Mostrando entradas con la etiqueta EEUU. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EEUU. Mostrar todas las entradas

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Macri felicitó a Trump: "Espero que podamos trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos"

El presidente Mauricio Macri felicitó a Donald Trump, vencedor de Hillary Clinton y electo mandatario de EEUU, a quien le expresó trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos". 



"Felicito a @realDonaldTrump en su triunfo y espero que podamos trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos", escribió Macri en la red social Twitter. 

Antes, la canciller Susana Malcorra afirmó que el gobierno argentino buscará una "transición lo más rápida y corta posible" para mantener la agenda común con los Estados Unidos, tras la elección de Donald Trump, y afirmó que "nos tendremos que adaptar y así lo haremos con responsabilidad institucional".

"Nuestra mayor preocupación es asegurarnos que haya una transición en la agenda lo más rápida y corta posible para continuar con la enorme cantidad de temas que tenemos en común con la administración de (Barack) Obama, y sentarnos con el equipo que Trump defina, para ver qué ajustes ven ellos" en la agenda común, dijo Malcorra en declaraciones a radio Mitre.

Más temprano, Malcorra había felicitado -vía Twitter- al presidente electo de Estados Unidos, y había admitido su "pena" por "no ver una mujer tan capaz elegida para esa importante responsabilidad", en referencia a la derrotada candidata demócrata, Hillary Clinton.

"Es una decisión de los americanos que se ha expresado claramente. Es el resultado evidente de un proceso electoral democrático", dijo Malcorra, quien pidió ser "cautos y cuidadosos" con la visión de futuro, en tanto que destacó el discurso "conciliatorio" que Trump brindó a la madrugada, tras conocerse los resultados de los comicios.

Al ser consultada sobre sus declaraciones de apoyo a Clinton durante la campaña, Malcorra insistió en que el gobierno argentino quería asegurarse de que "no hubiera un retraso de la temática que estamos trabajando gobierno a gobierno" y esa situación "estaba maximizada a través de una continuidad del partido Demócrata y eso es lo que tenía máximo interés para la Argentina, desde una óptica muy utilitarista, en función de nuestras prioridades e intereses".

"Pero la realidad ha sido otra. Nos tendremos que adaptar y así lo haremos, con la responsabilidad institucional que nos corresponde. Ya estamos estableciendo contactos, que hemos tenido durante la campaña también, para asegurarnos que fluya este vínculo y se aceite lo antes posible", indicó.

Y subrayó: "No podemos pensarnos inteligentemente insertos en el mundo sin un vínculo con los Estados Unidos. Hay que hacer que esto funcione para el bien de los argentinos".



Donald Trump es el nuevo presidente de Estados Unidos

El republicano Donald Trump se convirtió hoy en el presidente electo de Estados Unidos al obtener un resonante triunfo sobre la demócrata Hillary Clinton en unos comicios cuyos resultados sorprendieron al mundo.


La elección presidencial deja a la mayor economía del planeta ante una profunda división política, y al resto del mundo en alerta debido a las preocupaciones y la incertidumbre que despertaron las propuestas de Trump, centradas en un discurso anti globalización y por momentos xenófobo.

En un desenlace que recordó al Brexit y al impactante "No" de los colombianos al acuerdo de paz con las FARC, Trump ganó la Casa Blanca enfrentando a la élite política y mediática del país, incluyendo a buena parte de su propio Partido Republicano.

Para sus votantes, en su mayoría blancos de clase trabajadora, la victoria del magnate inmobiliario es un auténtico milagro que reescribe los manuales sobre cómo se hace política en un país con millones de personas desencantadas con la dirigencia tradicional.
Para tantísimos otros, en cambio, es un salto al vacío y un retroceso para un país de enorme diversidad cultural y deseoso de una mayor igualdad de género, así como una amenaza a las conquistas logradas por el presidente saliente Barack Obama, especialmente su reforma del sistema de salud.

Contra todos los pronósticos, Trump, de 70 años, se impuso en los decisivos estados de Florida, Ohio y Carolina del Norte, una notable demostración de fuerza en una reñida carrera por la Casa Blanca.

Trump también dio batalla en los estados industriales del norte y noreste de Estados Unidos, como Michigan y Wisconsin, que habían acompañado al Partido Demócrata de Clinton y Obama en las elecciones presidenciales de las últimas tres décadas. 

El republicano ganó también en Iowa, un estado industrial del Medio Oeste que había votado por los demócratas en seis de las últimas siete elecciones presidenciales y que Obama había ganado las dos veces que se postuló. También triunfó en Pensilvania, donde un republicano no se imponía desde 1988.

El escrutinio se extendió entrada la madrugada, hasta que finalmente Trump superó los 270 votos electores necesarios para consagrarse presidente, según el sistema de elección indirecta de Estados Unidos.

La incertidumbre -o más bien la certeza de que una victoria de Trump era inevitable-, causó un desplome de los mercados en Asia y de los futuros del Dow Jones, reflejando el temor y pesimismo de los inversores ante lo que la presencia del republicano en la Casa Blanca podría implicar para la economía y el comercio global.

Clinton, un ícono de la política estadounidense de las últimas décadas, aspiraba a hacer historia como la primera mujer presidenta de Estados Unidos, tomando la posta de Obama, el primer mandatario negro del país. 

Su pulseada política con Trump, un famoso empresario sin experiencia política, fue una de las más rencorosas y polarizadas de la historia reciente, exponiendo y profundizando la división de Estados Unidos.

Un sondeo de boca de urna reflejó esta polarización extrema. A nivel nacional, las mujeres apoyaron a Clinton, de 69 años, por márgenes de dos dígitos, mientras que los hombres se mostraron significativamente más inclinados a respaldar a Trump.

Más de la mitad de los votantes blancos optaron por el republicano, mientras que 9 de cada 10 afroestadounidenses eligieron a Clinton y dos tercios de los hispanos también respaldaron a la demócrata.

Trump gobernará con un Congreso bajo control total de los republicanos. El camino de los demócratas hacia la reconquista del Senado se volvió virtualmente imposible luego de que los republicanos mantuvieran las cruciales bancas en juego en Carolina del Norte, Indiana y Florida. 

El partido de Trump también amplió su mayoría en la Cámara de Representantes, que es la más amplia desde 1928.

La ex secretaria de Estado ganó en Virginia, Colorado y Nevada, estados clave, y también se impuso en California, el estado más poblado del país y el que envía más delegados, un total de 55, al Colegio Electoral que elige al presidente de Estados Unidos.

Exultantes, cientos de seguidores de Trump celebraron ruidosamente en el bunker del candidato en un hotel de Midtown Manhattan.

En contraste, numerosos partidarios de Clinton, que esperaron durante horas en un centro de convenciones de la misma ciudad para celebrar su victoria, abandonaron el lugar cabizbajos, y poco después la campaña de la demócrata anunció que no daría el discurso que tenía previsto.

El republicano, nacido en Nueva York, ganó en Florida, Ohio, Carolina del Norte, Pensilvania, Gerogia, Texas, Arkansas, Indiana, Kentucky, Virginia Occidental, Oklahoma, Tennessee, Mississippi, Alabama, Louisiana, Montana, Carolina del Sur, Kansas, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, Missouri y Idaho, entre otros estados.

Además de en Virginia, Colorado y California, Clinton se impuso en Nueva York -el estado donde reside-, Illinois -su estado natal-, Vermont, New Jersey, Massachusetts, Maryland, Rhode Island, Connecticut, Delaware, Oregon, Nuevo México y en el distrito de Columbia, entre otros.

Scioli defendió a Trump: "Lo demonizaron, pero supo interpretar a las clases populares"

El excandidato presidencial reivindicó al flamante presidente electo de USA y opinó que la derrota de la candidata demócrata Hillary Clinton fue en parte porque el gobierno de Obama "no estuvo a lado de la gente ni de sus necesidades".



Daniel Scioli hizo este miércoles una reivindicación de Donald Trump, el flamante presidente electo de USA, de quien dijo que "supo interpretar a las clases populares" además de haber sido víctima de una "demonización".
El ex gobernador bonaerense y ex candidato presidencial del Frente para la Victoria, afirmó que "hubo una demonización de un candidato que tuvo todo en contra menos la voluntad de un pueblo que quería cambiar determinadas políticas", en referencia a los comicios de USA.
En diálogo con radio Del Plata, Scioli consideró que el triunfo del candidato republicano constituyó "un voto de rebelión y de bronca de la clase trabajadora" norteamericana al entender que el presidente electo "logró interpretar a las clases populares".
"Hubo una demonización de un candidato que tuvo todo en contra menos la voluntad de un pueblo que quería cambiar determinadas políticas", sostuvo Scioli.
El ex gobernador dijo que, en los últimos días de campaña de USA, había tenido la "percepción" de que "había un voto de rebelión de la clase trabajadora, de pequeñas y grandes empresas tradicionales que se vieron afectadas por las políticas de apertura indiscriminada".
Por esa razón, indicó que era "muy escéptico sobre el triunfo de Hillary Clinton", la ex candidata del partido demócrata que resultó derrotada.
"Este resultado exige reflexionar y repensar el rol de las estructuras políticas a las que Trump enfrentó", planteó Scioli al interpretar que el gobierno del demócrata Barack Obama que respaldó la candidatura de Clinton, "no estuvo a lado de la gente ni de sus necesidades".

jueves, 5 de mayo de 2016

Trump dijo que, si no es presidente, EEUU "se convertirá en Argentina o Venezuela"

El candidato republicano a la presidencia de EEUU,Donald Trump, volvió a generar polémica con unas declaraciones en las que deslizó, de forma despectiva que, si no llega a impornerse en las elecciones, su país "se convertirá en Argentina o Venezuela".


"Si no gano la Casa Blanca, la Corte Suprema se llenará de gente que hará de Estados Unidos una país totalmente diferente, y lo convertirán en Argentina o Venezuela", señaló en una entrevista a la cadena CNBC.

El magnate republicano tuvo varias frases desafortunadas desde que se decidió a competir por la candidatura presidencial. Luego de dar a conocer sus planes para construir un muro en la frontera con México aseguró que los mexicanos eran "violadores" que llevaban "droga y crimen" a EEUU.

Además polemizó con el papa Francisco y afirmó que "el Vaticano tiene unos muros muy grandes. Me gustaría usarlos como modelo para el mío. Quiero hacerlo más alto que la Gran Muralla china".

También pidió que se prohíba la entrada a su país de musulmanes por su "odio que va más allá de lo comprensible" y propuso volver a utilizar la técnica del "ahogamiento" con los detenidos, que consiste en verter agua sobre el rostro cubierto con una tela para provocar asfixia.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Argentina y Estados Unidos firmaron los primeros acuerdos bilaterales

La canciller Susana Malcorra y los ministros de Seguridad,Patricia Bullrich; y de Interior,Rogelio Frigerio, firmaron con sus pares estadounidenses acuerdos bilaterales en materia de seguridad, lucha contra el narcotráfico y comercio.


El acto tuvo lugar en el Salón Dorado del Palacio San Martín. La delegación de Estados Unidos estuvo encabezada por el embajador Noah Mamet. A la espera que el presidente estadounidense Barack Obama fuera recibido por su par argentino, Mauricio Macri, empezaron a materializarse convenios concretos entre los dos países, que tuvieron una relación tensa durante el kirchnerismo. 
Entre los tratados firmados se apuntó a cooperar en materia de seguridad, lucha conjunta para prevenir el crimen organizado y en acuerdos comerciales para atraer inversiones."Estos acuerdos muestran un nuevo camino de trabajo conjunto e implican un cambio importante en nuestra forma de relacionarnos", afirmó Malcorra.
Mamet aseguró que la firma de estos tratados "demuestra un nuevo camino de trabajo conjunto" entre ambos países. "Es el inicio de un recorrido en el que tenemos que trabajar mucho", expresó esperanzado.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Macri designó a Lousteau como embajador en USA

El exministro de Economía reemplazará a Cecilia Nahón en la diplomacia en Washington.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El presidente electo, Mauricio Macri, designó al ex ministro de Economía Martín Lousteau como embajador en USAen reemplazo de Cecilia Nahón. 
Macri, Lousteau y la futura Canciller, Susana Malcorra, se mostraron juntos en una imagen difundida por Cambiemos.
Macri y Lousteau se reunieron el martes en un hotel céntrico de esta ciudad y, según Macri, hablaron del "futuro" y de la "economía".
 
No obstante, Infobae.com señala que Lousteau selló su llegada a la sede diplomática en una reunión que se realizó durante el mediodía de este miércoles en la sede de gobierno de Parque Patricios.
 
Lousteau compitió este año con Horacio Rodríguez Larreta por la jefatura de Gobierno porteña, y quedó muy cerca en el ballottage.
 
Lousteau fue el 1er ministro de Economía de Cristina Fernández, pero duró poco tiempo porque poco tiempo después de asumir firmó la resolución 125 que desató la pelea con el campo, lo que precipitó su renuncia en 2008 y su ruptura definitiva con el kirchnerismo. 
 
Entre el 2005 y 2007 fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y del Grupo BAPRO. 
 
En las Elecciones Primarias de 2013 Lousteau formó parte del Frente Amplio UNEN en la Ciudad de Buenos Aires, lanzando su precandidatura a diputado nacional. Finalmente en las elecciones generales su espacio político quedó en segundo lugar, por detrás del PRO, logrando un 32,21% de los votos e ingresando 5 diputados nacionales al Congreso de la Nación. Entre ellos el propio Lousteau.

martes, 24 de noviembre de 2015

Obama: "El ISIS debe ser destruido y lo haremos junto con Francia"

Tras los atentados en Francia, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió al mandatario francés, François Hollande. Luego del encuentro Obama afrimó: "El ISIS debe ser destruido y lo haremos junto con Francia".


El presidente norteamericano recibió a Hollande en la Casa Blanca y una vez terminada la reunión dieron una conferencia de prensa. "Estamos aquí para declarar que estamos unidos en total solidaridad para aplicar justicia a los terroristas y aquellos que los orientan, y para defender nuestras naciones", explicó. Y agregó: "El ISIS debe ser destruido y lo haremos junto con Francia". 
Con respecto a las medidas a tomar Obama se refirió que las medidas a tomar en contra de los grupos terroristas serán para "defender derechos y libertades": "Tomamos precauciones. Los estadounidenses no serán aterrorizados. Digo esto porque parte de estar vigilante y derrotar a un grupo como el Estado Islámico es defender los derechos y libertades que definen nuestras repúblicas", señaló. 
Si bien es conocida la postura de Obama con respecto a Bashar al Assad, en esta oportunidad Hollande criticó su accionar y pidió que se retire. Además, el francés informó que no enviarán tropas de combate pero que el aumentará el accionar de Francia en Siria e Irak: "Hemos decidido intensificar nuestros ataques, aumentar su dimensión, reforzar los intercambios en materia de inteligencia sobre los objetivos. La prioridad es recuperar puntos clave ocupados por el ISIS en Siria". 
Con respecto a las medidas que se tomaron en Francia, reafirmó: "A Europa le preocupan los refugiados. No vamos a mezclar a terroristas con inmigrantes, pero hay que controlar fronteras".

martes, 29 de septiembre de 2015

El gobierno de USA no tomó en serio el pedido de CFK en la ONU sobre Stiuso

Cristina Fernández brindó el lunes 28/09 su último discurso en la ONU, en el mismo solicitó ayuda a USA para encontrar al ex espía de la SIDE, Jaime Stiuso. Sin embargo, el gobierno estadounidense no quiso hacer comentarios sobre el discurso presidencial.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-El gobierno estadounidense no quiso hacer declaraciones oficiales sobre el discurso de la Presidenta Cristina Fernández ayer, lunes 28/09 ante la Asamblea de las Naciones Unidas, en el que acusó a Estados Unidos de "proteger" al espía Jaime Stiuso (ver nota relacionada) y refirieron el tema al Gobierno argentino para que explique "si tienen cargos contra el Señor Stiuso y cuáles serían".
Tal como lo señala, la corresponsal del diario Clarín un portavoz del Departamento de Estado consultado por Clarín, dijo que hay que dirigirse al Gobierno argentino para saber "si tiene cargos contra el señor Stiuso y cuáles serían".
Además, señalaron que ellos no comentan si reciben o no pedidos de ayuda en cuestiones vinculadas con la justicia y que eso se tramita "por los canales judiciales correspondientes". Asimismo, agregó la fuente, no comentan "el estatus migratorio de ningún individuo".
De una manera más sutil y diplomática, USA contestó a la dura acusación de la Presidenta, que ayer dijo ante la Asamblea General de la ONU que el gobierno de ese país le da protección política al ex espía, aunque en verdad todavía ningún juez argentino llamó a indagatoria a Stiuso y mucho menos pidió su extradición.
Según conjeturas, el ex agente de inteligencia se encontraría en la Florida desde febrero, luego de declarar como testigo en la causa por la muerte violenta del fiscal de la AMIA, Alberto Nisman.
Quizás previendo esta posición de Estados Unidos, el titular de la AFI, Oscar Parrilli, le pidió hoy a la justicia que libre una "circular azul" a Interpol para ubicar el paradero del ex agente de inteligencia.
La "circular azul" es una medida que debe ser pedida por la Justicia y permite la búsqueda y localización de una persona, pero no su captura internacional.
El pedido fue canalizado a través de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y quedó radicado en el juzgado federal número cinco, a cargo del juez Norberto Oyarbide. El magistrado le envió la presentación al fiscal federal Guillermo Marijuán, en un trámite procesal de rigor que será, en definitiva, el que definirá el futuro del reclamo de la AFI, firmado por el titular de ese organismo, Oscar Parrilli.
Sobre Stiuso ya pesa un pedido de paradero girado por los fiscales de la UFI AMIA, en relación con una suerte de auditoría interna que están realizando tras asumir en reemplazo del fallecido Alberto Nisman.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Francisco: "Todos los muros caen, hoy, mañana, o dentro de cien años"

El papa Francisco cerró una histórica gira que lo llevó por Cuba y Estados Unidos. En la madrugada del lunes llegó a Roma, para retomar el miércoles su agenda. Durante el viaje realizó declaraciones a la prensa, y allí sostuvo que tanto él como la Santa Sede, intercedieron para que haya un acuerdo de paz entre Colombia y las FARC.


"Estoy muy contento, siempre quise eso. Hablé dos veces con el presidente (Juan Manuel) Santos y no sólo yo. La Santa Sede trató de ayudar como podía", aseguró el pontífice argentino al ser interrogado sobre el compromiso de paz alcanzado la semana pasada entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC”; indicó Francisco.
El Pontífice dijo a los medios de comunicación que el hambre que sufren los países de los que proceden los refugiados "es hambre de años". Además, Su Santidad pidió por el cuidado de los inmigrantes en su despedida de Estados Unidos.
"Yo pienso que antes de explotar un continente, un país, una guerra, se podrían hacer inversiones" con el fin de que sus habitantes pudieran conseguir trabajo. “Y usted me pregunta sobre las barreras. Usted sabe cómo terminan los muros", respondió el Papa a una de las preguntas.
"Todos, todos los muros caen, hoy, mañana, o dentro de cien años, pero todos caen. No es una solución. El muro no es una solución. En este momento Europa está en dificultades, es verdad", conluyó.

Francisco celebra su última misa en español antes de dejar EEUU

El Papa dio inicio el domingo por la tarde en Filadelfia a la multitudinaria misa de cierre de su gira por Estados Unidos, tras reunirse con víctimas de abusos sexuales de sacerdotes católicos.

Francisco recorrió la calles de la ciudad a bordo del “papamóvil” en medio de la ovación de miles de personas, hasta llegar al escenario gigante instalado en la avenida Benjamin Franklin Parkway, según informó la agencia AFP.
Acompañado de obispos estadounidenses, el sumo pontífice argentino de 78 años efectuó los primeros ritos de laceremonia que sirve de clausura al VIII Encuentro Mundial de las Familias en una tarde nublada y fresca.
La misa pone punto final a seis días de una histórica visita que comenzó en Washington y pasó por Nueva York antes de llegar a Filadelfia.

Francisco cerró su gira histórica por Estados Unidos y Cuba

Luego de su visita a Cuba, donde Francisco se reunió con Fidel Castro y ofreció 3 misas multitudinarias, el Sumo Pontífice emprendió un viaje histórico a Estados Unidos. Allí, fue recibido en el aeropuerto por el presidente norteamericano Barack Obama. Dio una charla en el Capitolio, donde fue ovacionado de pie en varias oportunidades.


En su corta estadía en Cuba,  el Papa pronunció un discurso donde hizo mención a la necesidad de mirar más allá de las clases sociales, en base a las enseñanzas de Jesús a Mateo al recordar que los publicanos -recaudadores de impuestos-eran "traidores para el pueblo: le sacaban a la gente para dárselo a los otros" pero que sin embargo, Jesús "lo miró con misericordia" y lo invitó a seguirlo".
En suelo norteamericano, fue recibido por el mandatario estadounidense, quien ofreció una emotiva y franca bienvenida a Francisco en la Casa Blanca, al elogiar la humildad y generosidad del pontífice argentino y su mensaje de amor y esperanza que inspira a nivel mundial.
"La talla y espíritu del encuentro de hoy es solo un pequeño reflejo de la profunda devoción de los 70 millones de católicos estadounidenses, y la manera en que su mensaje de amor y esperanza ha inspirado a muchas personas, en nuestro país y alrededor del mundo", se dirigió el mandatario al líder religioso. Y añadió: “Usted nos exhorta a buscar la paz”, precisó Obama.
A lo que Francisco respondió: “Siendo hijo de inmigrantes estoy feliz de ser un huésped en este país que fue forjado por esas familias”, arrancó Francisco, palabras que provocaron un gran aplauso entre los asistentes al evento. “Espero con entusiasmo este día de diálogo. Durante mi visita tendré el honor de dirigirme al Congreso, como consejero, como hermano de este país”, afirmó el pontífice sobre su agenda en los días venideros en la capital estadounidense.

Francisco en Filadelfia: "La sociedad se debilita donde cualquier injusticia prevalece"

El papa Francisco llegó a Filadelfia, en el marco de una gira histórica por Estados Unidos, y allí ofreció un discurso frente a cientos de personas que lo escucharon con atención. Otra vez, Su Santidad volvió a hacerhincapié en el tema de la inmigración.


“Aprovecho para agradecer a todos, sea cual sea su religión, que han trabajado cuidando al prójimo necesitado, defendiendo la dignidad, defendiendo el don de la vida en todas su etapas y defendiendo las causas de los pobres y los inmigrantes” manifestó Francisco.
”Con demasiada frecuencia los más necesitados no son los más escuchados, por eso, ustedes son su voz"  les dijo el excardenal argentino a los presentes.
"La sociedad se debilita donde cualquier injusticia prevalece" aseguró. Además precisó: "La globalización no es mala, al contrario, la tendencia a globalizar es buena, nos une, lo que puede ser malo es el modo de hacerlo”.
Para finalizar, Francisco agradeció la”calurosa bienvenida” que le dieron, y le pidió al público que “conservemos la libertad, y que este país y cada uno de ustedes de gracias por las muchas bendiciones y libertades que disfrutan, que pueden defender estos derechos que dios les ha dado”.
“Recen un poquito por mi”, concluyó.

Obama pidió a los republicanos seguir al Papa

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que espera que el histórico discurso del papa Francisco este jueves en el Capitolio “haya cambiado corazones y mentes” de los legisladores del dividido Congreso de su país. “Loscongresistas deberían pensar sobre lo que el Papa dijo, no en lo particular, sino en la proposición general de que deberíamos estar abiertos unos a otros, no demonizarnos, no asumir que tenemos el monopolio de la verdad”, afirmó durante una conferencia de prensa con el presidente chino,Xi Jinping, en el jardín de la Casa Blanca.


El mandatario estadounidense se pronunció tras ser consultado sobre si cree que los republicanos volverán a forzar una parálisis del gobierno, al no aprobar el presupuesto. “Esperemos que hayan aprendido algunas lecciones, aunque me imagino que seguiremos teniendo batallas significativas sobre la financiación de los centros Planned Parenthood –de fertilización asistida– o la inmigración, pero quizás la visita del Papa haya cambiado corazones y mentes”, señaló Obama.

Las palabras del Sumo Pontífice resonaron fuerte en Estados Unidos inmerso hace siete años en una fuerte polarización política y en la previa de la campaña presidencial que tendrá lugar en 2016. En diálogo con PERFIL, Eric Le Compte, director ejecutivo de Jubilee USA, opinó que ninguna otra figura mundial generó tanta repercusión como Francisco.  “Dirigentes de todo el espectro político dicen que las palabras de Francisco apoyaron sus posiciones. Todos quieren estar ligados a él”, afirmó.
 
Obama, por su parte, deseó que “ese espíritu de consenso siga planeando en Washington por un tiempo”, concluyó el presidente.





viernes, 25 de septiembre de 2015

Con un mensaje a los "ciudadanos de segunda", Francisco celebró una misa histórica en el Madison

El papa Francisco celebró en la tarde del viernes una misa en el Madison Square Garden de Nueva York frente a 20 mil personas.


“Una de las particularidades delpueblo creyente pasa por las capacidades de ver, de contemplar, en medio de sus oscuridades, la luz que Cristo les viene a traer”, expresó Francisco.
“Vivir en una ciudad es bastante complejo, las grandes ciudades son recuerdos de la riqueza que esconde nuestro mundo”. Y agregó: “Las grandes ciudades esconden el rostro de tantosque no parecen no tener ciudadanía, o ser ciudadanos de segunda clase”.
El Papa expresó: “Los privados de seguro médico, los sin techo, los ancianos solos, quedan en un anonimato ensordecedor y se convierten en parte de un paisaje urbano que lentamente se va naturalizando ante nuestros ojos, especialmente en nuestro corazón”.
Luego, Su Santidad indicó: “¿Cómo encontrar a Dios que vive con nosotros en medio del smog de nuestras ciudades? ¿cómo encontrarnos con Jesús vivo y actuante en el hoy de nuestras ciudades pluriculturales?
“Vayan y anuncien esta alegría que es para todo el pueblo” proclamó Francisco. “Vayan y vivan que Dios está en medio de ustedes, como un padre misericordioso que sale todas las mañanas y todas las tardes para ver si su hijo vuelve a casa, y apenas lo ve venir, corre a abrazarlo” pronunció ante un estadio colmado de gente.

El saludo peronista de Francisco en el Central Park

Luego de visitar una escuela en Nueva York, en la tarde del viernes Francisco partió rumbo al mítico Madison Square Garden, donde brindará una misa. Pero en el trayecto saludó a los miles y miles que celebraban su paso y tuvo un gesto particular: levantó los dedos en foma de “V”.


En las imágenes, se pudo observar al Sumo Pontífice, quien a bordo del “papamóvil”, saludó a la gente que aplaudía y le enviaba gestos de respeto y admiración desde las calles. En tramo, una persona le realizó el tradicional gesto peronista, que consiste en formar la letra “V” con los dedos, a modo de saludo, a lo que el Papa respondió de igual manera.
Francisco cierra su ardua agenda del viernes en Nueva York con una imponente misa ante más de 20 mil personas en el Madison Square Garden. Este sábado partirá rumbo a Filadelfia donde el domingo encabezará el Encuentro Mundial de las Familias en el Seminario San Carlos Borromeo

Francisco celebró una misa interreligiosa en homenaje a las víctimas del 11-S

El papa Francisco celebró hoy un “servicio interreligioso” en el Memorial de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York,denominado Zona Cero, donde rezó ante los grandes piletones que recuerdan el lugar donde se levantaban las Torres Gemelas del World Trade Center (WTC).


Bergoglio encabezó un homenaje a las cerca de 3.000 personas muertas en los ataques de 2001 y a las seis fallecidas en un primer atentado en 1993.
El Sumo Pontífice agachó su cabeza junto a uno de los inmensos piletones negros del Memorial en los que el agua fluye de manera permanente, en recuerdo a las víctimas de los peores ataques de la historia en territorio estadounidense.
Luego colocó una rosa en su borde, donde están inscritos los nombres de los muertos, mientras la multitud presente coreaba "Francisco, Francisco", informó la agencia internacional AFP.
El papa habló con un grupo de familiares de las víctimas y socorristas, antes de ingresar en el museo.
Se trata de la segunda etapa del viernes en la cargada agenda de Francisco en Nueva York, que comenzó con un discurso ante la Asamblea General de la ONU.
La gira del papa por Estados Unidos se inició el miércoles en Washington y concluirá el domingo en Filadelfia.

El texto completo del discurso del Papa ante la 70ª asamblea de la ONU

Las palabras de Francisco que provocaron la ovación de los presentes.


Señor Presidente,

Señoras y Señores,

Buenos días,

Una vez más, siguiendo una tradición de la que me siento honrado, el Secretario General de las Naciones Unidas ha invitado al Papa a dirigirse a esta honorable Asamblea de las Naciones. En nombre propio y en el de toda la comunidad católica, Señor Ban Ki-moon, quiero expresarle el más sincero y cordial agradecimiento.Agradezco también sus amables palabras.

Saludo asimismo a los Jefes de Estado y de Gobierno aquí presentes, a los Embajadores, diplomáticos y funcionarios políticos y técnicos que los acompañan, al personal de las Naciones Unidas empeñado en esta 70 Sesión de la Asamblea General, al personal de todos los programas y agencias de la familia de la ONU, y a todos los que de un modo u otro participan de esta reunión. Por medio de ustedes saludo también a los ciudadanos de todas las naciones representadas en este encuentro. Gracias por los esfuerzos de todos y de cada uno en bien de la humanidad.

Esta es la quinta vez que un Papa visita las Naciones Unidas. Lo hicieron mis predecesores Pablo VI en 1965, Juan Pablo II en 1979 y 1995 y, mi más reciente predecesor, hoy el Papa Emérito Benedicto XVI, en 2008. Todos ellos no ahorraron expresiones de reconocimiento para la Organización, considerándola la respuesta jurídica y política adecuada al momento histórico, caracterizado por la superación tecnológica de las distancias y fronteras y, aparentemente, de cualquier límite natural a la afirmación del poder. Una respuesta imprescindible ya que el poder tecnológico, en manos de ideologías nacionalistas o falsamente universalistas, es capaz de producir tremendas atrocidades. No puedo por menos que asociarme al aprecio de mis predecesores, reafirmando la importancia que la Iglesia Católica concede a esta institución y las esperanzas que pone en sus actividades.

La historia de la comunidad organizada de los Estados, representada por las Naciones Unidas, que festeja en estos días su 70 aniversario, es una historia de importantes éxitos comunes, en un período de inusitada aceleración de los acontecimientos. Sin pretensión de exhaustividad, se puede mencionar la codificación y el desarrollo del derecho internacional, la construcción de la normativa internacional de derechos humanos, el perfeccionamiento del derecho humanitario, la solución de muchos conflictos y operaciones de paz y reconciliación, y tantos otros logros en todos los campos de la proyección internacional del quehacer humano.

Todas estas realizaciones son luces que contrastan la oscuridad del desorden causado por las ambiciones descontroladas y los egoísmos colectivos. Es cierto que aún son muchos los graves problemas no resueltos, pero también es evidente que, si hubiera faltado toda esa actividad internacional, la humanidad podría no haber sobrevivido al uso descontrolado de sus propias potencialidades. Cada uno de estos progresos políticos, jurídicos y técnicos son un camino de concreción del ideal de la fraternidad humana y un medio para su mayor realización.

Rindo pues, homenaje a todos los hombres y mujeres que han servido leal y sacrificadamente a toda la humanidad en estos 70 años. En particular, quiero recordar hoy a los que han dado su vida por la paz y la reconciliación de los pueblos, desde Dag Hammarskjöld hasta los muchísimos funcionarios de todos los niveles, fallecidos en las misiones humanitarias, de paz y reconciliación.

La experiencia de estos 70 años, más allá de todo lo conseguido, muestra que la reforma y la adaptación a los tiempos siempre es necesaria, progresando hacia el objetivo último de conceder a todos los países, sin excepción, una participación y una incidencia real y equitativa en las decisiones. Esta necesidad de una mayor equidad, vale especialmente para los cuerpos con efectiva capacidad ejecutiva, como es el caso del Consejo de Seguridad, los organismos financieros y los grupos o mecanismos especialmente creados para afrontar las crisis económicas. Esto ayudará a limitar todo tipo de abuso o usura sobre todo con los países en vías de desarrollo. Los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que, lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia.

La labor de las Naciones Unidas, a partir de los postulados del Preámbulo y de los primeros artículos de su Carta Constitucional, puede ser vista como el desarrollo y la promoción de la soberanía del derecho, sabiendo que la justicia es requisito indispensable para obtener el ideal de la fraternidad universal. En este contexto, cabe recordar que la limitación del poder es una idea implícita en el concepto de derecho. Dar a cada uno lo suyo, siguiendo la definición clásica de justicia, significa que ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales. La distribución fáctica del poder (político, económico, de defensa, tecnológico, etc.) entre una pluralidad de sujetos y la creación de un sistema jurídico de regulación de las pretensiones e intereses, concreta la limitación del poder. El panorama mundial hoy nos presenta, sin embargo, muchos falsos derechos, y –a la vez– grandes sectores indefensos, víctimas más bien de un mal ejercicio del poder: el ambiente natural y el vasto mundo de mujeres y hombres excluidos. Dos sectores íntimamente unidos entre sí, que las relaciones políticas y económicas preponderantes han convertido en partes frágiles de la realidad. Por eso hay que afirmar con fuerza sus derechos, consolidando la protección del ambiente y acabando con la exclusión.

Ante todo, hay que afirmar que existe un verdadero «derecho del ambiente» por un doble motivo. Primero, porque los seres humanos somos parte del ambiente. Vivimos en comunión con él, porque el mismo ambiente comporta límites éticos que la acción humana debe reconocer y respetar. El hombre, aun cuando está dotado de «capacidades inéditas» que «muestran una singularidad que trasciende el ámbito físico y biológico» (Laudato si’, 81), es al mismo tiempo una porción de ese ambiente. Tiene un cuerpo formado por elementos físicos, químicos y biológicos, y solo puede sobrevivir y desarrollarse si el ambiente ecológico le es favorable. Cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad. Segundo, porque cada una de las creaturas, especialmente las vivientes, tiene un valor en sí misma, de existencia, de vida, de belleza y de interdependencia con las demás creaturas. Los cristianos, junto a otras religiones monoteístas, creemos que el universo proviene de una decisión de amor del Creador, que permite al hombre servirse respetuosamente de la creación para el bien de sus semejantes y para gloria del Creador, pero que no puede abusar de ella y mucho menos está autorizado a destruirla. Para todas las creencias religiosas, el ambiente es un bien fundamental (cf. ibíd., 81).

El abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, van acompañados por un imparable proceso de exclusión. En efecto, un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles y con menos habilidades, ya sea por tener capacidades diferentes, discapacidades o porque están privados de los conocimientos e instrumentos técnicos adecuados o poseen insuficiente capacidad de decisión política. La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente. Los más pobres son los que más sufren estos atentados por un triple grave motivo: son descartados por la sociedad, son al mismo tiempo obligados a vivir del descarte y deben injustamente sufrir  las consecuencias del abuso del ambiente. Estos fenómenos conforman la hoy tan difundida e inconscientemente consolidada «cultura del descarte».

Lo dramático de toda esta situación de exclusión e inequidad, con sus claras consecuencias, me lleva junto a todo el pueblo cristiano y a tantos otros a tomar conciencia también de mi grave responsabilidad al respecto, por lo cual alzo mi voz, junto a la de todos aquellos que anhelan soluciones urgentes y efectivas. La adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en la Cumbre mundial que iniciará hoy mismo, es una importante señal de esperanza. Confío también que la Conferencia de París sobre el cambio climático logre acuerdos fundamentales y eficaces.

No bastan, sin embargo, los compromisos asumidos solemnemente, aunque constituyen, ciertamente, un paso necesario para las soluciones. La definición clásica de justicia a que aludí anteriormente contiene como elemento esencial una voluntad constante y perpetua: Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi. El mundo reclama de todos los gobernantes una voluntad efectiva, práctica, constante, de pasos concretos y medidas inmediatas, para preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica, con sus tristes consecuencias de trata de seres humanos, comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen internacional organizado. Es tal la magnitud de esta situación y el grado de vidas inocentes que va cobrando, que hemos de evitar toda tentación de caer en un nominalismo declaracionista con efecto tranquilizador en las conciencias. Debemos cuidar que nuestras instituciones sean realmente efectivas en la lucha contra todos estos flagelos.

La multiplicidad y complejidad de los problemas exige contar con instrumentos técnicos de medida. Esto, empero, comporta un doble peligro: limitarse al ejercicio burocrático de redactar largas enumeraciones de buenos propósitos –metas, objetivos e indicadores estadísticos–, o creer que una única solución teórica y apriorística dará respuesta a todos los desafíos. No hay que perder de vista, en ningún momento, que la acción política y económica, solo es eficaz cuando se la entiende como una actividad prudencial, guiada por un concepto perenne de justicia y que no pierde de vista en ningún momento que, antes y más allá de los planes y programas, hay mujeres y hombres concretos, iguales a los gobernantes, que viven, luchan, sufren, y que muchas veces se ven obligados a vivir miserablemente, privados de cualquier derecho.

Para que estos hombres y mujeres concretos puedan escapar de la pobreza extrema, hay que permitirles ser dignos actores de su propio destino. El desarrollo humano integral y el pleno ejercicio de la dignidad humana no pueden ser impuestos. Deben ser edificados y desplegados por cada uno, por cada familia, en comunión con los demás hombres y en una justa relación con todos los círculos en los que se desarrolla la socialidad humana –amigos, comunidades, aldeas y municipios, escuelas, empresas y sindicatos, provincias, naciones–. Esto supone y exige el derecho a la educación –también para las niñas, excluidas en algunas partes–, derecho a la educación que se asegura en primer lugar respetando y reforzando el derecho primario de las familias a educar, y el derecho de las Iglesias y de las agrupaciones sociales a sostener y colaborar con las familias en la formación de sus hijas e hijos. La educación, así concebida, es la base para la realización de la Agenda 2030 y para recuperar el ambiente.

Al mismo tiempo, los gobernantes han de hacer todo lo posible a fin de que todos puedan tener la mínima base material y espiritual para ejercer su dignidad y para formar y mantener una familia, que es la célula primaria de cualquier desarrollo social. Este mínimo absoluto tiene en lo material tres nombres: techo, trabajo y tierra; y un nombre en lo espiritual: libertad de espíritu, que comprende la libertad religiosa, el derecho a la educación y todos  los otros derechos cívicos.

Por todo esto, la medida y el indicador más simple y adecuado del cumplimiento de la nueva Agenda para el desarrollo será el acceso efectivo, práctico e inmediato, para todos, a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda propia, trabajo digno y debidamente remunerado, alimentación adecuada y agua potable; libertad religiosa, y más en general libertad de espíritu y educación. Al mismo tiempo, estos pilares del desarrollo humano integral tienen un fundamento común, que es el derecho a la vida y, más en general, el que podríamos llamar el derecho a la existencia de la misma naturaleza humana.

La crisis ecológica, junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad, puede poner en peligro la existencia misma de la especie humana. Las nefastas consecuencias de un irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y del poder, deben ser un llamado a una severa reflexión sobre el hombre: «El hombre no es solamente una libertad que él se crea por sí solo. El hombre no se crea a sí mismo. Es espíritu y voluntad, pero también naturaleza» (Benedicto XVI, Discurso al Parlamento Federal de Alemania, 22 septiembre 2011; citado en Laudato si’, 6). La creación se ve perjudicada «donde nosotros mismos somos las últimas instancias [...] El derroche de la creación comienza donde no reconocemos ya ninguna instancia por encima de nosotros, sino que solo nos vemos a nosotros mismos» (Id., Discurso al Clero de la Diócesis de Bolzano-Bressanone, 6 agosto 2008; citado ibíd.). Por eso, la defensa del ambiente y la lucha contra la exclusión exigen el reconocimiento de una ley moral inscrita en la propia naturaleza humana, que comprende la distinción natural entre hombre y mujer (cf. Laudato si’, 155), y el absoluto respeto de la vida en todas sus etapas y dimensiones (cf. ibíd., 123; 136).

Sin el reconocimiento de unos límites éticos naturales insalvables y sin la actuación inmediata de aquellos pilares del desarrollo humano integral, el ideal de «salvar las futuras generaciones del flagelo de la guerra» (Carta de las Naciones Unidas, Preámbulo) y de «promover el progreso social y un más elevado nivel de vida en una más amplia libertad» (ibíd.) corre el riesgo de convertirse en un espejismo inalcanzable o, peor aún, en palabras vacías que sirven de excusa para cualquier abuso y corrupción, o para promover una colonización ideológica a través de la imposición de modelos y estilos de vida anómalos, extraños a la identidad de los pueblos y, en último término, irresponsables. La guerra es la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente. Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos.

Para tal fin hay que asegurar el imperio incontestado del derecho y el infatigable recurso a la negociación, a los buenos oficios y al arbitraje, como propone la Carta de las Naciones Unidas, verdadera norma jurídica fundamental. La experiencia de los 70 años de existencia de las Naciones Unidas, en general, y en particular la experiencia de los primeros 15 años del tercer milenio, muestran tanto la eficacia de la plena aplicación de las normas internacionales como la ineficacia de su incumplimiento. Si se respeta y aplica la Carta de las Naciones Unidas con transparencia y sinceridad, sin segundas intenciones, como un punto de referencia obligatorio de justicia y no como un instrumento para disfrazar intenciones espurias, se alcanzan resultados de paz. Cuando, en cambio, se confunde la norma con un simple instrumento, para utilizar cuando resulta favorable y para eludir cuando no lo es, se abre una verdadera caja de Pandora de fuerzas incontrolables, que dañan gravemente las poblaciones inermes, el ambiente cultural e incluso el ambiente biológico.

El Preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas indican los cimientos de la construcción jurídica internacional: la paz, la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de relaciones de amistad entre las naciones. Contrasta fuertemente con estas afirmaciones, y las niega en la práctica, la tendencia siempre presente a la proliferación de las armas, especialmente las de destrucción masiva como pueden ser las nucleares. Una ética y un derecho basados en la amenaza de destrucción mutua –y posiblemente de toda la humanidad– son contradictorios y constituyen un fraude a toda la construcción de las Naciones Unidas, que pasarían a ser «Naciones unidas por el miedo y la desconfianza». Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos.

El reciente acuerdo sobre la cuestión nuclear en una región sensible de Asia y Oriente Medio es una prueba de las posibilidades de la buena voluntad política y del derecho, ejercidos con sinceridad, paciencia y constancia. Hago votos para que este acuerdo sea duradero y eficaz y dé los frutos deseados con la colaboración de todas las partes implicadas. En ese sentido, no faltan duras pruebas de las consecuencias negativas de las intervenciones políticas y militares no coordinadas entre los miembros de la comunidad internacional. Por eso, aun deseando no tener la necesidad de hacerlo, no puedo dejar de reiterar mis repetidos llamamientos en relación con la dolorosa situación de todo el Oriente Medio, del norte de África y de otros países africanos, donde los cristianos, junto con otros grupos culturales o étnicos e incluso junto con aquella parte de los miembros de la religión mayoritaria que no quiere dejarse envolver por el odio y la locura, han sido obligados a ser testigos de la destrucción de sus lugares de culto, de su patrimonio cultural y religioso, de sus casas y haberes y han sido puestos en la disyuntiva de huir o de pagar su adhesión al bien y a la paz con la propia vida o con la esclavitud.

Estas realidades deben constituir un serio llamado a un examen de conciencia de los que están a cargo de la conducción de los asuntos internacionales. No solo en los casos de persecución religiosa o cultural, sino en cada situación de conflicto, como en Ucrania, en Siria, en Irak, en Libia, en Sudán del Sur y en la región de los Grandes Lagos, hay rostros concretos antes que intereses de parte, por legítimos que sean. En las guerras y conflictos hay seres humanos singulares, hermanos y hermanas nuestros, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, niños y niñas, que lloran, sufren y mueren. Seres humanos que se convierten en material de descarte cuando solo la actividad consiste solo en enumerar problemas, estrategias y discusiones.

Como pedía al Secretario General de las Naciones Unidas en mi carta del 9 de agosto de 2014, «la más elemental comprensión de la dignidad humana obliga a la comunidad internacional, en particular a través de las normas y los mecanismos del derecho internacional, a hacer todo lo posible para detener y prevenir ulteriores violencias sistemáticas contra las minorías étnicas y religiosas» y para proteger a las poblaciones inocentes.

En esta misma línea quisiera hacer mención a otro tipo de conflictividad no siempre tan explicitada pero que silenciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas. Otra clase de guerra que viven muchas de nuestras sociedades con el fenómeno del narcotráfico. Una guerra «asumida» y pobremente combatida. El narcotráfico por su propia dinámica va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción. Corrupción que ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones.

Comencé esta intervención recordando las visitas de mis predecesores.

Quisiera ahora que mis palabras fueran especialmente como una continuación de las palabras finales del discurso de Pablo VI, pronunciado hace casi exactamente 50 años, pero de valor perenne, cito: «Ha llegado la hora en que se impone una pausa, un momento de recogimiento, de reflexión, casi de oración: volver a pensar en nuestro común origen, en nuestra historia, en nuestro destino común. Nunca, como hoy, [...] ha sido tan necesaria la conciencia moral del hombre, porque el peligro no viene ni del progreso ni de la ciencia, que, bien utilizados, podrán [...] resolver muchos de los graves problemas que afligen a la humanidad» (Discurso a los Representantes de los Estados, 4 de octubre de 1965).

Entre otras cosas, sin duda, la genialidad humana, bien aplicada, ayudará a resolver los graves desafíos de la degradación ecológica y de la exclusión. Continúo con Pablo VI: «El verdadero peligro está en el hombre, que dispone de instrumentos cada vez más poderosos, capaces de llevar tanto a la ruina como a las más altas conquistas» (ibíd.). Hasta aquí Pablo VI.

La casa común de todos los hombres debe continuar levantándose sobre una recta comprensión de la fraternidad universal y sobre el respeto de la sacralidad de cada vida humana, de cada hombre y cada mujer; de los pobres, de los ancianos, de los niños, de los enfermos, de los no nacidos, de los desocupados, de los abandonados, de los que se juzgan descartables porque no se los considera más que números de una u otra estadística. La casa común de todos los hombres debe también edificarse sobre la comprensión de una cierta sacralidad de la naturaleza creada.

Tal comprensión y respeto exigen un grado superior de sabiduría, que acepte la trascendencia de uno mismo, que renuncie a la construcción de una elite omnipotente, y comprenda que el sentido pleno de la vida singular y colectiva se da en el servicio abnegado de los demás y en el uso prudente y respetuoso de la creación para el bien común. Repitiendo las palabras de Pablo VI, «el edificio de la civilización moderna debe levantarse sobre principios espirituales, los únicos capaces no sólo de sostenerlo, sino también de iluminarlo» (ibíd.).

El gaucho Martín Fierro, un clásico de la literatura en mi tierra natal, canta: «Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera».

El mundo contemporáneo, aparentemente conexo, experimenta una creciente y sostenida fragmentación social que pone en riesgo «todo fundamento de la vida social» y por lo tanto «termina por enfrentarnos unos con otros para preservar los propios intereses» (Laudato si’, 229).

El tiempo presente nos invita a privilegiar acciones que generen dinamismos nuevos en la sociedad hasta que fructifiquen en importantes y positivos acontecimientos históricos (cf. Evangelii gaudium, 223). No podemos permitirnos postergar «algunas agendas» para el futuro. El futuro nos pide decisiones críticas y globales de cara a los conflictos mundiales que aumentan el número de excluidos y necesitados.

La laudable construcción jurídica internacional de la Organización de las Naciones Unidas y de todas sus realizaciones, perfeccionable como cualquier otra obra humana y, al mismo tiempo, necesaria, puede ser prenda de un futuro seguro y feliz para las generaciones futuras. Y lo será si los representantes de los Estados sabrán dejar de lado intereses sectoriales e ideologías, y buscar sinceramente el servicio del bien común. Pido a Dios Todopoderoso que así sea, y les aseguro mi apoyo, mi oración y el apoyo y las oraciones de todos los fieles de la Iglesia Católica, para que esta Institución, todos sus Estados miembros y cada uno de sus funcionarios, rinda siempre un servicio eficaz a la humanidad, un servicio respetuoso de la diversidad y que sepa potenciar, para el bien común, lo mejor de cada pueblo y de cada ciudadano. Que Dios los bendiga a Todos.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.