Mostrando entradas con la etiqueta El País de España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El País de España. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de enero de 2017

Argentina profundiza la desigualdad social

Entre el segundo y el tercer trimestre de 2016, el 10% más rico aumenta de 23 a 25,6 la diferencia de ingresos con el 10% más pobre, de un deterioro iniciado en 2014



os argentinos más ricos son más ricos y los más pobres son más pobres. Las estadísticas oficiales han puesto en evidencia que la desigualdad social ha crecido en Argentina durante 2016, año del inicio del gobierno de Mauricio Macri, un proceso lento pero persistente iniciado en 2014, durante los últimos años de kichnerismo. Según el Instituto de Estadística y Censos (Indec) el 10% de la población más rica recibió en el tercer trimestre de este año ingresos promedio 25,6 veces más altos que el 10% más pobre. Un trimestre antes, esa diferencia era de 23 veces. En cifras, significa que los argentinos de la base de la pirámide han vivido con 1.370 pesos (85 dólares) por mes, contra 34.998 pesos (2.173 dólares) del estrato más alto. La última estadística puso también en evidencia que la mitad de los argentinos gana menos de 8.000 pesos (496 dólares) mensuales, es decir que vive con poco más de 16 dólares por día. La cifra está por encima de los 325 dólares necesarios para cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que determina la línea de indigencia, pero muy por debajo de los 745 dólares necesarios para cubrir la Canasta Básica Total (alimentos más servicios) de una familia tipo.

A finales de septiembre, Macri admitió que el 32% de la población era pobre, una cifra que convirtió en un trabajo difícil su promesa de campaña de “pobreza cero”. Sobre todo porque el comienzo no ha sido bueno y Argentina ha cerrado un año económico para el olvido. El PIB cayó 3,8% en el tercer trimestre, la actividad industrial se derrumbó 4,1% y la inflación fue de un 40%. El gobierno de Macri dijo que ese ha sido el costo de resolver el descalabro de la “herencia recibida” del kirchnerismo, y que 2017 llegará el despegue. Su nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que el último trimestre del año revirtió una sucesión de números negativos y que la economía ya empezó a crecer. “Estamos trabajando con una hipótesis de crecimiento entre 3,5% y 4% para 2017”, reveló el ministro en una entrevista reciente.

Pero no alcanzará sólo con crecer. Macri deberá también revertir la tendencia hacia una mayor desigualdad, en un país que históricamente ha sido de los más igualitarios del continente. Los indicadores de equidad recolectados por el Banco Mundial, con fecha 2014, colocaron a Argentina en el primer lugar de un cuadro comparativo con Brasil, Perú, Bolivia, México y Ecuador. Mientras el índice Gini de  Argentina fue de 42,28 (0 es mayor equidad, 100 es mayor inequidad), Brasil ocupó la peor posición con 51,48.Argentina no registraba un índice de Gini menor de 43 desde 1986, año en que se inició una corriente ascendente que alcanzó su cenit en la crisis de 2002, cuando trepó a 53,79. Desde ese año no dejó de caer en picada hasta 2013. Pero el último registro del BM de 2014 ya mostró un pequeño deterioro.
Los datos difundidos ahora por el Indec son sólo de ingresos y no es correcto compararlos con el índice de Gini, un indicador múltiple, pero sirven de advertencia. En el trimestre mayo-junio, el 10% de los argentinos ubicados en el decil más bajo se repartió el 1,4% del ingreso total y el más rico el 31,3%. Un trimestre después la tendencia benefició a los más ricos, que se quedaron con el 31,5% de los ingresos, contra el 1,2% de los más pobres. La devaluación del peso, la caída de la actividad económica y el aumento del desempleo (pasó de 5,9% a 9,3% interanual en el segundo trimestre), todo ello acompañado de una inflación del 40%, explican parte de este fenómeno.
El Gobierno admitió desde el inicio que la situación social era complicada y que por eso había destinado recursos fiscales a moderar el impacto del ajuste entre los más pobres. El presupuesto aprobado en el Congreso para el año próximo, en tanto, prevé un aumento del PIB de 3,5% y una inflación de entre el 12 y el 18%. Que esas mejores permitan también reducir la brecha entre ricos ypobres será un desafío para Macri.
http://economia.elpais.com/

jueves, 17 de marzo de 2016

El País de España habla de la "locura de la inflación" en la Argentina

El diario español escribió una nota en la que informa que los argentinos optan por el Mercado Central, donde las frutas, verduras y carnes se consiguen hasta tres veces más baratos que en las grandes cadenas de supermercados.


"La locura de la inflación, que ronda el 30% y solo es superada en toda Latinoamérica por Venezuela, lleva cada vez a más argentinos a acudir al Mercado Central, a las afueras de Buenos Aires, para comprar allí las cosas más baratas y después congelarlas", indica el diario español El País.

Asimismo, explica que ese mercado triplicó sus visistantes en lo que va del año, ya que allí se consiguen los productos, en muchos casos, a la mitad del precio y hasta tres veces menos de lo que ofrecen los grandes hipermercados y comercios barriales.


"¡Gracias Macri!", grita un cocinero citado por ese diario. "Vivo en Mataderos y vengo a comprar al Mercado Central, pero los precios en todos lados están un 30% más caros que dos meses atrás. El 8 de noviembre creció la brecha más del doble", resume.

Asimismo, indica que los alimentos más consumidos por los argentinos se dispararon en los comercios minoristas. Por ejemplo: un kilo de bananas que se consigue en el mercado central a 7 pesos en las grandes cadenas asciende a 28. La oscilación es del 300%, y algo similar ocurre con la papa y la cebolla.


Agrega que en los precios existen variaciones del 100% como el limón, la lechuga y las mandarinas, y algunas aún más caras, como las manzanas. Lidia, una de las puesteras que vende frutas y verduras reconoce que "en estos dos primeros meses vino el triple de gente que la que se acercaba el año pasado y vendo muchísimo más".

viernes, 11 de diciembre de 2015

El País de España: El “caprichoso desprecio de mal perdedor” de Cristina

El diario español, El País, se refirió al fallido traspaso presidencial en Argentina y a las expectativas sobre el gobierno de Mauricio Macri. Calificó la actitud de la ex presidenta, Cristina Fernández, de no asistir a la ceremonia de traspaso de mando como un “acto de hostilidad” hacia el nuevo mandatario y de “caprichoso desprecio de mal perdedor” que “daña la imagen exterior de la nación latinoamericana cuando más necesita el respaldo internacional”.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- La novela del traspaso presidencial dio la vuelta al mundo. Ya pasada la polémica ceremonia y con Mauricio Macri ejerciendo la presidencia, el diario El País de España publicó un duro editorial acerca de la actitud de la ex presidenta y los legisladores que no concurrieron al Congreso de la Nación para la jura.
Pero también advirtió que el kirchnerismo le ha “declarado la guerra a su sucesor, el liberal Mauricio Macri, desde el primer día de su mandato”.
Sobre la actitud de Cristina, El País la calificó de “acto de hostilidad, inédito en la historia argentina” y de “caprichoso desprecio de mal perdedor a las reglas del juego democrático”.
En cuanto al peronismo, el periódico expresó que “queda esperar que de las propias filas del peronismo surja un ala responsable y madura capaz de ejercer una oposición constructiva por el bien de todos los argentinos”.
Por último, sobre el nuevo presidente, consideró que “las expectativas son altas; cumplirlas exigirá unidad y respeto a la transparencia y a las reglas democráticas”.
El kirchnerismo y su líder, la ya expresidenta Cristina Fernándezhan declarado la guerra a su sucesor, el liberal Mauricio Macri, desde el primer día de su mandato. Así es como hay que entender el boicot de ayer al traspaso democrático de poder, ordenando a sus fieles no asistir a la jura presidencial en el Congreso y negándose a imponer a Macri, como manda la tradición, la banda presidencial en la Casa Rosada.
El acto de hostilidad, inédito en la historia argentina, no solo es un caprichoso desprecio de mal perdedor a las reglas del juego democrático, esenciales para la convivencia pacífica de una sociedad, sino que agrava la división política de Argentina y daña la imagen exterior de la nación latinoamericana cuando más necesita el respaldo internacional.
El gesto de Cristina Fernández augura una oposición frontal al nuevo Gobierno y la generación de una tensión innecesaria para el desarrollo democrático de Argentina. Así las cosas, solo queda esperar que de las propias filas del peronismo surja un ala responsable y madura capaz de ejercer una oposición constructiva por el bien de todos los argentinos y con el respeto que merece una ciudadanía que ha optado libremente por el cambio.
Mal final de la presidenta saliente, por multitudinaria que fuese la despedida, e innecesario mal comienzo para su sucesor, que va a tener que desplegar una extraordinaria inteligencia y habilidad políticas para pilotar el nuevo rumbo de Argentina. Además de luchar contra la pobreza y el narcotráfico —prioridades marcadas ayer por el presidente— los males de la economía necesitan remedios urgentes y exigirán paciencia y consenso en los objetivos. El primero de todos levantar el cepo (control) cambiario para ajustar el valor real del peso; después, controlar la inflación, ya por encima del 28%; enseguida, atraer la inversión extranjera que permita aumentar las actualmente escuálidas reservas de divisas, y finalmente acabar con los excesos del proteccionismo kirchnerista.
Macri llega al poder con una Argentina “cansada de enfrentamientos inútiles”, como dijo ayer, y que desea un cambio tranquilo. Las expectativas son altas; cumplirlas exigirá unidad y respeto a la transparencia y a las reglas democráticas. Que no las defraude el rencor, la prepotencia, la corrupción y otros vicios de la vieja política.

martes, 13 de octubre de 2015

Qué es lo "bueno" del kirchnerismo, según Lanata

El periodista Jorge Lanata, muy crítico del Gobierno nacional, aseguró que el kirchnerismo "tiene una característica muy buena, y muy difícil de manejar, que es la audacia. Cuanto más arrinconados están, más doblan la apuesta”, agregó en un entrevista publicada en el diario El País.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24Jorge Lanata dio una entrevista a El País, donde habló sobre el kichnerismo y las próximas elecciones nacionales.
“La oposición no logró articular una propuesta interesante para la gente. Y se ha presentado muy dividida y con discusiones muy miserables, pequeñas, de cargos y de listas”, fustigó.
Al ser consultado sobre los candidatos a presidentes, el conductor de Periodismo Para Todos sostuvo que“el hecho que se hayan presentado Massa y Macri por separado es lo que permite al peronismo ganar. Después, el porcentaje de 38% para Scioli es muy alto después de 12 años de Gobierno”.
“En cuanto al peronismo, yo lo compararía más con el rock and roll, que siempre renace de su cenizas (...)  Evidentemente, algo debemos de tener, porque los últimos 60 años de historia argentina se explican por el peronismo o por algo relacionado al peronismo. Yo soy muy crítico, pero ese Gobierno kirchnerista tiene una característica muy buena, y muy difícil de manejar, que es la audacia. Cuanto más arrinconados están, más doblan la apuesta”, agregó en un entrevista publicada en el diario El País.
“También es cierto que la oposición no logró articular una propuesta interesante para la gente. Y se ha presentado muy dividida y con discusiones muy miserables, pequeñas, de cargos y de listas. Ningún de los candidatos que se están presentando atacan lo que yo llamaría las deformidades centrales de la Argentina. Solo hablan de cosas de coyuntura”, indicó Lanata.
En relación al atentado que sufrió su vivienda hace un tiempo, manifestó: “En un momento, Néstor y Cristina mencionaban los periodistas por nombre y apellido, y eso era arriesgado. No por ellos, pero porque algún fanático podría hacer alguna estupidez solo para quedar bien. Hay amenazas, pero no hay una escalada concreta de violencia”.
Sobre el periodismo militante, el conductor de Lanata Sin Filtro dijo: “El periodismo militante es el contrario de la idea del periodismo. La idea del periodismo es preguntar y del militante, responder. Lo que pasó en los últimos años es que el periodismo se ha transformado en una cuestión de fe. Según quien lo diga, la persona lo cree o no lo cree”.
“Es una locura porque eso hizo que desaparecieran los hechos. Muchas de las denuncias que hemos hecho están en la Justicia o han provocado la renuncia de ministros.(...) La posición del Gobierno frente a eso no fue discutir los hechos. Fue negar directamente las cosas. Y es muy difícil hacer periodismo así. Porque si vos no hablás de hechos, estás todo el tiempo hablando de opiniones. Sin duda, [la polarización] empeora el periodismo, empeora el nivel de periodismo”; concluyó.

miércoles, 18 de febrero de 2015

“El Kirchnerato se desmorona”, advierten desde El País de España

El diario El País de España publicó un duro artículo sobre el fin de mandato de Cristina Fernández y su relación con la muerte de Alberto Nisman, cuando este miércoles (18/02) se cumple 1 mes de su fallecimiento en circunstancias que aún no se han logrado esclarecer pero que ha generado una crisis política e institucional que impacta en la Presidenta. El autor de la columna de opinión, Miguel Ángel Bastenier, sostiene que "el Kirchnerato no acaba, se desmorona" y que “la catástrofe se llama Alberto Nisman”.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El periodista e historiador hispanocolombiano, Miguel Ángel Bastenier, ha sido subdirector encargado de Relaciones Internacionales del diario El País de España, hasta que pasó a ser editorialista y columnista de dicho periódico.
En la edición de este martes 17/02, a un día de cumplirse un mes del fallecimiento del fiscal Alberto Nisman y a un día de la marcha del silencio conocida en las redes sociales como #18F, Bastenier analiza el fin de mandato presidencial y lo que considera el fin del gobierno de los Kirchner: “El Kirchnerato no acaba, se desmorona”, sostiene el periodista que señala que “la presidenta se encuentra estos días visiblemente descompuesta” por el caso Nisman y ante la posible falta de esclarecimiento del hecho sentencia: “la demolición de una presidencia”.
El Kirchnerato no acaba, se desmorona. El largo mandato de los esposos Kirchner comenzó el 25 de mayo de 2003 cuando Néstor, fundador de la fórmula, asumía la presidencia de Argentina, y terminará, o hará una pausa, cuando su viuda, Cristina Fernández, se ausente de la Casa Rosada. Hasta hace poco parecía verosímil la estrategia de la señora presidenta de amueblar el fin del reinado para que su sucesor fuera peronista, aunque no necesariamente de su preferencia, y así mantener las posibilidades de un segundo episodio dinástico como sería su regreso en 2019. La constitución no permite tres presidencias consecutivas.
Y la catástrofe se llama Alberto Nisman, fiscal, cuyo cadáver fue hallado en su casa con un tiro en la cabeza el pasado 18 de enero, víspera de su comparecencia ante el Congreso para fundamentar su denuncia contra Fernández por encubrimiento del atentado que sufrió la asociación israelita AMIA en 1994, donde hubo 85 muertos. Nisman llevaba dos años y 290 folios de investigación, y había concluido que existió un acuerdo de “impunidad” con Irán, a cuyos agentes se acusaba de la masacre, que garantizaba a Buenos Aires el suministro de crudo y, encima, le colocaba a Teherán sus cereales.
La presidenta se encuentra estos días visiblemente descompuesta. Primero se negó a creer que el fiscal se hubiera suicidado, y veía en el crimen una maniobra contra su persona, mientras el Gobierno se aferraba a la muerte auto-infligida como a un clavo, sin duda, ardiendo. Por la mente de la viuda podía pasar el recuerdo del calamitoso fin de mandato del radical Raúl Alfonsín en 1989, y de su sucesor Fernando de la Rúa, que ni siquiera pudo acabar, en 2001; y hasta en el propio peronismo hay recuerdos aciagos como el del general Perón depuesto por los militares en 1955; el de su viuda Isabelita igualmente defenestrada en 1976, y el desairado mutis por el foro de Carlos Menem, peronismo neoliberal, en 2003, que dio paso, sin embargo, al triunfo de Néstor Kirchner, de nuevo peronismo social justicialista.
El pánico tiene fecha de caducidad, o peor, de deflagración: las primarias obligatorias para todos los partidos de agosto, y las elecciones del 25 de octubre, en las que se juegan la presidencia, legisladores y cargos provinciales, porque cuanto más dure la crisis, mayor debería ser el daño al oficialismo. Y parece que Cristina Fernández tendrá que hacer de tripas corazón apoyando a Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, a quien no quiere y quien no le quiere, pero que impediría que ganara Massa, peronismo escisionista, eventualidad quizá aún más grave que la victoria de la oposición. La suma de votos arrojará verosímilmente una mayoría para los peronismos, en confuso montón, y si añadiéramos los de quienes algún día lo fueron, la ventaja ya sería abrumadora, porque el aparente ADN nacional casi exige haber pasado por el movimiento que fundó Juan Domingo Perón.
Lo peor probablemente sería que nunca se supiera qué pasó en el apartamento de Alberto Nisman: ¿suicidio?; ¿asesinato perpetrado por agentes iraníes?; ¿cometido por quienes querían quitarle un problema a la última representante del Kirchnerato? Pero siempre la demolición de una presidencia.

lunes, 26 de enero de 2015

El País de España: "Cristina le sumó traición a la desidia” en la causa AMIA

El diario El País de España publica este lunes (26/01) una fuerte columna acerca de la causa AMIA y la muerte del fiscal Nisman, donde apunta a años de “desidia” en torno a la investigación por los atentados terroristas en la Argentina y señala que el gobierno de Cristina Fernández le ha sumado la “traición” a la "historia" del ataque a la mutual judía.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Siguen las repercusiones en la prensa internacional de la muerte del fiscal especial Alberto Nisman a más de una semana del hallazgo de su cuerpo sin vida en  el baño de su departamento de la torre Le Parc y con un disparo en la sien. Este lunes (26/01) el diario The Wall Street Journal especula que si Nisman fue asesinado, Irán estaría detrás del crimen. Por su parte, el matutino El País de España publica una dura columna donde se señala a la Presidente Cristina Fernández como quien añadió “traición” a la “desidia” que atravesó la causa AMIA, en referencia a la firma del acuerdo de Entendimiento con Irán.
A continuación la columna completa pulicada en el diario El País y firmada por Santiago A. Canton, director ejecutivo del Robert F. Kennedy Human Rights y exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos:
El lunes 19, los argentinos despertamos con la noticia de que el fiscal Nisman, quien días antes había acusado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al canciller [ministro de Exteriores] Héctor Timerman de encubrimiento del atentado a la AMIA, estaba muerto de un balazo en la sien. El impacto de la noticia continúa retumbando en la cabeza de los argentinos. La muerte del fiscal es sólo el último capítulo en la novela de impunidad iniciada hace más de dos décadas. Como en las novelas policiales, la investigación se concentra hoy en las pruebas de restos de pólvora, huellas digitales y llamadas telefónicas. Pero sin un entendimiento completo de los hechos que comienzan hace más de dos décadas, es imposible comprender la gravedad de la situación actual.
El 17 de marzo de 1992, un ataque terrorista a la Embajada de Israel en Argentina causó 29 muertos y 242 heridos. Si bien se realizaron numerosas investigaciones, el caso continúa en la impunidad. La hipótesis principal es que el grupo libanés Hezbolá estuvo detrás del ataque.
La bomba en la embajada y la impunidad que la acompañó sembraron el terreno para que dos años mas tarde, el 18 de julio de 1994, otra bomba, esta vez en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), matase a 85 personas. La investigación judicial estuvo desde un comienzo plagada de graves irregularidades, en donde las huellas supuestamente secretas del Servicio de Inteligencia argentino se vislumbran a cada paso. El informe del doctor Claudio Grossman, observador del juicio en representación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no deja ninguna duda. Apenas iniciada la investigación, el juez de la causa, Juan José Galeano, presionó a la persona identificada de haber entregado la camioneta con 300 kilos de dinamita que derrumbó el edificio de la AMIA, para que identificase como responsables a policías de la provincia de Buenos Aires, ignorando otras líneas de investigación. A partir de ahí, todo el resto de la prueba quedó seriamente contaminada.En el encubrimiento y la implantación de prueba falsa, participaron varios funcionarios del poder judicial, del poder ejecutivo y del poder legislativo, todos guiados por la mano del Servicio de Inteligencia.
Las flagrantes irregularidades culminaron con la decisión de apartar al juez de la causa, declarar nulo prácticamente todo lo actuado hasta ese momento y absolver a todos los acusados. Con esta decisión, más de 10 años después del atentado, se ponía en evidencia que el Estado argentino en su conjunto, en lugar de buscar la verdad sobre los hechos, solo buscó engañar a toda la sociedad argentina, y en particular a las víctimas de la AMIA.
En septiembre de 2004, se nombra al fiscal Alberto Nisman a cargo de la investigación, y se inicia un nuevo proceso. Poco más de un año después, el fiscal acusa a Irán de estar detrás del atentado y a Hezbolá de ejecutarlo. En base a la solicitud de Argentina, Interpol emitió peticiones de captura para cinco iraníes involucrados en el atentado. Entre las solicitudes de detención se encontraban ministros, diplomáticos y militares de alto rango. Las solicitudes no lograron ningún resultado y frente a la imposibilidad de interrogar a los imputados, y al no existir el juicio en ausencia en Argentina, no hubo más avances significativos en la investigación.
El momento más importante de esta etapa fue el reconocimiento de responsabilidad del Estado argentino en una audiencia ante la CIDH en marzo de 2005, donde además se acordaron una serie de medidas, incluyendo la reforma del Servicio de Inteligencia. El presidente Néstor Kirchner aprobó las reformas por decreto, pero nunca se cumplieron. Actualmente, el caso está esperando la respuesta de Argentina y posiblemente el proceso culmine ante la Corte Interamericana con una sentencia en contra.
Según declararon los exministros de Exteriores Bielsa y Taiana, tras la decisión del fiscal Nisman, Irán intentó reiteradamente buscar un acercamiento para alcanzar una solución política en la justicia argentina, además de promesas de mejora en la relación comercial. Ambos exministros rechazaron las propuestas de Irán.
Las tentativas de negociación que se frenaban ante la intransigencia de Bielsa y Taiana, encontraron en Timerman un interlocutor más flexible. En marzo de 2011, el periodista Pepe Eliaschev denunció la existencia de un pacto secreto entre Argentina e Irán. Las graves acusaciones que brotaron desde el Gobierno contra el periodista se dieron de bruces contra el suelo menos de dos años después, cuando la presidenta anunció por Twitter la firma de un "histórico" acuerdo de nueve páginas con Irán para crear una Comisión de la Verdad y facilitar las declaraciones en Irán de los acusados.
Frente a la avalancha de críticas, el Gobierno insistió en que no hubo negociación secreta, más allá de buscar avanzar en la búsqueda de justicia. El discurso del Gobierno, repetido estoicamente por sus acólitos seguidores, sufrió un duro golpe el 14 de enero con la denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta y el canciller acusándolos de encubrir el atentado a la AMIA.
El lunes 19, el fiscal Nisman debía comparecer ante el Congreso para declarar y presentar pruebas sobre la denuncia. Nunca llegó. Pocas horas antes lo encontraron muerto en el baño de su departamento.
En cuestión de horas, irresponsablemente, con poca información, el Gobierno salió a sostener la teoría del suicidio. Pero tras un par de días en los que nueva información no favorecía dicha teoría, la presidenta modificó su opinión inicial y descartó el suicidio. En una muestra clara de un verticalismo irracional, sus seguidores, algunos de ellos sin poder ocultar una vergüenza que los acompañará de por vida, repetían automáticamente las palabras de la presidenta.
Las pruebas de Nisman deberán ser evaluadas ante los tribunales, ante la sociedad no parece necesario. Ya no existen dudas de que la negociación informal existió a espaldas de las víctimas y del pueblo argentino, comprometiendo los logros que se habían alcanzado en la justicia Argentina.
La historia de la AMIA es la historia de la desidia de un Estado y sus gobiernos. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, le sumó traición a la desidia. En derechos humanos lo principal deben ser siempre las víctimas y las medidas para que las violaciones no se repitan. El Estado argentino por más de dos décadas ha ignorado a las víctimas de la AMIA y ha creado un manto de impunidad que facilita la repetición de violaciones. Mientras no haya justicia por uno de los más graves actos terroristas de América Latina, el eco del estallido continuará cobrándose más víctimas.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.