la ley de emergencia ocupacional, eso sería una muestra", concluyó. 

Antes, Moyano informó que la movilización del próximo viernes "es de protesta por falta de respuesta del gobierno", aunque aclaró que "no" se tratará de un "cese de actividades".

"La movilizacion del viernes es de protesta por la falta de respuesta del gobierno; no hemos sido escuchados hasta ahora y eso nos preocupa", lanzó Moyano, al ingresar a la reunión con el resto de los referentes sindicales en la sede de UPCN de Moreno 1332, en esta ciudad.
Las cinco centrales sindicales que incluyen a la CTA-Autónoma de Pablo Micheli y la CTA de los Argentinos de Hugo Yasky coinciden en una agenda común de reclamos en contra del despido de trabajadores, la modificación de las escalas de ganancias, el 82 por ciento para jubilados entre otros reclamos.

jueves, 7 de abril de 2016

ATE convocó a un nuevo paro nacional para el 19 de abril

Así lo anunció el secretario gremial de ATE, Mario Muñoz, quien indicó que el paro "será con movilización", aunque "todavía no está definido" el lugar de la concentración ni "cómo" se realizará.


La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) convocó a un paro nacional para el próximo 19 de abril por los despidos en el sector público, y anunció que el día anterior se instalará frente al Congreso una carpa con jubilados que reclamarán por la puesta en marcha del 82 por ciento móvil y contra la reducción de los medicamentos gratuitos hecha por el PAMI.

Así lo anunció el secretario gremial de ATE, Mario Muñoz, al participar en una conferencia de prensa en la puerta del ministerio de Economía, e indicó que el paro "será con movilización", aunque "todavía no está definido" el lugar de la concentración ni "cómo" se realizará. 


La medida de fuerza se definió luego de que el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, anunciara en los últimos días que el gobierno nacional decidió "no renovar 10.921 contratos" de la administración pública, y reconoció el ingreso de "algunos familiares" de funcionarios a "las plantas de gabinete".

En un informe que presentó el pasado martes a un grupo de medios, el ministro indicó que "el 90 por ciento" de los contratos no renovados fueron "iniciados en los últimos tres años" del gobierno de Cristina Fernández, y aseguró que "hay un Estado desquiciado".


En ese sentido, detalló que de los 10.921 desvinculados "7.311 corresponden a los 64.039 contratos que se vencieron en diciembre de 2015", mientras que "los 3.610 contratos restantes corresponden a los famosos contratos con las universidades, que sumaban un total de 13.467 contratos".

Por su parte, el dirigente gremial Muñoz adelantó que el próximo 18 de abril van a "instalar una carpa en el Congreso, volviendo a poner en el tapete el tema del 82 por ciento móvil para todos los jubilados y en contra del recorte (de la cobertura) a los remedios" por parte del PAMI.


"Hoy nos hemos despertado con la noticia que a nuestros jubilados le van a recortar los remedios, que ya no van a ser gratis, y así se siguen sucediendo cosas", expresó el sindicalista ante unos 200 trabajadores que se encontraban en la puerta principal del Palacio de Hacienda.

En tanto, el delegado general de ATE en el Ministerio de Economía, Pablo Almeyda, llamó a "frenar el ajuste", al que consideró como "un intento de disciplinamiento a la clase trabajadora".

Almeyda reclamó la "apertura de una mesa de diálogo" de parte de las autoridades de la cartera económica y señaló que de los 150 despedidos originalmente lograron "reincorporar 30 compañeros", y retrucó: "No vamos a negociar a los compañeros y la lucha seguirá hasta la reincorporación de todos".

miércoles, 1 de abril de 2015

Con la mira en el día después de las elecciones

Roberto Fernández, el jefe de los colectiveros, es un viejo burócrata sindical que a veces tiene problemas para expresar lo que quiere decir. Los colectiveros dependen de los millonarios subsidios que el Gobierno les transfiere a las empresas. Son, de alguna manera, empleados estatales. Quizá por eso Fernández prefirió protegerse en la CGT oficialista, aunque de vez en cuando le dio una mano a Hugo Moyano. En la última huelga general convocada por Moyano, Fernández lo traicionó un día antes. No se plegó al paro y el paro fracasó. Ayer cambió y dio un giro de vértigo. La masiva huelga de la víspera fue convocada por los gremios del transporte que tuvieron a Fernández como su organizador y exiguo vocero.


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION

Fue algo más que una adhesión; ellos fueron los que impulsaron todo.
Un protagonista inesperado apareció en medio de la carrera electoral por la presidencia. Los sindicatos habían guardado silencio desde aquella huelga frustrada de Moyano, pero ayer recobraron un lugar de primer orden en la política. Fue un ensayo de reunificación del gremialismo, que sucederá seguramente antes de fin de año. De la huelga participaron no sólo los gremios del transporte; también la CGT rebelde de Moyano, la escasa de Luis Barrionuevo, la CTA opositora de Pablo Micheli y varios gremios que militaban en la CGT oficialista. El gesto más notable fue el de la CGT oficialista del metalúrgico Antonio Caló: declaró la libertad de conciencia de sus afiliados para que adhieran o no al paro. Fue una manera elíptica de convocar a la huelga.
Como se ve, sindicatos opositores y oficialistas están a sólo centímetros de la reconciliación. Tal vez el obstáculo más importante que tiene ese reencuentro es resolver qué harán con los líderes que encabezaron la división, Moyano y Caló. Dónde colocarán a uno y dónde, al otro. La larga recesión de la economía argentina y la imparable presión impositiva dejaron sin argumentos a los oficialistas. Su riesgo no es perder un debate político con los caudillos de los sindicatos opositores, sino perder sus propios gremios a manos de la izquierda que les muerde los talones. Ese riesgo lo tienen todos los sindicatos ortodoxos, estén en la vereda que estén.
Los sindicatos se preparan también no para las elecciones (en las que no pueden influir de manera decisiva), sino para el día después. Sea quien fuere el próximo presidente argentino, desde el neoperonista Daniel Scioli al antiperonista Mauricio Macri, pasando por el peronista transversal Sergio Massa, cualquiera de ellos merecerá un mensaje de poder por parte de los sindicatos. Y no hay mejor mensaje para decir eso que mostrar un bloque sólido y unificado.
Los sindicatos tradicionales argentinos han luchado siempre para mantener la unificación de la personaría gremial. No quieren dos CGT. De hecho, a la CTA no le permitieron nunca tener esa personería. Néstor Kirchner tuvo que desdecirse de una promesa electoral de reconocimiento formal que le había hecho a la CTA porque Moyano lo presionó: o él o la CTA. Otra cosa es lo que ellos hacen en los hechos. Ahora hay todavía dos CGT, pero es una decisión de la corporación sindical, no de los afiliados. Tampoco esa división cuenta con el respaldo de la ley. Es una pelea de amigos, que siempre puede resolverse entre amigos.
Se agota, además, el ciclo rupturista que significó la administración de Cristina Kirchner. Lo que vendrá será necesariamente más frágil que lo que se va. No podrá repetirse la experiencia de una presidenta peronista que mantuvo y agravó el impuesto más reaccionario que existe, el de las ganancias, que incluye a trabajadores y a jubilados. Ni un ministro de Economía con formación marxista que le parece bien vaciarles el bolsillo a los trabajadores. El impuesto a las ganancias ("el impuesto al trabajo", como lo llama Moyano) fue el principal motivo de la huelga de ayer. Los sindicatos están por abrir el período de paritarias (algunos ya lo abrieron) y el mínimo no imponible es muy obsoleto. El tope de 15.000 pesos, que es el que rige para la mayoría de los trabajadores, se fijó hace un año y medio. Hay un 40 por ciento acumulado de inflación que el Gobierno no reconoce.
La administración nacional se quedará con el 35 por ciento de los aumentos que se consigan en muchísimos casos. La situación de cada sindicato es distinta. Algunos (como los bancarios o los camioneros) tienen a casi el 80 por ciento de sus afiliados comprendidos por ese impuesto. Otros tienen porcentajes de afiliados muy menores.
El Gobierno, a su vez, no tiene mucho margen para subir el mínimo no imponible, porque la actividad económica no se recupera. En tanto está impedido de una mayor recaudación genuina por la recesión, necesita mantener la presión sobre los que todavía trabajan o sobre las actividades que no cayeron. El conflicto se agrava cuando los que gobiernan no reconocen ni la inflación ni la recesión. No se trata de discutir sobre el problema, porque para ellos el problema no existe. Sólo falta que el cristinismo declare por decreto la inexistencia de los problemas.
En una vieja cadena nacional, la Presidenta dijo que necesita el dinero de ese impuesto para financiar los planes sociales. ¿Y el dinero que se va en Fútbol para Todos, en Aerolíneas Argentinas o en los subsidios para el consumo de servicios públicos en la Capital y el conurbano bonaerense? ¿De qué planes sociales está hablando? ¿Acaso de los que se distribuyen sin reglas, requisitos ni contraprestaciones? ¿Es ésa una manera de resolver el conflicto social, de promover la vocación por el trabajo? Seguramente, no. Como una burguesa que es, la Presidenta confunde a menudo la revolución con obras de caridad.
Una parte no menor de la sociedad la sigue por esa senda de cierta frivolidad. El mes de enero fue generoso en gastos de turismo, como lo publicitó incansablemente el Gobierno. En ese mismo mes, cayó un 30% la venta de autos. En enero y febrero, la actividad industrial se desplomó un 5%, según una evaluación de FIEL.
Cristina Kirchner acaba de anunciar un nuevo plan para comprar electrodomésticos en cuotas. Pero las dos grandes empresas eléctricas están definitivamente quebradas. Hubo barrios de la Capital y el conurbano que en el verano (y también en el otoño) no tuvieron electricidad hasta durante 15 días. ¿De qué servirían los electrodomésticos si no hay electricidad buena y segura? La experiencia cristinista pasará a la historia como un manual perfecto del populismo. Sin embargo, un sector social importante está cada vez más pendiente del corto plazo. Los gremios miran, aunque fuere impulsados por el interés y la mezquindad, plazos más largos que la próxima cuota del lavarropas.

COSTOS MILLONARIOS

El impacto económico de la jornada de paro nacional
Industrias manufactureras
Fue el rubro que más pérdidas representó para la economía, con 506 millones de dólares. La huelga afectó al 56% de la producción industrial. Pero con el 68%, la construcción sufrió un impacto mayor
1426 millones de dólares
Es el costo sumando todos los sectores afectados, estimó el Centro de Estudios Económicos de OJF &Asociados
42% del producto
Es lo que representa el costo de la huelga sobre la base del valor producido diario

martes, 31 de marzo de 2015

CFK ninguneó el paro nacional y desafió a los sindicalistas: "Me siento con espaldas para bancarlo"

Este martes 31/03 en cadena nacional, la Presidenta Cristina Fernández criticó el paro de hoy en un acto en La Matanza: "A mí me duele mucho más cuando los que vienen del palo se olvidan de los que están afuera del trabajo o todavía no ganan lo suficiente y hacen un paro porque tienen que dar un poquito de su sueldo para otros compañeros para hacer redes de agua potable", dijo.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-En cadena nacional este martes 31/03, la Presidenta criticó el paro en un acto en La Matanza: "A mí me duele mucho más cuando los que vienen del palo se olvidan de los que están afuera del trabajo o todavía no ganan lo suficiente y hacen un paro porque tienen que dar un poquito de su sueldo para otros compañeros para hacer redes de agua potable", dijo.
Y agregó: "Como decía Evita, le tengo más miedo al frío de los corazones de los compañeros que se olvidan de dónde vinieron que al de los oligarcas". "Hoy el pueblo de La Matanza no está de paro y se volcó a la calle", continuó. Y siguió: "Si hubiera habido trenes y subte, si no hubiera habido huelga de transporte, no hubiera habido paro general, lo sabemos todos. Hubieran ido todos a trabajar, incluso los que aportan ese 10 por ciento solidariamente".
Contra los sindicalistas
Luego fue dura con la dirigencia sindical. "Estamos nacionalizando los ferrocarriles y tenemos una dirigencia sindical que convoca al paro", dijo. Y agregó: "Por favor, no confundir a los trabajadores con algunos drigentes sindicales". Entonces, habló de “un dirigente”, en alusión a Luis Barrionuevo, "emblema de los 90, que se refería a nuestro Ministro de Economía como 'rusito', por ser judío". Comentó entonces: "Mirá vos. Estoy esperando a ver si alguien de la comunidad le hace una denuncia". "Que los trabajadores mejores pagos no les permitan a los otros ir a trabajar no me da orgullo. Siento mucha vergüenza como argentina. Estamos perjudicando a muchos argentinos", djio luego. Y fue dura: "En el fondo, no se trata de reivindicaciones obreras, se trata de oposición.
Todo el mundo tiene derecho a ser oposición. Pero venir a presionar a un gobierno... Quienes se sientan representantes de la voluntad popular tienen que presentarse a elecciones". La pelea electoral "Yo no quiero que el día de mañana, cuando no esté en el gobierno... Estoy segura que no va a suceder porque vamos a seguir siendo gobierno... No quiero ver a ningún trabajador, ningún dirigente sindical tener que convocar a un paro porque le bajaron los salarios, porque esto pasó en la Argentina". Luego afirmó, sobre el paro: "Me siento con espaldas para bancarlo".

"No vimos caravanas de gente yendo a trabajar: Se paró por el malestar manifiesto con el Gobierno"

Referentes de las CGT opositoras, la CTA no oficialista y la Confederación Argentina del Transporte (CAT) hicieron una evaluación del paro nacional de 24 horas que se desarrolla este martes. Moyano no descartó adherir a un paro de 36 horas.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Referentes de las CGT opositoras, la CTA no oficialista y la Confederación Argentina del Transporte (CAT) hicieron una evaluación del paro nacional de 24 horas que se desarrolla este martes.
Para Hugo Moyano, de la CGT Azopardo, "el paro fue contundente" al mismo tiempo que prefirió no hablar de "porcentajes" de acatamiento.
"Hay una diferencia entre acatamiento y adhesión. Acatamiento viene de los gremios que organizan la medida de fuerza", explicó. "Y adhesión es el trabajador que paró, cuya organización no acató el paro", se explayó.
"Podemos decir con satisfacción que hemos interpretado la voluntad de la gente. Muchos adhirieron a nuestra convocatoria", dijo el camionero.
En tanto, respecto al efecto de la medida de fuerza, esencialmente una protesta por el impuesto a las Ganancias, Moyano dijo que "esperamos con humildad que esta medida sea interpretada por quienes deben dar una respuesta a este reclamo".
"No importa a quién se la den, no importa a qué dirigente. La respuestas son para los trabajadores", manifestó Moyano.
Consultado sobre si se podría realizar un paro de 36 horas, como lo advirtió el gastronómico Luis Barrionuevo, Moyano no lo descartó. Dijo que lo tenían que decidir las centrales aliadas, y en ese caso la CGT Azopardo "está más para el lado del sí, que de no".
Por su parte, Juan Carlos Schmid, aliado de Moyano y titular de la CAT, dijo que el paro fue convocado por el sector del transporte pero que recibió la "generosa adhesión" de las centrales obreras, que son las que convocan a un paro general.
Schmid criticó la política económica del Gobierno al asegurar "que este modelo brilla pero no alumbra, porque cada vez tenemos más pobres".
"Hay algo que no se puede cuantificar: cuántos adhirieron (al paro) y cuántos no", dijo Schmid, a lo que agregó: "No vi caravanas de gente yendo a trabajar: Se paró por el malestar manifiesto con este Gobierno".
A su turno, Pablo Micheli -de la CTA opositora- calificó el paro como "una jornada histórica" que da cuenta de que "no estamos de acuerdo con este modelo que toma a los trabajadores como variable de ajuste".
Coincidió con Moyano en no hablar de "porcentajes" de acatamiento a la medida de fuerza pero que su resultado "está a la vista". "Si uno ve las imágenes, está más desierto que un domingo", graficó.
"La gente para porque está cansada de que le metan la mano en el bolsillo. Nuestro salario está triturado por la inflación y por los impuestos", dijo y calificó el impuesto a las Ganancias sobre el salario como "ilegal".
En tanto, Luis Barrionuevo, líder de los gastronómicos y de la CGT Azul y Blanca, mencionó que este paro fue el 3ero contra el Gobierno por parte "del conjunto del movimiento obrero".
Barrionuevo recordó que "hemos organizado 2 o 3 marchas" pero que "el Gobierno no acusó recibo de las mismas".
"Vamos a seguir el plan de lucha, si no tenemos respuestas", advirtió el dirigente.

31-M: La contundencia del paro general, en imágenes

Sin colectivos, trenes, subtes ni aviones; con bancos cerrados y hospitales que sólo atienden por guardia. Sin recolección de residuos ni estaciones de servicios. La contundencia del paro general de este martes (31/03), en imágenes.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) En protesta contra la aplicación del impuesto a las Ganancias sobre el salario de más de 1 millón de trabajadores, decenas de gremios y centrales obreras opositoras realizan este martes (31/03) un paro que comenzó como reclamo de los sindicatos del transporte y devino en 1er. paro nacional del electoral año 2015.
La medida de fuerza impacta fuerte en los servicios, en especial del transporte, la actividad financiera y el expendio de combustibles, entre otros. Y se siente con fuerza en las calles. La medida, que en principio había sido anunciada por los gremios del transporte, se extendió a otros sectores con poder paralizante: camioneros, bancos, estaciones de servicio y judiciales, entre otros.
El epicentro de la huelga es el transporte: el paro es total en colectivos, trenes, subtes, Premetro y aviones. El único medio habilitado para que las personas se trasladen son los taxis. El sindicato de peones, que comanda Omar Viviani, no se sumó a la medida. Sin embargo, los autos disponibles están repletos y es muy difícil conseguir un lugar para transportarse.
Además, los conductores de taxis también podrían sentir las consecuencias de la medida de fuerza. Sucede que las mayorías de estaciones de servicio están paralizadas y el combustible es uno de los insumos vitales para su trabajo.
El reclamo se ve potenciado por la adhesión de la CGT Azopardo, de Hugo Moyano ; la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo; la CTA disidente, de Pablo Micheli; bancarios; los docentes de Udocba y la Federación de Educadores Bonaerenses; Asociación de Trabajadores del Estado (ATE); maquinistas y señaladores ferroviarios.
El apoyo de Camioneros provoca que tampoco haya reparto de mercaderías, recolección de residuos ni transporte de caudales. Esto podría generar algún faltante en los cajeros automáticos. Además los bancos van a estar cerrados durante todo el día.
Vea la contundencia del paro en Fotos, en 'Imágenes Destacadas'.












Ella y Axel K desafían el paro total: "La vida por Ganancias"

El cuarto paro nacional contra la gestión de Cristina llega en año electoral a pocos meses de las elecciones donde se terminará el ciclo kirchnerista. El principal motivo de los gremios que protagonizan la huelga es el Impuesto a las Ganancias, que no impacta en tantos trabajadores como lo hacen la inflación y otros tributos como el IVA al consumo, donde existiría más adhesión de la masa de asalariados. Ocurre otro plano de análisis: es año electoral y la CGT, aún dividida, no quiere quedarse afuera de la discusión de poder y logra con esta protesta llamar la atención sobre su capacidad de paralizar la actividad. Para el Gobierno nacional, en tanto, mantener el impuesto a las ganancias ya es una cuestión de supervivencia. Ese gravamen le genera ingentes ingresos al Gobierno que Kicillof no puede reemplazar desde que fracasó en conseguir alternativas de financiamiento. Además, Cristina quiere seguir incentivando el consumo hasta los comicios. En el primer trimestre de este año, Ganancias ya registró un aumento de recaudación del 40%.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Cuarto paro nacional contra la gestión de Cristina Fernández, que en pocos meses se despide del Gobierno y no tiene un sucesor que le apetezca, ni siquiera Florencio Randazzo que es mirado como un ex duhaldista por los kirchneristas duros, por eso La Cámpora impulsa una candidatura “pura”. En ese contexto electoral, donde surge la figura de Mauricio Macri y se empiezan a negociar cargos, la CGT hace una fuerte demostración de fuerza para que nadie ignore su presencia y poder de fuego.
Este martes (31/1) con la modificación del impuesto a las Ganancias como principal argumento –lo que opaca la inflación y la masa de impuestos que pagan los trabajadores, que sí alcanzan a un universo de trabajadores mayor, por no mencionar al IVA-, el paro es fuerte gracias a la adhesión de los gremios del transporte, especialmente la UTA que el Gobierno nacional esperaba que quedara de su lado a fuerza de subsidios. Pero esta vez, la huelga –y seguramente el acercamiento del fin de ciclo cristinista- hizo crujir a la CGT Balcarce, cuyo titular,Antonio Caló, tuvo que dar libertad de acción y hubo adhesiones de algunos gremios oficialistas. La cuestión de la reunificación fue postergada varias veces, el acercamiento de las elecciones podría acelerar los tiempos.
Hugo Moyano y Pablo Micheli quieren ir más allá y amenazan con un paro de 36 horas con movilización a la Plaza de mayo, con fecha tentativa el 30 de abril. Gran parte del motivo de esa nueva protesta sería la actitud confrontativa del Gobierno con respecto a este paro y sus reclamos.
El Gobierno nacional se encierra en su defensa al Impuesto a las Ganancias así como está y atribuye la protesta a unos desagradecidos gremios del transporte que no apreciarían la distribución de subsidios y giros de fondos hacia esos servicios de parte de un gobierno popular que quiere cuidar el bolsillo de los trabajadores. Pero si bien este paro lo motorizaron los sindicatos de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), además de la huelga de colectivos, trenes, subtes, vuelos comerciales, transporte de cargas, actividad marítima y portuaria, hay otros sectores como la adhesión de La Bancaria, las estaciones de servicio, los judiciales de la Nación y bonaerense, los estatales de ATE, los municipales de la Ciudad y bonaerenses, y varios gremios docentes como la FEB, Udocba los universitarios de Conadu histórica, de Fagdut en las UTN, entre otros.
Kicillof se aferra al impuesto a las ganancias porque es una de sus principales herramientas de recaudación. En dos años, los ingresos que le reportó al Gobierno este gravamen casi se duplicaron, gracias también al efecto inflacionario y la falta de actualización del mínimo no imponible.
Según recuerda hoy (31/03) el diario El Cronista, en 2012, Ganancias contribuyó con $ 138.439 millones, en tanto el 2014 cerró con un volumen de $ 267.075 millones, lo que marca un 92% de incremento. En el primer trimestre de este año, el aumento que registró fue de 40%, siendo el tributo que más creció junto con el que se aplica a la venta de combustibles.
Según un estudio de NOAnomics, en términos nominales el aporte de Ganancias se está acercando al del IVA (neto de devoluciones), el mayor motor de la recaudación fiscal después de los aportes y las contribuciones a la seguridad social. Este gravamen representa en la actualidad 21% de la recaudación total (el promedio histórico era 19%), cada vez más cerca de los impuestos al consumo, que en conjunto contribuyen con 35%.
Pero la idea del gobierno en año electoral es seguir calentando el consumo. A esto apuntaron los planes anunciados por Cristina días atrás para la renovación de heladeras, termotanques, calefones, lavarropas y hasta bicicletas.
Pero la cuestión es que Ganancias no es el motivo único de la huelga. Hay un deterioro del poder adquisitivo por la inflación y todos los impuestos que pagan los sectores que no están motorizando la huelga o que no pueden hacerlo ya sea que sus dirigentes gremiales están con el oficialismo o porque temen perder sus empleos desde que se frenó la generación de puestos de trabajo con el parate de la economía. Una visión interesante sobre este asunto la expone Adrián Simioni este 31/03 en La Voz del Interior, en un artículo cuyos párrafos principales reproducimos aquí:
Tanto rasgarse las vestiduras con la solidaridad y el rol redistributivo del Estado y resulta que los gremios estatales (o paraestatales subsidiados por el Estado, como los del transporte) son los mayores impulsores del paro contra el Impuesto a las Ganancias.
Ellos cobran sus sueldos (más altos que los del resto de la economía) gracias a la recaudación de ese y de otros tributos.
Un impuesto, el de Ganancias, que sabemos es distorsionado hasta el absurdo por un Gobierno negador de la inflación que él mismo provoca.
 Al menos tan llamativa como la de los gremios estatales es la impostura del ministro Axel Kicillof.
Mientras niega cualquier cambio en el tributo, hizo la vista gorda para que los pilotos de Aerolíneas Argentinas, en connivencia con el presidente de la empresa – el exjefe de Kicillof,Mariano Recalde – puedan evadir a la Afip, que también se hace la tonta.
Lo raro es que Apla igual adhiere al paro.
La impostura de los empleados de la Justicia federal es superlativa.
Ellos ya no tributan Ganancias porque la corporación de jueces y fiscales les extendió, por una acordada, el privilegio de no pagar ese impuesto a partir de una interpretación groseramente falaz de la intangibilidad de sus ingresos.
Sin embargo, harán huelga.
La farsa continúa con varios bancos públicos, que hacen otro juego:  absorben el pago de Ganancias de sus empleados.
Además de ser un sobrecosto para el crédito público, constituye una elusión, de mínima.
Para la ley de Ganancias, todo, incluso el sueldo en especie, es base imponible.
Tanta hipocresía les sale gratis a sus perpetradores.
Se basa en la convicción de que la gente de a pie, el típico empleado del sector privado, tanto el que paga como el que no paga Ganancias, no se dará cuenta de la existencia de estas castas.
Además, ese señor no tiene tiempo: hoy, él tendrá que ocuparse de llegar a su trabajo, aunque no tenga colectivo ni taxi.
Porque su empleo no está blindado.
Y porque, aunque no lo sepa, debe trabajar: alguien tiene que pagar la farsa.

Aníbal F. y la furia del Gobierno con la UTA: "Hubiera trabajado el 95% de la gente”

Primera palabra oficial sobre el paro general de este martes 31/3. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desempolvó argumentos de la huelga anterior para explicar el alto acatamiento que está teniendo la medida de fuerza: "Hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar" y luego se quejó: el Estado, en nombre de todos los argentinos, termina siendo como cornudo y apaleado".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Sigue el encono del Gobierno con la UTA por su adhesión al paro general de este martes 31/03 que está teniendo un alto acatamiento. Por eso, el Jefe de Gabinete,Aníbal Fernández salió esta mañana a cuestionar especialmente a ese gremio –clave para la movilización de trabajadores y que hasta último momento intentó convencer de que no se sume a la medida de fuerza-: "debe tener entre el 7 u 8% de trabajadores a los que le alcanza el impuesto" a las Ganancias, por lo que advirtió que "están parando por defender los sueldos de trabajadores de otros gremios".
Por otro lado, el jefe de Gabinete negó la posibilidad de que se apliquen sanciones a los gremios que protagonicen el paro nacional de transporte.
"No hablamos nunca de sanciones", respondió el funcionario al ser consultado sobre la posibilidad de que se estudien sanciones a las entidades sindicales por la medida de fuerza.
En tanto, Aníbal se siguió quejando de la actitud de los sindicatos: "el Estado, en nombre de todos los argentinos, termina siendo como cornudo y apaleado". El funcionario sostuvo que "el empresario es el empresario, el trabajador es el trabajador y el Estado pone la plata y le hacen el paro el Estado".
Sobre el acatamiento, manifestó: "Hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar".
"Nosotros nos sentamos con los empresarios porque aparte de poner el 70% del subsidio, también pagamos 18 mil repros todos los meses para sostener la actividad de media y larga distancia. Nadie quiere prestar atención a eso", se quejó del jefe de los ministros.

lunes, 30 de marzo de 2015

El Gobierno contra UTA: "Sus trabajadores no pagan Ganancias"

En conferencia de prensa, el jefe de Gabinete y el ministro de Economía dijeron que en el gremio de los colectiveros no están alcanzados por el gravamen, por lo que pusieron en duda las motivaciones de su adhesión a la huelga del martes. Apuntaron a la responsabilidad de los empresarios.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El Gobierno Nacional salió este lunes a descalificar la adhesión de UTA al paro de transporte de este martes, al asegurar que del diálogo con empresarios del sector resultó que la mayoría de los trabajadores del gremio de los colectiveros no paga impuesto a las Ganancias, tal el reclamo que motivaría la medida de fuerza de este 31/03. 
 
En conferencia de prensa, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que recibieron a las cámaras empresarias y que les solicitaron "una explicación y una actitud responsables" frente a sus empleados que le están haciendo "un paro al Estado".
 
"Creemos que los empresarios tienen que hablar con los gremios y contarle a la sociedad" sobre "el dinero  (subsidios) que pone el Estado para que el trabajador pueda ser transportado", dijo el funcionario pasando la responsabilidad hacia ese sector.
 
"Pareciera que el Estado hace el esfuerzo y el empresario no participa en forma activa dialogando con los sindicatos", dijo Fernández, acompañado del ministro de Economía, Axel Kicillof. 
 
Consultado sobre si se tomarán medidas para garantizar el servicio de transporte, el jefe de Gabinete dijo que "hay una responsabilidad por parte del empresariado de cumplir con servicios mínimos a lo nosotros vamos atratar de aportarle seguridad en las terminales".
 
Kicillof, por su parte, puso bajo sospechas los alcances del paro, al advertir que es un universo muy chico el de los trabajadores que pagan el impuesto a las Ganancias, por lo que cree que las razones de la medida de fuerza "son otros". 
 
"Este no es un problema entre trabajadores  y Gobiermo, o muy poquito", dijo el ministro de Economía.

Con un acto en La Matanza, Cristina mostrará que trabaja el día del paro

El día del cuarto paro nacional contra el Gobierno de Cristina Fernández, se confirmó que la presidenta estará presente en un acto en La Matanza, cuando ya haya terminado la medida de fuerza. Allí, inaugurará nuevas redes de agua potable desarrolladas por la empresa AySA. Será a las 18hs, cuando el paro haya finalizado y se pueda medir el alcance que tuvo.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Para los gremios se trata de otra provocación del Gobierno nacional: Cristina Fernández encabezará un acto mañana (31/03) el día del 4to paro nacional contra su gestión, cuando éste haya terminado y se pueda tener una impresión de su impacto. Se descuenta que hará referencia al acatamiento de la medida de fuerza y los reclamos de los dirigentes gremiales.
Si bien no habría mensaje por cadena nacional –hasta el momento no está previsto- la primera mandataria adoptó una clara actitud de desafío al paro, conducta que no suele tener ya que suele refugiarse en El Calafate o en la Quinta de Olivos cuando se producen manifestaciones en su contra.
La jefa de Estado encabezará un acto en la localidad bonaerense de La Matanza, donde inaugurará nuevas redes de agua potable desarrolladas por la empresa AySA, durante el paro general impulsado por las centrales de Hugo MoyanoLuis Barrionuevo, y Pablo Micheli.
Otra peculiaridad es que esta vez Cristina no se refirió en días previos a la protesta. Suele dar un duro discurso el día antes de las manifestaciones y luego llamarse a silencios por unos días.
Según fuentes de la empresa Agua y Saneamiento S.A. a la agencia de noticias Noticias Argentinas, el viernes último la Casa Rosada se puso en contacto con sus autoridades para coordinar el acto del próximo martes.
Será la inauguración de "la expansión de redes de agua potable en La Matanza", aunque la fecha fue elegida especialmente por el Gobierno para coincidir con el paro nacional de los gremios opositores.
Según admitieron en AySA, la presentación podría haberse realizado en cualquier otro momento, ya que no había una fecha definida.
Las redes de agua potable en ese distrito bonaerense aumentaron del "38% de cobertura en 2006 a casi un 96 por ciento en la actualidad", señalaron las fuentes de la empresa.

jueves, 26 de marzo de 2015

El mensaje del 4to paro nacional será para todos: actual y futuro presidente

No elevarán el mínimo no imponible. Lo anticipó, contra lo que hubiera querido, esta mañana, Aníbal Fernández, quien reconoció que los gremios "reclaman algo que es justo", y cree que alguna señal de la Presidente sobre un alivio en Ganancias podría haber evitado este clima espeso contra el Gobierno. De esta forma, el paro del martes queda ratificado; Randazzo lamentará no sumar adhesiones sindicales, y Scioli, Massa y Macri se apuran a sumar apoyos. Los gremios, a la par, analizan como mostrarse necesarios y conservar así un lugar en la mesa del poder. Este paro nacional enviará ese mensaje, luego verán si la unificación de las centrales es uno de los caminos.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, afirmó esta mañana que el reclamo sindical por el Impuesto a las Ganancias es "justo" pero señaló que no habrá una suba del mínimo no imponible ya que, según argumentó, eso perjudicaría a quienes "quieren ingresar al mercado de trabajo".
 
"Los trabajadores reclaman algo que es justo. Pero la Presidente (Cristina Fernández) tiene que bregar por todos y a veces tiene que saber que estas cosas pueden suceder", señaló Fernández.
 
En declaraciones formuladas al ingresar a la Casa de Gobierno, el funcionario sostuvo que las subas del mínimo no imponible de Ganancias se dan según "las posibilidades del momento" y que cuando se toma una medida de ese tipo se "cierra una puerta a aquellos que están por ingresar al trabajo registrado y se quedan afuera".
 
"Hemos intentado buscar alternativas pero la posición parece ser irreductible. Si no lo puedo evitar, no lo puedo evitar", sostuvo Fernández, al ser consultado sobre las negociaciones que el Gobierno nacional encaró con los sindicatos con el objetivo de evitar un paro convocado para el próximo martes.
 
El jefe de ministros evitó vincular la medida de fuerza con la campaña electoral y consideró: "Sería injusto que un trabajador reclamara por el mínimo no imponible y yo lo calificara de político".
 
Sin embargo, después del paro del 31, comenzarán a verse las consecuencias políticas del mismo. Para entonces, ya comenzada la campaña electoral para las PASO en Capital (serán el 26 de abril), se empezará a ver qué ocurre, como juegan, las fuerzas sindicales.
 
En efecto, ya hay gestiones en marcha para un próximo encuentro con Mauricio Macri para hablar de la "Argentina que viene", según confió al sitio 'Infobae' un afilado operador del PRO que está en los tejes y manejes de la campaña presidencial del jefe de Gobierno de la Ciudad.
 
Ese encuentro, de no mediar sorpresas, quedará para después del paro del 31. 
 
Por ahora, sin perjuicio de meter también la cuchara en la interna del PJ, la mayoría de los gremios peronistas opositores se ha puesto la camiseta de Horacio Rodríguez Larreta para apoyarlo en su mano a mano con Gabriela Michetti, una dirigente que no es del gusto del paladar sindical.
 
Las únicas organizaciones que se pusieron del lado de Micheti, con visibilidad, son el ruralista Gerónimo Momo Venegas y el massista Rodolfo Daer, ex jefe de la CGT y titular de la seccional porteña del gremio de la Alimentación. Respecto de este último, los lenguaraces apuntan que cumple órdenes deSergio Massa, para empiojarle la cancha a Macri, que apoya a Rodríguez Larreta con todas las letras. 
 
En cuanto al kirchnerismo, la situación política con los gremios es complicada. El Gobierno de Cristina Fernández no está en su apogeo, todo lo contrario, a pasos del final del ciclo. Así y todo, se animó a ignorar a su gremialismo más fiel. 
 
Todo comenzó la semana pasada, cuando la Casa Rosada no le dio ninguna respuesta a la CGT Balcarce sobre su reclamo contra el Impuesto a las Ganancias y se precipitó luego del desaire a sus dirigentes que significó el faltazo de Axel Kicillof a un almuerzo, frustrada escenificación del diálogo que Cristina nunca quiso tener en serio. "¿Por qué nos hace esto? Kicillof ni siquiera es peronista", bramó un gremialista, según el diario 'Clarín'.
 
Al día siguiente del desplante del joven ministro, Antonio Caló y Ricardo Pignanelli, líderes de la UOM y de SMATA, dos emblemas kirchneristas de la CGT Balcarce, le dieron su respaldo electoral a Daniel Scioli, el candidato oficialista al que, hasta ahora, no quiere la Presidente y que venía de probar nuevamente el sabor amargo del estilo cristinista cuando le ordenaron que no presentara su lista de postulantes en Capital.
 
Luego, Pignanelli sorprendió al criticar a Kicillof porque "se enfrió la economía y está en peligro el modelo industrial", y advirtió que el sindicato apoyó en los años noventa a Carlos Menem, pero que no le había temblado la mano para "hacerle un paro a Cavallo". A la vez, pidió a su gente apoyar la candidatura de Scioli porque "quiere seguir con el modelo industrial" y "garantiza la defensa del modelo sindical".
 
La CGT Balcarce acordó no pedir ninguna audiencia con otro funcionario, tras el desplante de Kicillof y quedaron en reunirse a fin de mes para debatir el respaldo a algún candidato presidencial. 
 
Aníbal F. y Carlos Tomada saben que alguna señal de la Presidente sobre un alivio en Ganancias podría haber evitado este clima espeso contra el Gobierno que domina ahora a la dirigencia sindical más obsecuente y a la que el kirchnerismo podría necesitar ante la temporada alta de las paritarias y un proceso electoral tan decisivo.
 
Pero ocurrió todo lo contrario.
 
¿Cómo hará ahora Florencio Randazzo para sumar más adherentes en la CGT Balcarce a su candidatura? Tampoco lo hará Sergio Urribarri.
 
En cambio, otro peronista, el opositor Sergio Massa podría engrosar sus filas. ¿El kirchnerista Gerardo Martínez (UOCRA), el favorito de la Presidente, se animaría a dar ese paso?
 
El jefe de la UOCRA se fue hace unos días de la Casa Rosada con las manos vacías, donde no sólo no había obtenido ninguna certeza sobre eventuales cambios en Ganancias, un reclamo que encabeza también la agenda de los gremios kirchneristas, sino que, además, debió escuchar de la boca de la Presidente durísimas quejas sobre el accionar y el patrimonio de los sindicatos.
 
La primera reacción de Martínez fue abrir el juego con sus colegas de la CGT oficialista. A diferencia de fin del año pasado, cuando les había anticipado que la Presidente anunciaría la exención del tributo del medio aguinaldo, esta vez el albañil sólo compartió lamentos y preocupaciones. Cristina hasta le habría insinuado que los sindicatos serían uno de los motores que alimentan el lucrativo mercado negro del dólar paralelo.
 
La versión de Martínez llegó hasta los oídos de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, referentes del sindicalismo opositor.
 
Además de ello, según el diario 'La Nación', se reactivaron esta semana las negociaciones por la unificación de la CGT, fracturada hoy en tres sectores. De esas charlas secretas participan hombres de Moyano y Barrionuevo y dirigentes de peso de la central oficialista.
 
Cristina se va y nadie quiere quedarse fuera del tablero
 
La CGT de Caló ya definió orgánicamente su apoyo a la candidatura de Scioli. 
 
Moyano, en tanto, juega a tres puntas: mantiene lazos con Scioli, es aliado electoral en un puñado de distritos de Sergio Massa y lo unen acuerdos económicos con Mauricio Macri. Aunque está convencido, por lo menos hasta ahora, de no encolumnarse públicamente detrás de ningún candidato. 
 
Barrionuevo debate su lealtad entre Massa y Macri, mientras que entre los transportistas ya se inclinaron por el líder del Frente Renovador.
 
Al fin y al cabo, el paro del martes también será un mensaje para el futuro presidente: los gremios aspiran a condicionar y a mostrarse como necesarios interlocutores, esto es, conservar un lugar en la mesa del poder.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.