Mostrando entradas con la etiqueta Escocia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Escocia. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de septiembre de 2014

Escocia eligió seguir siendo británica

El Reino Unido ha sobrevivido al referéndum de independencia de Escocia. Aunque el sí ganó en Glasgow y en Dundee, el resultado final ha sido una clara victoria del no, con el 55% de los votos frente al 45% (dos millones de papeletas frente a 1,6 millones). Edimburgo, la capital, votó de forma aún más clara en favor de mantener íntegro el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, con un 60% de ciudadanos en contra de la independencia. Como se esperaba, las zonas más prósperas de Escocia han votado a favor de seguir dentro de Reino Unido y las zonas más pobres han votado por la independencia, aunque no de forma suficiente. El ministro principal de Escocia y líder del movimiento independentista, Alex Salmond, compareció en Edimburgo poco después de las 6:00, para aceptar la derrota de su propuesta y hacer un llamamiento por la unidad del país. Pero también para subrayar que más de un millón y medio de escoceses (entre 4,3 millones de electores) han votado por la independencia y que el país entero espera ahora que los partidos unionistas cumplan su promesa de transferir de forma acelerada nuevos poderes para Escocia.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La campaña del 'no' a la independencia de Escocia se ha impuesto en el referéndum, según cifras oficiales. Los unionistas han superado con suficiente margen los votos de los separatistas, lo que consolida la victoria de la campaña'Better Together' ('Mejor Juntos'). 
 
Los favorables a seguir de la mano de Londres han conquistado el 55,3% de los votos frente al 44,7% de los seguidores de Alex Salmond. El ministro principal escocés ha reconocido de inmediato la derrota. 
 
"Acepto el veredicto del pueblo escocés", ha sentenciado Salmond.
 
Nada más conocerse la histórica noticia, la libra esterlina ha subido un 1% en los mercados de divisas.
 
La consulta, marcada por un récord histórico de participación, se ha decantado del lado unionista, dejando sólo 4 de los 32 distritos en el lado del sí, entre los cuales se enmarca Glasgow. Los resultados definen el futuro de una región que buscaba independizarse del Reino Unido y, a su vez, dividen a la población (un 55,30% para el no ante el 44,70% para el sí).
 
Escocia seguirá siendo británica por un estrecho margen de votos. El recuento ha concluido de madrugada, después de que los colegios cerraran a las 22:00 hora local. Junto a las papeletas depositadas en los colegios electorales, también han sido escrutados los votos por correo, que han ascendido a cerca de un 20% del total.
 
Los ciudadanos acudieron a las urnas el pasado jueves 18/09 para decidir el futuro de su país de forma tranquila y masiva. La participación ha superado las expectativas, ya que más de un 84% del electorado ha depositado su papeleta (84,59%).
 
Sólo los distritos de West Dunbartonhire (53,96%), Dundee City (57,35%), North Lanarkshire (51,07%) y Glasgow (53,49%) se han posicionado a favor de la independencia de Escocia, mientras los demás, liderados por las Orkney Islands (67,20%), se han decantado la victoria de la campaña del"Better Together".
 
El 97% del censo electoral escocés, casi 4,3 millones de personas, se había registrado para votar en una consulta que decidirá si Escocia se independiza del Reino Unido.
 
"Escocia quiere un cambio"
 
Poco antes del final definitivo del escrutinio, la vicepresidenta del gobierno escocés, la nacionalistaNicola Sturgeon, ha afirmado en la BBC que a pesar del resultado en favor de no "Escocia quiere un cambio". Además, Sturgeon ha destacado que “lo que ha sido asombroso en este referéndum es el número de personas que jamás habían estado interesadas activamente en la política que han sido activos en una campaña y que se han involucrado”.
 
En la misma línea se ha pronunciado el 1er. ministro escocés y líder del Scottish National Party (SNP),Alex Salmond, a través de las redes sociales y, posteriormente, en un discurso pronunciado ante los partidarios del sí en Edimburgo. Salmond, ha agradecido este viernes a los escoceses su "increíble apoyo" en el referéndum de Escocia. 
 
En un tuit, Salmond ha felicitado a Glasgow, la ciudad más poblada del país, en la que ha ganado el sí y a la que ha calificado de "nuestra ciudad commonwealth". En su comparecencia pública en la capital, el primer ministro escocés ha dado las "gracias" a Escocia y ha asumido la derrota de la opción que ha liderado durante toda la campaña.
 
La incertidumbre sobre la libra, clave del "No"
 
La incertidumbre sobre el uso de la libra esterlina por una Escocia independiente y el recelo del sector financiero han resultado claves en el rechazo a la opción separatista.
 
El "no" a la unión llevaba también consigo un "no" a la circulación de la libra en calles y comercios escoceses y al Banco de Inglaterra como prestamista de último recurso, según insistieron durante los últimos meses el Gobierno y los políticos británicos opuestos a la independencia escocesa.
 
La unión monetaria de Escocia con el Reino Unido no parecía inviable hace casi 2 años, cuando Londres y Edimburgo acordaron la celebración de esta inédita consulta, pero, conforme se acercaba la fecha del referéndum, los reguladores británicos decidieron cerrar por completo ese grifo.
 
Y, aunque el nacionalista Alex Salmond, ministro principal escocés, insistió en que al Reino Unido le interesaba que Escocia utilizase la divisa británica -y que en cualquier caso el nuevo país podría adoptar una "esterlinización" semejante a la dolarización de la economía panameña-, la incertidumbre pudo más.
 
A ello se unieron, sin duda, los aireados temores de muchas grandes empresas británicas y escocesas, que mayoritariamente expresaron su recelo a la opción independentista de Salmond y dieron pie al argumento de Westminster de que se perderían empleos y la economía sufriría en caso de una secesión.
 
De la petrolera BP al banco Royal Bank of Scotland, dispuesto a trasladar su sede desde Escocia a Londres, fueron poniendo su granito de arena para el "no" escocés, que finalmente se ha impuesto con un amplio margen de más de diez puntos de ventaja.

martes, 16 de septiembre de 2014

Referendo en Escocia: Preocupación de la OTAN y España

Este jueves 18-09 en Escocia se celebra un referendum para definir su permanencia dentro de la órbita del Reino Unido. En caso de declarar su independencia, Escocia debilitaría a los británicos en un momento en que USA y la Unión Europea necesitan de aliados fuertes, con conflictos en diferentes puntos del planeta. En España la preocupación es que el País Vasco y Catalunya tomen a Escocia como ejemplo.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El próximo jueves 18-09 Escocia celebrará un referendo histórico para decidir si declara su independencia del Reino Unido y consigue su separación de los diferentes bloques en los que se encuentra (OTAN, UE, etc)
 
En ese marco, existen algunos pronósticos apocalípticos para Escocia en caso de independizarse, procedentes, por supuesto, de los propios aliados de Reino Unido. 
 
"Estamos interesados en ver a un Reino Unido que permanezca fuerte, sólido y unido", comunicóJosh Earnest, portavoz de la Casa Blanca. Votar un 'sí' en el referendo de independencia sería un error económico para Escocia y un desastre geopolítico para Occidente. O, al menos, en esto coinciden expertos estadounidenses de élite entrevistados por el diario 'The Financial Times'. 
  
"Los pronósticos de los nacionalistas son tan inverosímiles que realmente deberían ser descartados", insiste Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de USA, y explica que en realidad las consecuencias económicas para una Escocia independiente serían "sorprendentemente negativas", mucho más de lo que intentan presentar los promotores de la idea. Según él, no hay probabilidad de que Londres acuerde la unión monetaria, con lo cual los escoceses deberán dejar de usar la libra esterlina muy rápidamente. Duda, además, que el Banco de Inglaterra siga como prestatario para Edimburgo. 
  
"Sospecho que no funcionará bien para los escoceses", advierte Robert Bruce Zoellick, exvicesecretario de Estado de USA y expresidente del Banco Mundial. Al analizar las consecuencias que la independencia de Escocia podría tener para Washington, queda claro por qué la élite estadounidense prefiere dar unos pronósticos tan pesimistas.
Influencia sobre la UE
 
"La desintegración del Reino Unido sería la disminución de Gran Bretaña y una tragedia para Occidente, precisamente en el momento que USA necesita a aliados fuertes", admite el propio Zoellick. 
  
La pérdida de Escocia debilitaría la influencia de Reino Unido dentro de la Unión Europea. De momento, el país, junto con Alemania y Francia constituye la gran triada del bloque. En caso de perder a la población escocesa, resultaría en el cuarto lugar, detrás de Italia. Esto supondría menos asientos británicos en el Parlamento Europeo y menos influencia a la hora de tomar decisiones políticas. "En la Unión Europea, el tamaño importa", destaca Almut Moeller, experta del Consejo de Relaciones Exteriores de Alemania, según recoge la cadena Fox News. 
  
Una Escocia independiente no solo resultará fuera de la Unión Europea, sino podría causar también la salida del Reino Unido del bloque comunitario. Debido a las normas de votación británicas, los grupos políticos en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, que abogan por abandonar la UE, resultarán proporcionalmente más fuertes en el Parlamento nacional. "Es nuestra pesadilla: la independencia de Escocia seguida por la salida del Reino Unido de la UE", admitió un oficial estadounidense bajo condiciones de anonimato ante 'The Financial Times' y argumentó que esto convertiría a Londres en un socio mucho más débil.
 
Otro aspecto que preocupa a los políticos estadounidenses es la cooperación militar. Según comentó el senador republicano John McCain a 'The Financial Times', la independencia escocesa damnificaría los vínculos de inteligencia y las relaciones militares únicas que Washington tiene con Londres, su aliado militar más importante.  
  
Una vez fuera del Reino Unido, Escocia resultará también automáticamente fuera de la OTAN. Hasta que finalice el proceso de reintegración (bastante duradero, a propósito), habrá que suscribir y alcanzar nuevos acuerdos para patrullar las rutas vitales en el Atlántico del Norte y el mar del Norte. Si Escocia opta por no adherirse, se plantearía un dilema para la OTAN sin precedentes: qué hacer con la pérdida de un territorio de la Alianza desarrollado y gobernado democráticamente que ha elegido la neutralidad, puntualiza Daniel Troup, experto del Consejo canadiense de la OTAN, citado por Fox News. 
  
A la vez, quienes abogan por la soberanía de Escocia insisten en que el país debe librarse del armamento nuclear, lo que supone un enorme dolor de cabeza tanto para Londres como para la Alianza al completo. Habrá que encontrar otro puerto donde fondear cuatro submarinos de la Armada Real Británica equipados con los misiles balísticos intercontinentales Trident II D5 de ojivas termonucleares que actualmente están desplegados en las aguas del río Clyde. Es un riesgo que"socava la defensa colectiva y la disuasión de los aliados de la OTAN", comentó el Ministerio de Defensa del Reino Unido al respecto. Aún más: la incertidumbre rodea el futuro de la disuasión nuclear de Gran Bretaña como tal. Washington preferiría seguir viendo a Londres como una potencia atómica, pero en caso de independizarse Escocia, muchos analistas dudan de la posibilidad de que un Reino Unido menor pueda seguir soportando los gastos de sus fuerzas nucleares.   
Sanciones antirrusas
 
Analistas políticos estadounidenses temen, además, que el referendo de Escocia influya también en la posición de la Casa Blanca acerca de la crisis ucraniana. Por un lado, podría debilitar la habilidad de USA y la UE de montar una respuesta común debido a la influencia reducida del Reino Unido dentro del bloque. Por otro, 'incentivaría' a Moscú. "Rusia podría argumentar que los movimientos separatistas en realidad son perfectamente legítimos, ya sea en Crimea o en el este de Ucrania", comentó a 'The Financial Times' Ivo Daalder, exenviado de USA en la OTAN.
 
Preocupación en España
 
Con el referéndum de Escocia a sólo dos días, el en el gobierno español insisten en no comparar el proceso que se está viviendo en el Reino Unido con las tensiones separatistas en España. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha incidido este martes en esa idea y ha considerado "un despropósito" que los nacionalistas catalanes y vascos tomen como "ejemplo" el caso de Escocia porque "no tiene nada que ver".
 
En esta línea, ha insistido en una entrevista concedida a Radio Euskadi en que en Catalunya "no se da ninguno de los requisitos" establecidos en la Constitución para convocar un referéndum, sino que el Gobierno de Artur Mas "parece que, por su cuenta y riesgo, va a aprobar una ley de Consultas manifiestamente ilegal", que será recurrida por el Ejecutivo central "lo mismo que el decreto de convocatoria del referéndum.
 
Según ha asegurado, "lo lógico" es que el Tribunal Constitucional "dé la razón" a los recursos de Gobierno. "Una parte de España no puede decidir por el todo", ha añadido. Urquijo ha destacado que el nivel de autogobierno tanto de Catalunya como de Euskadi "no tiene parangón" en la Unión Europea y ha añadido que "no tiene sentido iniciar aventuras que se sabe cómo empiezan pero no cómo terminan". Además, ha agregado, "es muy confortable seguir pertenencia la UE, seguir participando del euros y de las ayudas europeas", lo que, en caso de que fueran independientes"dejarían de existir" porque "quedarían fuera" de la Unión Europea.
 
El delegado del Gobierno ha considerado que una victoria de la independencia en Escocia no aceleraría procesos semejantes en Catalulnya o en Euskadi porque "estamos en un estado de derecho" en el que"los políticos debemos cumplir la ley y hacerla cumplir, también el presidente de Catalunya y el lehendakari".
 
En este sentido, ha destacado que este lunes Artur Mas "dio alguna señal en el sentido de acatar la legislación y las hipotéticas resoluciones judiciales que pudieran producirse" al señalar que, "si no hay referéndum, se votará en elecciones autonómicas". "Es bueno no tensionar a la sociedad. No hay necesidad en estos momentos de reclamar algo distinto al ordenamiento del que disponemos en la actualidad. Y es fundamental que los que estamos llamados a dirigir las instituciones públicas demos ejemplo de cumplimiento de la ley a los ciudadanos", ha insistido.
 
En relación a los llamamientos a la desobediencia civil que se han dado en Catalunya, ha confiado en que "eso no pase". "Es mejor apelar al seny de los catalanes, que son mucho más listos y más responsables que meterse en un jaleo como el que pretenden algunas asociaciones radicales de Catalunya", ha indicado.
 
Asimismo, ha afirmado que no sabe a qué puede deberse el descontento de los ciudadanos catalanes porque "antes se decía eso de 'España nos roba' y ayer vimos al hijo de un presidente catalán durante muchos años declarando imputado por delito corrupción". En cualquier caso, ha asegurado que "los catalanes, los vascos y los gallegos tienen mucho que agradecer al Gobierno de España, a la solidaridad del conjunto de comunidades autónomas, de los españoles".

Ultimas Noticias

Especiales

.

.