Mostrando entradas con la etiqueta José María Arancedo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta José María Arancedo. Mostrar todas las entradas

lunes, 1 de agosto de 2016

Dura carta del papa Francisco: pidió que no falte pan, trabajo y criticó el desempleo

En una misiva enviada al monseñor José María Arancedo, el Sumo Pontífice apuntó que "los índices de desocupación son significativamente altos", a la vez que solicitó la intercesión de San Cayetano: "Le pedimos pan y trabajo".


El papa Francisco pidió la intercesión de San Cayetano, cuya festividad se celebra el próximo domingo 7 de agosto, para que a los argentinos no les falte "pan y trabajo" y se refirió a la dificultad de conseguir empleo en Argentina en momentos "en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos".
Así lo expresó el pontífice argentino en una carta enviada al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, publicada por el boletín de la sala de prensa del Vaticano.

"A San Cayetano pedimos pan y trabajo. El pan es más fácil conseguirlo porque siempre hay alguna persona o institución buena que te lo acerca, al menos en Argentina donde nuestro pueblo es tan solidario. Pero trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos", dijo Francisco en la misiva.

En el texto, Jorge Bergoglio pidió a San Cayetano la "dignidad que nos confiere el trabajo" e hizo referencia a las tres "T" -trabajo, techo y tierra- que "están en el entramado básico de los Derechos Humanos"

"Querido Arancedo: que en esta fiesta de San Cayetano todos los Obispos sepamos acompañar a nuestros hermanos que piden pan y trabajo. Y lo hagamos con cariño, cercanía y oración, y pidamos también para nosotros esa gracia: que nunca nos falte trabajo, ese trabajo al que nos envía el Señor y que nos confiere dignidad", concluye la carta.

LA CARTA COMPLETA


miércoles, 11 de mayo de 2016

La Iglesia le pidió a Macri "estimular el diálogo" y enfrentar la pobreza

El presidente Mauricio Macri recibió a la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que le pidió "estimular el diálogo" para "reconciliar" a los argentinos y le advirtió sobre la importancia de avanzar en medidas para combatir la pobreza.


Durante los 55 minutos que duró la reunión, el presidente de la CEA y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo; el vicepresidente y arzobispo porteño, Mario Poli; y el secretario general, Carlos Malfa, le expresaron a Macri la necesidad de "estimular el diálogo" para "abrir el futuro a una Argentina pacificada y reconciliada", señalaron fuentes eclesiásticas a NA.

Además, los prelados le advirtieron al Presidente sobre las necesidades "concretas y postergadas" de las distintas regiones del país, centradas en los sectores sociales con mayores necesidades, a fin de avanzar con políticas de "inclusión e integración".

En la Residencia Presidencial de Olivos, los prelados hicieron entrega de una copia del documento "El Bicentenario. Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos", confeccionado durante la última asamblea plenaria de obispos -que concluyó el 15 de abril en Pilar- y que será dado a conocer este jueves a las 10.45 en la sede de la CEA, ubicada en Suipacha 1032.

De acuerdo a lo informado por el Gobierno a través de un comunicado, "el jefe de Estado y los prelados dialogaron sobre la actualidad del país y coincidieron en la necesidad de unir a los argentinos y de trabajar en conjunto por la educación y por la generación de empleo de calidad".

El documento será el primer pronunciamiento de la Iglesia en la era Macri y se difundirá luego de que la Universidad Católica Argentina (UCA) revelara el informe que ubicó la pobreza cerca del 32,6% en abril, con un significativo crecimiento en los primeros meses del año, a partir del cambio de Gobierno.

Entre los obispos que integraron la comisión redactora del documento estuvo el cardenal Poli, quien recibirá al presidente Macri en la Catedral en el Tedeum del 25 de Mayo: antes, entre el 20 y el 22 de este mes, la Comisión de Pastoral Social realizará en Mar del Plata la Semana Social 2016, donde se buscará generar consensos y propuestas con empresarios y sindicalistas, entre otros ámbitos sociales.

Además de Macri, la comitiva oficial que recibió a los obispos estuvo integrada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Culto, Santiago De Estrada; y el subsecretario del área, Alfredo Abriani.

En el marco del encuentro, Arancedo, Poli y Malfa también le acercaron a Macri una invitación para que forme parte y cierre del Congreso Eucarístico Nacional, que se realizará del 16 al 19 de junio en Tucumán.

martes, 1 de diciembre de 2015

La Iglesia pidió una "transformación cultural" contra el narcotráfico

A través de un documento, Conferencia Episcopal Argentina definió al problema de la droga como un "drama nacional".Alertaron sobre un "negocio de dimensiones mundiales".




CIUDAD DE BUENOS DE BUENOS (Urgente24). Los obispos católicos advirtieron este martes que el narcotráfico es "un drama nacional" y reclamaron una "profunda trasnformación cultural", así como "políticas de Estado" para el combate a ese flagelo.
"Reconociendo el problema del narcotráfico como un drama nacional, como pastores de la Iglesia en la Argentina asumimos nuestra responsabilidad y queremos profundizar nuestro compromiso", advirtió la Conferencia Episcopal Argentina a través de un documento.
Los prelados, encabezados por monseñor José María Arancedo, señalaron que "en diversos lugares del país se vive en una gran indefensión institucional, que reclama la responsabilidad de quienes gobiernan y de todos los legisladores y miembros del poder judicial".
"Se necesitan Políticas de Estado que sean adecuadas y explícitas, concretas y firmes, para eliminar el narcotráfico y el narcomenudeo", puntualizaron.
En el documento titulado "no al narcotráfico, sí a la vida plena", los obispos señalaron que "la guerra contra las drogas" está "perdida para quien no se opone a la instalación de este sistema".
"Hoy nadie puede dudar que es necesario poner radares y disponer de las mejores fuerzas de seguridad posibles. Pero la respuesta verdaderamente adecuada consiste en una profunda transformación cultural", subrayaron.
El documento completo:
"1. Los Obispos argentinos volvemos una vez más sobre este tema por la gravedad creciente que significa. "La plaga del narcotráfico, que favorece y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad." Con estas enérgicas palabras el Papa Francisco llamaba al compromiso social.
2. Nosotros, como pastores del Pueblo de Dios que peregrina en la Argentina, adherimos con firmeza al contundente mensaje del Santo Padre, y nos sentimos cercanos a quienes más sufren a causa del crimen organizado. En efecto, convencidos de la gravedad del momento que enfrenta nuestra Patria en este tema, queremos alertar a toda la sociedad acerca de la necesidad de una conversión urgente. La problemática es muy amplia. Hoy queremos centrar nuestra reflexión en lo referente al narcotráfico.
3. La complejidad del problema nos lleva a entender que dicha transformación no puede ser comprendida de modo unilateral. Cualquier respuesta lineal resulta tan ineficiente como inútil.San Juan Pablo II sostenía que "La toxicomanía tiene que considerarse como el síntoma de un malestar existencial, de una dificultad para encontrar su lugar en la sociedad, de un miedo al futuro y de una fuga hacia una vida ilusoria y ficticia. (...) El incremento del mercado y del consumo de drogas demuestra que vivimos en un mundo sin esperanza, carente de propuestas humanas y espirituales vigorosas."
4. Cuando hablamos de narcotráfico nos referimos a un negocio de dimensiones mundiales, que extiende sus redes en los Estados, las empresas y en múltiples sectores de la sociedad. La globalización ha favorecido la acción de grupos supranacionales más allá de los intereses de las naciones. El Estado debe oponer una fuerza organizada para neutralizar los enormes daños que causa el flagelo que nos ocupa. En este contexto el narcotráfico y otras mafias han crecido enormemente en los últimos años. Lamentablemente ya se encuentra arraigado en nuestro país; su presencia y difusión es incomprensible sin la complicidad del poder en sus diversas formas. Es doloroso constatar que, además, las drogas, signos de muerte, se producen en la Argentina. El crimen organizado se enriquece también de otras formas de esclavitud, tales como la trata de personas, el tráfico de armas, el tráfico y venta de órganos, el trabajo infantil, entre otros. No se nos escapa el vínculo de esta situación con la violencia o inseguridad social y la agresividad irracional en los asaltos y otros tipos de delitos. Francisco hace un firme pedido de conversión y desea que "La misma llamada llegue también a todas las personas promotoras o cómplices de corrupción. Esta llaga putrefacta de la sociedad es un grave pecado que grita hacia el cielo pues mina desde sus fundamentos la vida personal y social" (...) "Si no se la combate abiertamente tarde o temprano busca cómplices y destruye la existencia".
5. La cultura global del consumismo genera deseos insatisfechos e impone en nuestros países un mercado con una escala inadecuada de valores. Transmite constantemente la idea falsa de que sin determinados bienes no se puede ser feliz. La plenitud del ser aparece identificada con el tener. Esta propuesta es la lógica avasalladora del consumismo que, como el agua, penetra todos los rincones de la sociedad. ¡Cuántos chicos perdieron la vida por seguir la seductora voz del consumo como a su propia ley! ¡Cómo se globaliza la indiferencia cuando nos acomodamos en la búsqueda del confort personal! Por todo el país a nivel capilar las comunidades dan cuenta de que el tendal de enfermos que produce la droga es cada vez mayor.

6. Esta globalización de la indiferencia, que genera una cultura individualista centrada en el consumo es la que da el marco propicio para la expansión de las redes del narcotráfico. No se puede comprender este fenómeno al margen de la actual cultura global. El narcotráfico está en el espíritu del capitalismo más salvaje y de la idolatría del dinero: es inseparable de ellos. Y sabemos que "el amor al dinero está en la raíz de todos los males". (I Tim 6,10). Como nos enseña Francisco "No llevamos el dinero con nosotros al más allá. El dinero no nos da la verdadera felicidad. La violencia usada para amasar fortunas que escurren sangre no convierte a nadie en poderoso ni inmortal. Para todos tarde o temprano llega el juicio de Dios al cual ninguno puede escapar". En esta cadena delictiva se encuentra el "narcomenudeo". Es creciente la cantidad de gente que produce en su casa el "paco" u otros preparados perniciosos y luego lo comercializan sin escrúpulo, llegando al atropello de mandar a los propios hijos o nietos a vender drogas. Esta realidad atenta contra el quinto mandamiento "¡No matarás!". No obstante hay una gran distancia entre el grado de responsabilidad del narcotraficante y el del chico pobre que es utilizado finalmente para hacer llegar la droga. Debemos cuidar que sobre estos últimos no se descargue la fuerza del castigo.
7. La guerra contra las drogas -insistimos- está perdida para quien no se opone a la instalación de este sistema. Hoy nadie puede dudar que es necesario poner radares y disponer de las mejores fuerzas de seguridad posibles. Pero la respuesta verdaderamente adecuada consiste en una profunda transformación cultural.Con dolor vemos que las reservas morales de nuestro pueblo se ven gravemente amenazadas por el narcotráfico, que desintegra el tejido social. En las zonas periféricas, en algunos barrios y villas, el vendedor de droga se ha convertido en un referente social; se crea allí un espacio independiente ajeno a la auténtica cultura. Se banaliza la deshumanización. Cuando una persona, vencida ya sea por necesidad, o algo aun peor, por ambición, se involucra en el narcomenudeo incrementa sus ganancias y comienza a poseer determinados bienes a los que antes no accedía. ¿Cómo educar a los chicos y a las chicas en la cultura del esfuerzo, del trabajo, en la importancia del estado de derecho? El narcotráfico consagra el triunfo de quien con poco esfuerzo consigue mucho y está al margen de la ley, generando un nuevo escenario de supuesto progreso social. Esto desalienta las esperanzas de aquellos que se esfuerzan y anhelan logros, fruto de su trabajo digno. La falta de ejemplaridad es una debilidad moral y cultural en la vida de la sociedad.
8. El narcotráfico está en contradicción con la naturaleza del Estado. Si el primero busca el beneficio de algunos pocos, el segundo debe velar por la justicia para todos. Instalando su propia ley, el narcotráfico va carcomiendo el estado de derecho. Progresivamente los conflictos van abandonando la legislación y los tribunales, para resolverse con la ley de la fuerza y la violencia.
9. Reconociendo el problema del narcotráfico como un drama nacional, como pastores de la Iglesia en la Argentina asumimos nuestra responsabilidad y queremos profundizar nuestro compromiso. En diversos lugares del país se vive en una gran indefensión institucional, que reclama la responsabilidad de quienes gobiernan y de todos los legisladores y miembros del poder judicial: se necesitan Políticas de Estado que sean adecuadas y explícitas, concretas y firmes, para eliminar el narcotráfico y el narcomenudeo. Queremos hacer llegar una palabra de aliento a aquellos jueces que incluso arriesgando sus vidas y las de sus familias encaran seriamente su misión respecto de este tema. Necesitamos reforzar el papel de una justicia independiente y su coordinación con las fuerzas públicas profesionalizadas en esta lucha.
10. En esta tarea convocamos a todo el Pueblo de Dios y tanta gente de buena voluntad: comprometámonos con pasión en el cuidado y acompañamiento de aquellas personas que sufren directa o indirectamente a causa del consumo de drogas. La Iglesia quiere estar cerca de las familias heridas por la adicción de algunos de sus miembros; cuenten con nuestra oración y cercanía. Tenemos la certeza que la amistad social, la confianza y el perdón son actitudes que restauran el tejido social y nos acercan al corazón de Jesús.
11. A pocos días de comenzar el Año Jubilar de la Misericordia, unidos al Papa queremos hacer un firme llamado a la conversión. Nos dirigimos especialmente a quienes son parte de grupos criminales, a quienes miran con indiferencia el drama de los hermanos, y a quienes colaboran por omisión o comisión en la expansión de este flagelo. "Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de todas las personas inocentes depredadas de los bienes, la dignidad, los afectos, la vida misma".
En nuestra Madre, La Virgen de Luján, Patrona de los argentinos, los bendecimos."

jueves, 1 de octubre de 2015

La Iglesia Católica pidió al Estado elecciones "transparentes"

De cara a los próximos comicios, la Conferencia Episcopal Argentina difundió un comunicado en el que insta al Estado a "crear las condiciones objetivas que aseguren un desarrollo transparente, dando garantías al acto eleccionario". Además, pidió a los candidatos "presentar con claridad sus plataformas, propuestas e ideas; como así también ser respetuosos ante los ocasionales adversarios".



CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La Conferencia Episcopal Argentina difundió este jueves (01/10) un comunicado en el que instó a los diversos poderes del Estado a "crear las condiciones objetivas que aseguren un desarrollo transparente" de las elecciones del 25 de octubre, día en que los argentinos elegirán Presidente, entre otras autoridades.
La declaración, que está fechada el 1° de octubre, surge a días de las declaraciones del presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía, quien reconoció que "hay provincias que no están capacitadas para hacer elecciones" (ver nota relacionada).
El documento, titulado "Elecciones, servicio al bien común", también interpela a los candidatos y a los partidos políticos a que presenten con claridad sus propuestas y a que sean respetuosos con sus adversarios en las urnas.
"Una democracia sin valores y sin ejemplaridad se empobrece. Por lo tanto, no deberían escatimarse esfuerzos en orden a mejorar los procedimientos, asegurar la transparencia y evitar todo tipo de sospechas que terminen provocando desconfianza y acentúen las divisiones entre los argentinos. Que ningún signo de violencia o intolerancia ensombrezca el acto eleccionario y, al mismo tiempo, esperamos actitudes de nobleza para reconocer y respetar la legítima y soberana voluntad popular", pidieron los sacerdotes reunidos en la Comisión Ejecutiva.
"Lamentablemente hemos asistido a un clima de agravios, sospechas y denuncias que debilitan la credibilidad de personas e instituciones. Frente a ello sólo cabe recomponer una actitud de respeto, de diálogo sincero y de participación comprometida", señalaron los prelados, encabezados por el arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo.
A través de un documento, la cúpula del Episcopado señaló que "al Estado en sus diversos poderes le corresponde crear las condiciones objetivas que aseguren un desarrollo transparente, dando garantías al acto eleccionario".
"Los candidatos y partidos políticos deben presentar con claridad sus plataformas, propuestas e ideas; como así también ser respetuosos ante los ocasionales adversarios", agregó.

viernes, 12 de junio de 2015

Según la Iglesia, uno de cada cuatro argentinos es pobre

Lo aseguró el presidente del Episcopado,  José María  Arancedo. Según el monseñor, la pobreza es igual a los índices privados y llega al 27,5%. Los datos se contraponen con el 5% anunciado por el Gobierno nacional.


 La Iglesia Católica se hizo eco de la polémica en torno a los datos de pobreza en la Argentina difundidos por el Gobierno nacional y fue contundente: la ubicó en torno al 27,5%, en sintonía con los datos privados de la Universidad Católica (UCA) y lejos del 5% declarado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
El presidente del Episcopado, José María Arancedo, dijo que la pobreza “existe” y que es “cierta” la última medición del Observatorio para la Deuda Social de la UCA, que la ubicó “en torno al 25%” – la cifra exacta es del 27,5%-, dijo.
En una entrevista a radio Universidad del Litoral de Santa Fe, Arancedo cuestionó implícitamente los datos oficiales del INDEC: “necesitamos las estadísticas y tiene que ser una tarea de mucho respeto elaborar los números objetivos porque son para todos y sirven para planificar un país”. No obstante, el religioso mantuvo el tono de crítica moderada y la postura contemporizadora con el Poder Ejecutivo al plantear que las cifras “son un tema sociológico y político, pero el pobre es una persona y eso lo convierte en un tema evangélico. Entonces -precisó- ponernos a discutir números y chicanas es alejarnos de la persona que necesita concretamente”.
La respuesta se contradice con los dichos de la presidenta Cristina Fernández y del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.
Al igual que Arancedo  también habló con la prensa el presidente de la institución solidaria católica, Caritas, monseñor Oscar Ojea. El monseñor dijo que en el país qigue habiendo “enormes bolsones” de gente con carencias. A lo que, dijo, deben sumarse“nuevas formas” de pobreza y el aumento del delito juvenilcomo consecuencia del consumo de drogas, otra gran preocupación de la Iglesia. “Si bien en los últimos años decreció la pobreza extrema, la indigencia, hay enormes bolsones de gente pobre, déficit habitacional, hacinamiento”, afirmó en declaraciones radiales.

jueves, 19 de marzo de 2015

La Iglesia pide que el cambio de Gobierno no sea una crisis, sino una "alternativa normal"

A través de un documento llamado “Las elecciones, exigencia de compromiso ciudadano” la Iglesia Católica pidió que el cambio de administración de Gobierno que se producirá en diciembre próximo no se convierta en una crisis institucional, sino que sea una “alternativa normal” de la vida democrática.


Además, a dos meses de la muerte del fiscal Alberto Nisman, declaró que resulta “imprescindible” asegurar la independencia del Poder Judicial y la plena división de poderes.  
La Conferencia Episcopal Argentina, presidida por monseñor José María Arancedo, le reclamó a los aspirantes a la presidencia que den a conocer sus plataformas con claridad, sin incurrir a agresiones y en el marco de un debate entre postulantes a la Casa Rosada que es “inaceptable” evadir.
“El proceso electoral es una preciosa oportunidad para un debate cívico acerca del presente y del futuro que deseamos para la Argentina. Es necesario crecer en madurez para que un cambio de autoridades no signifique una crisis sino una alternativa normal de la vida democrática”, sostuvieron en el documento. 
En el mismo comunicado la Iglesia sugirió: "En temas importantes y permanentes, sea posible acordar entre distintos partidos y sectores sociales políticas de Estado que se desarrollen más allá de los cambios de gobierno, de manera que las legítimas iniciativas que cada nuevo candidato proponga implementar no signifiquen hacer tierra arrasada y abandonar todo lo hecho hasta ese momento".
Para finalizar, instaron a “no reducir el ejercicio democrático sólo a la cuestión electoral cada dos años, sino asumir cada día la necesaria participación ciudadana” y estimaron que “el proceso electoral es una preciosa oportunidad para un debate cívico acerca del presente y del futuro que deseamos para la Argentina”.

lunes, 22 de diciembre de 2014

La Iglesia mantuvo un encuentro con CFK, y se evitó hablar de corrupción

La presidenta Cristina Fernández y la cúpula episcopal que encabeza monseñor José María Arancedo en la reunión planificada para hoy, lunes 22/12 destacaron el rol de Francisco en el plano internacional, para ser una reunión cómoda se evitó hablar de Boudou y de las advertencias que había realizado la institución por casos de corrupción.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- La presidenta Cristina Fernández y la cúpula episcopal que encabeza monseñor José María Arancedo en la reunión planificada para hoy, lunes 22/12, coincidieron en destacar la figura del papa Francisco en la mediación que posibilitó que Cuba y los Estados Unidos retomen después de más de 50 años las relaciones diplomáticas bilaterales.
Pedro Brassesco, subsecretario general del Episcopado, dijo que durante el encuentro en la Casa Rosada los obispos destacaron la importancia de la fraternidad entre los argentinos, sobre todo en vísperas de Navidad.
El sacerdote precisó que Arancedo le presentó a la primera mandataria a los nuevos integrantes de la mesa ejecutiva que lo acompañan en el Episcopado: el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; el vice segundo y arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargniello y el secretario general, Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús.
Brassesco definió la reunión como "un diálogo de cortesía, protocolar y cordial" y dijo que los obispos le obsequiaron un pesebre a la Presidenta.
Advertencia por “otros canales”
La mesa ejecutiva no le llevó el mensaje navideño en el que se advertía sobre la corrupción y la falta de ejemplaridad del país, porque la Presidenta lo había recibido con anterioridad por otros canales.
De la reunión con los prelados participaron también el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el canciller Héctor Timerman, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.
Otras actividades
Previamente, y en una deferencia especial, atento a las estrechas relaciones entre ambos países y los acuerdos firmados recientemente, la jefa del Estado recibió personalmente las cartas credenciales del nuevo embajador de la China, Yang Wanming.
En los últimos tiempos, Cristina había dejado que el vicepresidente Amado Boudou se ocupara de las ceremonias de este tipo.
El acto, que se realizó en el despacho presidencial, superó lo estrictamente protocolar ya que la mandataria estuvo acompañada, como es de, estilo por el canciller, pero también se sumaron Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación, Julio De Vido, y todos mantuvieron luego una reunión conjunta.
Luego, la mandataria encabezó en el Salón Blanco la ceremonia de entrega de sables e insignias a los nuevos jefes superiores de las tres Fuerzas Armadas.
Por otra parte, fuera de la agenda oficial, la presidenta saludó a Miriam Bullión, usuaria del ferrocarril Sarmiento, que ganó un automóvil en el primer sorteo para usuarios de trenes con la tarjeta SUBE y poco después al nieto recuperado número 116, Jorge Castro Rubel

jueves, 18 de diciembre de 2014

Cristina recibirá a la cúpula de la Iglesia Católica

Un día después de que se conociera el mensaje de Navidad de la Conferencia Episcopal Argentina, en el que se advirtió sobre la corrupción y falta de ejemplos en el país, el titular del organismo eclesiástico, José María Arancedo, confirmó que se reunirán con la Presidente el próximo lunes (22/12) en la Casa Rosada.




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El titular de la Conferencia Episcopal Argentina,José María Arancedo, anunció que Cristina Fernández lo recibirá el próximo lunes 22/12 a las 18.30 en la Casa Rosada. El encuentro había sido solicitado en noviembre, al término de la asamblea plenaria electiva, pero debió postergarse por los problemas de salud de la Presidente.
"En esa ocasión no se había podido concretar ya que la señora Presidenta había suspendido sus actividades públicas por razones de salud", precisó en el comunicado.
Los obispos indicaron hoy que le llevarán a la primera mandataria el mensaje navideño "Y en la tierra paz a los hombres", difundido el miércoles pasado al término de la 169 reunión de la comisión permanente del Episcopado.
En ese texto, la Iglesia advirtió sobre la corrupción y falta de ejemplos en el país y aseguró que esta situación "empobrece el nivel moral de la sociedad", a la vez que alertó que "el odio cierra el camino de la reconciliación".
Asimismo, exhortó a los argentinos a construir "una Patria más fraterna", a privilegiar el diálogo y a un compromiso renovado con la paz.
Esta mañana, el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, intentó bajarle el tono a ese mensaje, asegurando que "hace mención a la moral pública, a la corrupción y obviamente a la responsabilidad global de la sociedad y, en ese sentido, de los grupos privados".
Y lamentó que "la instalación mediática pretende transferir la responsabilidad al Estado o a los funcionarios de Gobierno" cuando "en realidad hay una cuestión que tiene que ver con la responsabilidad de la empresa privada".
# El mensaje de la Iglesia
"Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES
En la Navidad escuchamos con gozo: ´¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres amados por él!´ (Lc. 2, 14). Renovamos la certeza de sabernos amados y visitados por Dios, y celebramos el anuncio de paz como un don que tiene su fuente en Dios y su camino en Jesucristo. La paz siempre es un desafío y una tarea para todo hombre y mujer de buena voluntad. Queremos compartir la alegría de este anuncio para construir juntos una Patria más fraterna. Navidad es, en la persona de Jesús, el comienzo de lo nuevo.
Sabemos que lo que compromete la paz tiene su raíz en el corazón del hombre herido por el pecado. Vemos sus consecuencias en los desequilibrios sociales y económicos que reclaman un orden mundial más justo; en el desprecio por la vida que es el derecho fundamental de la persona; en el delito del narcotráfico y la trata de personas; en los fanatismos que utilizan el nombre de Dios para justificar la muerte; en el odio que cierra el camino a la reconciliación; en la corrupción y la falta de ejemplaridad que empobrece el nivel moral de la sociedad; en una cultura individualista que debilita los vínculos personales y los lazos comunitarios; en un modo de pensar que privilegia el éxito del tener sobre la riqueza del ser y sus valores. Navidad es el sí de Dios al hombre para acompañarlo a crear un mundo más humano, justo y fraterno.
En Navidad Dios se hace cercano y asume nuestra condición humana haciéndonos sus hijos y renovando los vínculos familiares y sociales. Mirando el pesebre en esta Navidad, se nos invita a renovar el mandamiento del amor y a decir juntos la oración que nos ha acompañado durante estos años: Danos, Señor, la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz. Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda. Que María Santísima, nuestra Madre de Luján, nos acompañe en este camino de amor, de justicia y de paz, para alabanza de Dios y al servicio de nuestra Patria".

La Iglesia advierte sobre la corrupción y la falta de ejemplaridad

La Iglesia advirtió sobre "la corrupción y la falta de ejemplaridad" en el país y señaló que estas situación "empobrece el nivel moral de la sociedad". A la vez que denunció que "el odio cierra el camino de la reconciliación". Lo hizo en un mensaje de Navidad suscripto por la cúpula del Episcopado que encabeza monseñor José María Arancedo, tras dos días de deliberaciones en esta capital.


La advertencia de los obispos se produce luego de que un juez elevara a juicio oral una causa en la que está procesado el vicepresidente Amado Boudou por la falsificación de los papeles de un auto y que se allanara la Inspección General de Justicia en una investigación ligada a sociedades de la familia presidencial.

"Sabemos que lo que compromete la paz tiene su raíz en el corazón del hombre herido por el pecado. Vemos sus consecuencias en los desequilibrios sociales y económicos que reclaman un orden mundial más justo; en el desprecio por la vida que es el derecho fundamental de la persona", afirman.
Agregan que también se ven sus consecuencias "en el delito del narcotráfico y la trata de personas; en los fanatismos que utilizan el nombre de Dios para justificar la muerte; en el odio que cierra el camino a la reconciliación; en la corrupción y la falta de ejemplaridad que empobrece el nivel moral de la sociedad".
También, señalan, en "una cultura individualista que debilita los vínculos personales y los lazos comunitarios; en un modo de pensar que privilegia el éxito del tener sobre la riqueza del ser y sus valores".
En el mensaje, titulado "Y en la tierra paz a los hombres", afirman que "la paz siempre es un desafío y una tarea para todo hombre y mujer de buena voluntad. Queremos compartir la alegría de este anuncio para construir juntos una patria más fraterna".

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La Iglesia Católica espera "que no vivamos un fin de año conflictivo"

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, aseguró que espera que "no haya que vivir un fin de año conflictivo" y que "todos somos responsables de mantener el equilibrio y la paz". Ayer, Sergio Berni volvió a hablar de posibles saqueos en las próximas semanas.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El arzobispo de Santa Fe y titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, aseguró este miércoles (10/12) que espera que "no haya que vivir un fin de año conflictivo".
"Si no se trabaja por la paz, no se comprende el mensaje navideño y ojalá que el 2015 sea un año de paz y de justicia", afirmó Arancedo en diálogo con LT10 Radio Universidad Nacional del Litoral.
Y agregó: "Todos somos responsables de mantener el equilibrio y la paz, este es el mensaje de la Navidad, y esperemos que no tengamos que vivir un fin de año conflictivo".
Recordemos que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, confirmó que el Gobierno reforzó "diferentes objetivos" que fueron "vulnerados" por los saqueos en los últimos años con el fin de "tener un sistema ágil en caso de que algunos locos que existen permanentemente intenten generar caos".
En ese marco, el funcionario acusó al jefe de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y a la organización Barrios de Pie de "generar una sensación de estallido social" (ver nota relacionada).
Por su parte, desde los movimientos sociales calificaron a las denuncias como "una barbaridad" y aseguraron que el Gobierno intenta "deslegitimar el reclamo" de un bono de fin de año.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Confirmado: No vendrá el Papa en 2016

José María Arancedo, el hombre del Papa en la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), confirmó que Francisco no vendrá al país en junio de 2016, tal y como estaba previsto y se había anunciado, con motivo del Congreso Eucarístico Nacional a celebrarse en Tucumán. Bergoglio comunicó la noticia a los obispos argentinos y adujo “un problema de agenda”. Para la misma fecha se realiza un encuentro religioso de la Juventud que se hará en Polonia.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- A pesar de que se esperaba su presencia y desde el Gobierno nacional el exembajador en el Vaticano Juan Pablo Cafiero había ratificado oficialmente que "la visita del Papa a la Argentina está prevista para el 2016", este viernes (14/11) el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, confirmó que Francisco no vendrá al país en julio 2016, con motivo del Congreso Eucarístico Nacional a celebrarse en Tucumán y año en que se celebra el Bicentenario de la Independencia argentina.
"No puede ser por un problema de fechas, lo dijo en Roma y envió una carta", reveló Arancedo, quien destacó que el Santo Padre aseguró que "se une de corazón a la Iglesia argentina" con motivo del Congreso, que se celebrará en la provincia norteña en el marco del Bicentenario de la Declaración de la Independencia.
La novedad se dio a conocer al término de la Asamblea Plenaria del Episcopado realizada en la ciudad bonaerense de Pilar, donde los obispos informaron sobre el mensaje que les envió el Papa.
Debido a los viajes programados a Asia y África, sumado a otros compromisos del Vaticano, hacen imposible que Francisco esté en la Argentina en esa fecha", aseguraron. Para la misma fecha en que se esperaba a Bergoglio se realiza un encuentro religioso de la Juventud que se hará en Polonia.
Francisco aclaró que su visita no podrá ser en la fecha original, pero "vamos a seguir buscando alguna alternativa", prometió.

martes, 11 de noviembre de 2014

Reeligieron a monseñor Arancedo en la Conferencia Episcopal

El arzobispo José María Arancedo, de Santa Fe, fue releecto hoy presidente de la Conferencia Episcopal Argentina para el trienio 2014-2017 y el cardenal Mario Poli, sucesor de Jorge Bergoglio en la arquidiócesis de Buenos Aires, fue elegido vicepresidente primero.


Mientras, el arzobispo Mario Cargnello, de Salta, seguirá en la vicepresidencia segunda por otro período de tres años, y el nuevo secretario general será el obispo Carlos Malfa, de Chascomús.
La elección episcopal, la primera desde que Bergoglio es Papa, se realizó en el marco de la 108 asamblea plenaria del Episcopado que hasta el sábado se desarrollará en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera, de Pilar.
Arancedo, de buen diálogo con el gobierno, recibió el apoyo de sus pares para presidir la comisión ejecutiva, pese a que en noviembre del año que viene deberá presentar la renuncia al arzobispado de Santa Fe al alcanzar los 75 años de edad. No obstante, el Papa puede no aceptarle la dimisión de inmediato y mantener al prelado santafesino por un tiempo más en el cargo.
Poli, hombre de confianza del pontífice, ingresó en la mesa ejecutiva y obtuvo los votos suficientes como para alcanzar la vicepresidencia primera, mientras Cargnello retuvo la segunda.
Anoche, en la misa de apertura, Arancedo exhortó a sus pares en el Episcopado a seguir trabajando por el encuentro y la reconciliación de los argentinos.
La preocupación por la falta de diálogo en el país también surgió en el "intercambio pastoral" que abrió una semana de deliberaciones.En ese marco, los obispos cuestionaron la "lentitud" de los procesos judiciales penales y advirtieron sobre las condiciones de detención en cárceles y comisarías.
Durante la asamblea plenaria también se elegirán los presidentes y miembros de las 20 comisiones episcopales y los consejos de Asuntos Económicos y Asuntos Jurídicos.
La mayoría de los obispos presidentes de comisiones podrán renovar el cargo por un nuevo trienio, entre ellos Jorge Lozano (Gualeguaychú) en Pastoral Social y Oscar Ojea (San Isidro) en Cáritas.

miércoles, 25 de junio de 2014

La Iglesia cargó contra "la especulación financiera"

En medio de la negociación del Estado argentino con los holdouts, la Conferencia Episcopal Argentina(CEA) que preside el monseñor José María Arancedo cuestionó la"especulación financiera" y pidió "responsabilidad y madurez" entre las partes en litigio.


Los obispos citaron declaraciones recientes del papa Francisco para afirmar que "el orden económico no es independiente del orden social, ambos pertenecen al mundo de la ética y tienen en el hombre su sentido y referencia". Por eso, semostraron "preocupados" por la situación.
En ese sentido, los religiosos remarcaron que "la economía centrada sólo en la especulación financiera debilita las relaciones, posterga el desarrollo de los pueblos y compromete la equidad del orden internacional".
"Hemos seguido con atención y preocupación pastoral la situación creada por la deuda externa y sus posibles consecuencias para nuestro país y la vida de nuestra gente, especialmente de nuestros hermanos más vulnerables, tras el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos", dice la nota episcopal.
Para los obispos, la situación reclama de la dirigencia argentina una "actitud madura de unidad y responsabilidad para responder, en una justa negociación, a la situación generada".
El Papa consideró la semana pasada inadmisible que "pocos prosperen recurriendo a la especulación financiera mientras muchos sufren duramente las consecuencias", al hablar en un simposio de Justicia y Paz, consignó AFP.

jueves, 15 de mayo de 2014

Intentando mejorar su imagen, Cristina recibió a miembros de la Iglesia

Tras los entredichos que surgieron por el documento donde la Iglesia Católica advertía por los momentos de violencia que se viven en la sociedad y las duras respuestas que tuvieron desde La Cámpora y Capitanich, este jueves 15/05 la Presidenta se reunió con la cúpula del Episcopado. El documento que emitió la Iglesia recibió un amplio apoyo desde diversos sectores y solo críticas "K".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-La semana pasada, la Iglesia emitió un documento donde alertaban por el contexto violento de la sociedad (Ver nota relacionada).
Este jueves 15/05 la Presidenta Cristina Fernández recibió en la quinta presidencial a la cúpula de Iglesia Católica, encabezada por monseñor José María Arancedo. El encuentro ocurrió en momentos en que todavía retumban los coletazos de la declaración titulada "Felices los que trabajan por la paz" que emitieron los obispos el viernes 09/05, en donde repasan el temor de la sociedad a los delincuentes, critican a la Justicia y repudian los linchamientos.
La comitiva estuvo compuesta por el secretario general de la CEA y obispo auxiliar de Buenos Aires, Enrique Eguía Seguí, y por el vicario general del Arzobispado de Buenos Aires, Joaquín Sucunza. Cristina estuvo acompañada por el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.
"La Argentina está enferma de violencia", aseguró el Episcopado en ese texto, entre otros cuestionamientos. Esa afirmación mereció un enérgico rechazo del oficialismo, con declaraciones y críticas de Jorge Capitanich, José Ottavis de La Cámpora e incluso de la propia jefa de Estado, quien el sábado 10/05 en el acto homenaje al Padre Mugica expresó "Cuando hablan de una Argentina violenta, quieren reeditar viejos enfrentamientos".
Esta polémica se mantuvo entre el kirchnerismo y la Iglesia, mientras que opositores insistieron en reafirmar los conceptos.

martes, 24 de diciembre de 2013

La Iglesia Católica pidió "a la clase dirigente" que deje "de negar los problemas"

En su mensaje navideño, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina pidió a la dirigencia política que deje de "negar los problemas o sólo repudiar los hechos" y trabaje para crear "condiciones sociales más justas".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, reclamó este martes (24/12) a la dirigencia política que deje de "negar los problemas o sólo repudiar los hechos"  y trabaje para crear "condiciones sociales más justas".
 
"Debemos trabajar sobre las causas. Es necesario asumir con decisión la defensa de la vida humana, el valor del trabajo y la exigencia moral de la equidad social, como el vivir bajo imperio de la ley junto al pleno ejercicio de la justicia; asimismo, aspirar a la concordia entre los argentinos como un bien superior a una pertenencia partidaria o ideológica", instó el representante de la Iglesia Católica.
 
"Qué triste es cuando vemos la vida del hombre amenazada en tantas circunstancias que la ofenden. Y cuánto más triste es la indiferencia, que es un modo de egoísmo", aseveró el prelado santafesino, que apuntó: "Lo vemos en ese número de chicos y de jóvenes que no estudian ni trabajan, y viven expuestos a la moderna esclavitud de la marginalidad. En la inseguridad y la violencia. En la brecha entre ricos y pobres que condiciona un auténtico crecimiento", precisó.
 
Monseñor Arancedo también advirtió sobre el "flagelo de la droga que deteriora la vida y el futuro de muchos jóvenes" y reclamó "actitudes definidas contra el delito del narcotráfico" y acciones de"prevención y ayuda al adicto".
 
"Estamos ante un desafío que nos involucra a todos, especialmente a la clase dirigente, y es el de crear las condiciones de una sociedad más confiable, más honesta y cordial, más justa y solidaria", señaló Arancedo.
 
Para lograr el objetivo, el prelado indicó: "Esto es posible si todos apostamos con grandeza y responsabilidad a un diálogo sincero como base de una cultura del encuentro, de la inclusión y la amistad social".
 
En el mismo sentido, el titular del Episcopado precisó: "Un camino privilegiado para crear estas condiciones es volver nuestra mirada a esas realidades cercanas y valiosas por su potencial cultural e inclusivo, por ser lugares de aprendizaje y transmisión de valores que hacen a la formación de cada hombre y al desarrollo integral de la sociedad, me refiero a la familia, la escuela, el trabajo y la ejemplaridad".
 
"Puede parecernos cosas simples -reconoció-, sin embargo tienen una riqueza de origen que cuida, da sentido y hace crecer la vida del hombre con sus proyectos y responsabilidad social. Esto lleva tiempo, no tiene la magia de una promesa inmediata, pero es el camino más seguro para orientar el presente y asegurar el futuro de nuestra Patria", completó el religioso.

viernes, 13 de diciembre de 2013

El Episcopado católico pidió a los policías "cumplir su tarea"

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, dialogó con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sobre los hechos de saqueos en todo el país. "Ella(estaba) preocupada por todo lo que puede significar que una fuerza de seguridad haya pasado esto" y que "esto no tiene que volver a pasar", afirmó Arancedo.


José María Arancedo: "Hace falta una respuesta de toda la sociedad, de la política, de la justicia, de las fuerzas de seguridad y de la cultura, la cultura de la vida, al problema de la droga y el narcotráfico". (FOTO NA: MARIANO SANCHEZ)
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, señaló que "fue un diálogo con mucha esperanza", el mantenido con la mandataria Cristina Fernández de Kirchner. 
 
"Se habló de todo lo que pasaba en las provincias", destacó Arancedo, y mencionó que en el más reciente documento dado a conocer por la Conferencia Episcopal "se dijo que la policía no podía dejar huérfana a la ciudadanía. Esto no tiene que volver a pasar, si hay dificultades hay que dialogar". 
 
"A la policía la necesitamos cumpliendo su tarea", insistió. 
 
Cristina, acompañada por el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, recibió a los miembros de la Conferencia Episcopal argentina, encabezados por su presidente, Arancedo. 
 
También estuvieron Virgilio Bressanelli, vicepresidente 1ro. y obispo de Neuquén; Mario Antonio Cargnello, vicepresidente 2do. y arzobispo de Salta; y Enrique Eguia Seguí, secretario general y obispo auxiliar de Buenos Aires. 
 
Arancedo manifestó que "hace falta una respuesta de toda la sociedad, de la política, de la justicia, de las fuerzas de seguridad y de la cultura, la cultura de la vida", al problema de la droga y el narcotráfico. 
 
Arancedo calificó de "cordial y respetuoso" el encuentro con la Presidenta, y precisó que estuvo enfocado "en la cooperación en orden al bien común de nuestra patria". 
 
Chaco
 
Hoy, jueves 12/12, a las 18:30, en la plaza 12 de Octubre (Wilde y Paraguay, en Resistencia, Chaco) se rezó una oración interreligiosa por la paz social en el Chaco. En un manifiesto, representaciones de los credos y de los ciudadanos solicitaron a los responsables de la seguridad de la población que “lleven a cabo las medidas preventivas y acciones conducentes para defender las vidas, la paz, el orden, y las fuentes de trabajo de los habitantes” y ofrecieron “acciones de buenos oficios y participación activa, para colaborar a prevenir y a solucionar los conflictos importantes que afecten la paz social en el Chaco, y el bienestar general”.
 
En tanto, ante los sucesos vividos los días pasados en varias provincias, el obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, invitó a todos los fieles a elevar al Señor súplicas para que derrame el don de la paz. 
 
“Es muy triste lo que sucedió en tantos sitios –expresó el prelado-. Me refiero en concreto a Presidencia Roque Sáenz Peña, sede de la diócesis. Los daños materiales han sido graves, el miedo y el sufrimiento de muchos fue enorme. Ni bien me llegó información sobre la preocupación por el vandalismo que podía desatarse por supuesto recé e hice rezar, alentando a quienes podían hacerlo a poner los medios a su alcance para frenar desórdenes”. 
 
El obispo sostuvo que los desórdenes reflejan “una grave enfermedad social” a la que “hay que encontrar solución entre todos”. Agregó: “Quien interviene en saqueos o de algún modo los alienta o aprueba, denota una lamentable falta de valores básicos como para vivir en sociedad, ¿cómo se llega a esa triste situación?”. 
 
Por pedido expreso del obispo, las distintas parroquias de la diócesis se unirán en diferentes momentos y maneras para rezar por la paz social. En la catedral se invita a todos los fieles el viernes 13, desde las 15, a realizar una jornada de oración que finalizará a las 20 con la santa misa.
 
Concordia
 
El obispo de Concordia, monseñor Luis Armando Collazuol, envió un comunicado a la comunidad diocesana y a todos los ciudadanos de la región convocándolos a rezar una oración por la paz y la amistad social ante los sucesos recientes de protesta policial que causaron muertes en la ciudad sede episcopal y en otras zonas del interior del país. 
 
El obispo reconoció que la ciudadanía vive con tristeza lo sucedido, e incluso hay quienes se encuentran víctimas de la tensión, el miedo y la desconfianza. "Los reclamos sectoriales no siempre con buenos modos y el clima de crispación social nos piden serenar los espíritus -evidenció-. La pobreza que persiste nos reclama a todos un renovado esfuerzo por la solidaridad y la justicia, por el trabajo digno y la educación inclusiva, sostenida por fuertes valores humanos". 
 
Los sacerdotes de la diócesis reunidos junto al obispo invitaron a unirse en la oración por la paz ciudadana y la amistad social en todas las misas del sábado 14 y domingo 15 de diciembre. A los creyentes de otras confesiones, la Iglesia católica los invita unirse en la plegaria; y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a trabajar juntos "por la construcción de una cultura del encuentro y la solidaridad, como base de una revolución moral que sostenga una vida más digna".
 
Tucumán
 
La Pastoral Social de la arquidiócesis de Tucumán difundió un mensaje alertando sobre las responsabilidades que dejó la protesta policial en busca de mejoras salariales y la posterior represión de la que fueron víctimas ciudadanos que requerían el restablecimiento del orden social. Con suma gravedad, indicaron que, ahora, "lo fundamental es volver rápidamente a un clima de paz y amistad social". 
 
Con la firma de monseñor Melitón Chávez, vicario para la Solidaridad, y el coordinador de la comisión, Juan Carlos Hourcade, la Pastoral Social lamentó "la existencia de dos Argentinas" en un mismo país, que describieron así: "Una que festejaba y bailaba y la otra que gemía y lloraba sus muertos y sus pérdidas". 
 
El organismo eclesial afirmó que los gobernantes son los máximos responsables de lo sucedido, por ser ellos los principales promotores del bien común, hoy dañado. "No es posible gobernar sólo para el día a día -afirmaron-. Los conflictos deben preverse para evitar que degeneren en situaciones como las que se han vivido en Tucumán; y deberán apoyar rápidamente a aquellos que injustamente han perdido parte de sus bienes y trabajo". 
 
Asimismo, el documento también carga la responsabilidad sobre la policía: "Las fuerzas deben asumir la enorme y grave responsabilidad que tienen respecto de esta situación. Hasta el más justo de los planteos pierde legitimidad cuando no se realiza por las vías que corresponden. La policía tiene derecho a la huelga, pero las fuerzas del orden deben ser conscientes de que su forma de ir a esa huelga no puede ser igual a la de otros trabajadores". 
 
La Iglesia indicó que darle prioridad a un reclamo salarial antes que a la seguridad de la población es una conducta que "defraudó la confianza depositada por la población en las fuerzas del orden, vulneró la profesionalidad con la que deben actuar y desconoció cadenas de mando legales". Y advirtieron: "La policía tucumana tendrá una ardua tarea para restablecer los vínculos que debe tener con la población en forma normal". 
 
La Pastoral Social también fustigó la "impudicia" con la que algunos sectores sociales, y en particular los dirigentes, "ostentan sus riquezas –bien o mal habidas, no importa–, generando en los excluidos sentimientos de profunda frustración". No obstante, el equipo indicó que eso "no habilita para cometer delitos contra la vida y los bienes". 
 
"Esto no sucede solamente porque la inequidad provoca la reacción violenta de los excluidos del sistema, sino porque el sistema social y económico es injusto en su raíz”, expresaron al parafrasear la exhortación apostólica del papa Francisco, Evangelii Gaudium.
 
"Lo peor es que se puso en riesgo y se afectó, lo más preciado de una sociedad que es la vida humana -alertaron-; las pérdidas de bienes pueden ser solucionadas, pero las pérdidas de vidas no". 
 
"Ahora lo fundamental es volver rápidamente a un clima de paz y amistad social -indicaron-. Rogamos al Señor de la Historia, cuyo nacimiento estamos próximos a celebrar, que consuele a los familiares de los fallecidos en esta tragedia, que una vez más nos regale su paz y permita que los tucumanos volvamos a sentirnos hermanos unos de otros y solidarios entre todos".

Ultimas Noticias

Especiales

.

.