Mostrando entradas con la etiqueta Eugenio Zaffaroni. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Eugenio Zaffaroni. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de enero de 2016

Zaffaroni fulminó la gestión de Macri: "Es un virreinato, un neocolonialismo"

A poco más de un mes haber asumido, el gobierno de Mauricio Macri ha levantado voces de apoyo, así como también profundas críticas. Quien no dudó en plegarse a los comentarios negativos es el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni. El magistrado no tuvo reparos con la gestión de Cambiemos al definirla como “un virreinato en la versión actual del colonialismo”, e instó a la oposición a participar activamente porque “no pueden seguir callados”.


El letrado, que se desempeñó como juez del máximo tribunal durante el gobierno kirchnersita, sostuvo que Macri “responde a corporaciones internacionales”, dado que para su gabinete eligió funcionarios que son ex gerentes, comportamiento que definió como “una versión actual del colonialismo, un neocolonialismo”.
En diálogo durante la mañana con Radio Cooperativa, Zaffaroni tampoco escatimó calificativos para los dirigentes radicales, y definió como “lamentable” su rol en la actual gestión. “Leandro Alem, Hipólito Yrigoyen y Raúl Alfonsín se debe estar revolviendo en sus tumbas", ironizó.
Por otro lado, quien se sentó en el sillón máximo de la Corte Suprema entre 2003 y 2014 también acusó a los dirigentes de la oposición por la pasividad que exhiben frente a las medidas que están perjudicando a los trabajadores. “"No pueden seguir callados. ¿Qué temor tienen?, ¿que los traten de golpistas?”, cuestionó. Además, los instó a “salir y dar contención a la gente”. Y sugirió que el Congreso tendría que volver a sesionar a partir de lo sucedido. “"Hoy el Congreso tendría que autoconvocarse, el Senado también. No sé dónde están". 
Respecto de la situación de conflicto que ha establecido el gobierno con los empleados de la administración pública, Zaffaroni aseguró que el modelo macrista “no cierra sin represión”. Sin embargo, reconoció que el Estado tiene personas que no trabajan: “Es posible que haya ñoquis, puede ser”. De todos modos, advirtió la necesidad de “tener mucho cuidado con 20 mil o 30 mil personas a las que se priva de su trabajo”. 
Por último, no ahorró críticas para Sergio Massa, principal figura de la oposición, pero que en este momento se encuentra de gira diplomática junto con Macri: “Hay dirigentes que en este momento viajan a Davos...todo movimiento ha tenido traiciones, disidentes". 

sábado, 21 de febrero de 2015

Impugnan la designación de Zaffaroni como defensor del juez López

"Hay una ley que impide que ex magistrados ejerzan como abogados durante dos años", dijo Matías Bagnato, sobreviviente de la Masacre de Flores, quien junto a Madres del Dolor y Amigos de Soledad Bargna presentó un escrito al Consejo de la Magistratura para impugnar al ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, como abogado defensor del polémico juez Axel López.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24Matías Bagnato, único sobreviviente de la Masacre de Flores, junto a Madres del Dolor y Amigos de Soledad Bargna, informó que presentaron un escrito al Consejo de la Magistratura para impugnar al ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, como abogado defensor del polémico juez Axel López.
 
"Hay una ley que impide que ex magistrados ejerzan como abogados durante dos años", dijo Bagnato en diálogo con Radio 10. Y añadió: "en el artículo 3 de la ley 23.187 que regula la profesión, un magistrado que se jubiló no puede ejercer como abogado. Por eso hoy presentamos este escrito para impugnar la designación de Zaffaroni".
 
"Es una lucha terrible y muy desgastadora. Todos los errores que cometió López significaron una muerte", agregó el único sobreviviente de la denominada "Masacre de Flores".
 
La Asociación Civil Madres del Dolor, amigos de Soledad Bargna y Matías Bagnato, impulsaron el juicio político al juez de ejecución penal Axel López y la semana pasada se informó que Zaffaroni asumió la defensa en el jury de López.
 
Cabe destacar que López está acusado, entre otros casos, de haberle otorgado salidas transitorias a Juan Ernesto Cabeza, condenado a 24 años de prisión por cuatro violaciones, quien dos semanas después de salir intentó abusar y mató a Tatiana Kolodziey, de 33 años, en el Chaco. También fue denunciado por Matías Bagnato, el joven que en 1994 sobrevivió al incendio de su casa por parte de Fructuoso Álvarez González, quien mató a cuatro miembros de su familia y a un amigo. El pedido de Bagnato fue porque, en 2011, Álvarez González quedó definitivamente libre porque el juez López nunca respondió a un oficio en el que debía decidir si se procedía a la detención del acusado.
 
Además, se lo cuestionó, entre otros casos, por la liberación de Pablo Díaz, condenado a 19 años de prisión por violar a una nena de 12 años, que durante una salida transitoria otorgada por López en 2012, intentó abusar de Soledad Bargna, de 19 años, y la mató de 26 puñaladas a sólo tres cuadras de donde había cometido su primer delito, en el barrio porteño de Caballito.

jueves, 29 de enero de 2015

Con el pie izquierdo, Carlés no logró patear a Nisman

¿Era la intención oficial? Correr de una vez de la agenda el "dañino" caso Nisman, en el cual el Gobierno ya no sabe "para donde disparar". Pero la sorpresiva postulación de Roberto Carlés para ocupar la silla de Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema de Justicia, que cargaba con ese objetivo, arrancó con el pie izquierdo. Apenas logró que 'Página/12' cumpliera la tan deseada consigna...


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) ¿Lo logró? El intento del gobierno de dar un giro de agenda con la postulación de Roberto Carlés como nuevo ministro de la Corte Suprema de Justicia en reemplazo de Eugenio Zaffaroni tuvo toda la intención, pero aún no logró su objetivo.
 
Fue solo en 'Página/12', donde con el título: "Juventud, supremo tesoro" y la imagen del especialista en Derecho Penal y Criminología que trabajó junto a Zaffaroni, se impuso sin sombras. Dice que tiene 33 años y, "hasta ahora", "buena relación" con dirigentes opositores. 
 
"En el oficialismo tienen expectativas de que ese vínculo, sumado a los antecedentes de Carlés y su buena relación con el papa Francisco, lleve a la oposición a rever su posición de no avalar ninguna designación en el máximo tribunal hasta que no asuma el próximo presidente", explica el matutino que pronto intenta justificar el momento de la postulación, ¿para negar que el Gobierno quiera tapar una batalla con otra?:
 
"El momento elegido por la jefa de Estado para formular la propuesta obedece al decreto 222/03, de designación de magistrados, del ex presidente Néstor Kirchner, que fijó un plazo de 30 días (vencía mañana) para proponer al reemplazante de un juez que presenta la renuncia. La obligación de designar un quinto juez del máximo tribunal de la Nación surge de la ley 26.183, sancionada en 2006. La incógnita ahora es saber qué hará la oposición, ya que el oficialismo no cuenta con dos tercios propios de senadores necesarios para avalar la designación".
 
Luego analiza las chances del jóven: ""No viene ni de La Cámpora ni de Justicia Legítima. Les va a resultar difícil encontrar argumentos para oponerse a su designación", analizaban ayer en el oficialismo y especulaban con la posibilidad de un quiebre en el frente opositor.
 
En tanto, 'Ámbito Financiero' edita: "Lanzó el Gobierno pelea por silla en Corte Suprema". "El Gobierno jugó su carta para la quinta vacante de la Corte Suprema de Justicia y ayer propuso al académico Roberto Carlés como reemplazante de Eugenio Zaffaroni. De reciente sintonía con el Vaticano, su nominación tiene una parada difícil en el Senado para lograr los 2/3 necesarios", sostiene el matutino. 
 
Pese a que "no tiene militancia política y tampoco en la Magistratura", anticipa que "la oposición" trabará su designación ya que "impugna el método". Y lo define como "cercano a la Iglesia".
 
"La elección de Carlés para el Gobierno tiene más peso por las características del candidato que por el poder real que este podría construir en la propia Corte en caso de lograr el acuerdo. Su línea doctrinal marca la distancia para con las ideas que dominan la Corte y su edad hace lo propio ya con un enfoque más incisivo que es proponer una persona de 33 años para un tribunal con un ministro de 96, que es permanentemente señalado por el kirchnerimo duro que llega al punto de fantasear con reunir a la comisión de Juicio Político para someterlo a estudios médicos.
 
Con esta nominación el oficialismo vuelve a dominar la agenda tras el escándalo político tras la muerte del fiscal Nisman, pero conlleva una tónica diferente: el debate por la vacante de la Corte se desarrollará en terrenos más visibles, con las cartas mejor señaladas. En cambio la reforma de la SIDE es una pelea cuyos capítulos decisivos (aquellos que tienen que ver con las relaciones del espionaje con otros poderes) se definen en la clandestinidad. En ninguno de los dos terrenos el Gobierno cuenta con perspectivas que transmitan tranquilidad, sino más bien todo lo contrario", publica el diario.
 
Claramente: para tapar semejante "escándalo", no alcanza con un anuncio o una 'buena' noticia, es necesario otro escándalo, otra batalla. ¿Logrará imponerse una sobre otra?
 
La foto central de 'Tiempo Argentino' ilustra a Carlés junto al ministro de Justicia, Julio Alak. Sin embargo, el título central corresponde al tema Nisman: "Lagomarsino no logró despejar las dudas sobre el caso Nisman".
 
En el diario 'Clarín', la noticia tiene mucho menos lugar. Y apenas en un pequeño espacio 'La Nación' afirma que un joven de 33 años es candidato a la Corte y que su posibilidad de arribo "es remota" porque "la oposición" aclaró que votará en contra. 
 
Lo de 'El Cronista' fue más fácil: Decidió no priorizar ni a Lagomarsino, ni a Carlés, ni a Nisman. Un tema económico se impuso allí: "El Indec dice que los precios en los supermercados suben más que la inflación oficial". 
 
En cuanto a Carlés, en sus páginas, lo calificó como un "abogado K" y "colaborador de Zaffaroni": "Al filo del plazo legal, el Gobierno sorprendió ayer al oficializar a Roberto Carlés como candidato a cubrir la vacante que Eugenio Zaffaroni dejó en la Corte Suprema de Justicia. Coordinador de la comisión redactora del proyecto de nuevo Código Penal, estrecho colaborador de Zaffaroni y de muy buena sintonía con el Papa Francisco, si Carlés logra el aval del Senado se convertirá, a los 33 años, en el integrante más joven de la historia del tribunal. Para ello, el kirchnerismo deberá ajustar al máximo el conteo de votos y conseguir la colaboración de al menos parte de la oposición, tarea que hoy parece difícil".
 
'Clarín' lo llamó "delfín de Zaffaroni" y aseguró que "no tendrían los votos para nombrarlo". A diferencia de 'Página/12' que justificó enseguida la postulación, este matutino aclaró pronto que: "sectores de la oposición advirtieron que se trata de una maniobra de distracción del Gobierno, en un momento en el que las miradas están puestas en la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman.
 
Si bien el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había adelantado que el Gobierno iba a ajustarse al decreto, el anunció sorprendió hasta a los propios senadores oficialistas encargados de impulsar el nombramiento de Carlés. Incluso, se estimaba que la conferencia de prensa de Alak con escasa anticipación respondía a las polémicas declaraciones que horas antes había realizado la jueza Fabiana Palmaghini, a cargo del caso Nisman.
 
(...) el oficialismo necesita conseguir el aval de los 2/3 de los senadores presentes y todos los sectores de la oposición suscribieron el año pasado un compromiso para rechazar cualquier nombramiento del Gobierno, más allá de quién fuera el candidato."
 
Luego cuenta quién es y los títulos que posee el "estrecho colaborador del saliente Zaffaroni", que su relación con la Iglesia no es la que se cree: "instantes después de conocida su designación y mientras oficialistas se jactaban de que Carlés era el “candidato de Francisco”, en las redes sociales se viralizó un presunto tuit suyo de 2011, en el que el abogado cuestionaba al ahora Sumo Pontífice", y finaliza con los nombres de los "favoritos" para cubrir el cargo del ex Juez.
 
Por último, en el diario 'La Nación', Mariano Obarrio, habla del "discípulo de Zaffaroni, el elegido de la Presidenta para la Corte".  
 
Tal como sostiene la mayoría, dice que "la propuesta, que debe ser convalidada por el Senado, con los dos tercios de los votos, tropezará con el anticipado rechazo de la oposición, lo que dificultará su aprobación."
 
Cuenta que en la Comisión de Reforma al Código Penal pedía, entre otros, "eliminar la reincidencia" y "reducir las penas para delitos graves".
 
""Es un zaffaroniano puro. Es como Zaffaroni, pero con 33 años y tiene un gran aprecio del papa Francisco. Se podría decir que ambos lo sugirieron como hombre para la Corte", resumió a LA NACION un altísimo funcionario del entorno presidencial.
 
"No es de La Cámpora ni de Justicia Legítima", agregó ese informante después del anuncio del ministro de Justicia, Julio Alak. Sin embargo, se lo considera un militante de la doctrina del abolicionismo penal, según la cual las penas no deben ser un castigo, sino una herramienta para reinsertar a los reclusos en la sociedad.
 
"La oportunidad para formular el anuncio no fue tomada al azar. Por un lado, vencía el plazo legal de 30 días para presentar el nombre del candidato a suceder a Zaffaroni, que renunció el 31 de diciembre.
 
En la oposición sostienen que con el nombramiento la Presidenta buscó desplazar del foco de la atención pública el caso de la sospechosa muerte del fiscal especial de la AMIA, Alberto Nisman. El radicalismo ya anunció que no le dará al Gobierno los dos tercios de los votos en el Senado para que nombre en la Corte a un "militante" del kirchnerismo. Podría ser ésa la próxima pulseada política. Así, como una bomba de humo, la Casa Rosada lograría sacar de la discusión el conflicto por la muerte de Nisman, que claramente le incomoda frente a las elecciones.
 
Lo cierto es que ayer la Casa Rosada estaba embretada en una pelea con la fiscal Viviana Fein, que investiga la muerte de Nisman, y con el imputado Diego Lagomarsino, que negó su vinculación con el hecho y con la Secretaría de Inteligencia, dos acusaciones que le formuló el Gobierno.
 
El anuncio de Carlés agregó otro tema al debate. El abogado penalista dijo en el canal chavista Telesur que apoyaría la disolución de la SI y la creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que, según dijo, era una "deuda con la democracia".
 
En la oposición, se abren ahora dudas sobre la aprobación del pliego de Carlés en el Senado. "La UCR no podía negarse a aprobar a León Arslanian, Ricardo Gil Lavedra o Mónica Pinto. Pero no puede aprobar a Carlés, que es abierto militante K", decían ayer en el Parlamento .
 
(...) ¿Lo sugirió Zaffaroni o el Papa?, preguntó LA NACION a un allegado a la Presidenta. "Ambos tuvieron que ver", dijo una fuente oficial.
 
Pero la buena relación con Francisco, al parecer, no siempre fue así. En 2011, cuando el kirchnerismo estaba enfrentado con Bergoglio, Carlés escribió en su cuenta de Twitter: "¿Cómo puede Bergoglio hablar de trabajo, y a los trabajadores? Bergoglio, que no laburó nunca en su vida!"," finaliza el artículo.

miércoles, 28 de enero de 2015

La trama secreta de la elección de Roberto Carlés: un pedido del Papa a Cristina

La influencia del Papa Francisco en los avatares de la política argentina parece ser más grande de lo que se anuncia. Esta tarde, el ministro de Justicia Julio Alak transmitió la voluntad de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de proponer como ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a un jurista que no estaba entre los hasta ahora candidatos -tanto para oficialistas como opositores- para sentarse en la silla que Eugenio Raúl Zaffaroni había dejado vacía. La voz de Jorge Mario Bergoglio desde el Vaticano fue la que ayudó en la decisión.


Por Emiliano G. Arnáez

El nombre que la jefa de Estado elevará a la Comisión de Acuerdos del Senado es el del abogado, docente y doctor en derecho Roberto Carlés, quien se destacó en el último tiempo como el coordinador de la comisión que redactó el proyecto de reforma del Código Penal.
Lo que hasta ahora no había trascendido -y Perfil.com pudo confirmar gracias a altas fuentes que tuvieron acceso a la orquestación de la postulación- fue el rol destacado del Sumo Pontífice. Según las fuentes reservadas que hablaron con este medio, la amistad entre Carlés y Francisco es conocida y de larga data. Tanto es así, que fue el propio Bergoglio en calidad de obispo quien le practicó el sacramento de la Confirmaciónal ahora nominado a formar parte del Máximo Tribunal.
La idea de proponer a Carlés (nacido en Morón, pero vecino de Flores) como ministro de la Corte surgió del propio Papa Francisco y fue él quien hizo llegar su deseo a Cristina mediante altos interlocutores políticos y eclesiásticos.
Entre los nombres que se barajaban para reemplazar a Zaffaroni figuraban la decana de la facultad de Derecho, Mónica Pinto (elegida por el propio Zaffaroni); los penalistasLéon Arslanian y Ricardo Gil Lavedra; el presidente de la Cámara Penal Económica,Marcos Grabivker; y hasta la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó. Pero ninguno de ellos superó la voluntad del titular máximo de la Iglesia Católica.
Perfil.com intentó comunicarse sin éxito con el jurista para que comparta su sensación tras el anunció del ministro de Justicia. Sin embargo, las fuentes consultadas por este portal aseguraron que los preparativos para este nombramiento se viene realizando desde hace cinco meses aproximadamente.
La impronta de Carlés lo lleva además a ser aceptado por los sectores más laicistas de la sociedad: es un férreo defensor del matrimonio igualitario, de la adopción para parejas gay y de la despenalización del aborto, como declaró desde su cuenta de Twitter. Incluso prefiere que no existan símbolos religiosos de ningún tipo en los tribunales argentinos.
Precisamente un archivo de redes sociales puede jugarle una mala pasada al candidato a la Corte. Entre las muchas declaraciones de su cuenta de Twitter, @robertinocarles, destaca una del 7 de agosto de 2011, antes de que Jorge Mario Bergoglio fuese el Papa Francisco, en la que planteaba: "¿Cómo puede Bergoglio hablar de trabajo, y a los trabajadores? Bergoglio, que no laburó nunca en su vida!"
Con su propuesta, Cristina presenta entonces una carta ambigua pero estratégica. Su amistad con el Papa por un lado pero su militancia laica le puedan proveer los votos necesarios para poder contar con un ministro con alta aprobación de todo el arco político. Su tratamiento deberá esperar a la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, o bien, incluirlo en las sesiones extraordinarias convocadas para el 1 de febrero.
(*) De la redacción de Perfil.com | Twitter: @Cynega.

viernes, 31 de octubre de 2014

Renunció Zaffaroni y empieza la danza de nombres para reemplazarlo

Eugenio Zaffaroni presentó esta mañana (31/10) su renuncia al cargo de ministro de la Corte Suprema de Justiciad de la Nación, tal y como había anunciado desde hace mucho tiempo. En los hechos, la dimisión tendrá efecto a partir del 31 de diciembre próximo y luego el Poder Ejecutivo podrá en marcha el mecanismo institucional para proponer un reemplazo que deberá aprobar el Senado con una mayoría especial de 2/3 que el oficialismo hoy no tiene, lo que obliga al kirchnerismo a consensuar con las fuerzas opositoras. La partida de Zaffaroni dejará en 2015 al máximo tribunal con 4 miembros, tras los recientes fallecimientos de Carmen Argibay y Enrique Petracchi. Los K ya tienen pensados 3 nombres.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Una formalidad la renuncia presentada este viernes (31/10) por el juez Eugenio Zaffaroni a la presidente Cristina Fernández. Se hará efectiva el 31/12, con lo cual ya no será miembro de la Corte Suprema en 2015 y el máximo tribunal quedará con 4 miembros debido a los recientes fallecimientos de Carmen Argibay y Enrique Petracchi.
"Motivan esta dimisión ineludibles razones normativas y, más lejanamente, éticas y de convicción personal",argumentó el magistrado en un escrito de tres páginas dirigido a la primera mandataria donde alude a su edad (75 años) como límite constitucional para seguir ocupando el cargo.
"Pesa en mi decisión la idea de que la vitalicidad de los funcionarios de la Constitución, si bien excepcional, siempre es más adecuada a los sistemas monárquicos y, por ende, menos compatible con los principios republicanos", justificó.
A partir de su salida del cuerpo, Zaffaroni dice que ahora se dedicará de lleno a la labor docente con el objetivo de "formar a muchos hombres y mujeres jóvenes" para que puedan continuar "reflexionando y actuando el derecho mucho más y mejor" en pos de reducir "los niveles de desigualdad y violencia".
No puedo ocultarle que, en los últimos meses, experimento la sensación de que mi tarea en este Poder está agotada, junto con la urgencia en volver a la actividad académica, tanto en el país como en la Patria Grande”, señaló Zaffaroni en el escrito.
Además, en el texto de su renuncia al cargo a partir del 31 de diciembre próximo -tal como lo había anticipado públicamente en distintas oportunidades- , el ministro expresó a la mandataria, “por el bien de todos los habitantes de nuestra Patria”, sus “fervientes votos por la exitosa culminación de su mandato constitucional, como también por su felicidad y ventura personal, y la de todos los suyos”.
“Estimo que la justicia -y el derecho en general- no profundizarán su democratización sin un cambio cultural que, ante todo, debe provenir de sus propias fuentes de producción académica”, postuló Zaffaroni, quien, para finalizar la carta, le expresó a la mandataria su “más selecta consideración y estima”, y el saludo protocolar “b.s.m”, que significa que besa su mano.
Con la salida de Zaffaroni, la ley exige que su composición sea de 5 integrantes. Por lo que el Poder Ejecutivo podrá proponer a un candidato que luego deberá ser aprobado por los 2 tercios del Senado.
El oficialismo no cuenta con esa proporción de votos a favor, por lo cual necesitaría proponer a un candidato que reúna consenso entre todas las fuerzas políticas. Ya advirtió el senador radical Ernesto Sanz que su fuerza no va a darle el visto bueno a un candidato que represente "un copamiento de la justicia" por parte del Gobierno. 
El senador del FpV Aníbal Fernández dijo que "hay 2 o 3 nombres que reúnen las condiciones" para el consenso.
Unos de los nombres obvios es el de Carlos León Arlanián, quien fue miembro del tribunal que juzgó a las Juntas Militares a mediados de los 80. Arslanián también desempeñó cargos en distintos gobiernos peronistas.
Todo lo contrario sería la preferida de la Casa Rosada, la procuradora general Alejandra Gils Carbó, que si bien consiguió un amplio acompañamiento en el Senado para su designación en el cargo su giro hacia una postura mucho más militante la deja hoy sin la posibilidad de obtener un apoyo opositor para ir a la Corte.
Ricardo Gil Lavedra mantiene excelente relación por sus nexos académicos con el ministro Zaffaroni, a pesar de que defendió al fiscal Campagnoli, lo que no cae bien el kirchnerismo.
Resuenan otros nombres como el presidente de la Cámara Penal Económica, Marcos Grabivker o el juez de la Cámara Nacional electoral Alberto Dalla Via.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Los nombres que suenan para reemplazar a Zaffaroni

El ministro de la Corte ratificó que abandonará el cargo el próximo año. El Ejecutivo podrá proponer un reemplazo que deberá aprobar el Senado, con una mayoría especial que el oficialismo no tiene. ¿Quién será el candidato del consenso?


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Raúl Eugenio Zaffaroni ratificó que a partir de 2015 ya no será ministro de la Corte Suprema de Justicia, lo que dejará al máximo tribunal, tras los recientes fallecimientos deCarmen Argibay y Enrique Petracchi, con 4 miembros. 
 
La ley exige que su composición sea de 5 integrantes. Por lo que el Poder Ejecutivo podrá proponer a un candidato que luego deberá ser aprobado por los 2 tercios del Senado. 
 
El oficialismo no cuenta con esa proporción de votos a favor, por lo cual necesitaría proponer a un candidato que reúna consenso entre todas las fuerzas políticas. Ya advirtió el senador radical Ernesto Sanz que su fuerza no va a darle el visto bueno a un candidato que represente "un copamiento de la justicia" por parte del Gobierno.  
 
Por ello, el senador del FpV Aníbal Fernández dijo este miércoles que "hay 2 o 3 nombres que reúnen las condiciones" para el consenso. Se supone que el legislador se refiere a los mismo candidatos en los que estaría pensando la presidente Cristina Fernández
 
"Estamos buscando una situación que haga que todos estemos contentos y de acuerdo de lo que se está consiguiendo sea en beneficio para una Corte Suprema imparcial e independiente. No es difícil poder cumplir con ese punto", remarcó, en diálogo con el programa Casi Despierto, que se emite por la radio Nacional Rock.
 
Y agregó: "Hay 2 o 3 nombres que podrían comprender esa situación, no hay que volverse locos. Si se produjera la renuncia de Zaffaroni, no creo que tenga que quedarse con 4 miembros. Es mi visión. Estarían dadas las condiciones para presentar a un candidato de consenso".
 
Sin embargo, el legislador evitó revelar cuáles son los nombres que están en mente del kirchnerismo:"Ni loco daría un nombre, es un manoseo que no estaría dispuesto a ofrecer", indicó.
 
Los candidatos
 
Unos de los nombres obvios es el de Carlos León Arlanián, quien fue miembro del tribunal que juzgó a las Juntas Militares a mediados de los 80. Arslanián también desempeñó cargos en distintos gobiernos peronistas. 
 
Arslanián, además, encabezó la nómina de conjueces enviado por el Gobierno y aprobado por el Senado. 
 
Su condición de "candidato del consenso" fue aventurado este miércoles por la diputada oficialistaDiana Conti.  "Es una candidato de excelencia. Por más que tiene una pertenencia al peronismo, ha sido muy ecuánime tanto en el juicio a las juntas como en su actividad como ministro de seguridad en la provincia de Buenos Aires", dijo, en diálogo con Radio Continental.
 
Todo lo contrario sería la preferida de la Casa Rosada, la procuradora general Alejandra Gils Carbó, que si bien consiguió un amplio acompañamiento en el Senado para su designación en el cargo su giro hacia una postura mucho más militante la deja hoy sin la posibilidad de obtener un apoyo opositor para ir a la Corte. 
 
Hay más nombres en danza, incluidos los que apoyaría la oposición. Publicó el Diario Perfil el domingo último: 
 
"Arslanian, ex camarista y ministro de Justicia del ex presidente Carlos Menem y ministro de Seguridad bonaerense en la gobernación de Felipe Solá, mantiene aceitados vínculos con el oficialismo y de hecho lidera la lista de conjueces ante la Corte, pese a una catarata de impugnaciones en pleitos de magistrados por la supuesta inconstitucionalidad de su nombramiento. En tanto, Ricardo Gil Lavedra, ex diputado radical, lideró la defensa del fiscal José María Campagnolli, apartado por la Procuradora Alejandra Gils Carbó por haber investigado al empresario Lázaro Baez.
 
Sin embargo, Gil Lavedra, mantiene excelente relación por sus nexos académicos con el ministro de la Corte, Eugenio Zaffaroni con quien redactó el texto del nuevo Código Penal.Además, Nicolás Gil Lavedra, hijo del jurista ha sido  director de la película “Verdades Verdaderas” sobre la historia de Estela Carlotto en la búsqueda de su nieto “Guido”.
 
Pero, resuenan otros nombres como el presidente de la Cámara Penal Económica, Marcos Grabivker o el juez de la Cámara Nacional electoral Alberto Dalla Via.
 
En tanto, los presidenciables, Sergio Massa, Daniel Scioli y Mauricio Macri, ya dan pelea y pretenden nombrar al próximo ministro.
 
El massismo junto al radicalismo podrían señalar al ex senador kirchnerista, Nicolás Fernández, nexo para que el actual presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti llegara al Máximo Tribunal.
 
Algunos asesores de senadores radicales, sugieren los nombres de Antonio María Hernández, constitucionalista y miembro de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba, ex diputado nacional, como el camarista Civil y comercial Francisco De las Carreras, quien defendió la libertad de expresión en la causa por la Ley de Medios. Ambos juristas de destacada trayectoria.
 
Sin embargo, ni oficialismo, ni oposición, descartan a la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci como la “indicada” en este momento para asumir el quinto cargo que dejará vacante Zaffaroni.
 
Kemelmajer participó de la Comisión redactora del Código Civil y Comercial junto a Ricardo Lorenzetti y Helena Highton de Nolasco, y mantendría una línea independiente en las causas, explican voces cercanas a los ministros".

martes, 14 de octubre de 2014

La UCR pone condiciones para el reemplazo de Zaffaroni

El juez del máximo tribunal confirmó que a partir de enero dejará de integrarlo, lo que abre la necesidad del Ejecutivo de postular a un nuevo ministro. Sanz dijo que "no vamos a avalar cualquier postulación". En cambio, Gil Lavedra sostuvo que lo más probable es que sea el próximo gobierno el que designe al nuevo magistrado.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La muerte del juez de la Corte Suprema Enrique Petracchi abrió un debate inesperado: sobre la composición del máximo tribunal. La Corte quedó reducida a 5 miembros, que según  la ley es el número correcto de integrantes. 
 
Pero en enero, por cumplir 75 años, Raúl Eugenio Zaffaronidará un paso al costado, lo que abre la necesidad de nombrar a un nuevo ministro. Zaffaroni ratificó su deseo de abandonar la Corte el próximo año. "Yo prácticamente estoy ido", dijo el juez en las últimas horas. 
 
En medio de esto, desde el Gobierno anticiparon que podría corregirse nuevamente la cantidad de miembros que debería tener el tribunal (ver nota relacionada).
 
Desde la oposición, en tanto, salieron a condicionar al eventual postulante que designe el Poder Ejecutivo. 
 
El titular del radicalismo y precandidato presidencial, Ernesto Sanz , adelantó este martes que la UCR no votará "a cualquier postulante" que proponga el Gobierno para ocupar la vacante que dejará  Zaffaroni en la Corte Suprema de Justicia, cuando se jubile en enero próximo.
 
"Nosotros no vamos a avalar cualquier postulación solo para cumplir con la vacante. La Corte es algo muy importante", remarcó el senador, en diálogo con Radio 10.
 
"El Gobierno tiene una actitud de copamiento de la Justicia con fiscales y jueces afines, lo que marca que no quiere tener un Justicia independiente sino adicta. No acompañaremos ninguna postulación que vaya en ese sentido", enfatizó.
 
Por su parte, el exdiputado radical y excamarista Ricardo Gil Lavedra consideró "habrá que esperar al próximo gobierno"  para que designe al sucesor de Zaffaroni. 
 
En declaraciones a Radio Provincia, Gil Lavedra dijo que “la Corte está en su número legal de funcionamiento, sigue habiendo la necesidad de 3 votos concordantes y creo que la elección del nuevo miembro exige una mayoría muy calificada como son los 2/3 de los votos, con lo cual creo muy difícil que se pueda realizar, habrá que esperar al próximo gobierno”.
 
Por otro lado, el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat opinó que “podría iniciarse ya el proceso de selección de candidatos y de propuestas, sobre todo teniendo en cuenta el tiempo que demandan estas cuestiones”.
 
Respecto de la tercera vacante que quedará a fin de año Barcesat dijo que lamenta "profundamente que se retire (Zaffaroni), pero lo fija la Constitución, aunque también establece que el juez o el ministro puede prorrogar por 5 años más su cargo, si lo desea, mediante un examen psicofísico”.
 
Al ser consultado sobre el hecho de que el ministro Carlos Fayt continúe en el cargo pese a tener 97 años, Barcesat respondió: “Se ha violado la Constitución cuando se habilitó la permanencia por fuera del tope de 75 años”.

lunes, 6 de octubre de 2014

"Si producimos droga, ahorraremos dólares": dijo el juez Zaffaroni

A modo de chiste, el juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, sugirió que el país empiece a elaborar estupefacientes para que no salgan más dólares. Ocurre que a diferencia de Ricardo Lorenzetti, presidente del máximo tribunal, el juez conocido por sus políticas garantistas a favor de la despenalización de los consumidores de drogas, consideró que la política contra el narcotráfico "es bastante positiva".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24Mientras los poderes Ejecutivo y Judicial cruzan acusaciones por las políticas contra el narcotráfico, el juez Eugenio Zaffaroni no tuvo mejor idea que distender la discusión con una irónica sugerencia para que el país elabore drogas: "Si producimos, nos vamos a ahorrar divisas".
 
Ya hablando en serio, el juez de la Corte Suprema aclaró que no existe un riesgo serio de que la Argentina se convierta en un territorio productor de drogas: "No porque seamos inocentes, sino porque la materia prima para producir cocaína es demasiado voluminosa. En cocaína no podemos ser país de producción. Podemos ser de marihuana, porque se planta en cualquier lado. Hasta en los balcones".
 
Lo que sí identificó como un verdadero riesgo es que Argentina se convierta en una zona de triangulación para llevar los estupefacientes a Europa: "Lo grave sería que como país de triangulación se nos metan las mafias, lo cual no se está produciendo, las de Rosario eran mafias locales".
 
En diálogo con radio 'América', Zaffaroni, conocido por sus políticas garantistas y a favor de la despenalización de los consumidores de drogas, evitó polemizar con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Aclaró que no tuvo ocasión de escuchar su pedido por "políticas claras contra el narcotráfico", pero señaló: "Ha habido marchas y contramarchas, pero me parece que la política ahora es bastante positiva".
 
Por eso, pidió "no desviar cañones del aparato represivo hacia algo que no sirve para nada y concentrarlos en el narcotráfico". Ese combate contra el crimen organizado solicitó acompañarlo con una "fuerte política asistencial" para los drogadependientes.
 
"Hay sacerdotes de villas que están viendo un problema dramático, que es el paco. Es un estupefaciente, pero más que eso es un veneno que destruye a pibes muy chicos. Ahí el problema es otro, porque cuando el pibe está dado vuelta se necesita una intervención compulsiva. El consumidor de paco no va voluntariamente a buscar un tratamiento. Esa intervención compulsiva no tenemos que confundirla con la punición. Es una intervención compulsiva en un caso de crisis aguda. Ahí hay que meterse y hacer una política enérgica, pero es un problema de salud, no de penas", explicó.

viernes, 6 de junio de 2014

Feliz, Zaffaroni le agradeció al papa Francisco

El juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni le agradeció al papa Francisco la carta de la semana pasada en la que tomó posición contra el endurecimiento de las penas, la superpoblación carcelaria, el alarmismo de los medios y a favor de la reinserción social de los presos. La respuesta del penalista también fue enviada por carta y alude a conceptos similares, que pone en contexto, y que son los que signaron en los últimos meses los debates por la reforma penal.


Los papistas y papólogos de la derecha tienen otro problema más con Francisco...
 
"(...) “Nuestra región –dice Zaffaroni– sufre diferentes niveles de violencia que, sean bajos o altos, sólo parecen interesar como objeto de manipulación mediática, en pos de un fin único: agravar penas, inventar tipos penales nuevos frente a cada problema social y, en el fondo, consolidar la idolatría del poder punitivo, cuya ilusoria omnipotencia explotan los políticos inescrupulosos y rinde a los gobiernos, con el consiguiente peligro para las estructuras institucionales democráticas de los Estados”.
 
Zaffaroni firma las tres páginas de su carta en nombre de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología (Alpec), de la que es vicepresidente, y de la Asociación Internacional de Derecho Penal (AIDP). A ambas había dirigido su carta Francisco. Tanto las palabras del jurista como las del Papa son de enorme gravitación en la actualidad. En parte, porque reman contra una fuerte corriente general que ve en el castigo las respuestas vengativas y la cárcel la solución mágica para todos los males. Pero también porque todavía está en discusión el anteproyecto de reforma del Código Penal, que algunas fuerzas políticas opositoras, con protagonismo del Frente Renovador, han cuestionado con consignas que intentan mostrarlo como si fuera beneficioso para los delincuentes.
 
La campaña de Sergio Massa ha apostado a tergiversar, con fines políticos, algunos de los cambios propuestos en el anteproyecto: como la armonización de las penas de los distintos delitos, el tope de 30 años de prisión (que desplaza a la prisión perpetua), el reemplazo de la libertad condicional por penas alternativas y, en ese esquema, el reemplazo del sistema de “reincidencia” por otros criterios agravantes. Massa utilizó afirmaciones publicitarias (cuyo sustento se desconoce), como advertir que de aprobarse el Código “17 mil delincuentes que hoy están presos podrían salir a la calle”; o que “el 82 por ciento de los delitos será excarcelable” o que “robar una o cien veces será lo mismo”.
 
Según se puede leer en la carta de Zaffaroni, a la que accedió Página/12, Francisco no es el primer pontífice que se pronuncia sobre asuntos esenciales del derecho penal, sino que lo hizo en octubre de 1953 Pío XII, en un discurso ante los asistentes al Congreso de Roma de AIDP, en el cual sostuvo que “todo derecho penal debe ser de culpabilidad”. Quería decir que si se acusa a alguien de un delito, habrá que definir qué hizo y de qué es culpable. Parece una obviedad, pero ya en ese momento el Papa lo introducía como llamado “de alerta” –recuerda el juez– ante la “subsistencia de la peligrosidad como concepto burdamente reduccionista y de raíces racistas”. Se refiere a la suposición o conjetura de que hay personas per se peligrosas, candidatas a recibir castigos más severos.
 
Zaffaroni dice que las palabras de Francisco tienen una “trascendencia equiparable” a aquéllas de Pío XII, que –a su entender– mantienen vigencia. “No sólo no hemos archivado suficientemente la vieja idea de peligrosidad ni de derecho penal de autor, sino que asistimos a un progresivo desbaratamiento de los límites al poder punitivo represivo y controlador de los Estados, con el resultado de una creciente victimización de los más humildes y de los excluidos y una reducción de los espacios de libertad y privacidad de todos los habitantes”, advierte el juez de la Corte.
 
Ese tramo de la carta de Zaffaroni es sugestivo, ya que la cuestión sobre la peligrosidad y el llamado derecho penal de autor (juzgar a alguien por lo que es y no por lo que hizo) son claves en la discusión jurídica sobre la validez del sistema de “reincidencia” que tanto ha dado que hablar últimamente y que hasta motivó que la Corte Suprema difundiera la semana pasada una resolución que confirma su constitucionalidad: quien tras cumplir una pena en prisión comete un nuevo delito, no puede acceder a la libertad condicional por ese segundo caso y debe cumplir la pena completa. Es la postura cortesana de siempre, sólo que ahora existe un debate público, donde el tribunal decidió mostrarse subido a la moda antigarantista. Zaffaroni es el único que piensa distinto en la Corte. Detrás de la declaración de reincidente de una persona, según el juez, hay una suposición de que es más peligrosa. La Corte incluso sostiene que “desprecia” la pena que cumplió, como quien tiene ganas de cumplir otra. En función de esa deducción, cuestiona Zaffaroni, se la juzgará dos veces por lo mismo, ya que el primer delito tendrá efectos agravantes sobre el segundo, y se lo someterá a las bondades del sistema carcelario que evidentemente poco colaboró con su “recuperación”.
 
La carta de Zaffaroni al Papa deja entrever una preocupación a gran escala para las democracias. “Con gran dolor –y en verdad también con indignación– asistimos los penalistas y criminólogos a la demolición de los límites al poder punitivo de los estados trabajosamente construidos a lo largo de la historia, a partir de las experiencias de sangre y sufrimiento de millones de víctimas, recogidas y elaboradas por nuestra ‘dolorosa scienza dei delitti e delle pene’”. El penalista elogia lo “oportuno” del mensaje papal y le agradece que “advierta con claridad la necesidad de la prudencia en el uso de la pena. Creo leer en las palabras de Su Santidad una renovación y actualización de la admonición de ‘cautela’ en el uso del poder punitivo, que hace cuatro siglos, contra los poderosos de su tiempo –y con riesgo de su vida– formulara el poeta jesuita Friederich Spee”.
 
Zaffaroni, sobre el final del texto, le dice al pontífice que su carta fue “valiosa” y “valiente” y, en respuesta al pedido papal de que recen por él, Zaffaroni le dice: “Rezaré en la forma que lo pide, con el ruego de que S. S. no deje de hacerlo por los penalistas y criminólogos de nuestra región, a quienes también buena falta nos hace”.
 
El juez de la Corte presidió la comisión multipartidaria de juristas que redactó el anteproyecto de reforma del Código Penal. El coordinador de ese equipo, Roberto Carlés, ya se había reunido con el Papa en marzo y compartieron una charla en la que Jorge Bergoglio le anticipó su preocupación por “el abordaje punitivista” y “la instalación del pánico en la sociedad”. Ese diálogo dio pie a la carta del 30 de mayo, que ofrece algunas definiciones en las antípodas de la campaña antirreforma: “tendemos a pensar –dijo el Papa– que los delitos se resuelven cuando se atrapa y condena al delincuente, pasando de largo ante los daños cometidos o sin prestar suficiente atención a la situación en que quedan las víctimas. Pero sería un error identificar la reparación sólo con el castigo, confundir la justicia con la venganza, lo que sólo contribuiría a incrementar la violencia, aunque esté institucionalizada. La experiencia nos dice que el aumento y endurecimiento de las penas con frecuencia no resuelve los problemas sociales ni logra disminuir los índices de delincuencia”.
 
El texto del Papa hace foco en conceptos religiosos y humanistas, para trasladarlos al derecho penal. “Se trata de hacer justicia a la víctima, no de ajusticiar al agresor”, define. “Hay que avanzar y hacer lo posible por corregir, mejorar y educar al hombre para que madure en todas sus vertientes, de modo que no se desaliente y haga frente al daño causado y logre replantear su vida sin quedar aplastado por el peso de sus miserias”, dice también la carta. El aumento de las penas, insistía en un tramo, podría traer como otra de sus consecuencias “las cárceles superpobladas o los presos detenidos sin condena”. “En cuántas ocasiones se ha visto al reo expiar su pena objetivamente cumpliendo la condena, pero sin cambiar interiormente ni restablecerse de las heridas de su corazón”, planteaba respecto de la finalidad de la pena. Pedía que las “medidas que se adopten contra el mal no se contenten con reprimir” y se apunte a la “rehabilitación y total reinserción en la comunidad”. También hablaba del papel de los medios y advertía sobre la necesidad de no “crear alarma ni pánico social”. (...)".

Ultimas Noticias

Especiales

.

.