Mostrando entradas con la etiqueta MARCELO BONELLI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MARCELO BONELLI. Mostrar todas las entradas

sábado, 25 de mayo de 2013

"Cristina no hizo aportes sociales importantes"

“El país necesita cambiar. Cada día somos más los argentinos que queremos progresar y ponerle un límite al cristinismo, a ésta forma de gobierno que nos lleva a una vida y a un futuro que no queremos”, lo aseguró Francisco de Narváez, durante una recorrida que realizó por Olivos, partido de Vicente López, en el norte del conurbano bonaerense, junto con el Daniel Arroyo, ex viceministro de Desarrollo de la Nación, y ex titular del área también en el gobierno bonaerense, flamante incorporación a sus filas.



CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Marcelo Bonelli entrevistó por Radio Mitre a Daniel Arroyo, ex colaborador de Alicia Kirchner y ex ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires, flamante incorporación de Francisco de Narváez.
 
Bonelli: -Ahora se ha sumado a los agrupamientos políticos que proyecto a la candidatura de Francisco de Narváez. Estamos a 10 años del kirchnerismo, queríamos conocer cuál es el saldo social. ¿Estamos mejor?
 
Arroyo: -Ésta década hay que dividirla en 2. La situación mejoró mucho entre el 2002 al 2007. Y en los últimos 4, 5 años no ha habido mejoras sociales importantes. En el último año hay un cierto empeoramiento. Si nos enfocamos en los últimos tiempos seguimos teniendo los tres problemas principales que son la pobreza, el trabajo y 99.000 jóvenes de 16 a 24 años que no estudian ni trabajan.
 
Bonelli: -Es decir que hay dos momentos claros: los primeros 5 años muy positivos, los segundos 5 años de estancamiento.
 
Arroyo: -Sí. La política social hoy tiene una lógica fuerte que es el tema de los subsidios. $ 43.000 millones para atender a los más pobres. Eso da una base, pero la política social no ha incorporado la entrada en el mundo del trabajo. Creo que hay que ir a una segunda etapa de políticas sociales, porque estamos trabados y complicados en el último tiempo.
 
Bonelli: -Usted señalaba 900.000 jóvenes.
 
Arroyo: -Sí, se trata de un pibe que está en la esquina sin hacer nada, o que entra y sale del trabajo. No tienen un problema de tarea, sino que le cuesta ir todos los días a trabajar ocho horas. El problema de los jóvenes excluidos es que les cuesta sostener el ritmo.
 
Bonelli: -Tengo entendido que usted tiene una propuesta para esto.
 
Arroyo: -Sí, hemos presentado una propuesta con Francisco De Narváez, Hugo Moyano y 'el Momo' Venegas, llamada 'Fondo Federal de Desarrollo Joven', el 1% del presupuesto tomarlo para los jóvenes, que arme una red de 20.000 tutores, para que ayuden a los jóvenes, el derecho al primer empleo, y el sistema dual en la escuela secundaria, que es que un joven en los dos últimos años de la secundaria pueda también trabajar.
 
En tanto, Francisco de Narváez afirmó:
 
“En la Constitución Nacional y en el respeto a la justicia independiente está el camino para resolver todos los problemas que tenemos hoy en la Argentina. Lo que hay que hacer es cumplir la Constitución y con la ley”.

sábado, 4 de mayo de 2013

El lazo con Brasil, tenso por la “chavización” de Cristina

La visita de la presidenta del principal socio argentino terminó sin acuerdos, por el incumplimiento de los compromisos asumidos por el Gobierno y sus últimos pasos políticos.



POR MARCELO BONELLI




Brasil decidió alejarse de la Casa Rosada y las relaciones entre ambas presidentas se congelaron después del último encuentro entre Dilma y Cristina.
La presidenta del Brasil volvió a su país dandoun portazo, cuando confirmó que ninguna de las promesas políticas de Cristina Kirchner para mejorar la relación bilateral se iban a cumplir. Así, la tensión y la crisis marcan hoy el vínculo de la Argentina con su principal socio comercial y esto pone en terapia intensiva al Mercosur.
Las diferencias son económicas y políticas, e incluso habrían motivado que Brasil comunicara el disgusto internacional que existe por la “chavización” del gobierno de Cristina.
En fuentes diplomáticas insisten en que Dilma Rousseff también trasladó un mensaje y advertencias de Washington. En Buenos Aires se interpretó que responde a esa preocupación de la Casa Blanca y de Brasil el cuestionamiento a la reforma judicial formulado por la jurista brasileña Gabriela Knaul, relatora de la ONU.
Este conflicto pone en juego miles de millones de dólares en inversiones automotrices, de la alimentación y mineras.
Clarín confirmó que la tensa situación bilateral fue transmitida esta semana a la Unión Industrial Argentina.
Primero fue el canciller de Brasil Antonio Patriota y, después, calificadas fuentes diplomáticas de la propia Cancillería argentina. Patriota mantuvo reuniones ultrasecretas con empresarios argentinos donde confirmó la pelea. Entre ellos, los principales hombres con negocios en Brasil, como Enrique Pescarmona, Ignacio de Mendiguren, Javier Madanes Quintanilla, y Paolo Rocca. “En lo formal –dijo Patriota– el encuentro fue cordial entre ambas presidentas.” Pero agregó: “No se avanzó en nada de fondo y debajo de Cristina ningún funcionario resolvió los temas pendientes.” El malestar habría sido trasladado a la Embajada argentina en Brasilia. El embajador Luis María Kreckler se lo comunicó informalmente a la Cancillería –donde no tiene interlocución confiable– y también a su jefe político, Julio De Vido.
La gravedad de la pelea obligó a que el tema se tratara el martes en una cumbre de la UIA. Ahí, De Mendiguren informó que “Brasil transmitió que se acabó la tolerancia con el Gobierno.” El malestar se reflejó en un gesto de Dilma Rousseff: el jueves suspendió imprevistamente el cronograma que incluía su viaje. Tenía actividades al otro día, pero molesta con Cristina resolvió no dormir en Buenos Aires y regresar esa misma noche a Brasilia.
Rousseff igual dejó en público una puerta abierta. Antes de dar el portazo dijo: “Argentina y Brasil tienen que construir una relación con el espíritu constructivo de la cumbre de Cardales¨. Un encuentro en Cardales había sido impulsado por la UIA, cuando la relación bilateral ya estaba a punto de estallar. La acción de De Mendiguren juntó a ambas presidentas y reabrió el diálogo con una agenda concreta de trabajo. Unas semanas después, Cristina y Dilma se reunieron en Brasilia y la Presidenta argentina se comprometió a resolver todos los temas que generaban conflictos en la relación.
Cristina llevó a todo el Gabinete y tomó una determinación para congraciarse con su colega: dejó afuera de las reuniones de trabajo a Guillermo Moreno, a quien Brasil descalifica por sus métodos primarios en el manejo de los vínculos bilaterales y de la propia economía argentina. Moreno venía de un encontronazo por el régimen automotriz: viajó para negociar y quiso poner en ridículo a los empresarios brasileños, como a diario se lo permiten los argentinos. Pero en Brasil, le puso un freno el titular de la Confederación Nacional de la Industria. Robson Braga de Andrade le dijo: ”Esos métodos no los usaba ni Stalin en la Unión Soviética. No los vamos a permitir”.
También en noviembre, Cristina prometió soluciones y le dijo a Dilma; “En el caso de Vale habrá una solución económica y si no será política.” Pero nada pasó y cinco meses después la relación volvió a complicarse. Brasil es firme en sus cuestionamientos y dejó clara su preocupación por las fuertes inversiones de sus empresarios brasileños en la Argentina.
Entre los temas que objetan se encuentran: – El freno al comercio, a causa de las restricciones a las importaciones. La política de Moreno castigó a los productos brasileños y privilegió a China. Las importaciones brasileñas cayeron un 17%, cuando no hubo freno a los productos de China y el conjunto de las importaciones bajó un 8 %.
– El conflicto automotriz y la ausencia de un acuerdo bilateral. Argentina quiere bajar el déficit comercial por autopartes y frente a las frustradas negociaciones sólo propuso prorrogar por un año el actual régimen.
La actitud de la Casa Rosada le impide a la Argentina participar de inversiones de las terminales por unos 20.000 millones de dólares en la región, que van directo a Brasil.
– La falta de solución al conflicto de Vale. Apenas se acordó un paliativo, para abonar un subsidio a los obreros.
– El “manejo” de las licitaciones de las megacentrales hidroeléctricas de Santa Cruz, que afectó a constructoras brasileñas para beneficiar a Lázaro Báez y al zar del juego Cristóbal López.
– El desmanejo de la conducción macroeconómica argentina y de la política cambiaria, que afecta a las inversiones brasileñas. Ladisparidad cambiaria fue lo que llevó a Vale a suspender la inversión. No quiere traer dólares a 5,20 pesos y gastar el dinero a costos que se ajustan con la inflación.
Ya en el 2012 las inversiones brasileñas cayeron en US$ 7.000 millones. Son efectos de un evidente problema político: la mala praxis del equipo económico para resolver el desequilibrio cambiario.
Copyright Clarín, 2013.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.