Mostrando entradas con la etiqueta Deuda pública. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Deuda pública. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de julio de 2015

La herencia de Kicillof: Aumentó la deuda US$22.885 millones en 6 meses

La cifra la dio a conocer el mismo Kicillof. Según los datos del Ministerio de Economía y sin incluir los bonos no ingresados al canje, ni lo que aún se adeuda por el cupón PBI. Así, el 61,3% de la deuda es con organismos oficiales como el Banco Central, el Banco Nación y la ANSES. El resto es con acreedores privados y organismos internacionales. La deuda alcanza el 43% del PBI pero en sólo seis meses aumentó unos US$ 23.000 millones, ya que a fines de 2014 era de US$ 221.748 millones y a mediados del año pasado era de US$ 198.863 millones.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- En sólo 6 meses, el ministro de Economía, Axel Kicillof aumentó la deuda pública en US$22.885 millones. Fue en el último semestre de 2014. Los números pasaron de US$ 198.863 millones a US$ 221.748 millones. El 61,3% de la deuda es intraestatal, con organismos oficiales como el Banco Central, el Banco Nación y la ANSES. Es la política K del desendeudamiento externo, que no es del todo cierta, por el endeudamiento interno. Además, en esa cuenta cuyos datos dio a conocer al Ministerio de Economía, no están contabilizados los bonos no ingresados al canje, ni lo que aún se adeuda por el cupón PBI.
El incremento que generó Kicillof se explica por los bonos emitidos para la compra del 51% de YPF, el reconocimiento de intereses atrasados, moratorios y punitorios con el Club de París por más de US$ 4.000 millones, y el endeudamiento fundamentalmente con el Banco Central, la ANSES y el Banco Nación para financiar el enorme rojo fiscal.
En lo que va de 2015 ese endeudamiento siguió creciendo a través de la colocación de bonos en dólares BONAR y los BONAC en pesos y el nuevo financiamiento al Tesoro por salto del déficit fiscal, indicó el portal IProfesional.
El 61,3% de la deuda - u$s135.850 millones - es con organismos oficiales, como el Banco Central por las reservas que le presta al Tesoro Nacional para pagar la deuda (primero al FMI y luego a acreedores privados) y los "adelantos transitorios" que no se devuelven que ayudan a financiar el déficit fiscal. Otro gran acreedor es el Fondo de Garantía de la ANSES, que absorbió los bonos que estaban en manos de las AFJP y que también financian al Tesoro. Y le sigue en menor medida el Banco Nación por préstamos al Gobierno.
El resto -u$s85.898 millones- es deuda con acreedores privados y organismos internacionales.
El total de deuda no incluye los bonos no ingresados al canje por u$s11.632 millones, ni lo que aún se tiene que pagar por el cupón PBI. Si se agregan, la deuda pública suma más u$s250.000 millones.
Pero, para Economía es muy positivo que "la mayor parte de la deuda del Estado es deuda intra sector público" y que, excluyendo a los organismos multilaterales, la deuda con el sector privado sume apenas u$s56.486 millones. Para Economía lo relevante sería la "deuda pública neta de las deudas con el sector público", como si las deudas con el BCRA, ANSES y Nación no deberían ser afrontadas.
Los privados dicen lo contrario. Por ejemplo para el ex secretario de Finanzas Daniel Marx la deuda del Estado equivale al 50% del PBI. Es que si se tiene en cuenta la deuda no ingresada al canje y el pago que el país debería volver a hacer cuando la economía crezca (por los cupones PBI), las obligaciones del Estado aumentarían.

jueves, 11 de septiembre de 2014

"Los Kirchner son mentirosos. Tienen deuda pública de US$250.000 millones"

Durante ningún gobierno anterior la Deuda Pública argentina aumentó más que en los años del Kirchnerismo (de Néstor Kirchner a Cristina Fernández de Kirchner), escribió Domingo Felipe Cavallo.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Cavallo). Muchos lectores se van a sorprender por la afirmación que he puesto como título de este post. El relato oficial dice que los años del Kirchnerismo fueron de “des-endeudamiento”. Pero como en tantos otros temas, el relato es absolutamente mentiroso.
 
La Deuda Pública, bien medida, ascendía al último día de 2013 a US$238.000 millones, contando los “holdouts”, no por el monto de la sentencia de Griesa, sino por los valores nominales y los intereses originalmente pactados y no pagados. Dentro de los US$238.000 millones se incluyen US$20.000 millones de duda con jubilados por el fallo “Badaro” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Si se agregaran los reconocimientos adicionales a los holdouts que ha hecho Griesa en sus sentencias, la deuda puede llegar, fácilmente, aUS$250.000 millones.
 
En el cuadro siguiente se muestra la evolución de la Deuda Pública, bien medida desde 1975 en adelante, para los sucesivos períodos de Gobierno. También se incluyen los datos mentirosos utilizados en el relato oficial y se indica la magnitud de la mentira.
 
Durante los años del gobierno de los Kirchner la deuda pública aumentó US$59.000 millones, bastante más que en los períodos de Alfonsín, del Gobierno Militar y del Gobierno de Duhalde, que son, en ese orden, los períodos en que más había aumentado la deuda con anterioridad. 
 
Cristina Kirchner, en sus discursos por cadena nacional, asigna la responsabilidad de la deuda que ha dado lugar a la sentencia del Juez Griesa al endeudamiento tomado durante los Gobiernos de Menem y de De la Rúa, es decir durante los años a los que ellos se refieren como “neoliberales”.
 
Además de esconder que ella y su marido apoyaron las políticas de estabilización y de reorganización económica que tomaron esas dos administraciones, y las acompañaron con políticas semejantes en la Provincia de Santa Cruz, mienten sobre cuáles fueron los períodos en los que más aumentó la deuda pública, comenzando por el que ellos han presidido.
 
En el próximo post, explicaré en detalle cuál fue el monto de deuda pública en forma de bonos que podía llevarnos al default y necesitaba ser reestructurada que quedó al 31 de diciembre de 2001.Quedará claro que los juicios que Argentina viene perdiendo en los tribunales de Nueva York se deben no a las características o condiciones de los bonos que pasaron del Gobierno de De la Rúa al Gobierno de Duhalde, sino al pésimo manejo de la deuda pública que se hizo a partir del 2 de enero de 2002, incluido, por supuesto, el proceso de re-estructuración de la deuda de 2005.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Cristina miente a militontos en Tecnópolis: Deuda pública en 75% del PBI

Cristina Fernández de Kirchner acaba de afirmar en Tecnópolis, para algarabía de los militontos, que su Administración no quiere endeudarse. Otra mentira más de la Presidente (dijo que ella no hace "deuda roll over"). La Presidente oculta la verdad del endeudamiento argentino. El Ejecutivo K informa que la deuda pública bruta representa sólo 44,9% del PBI. Sin embargo, ese ratio se encuentra subestimado por efecto de la sobreestimación del Producto que supone su valuación al tipo de cambio oficial. Si se corrige el valor del PBI en dólares, el ratio se ubicaría por encima de 60%. Esa es la realidad del falso desendeudamiento que tanto le fascina destacar (mentir) a la Presidente de la Nación. El estudio Massot & Monteverde difunció un interesante apunte al respecto:


CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC.) Con llamativa demora se difundieron los datos de deuda pública correspondientes al 3er. y 4to. trimestre del 2012.
 
> La Secretaría de Finanzas informa que a fines de 2012 la deuda pública de la Nación con acreedores privados, organismos multilaterales y otros países sumaba US$ 82.696 millones, lo que equivalía a 18,8 % del PBI (medido al tipo oficial).
 
> En 2005 representaba US$ 191.000 millones.
 
> Vale recordar que buena parte de la caída en esa deuda neta ocurrió cuando el gobierno se apropió de los bonos que estaban en cartera de los fondos jubilatorios privados.
 
> Si a ese subtotal se le adicionan lo adeudado a entes del sector público (BCRA, FGS, BNA y otros), se arriba a un Deuda Pública Nacional de US$ 197.464 millones a fin de 2012, equivalente a 44,9 % del PBI.
 
> La mayor parte de la deuda pública —48%— está nominada en dólares y 10% lo está en euros.
 
> 23% está en pesos sin cláusula de ajuste y 18% en pesos ajustables por CER.
 
> El análisis de esos números nos muestra que el declamado proceso de desendeudamiento nunca ocurrió.
 
> El gobierno informa que la deuda pública bruta representa sólo 44,9% del PBI pero dicho ratio está subestimado por efecto de la sobreestimación del producto que supone su valuación al tipo de cambio oficial.
 
* Si corregimos el valor del PBI en dólares, el ratio se ubicaría por encima de 60%.
 
> En 2do. lugar, existe una variedad de compromisos no contabilizados.
 
> Es el caso de los bonos no ingresados al canje y de la deuda emergente de los juicios ante tribunales arbitrales internacionales.
 
* Una estimación conservadora de esas obligaciones llevarían el ratio a no menos de 75%.
 
> Los juicios previsionales por incorrecta liquidación de los haberes agregarían otro 5%.
 
> Esto quiere decir que una valuación precisa del PBI y la inclusión de los diversos pasivos no computados eleva el ratio de deuda pública a un nada confortable 80% del PBI.
 
> Otro problema es nuestra presente incapacidad para refinanciar vencimientos de deuda.
 
> No es lo mismo tener un endeudamiento elevado cuando existe la posibilidad de financiarse en el mercado que cuando el acceso está cortado.
 
> Y tanto peor por cuanto nuestras cuentas fiscales son crecientemente deficitarias debido a la suba vertiginosa del gasto público y una aguda pérdida de divisas amenaza —de no mediar modificaciones de rumbo— llevarnos de cabeza a una crisis del balance de pagos.
 
> La incapacidad para generar las divisas suficientes para atender las salidas ha obligado a atender los compromisos de deuda con el stock de reservas internacionales.
 
* Como es evidente, el saldo de reservas es insuficiente para cancelar los vencimientos de deuda con acreedores privados y del exterior durante los próximos 2 años y medio.
 
> El stock total de deuda pública aumentó US$ 18.501 millones en 2012, incremento que se explica por el mayor endeudamiento con los propios organismos estatales.
 
> La deuda intrasector público ya representa más de una cuarta parte —26%— del PBI.
 
> De esa porción, más de la mitad está en manos del BCRA y el resto se reparte entre la ANSeS y el Banco Nación.
 
> 33% de la deuda pública total corresponde al BCRA; en 2005 representaba apenas 6%.
 
> 29% corresponde a deuda con acreedores privados
 
> Otro 16% de la deuda pública figura en los activos del Fondo de Garantía y Sustentabilidad del Sistema de Seguridad Social.
 
> Banco Nación y otros organismos son acreedores de poco menos del 10%.
 
> Los organismos internacionales representan 13% del total.
 
> Esto significa que 59% del total de deuda está contabilizado en los activos de organismos descentralizados.
 
> Y acarrea un deterioro progresivo de la calidad de los activos de la autoridad monetaria, del fondo de la ANSeS y del Banco Nación.
 
> A fines del 2005, la deuda en manos del sector público representaba sólo 8% del stock total.
 
> Corresponde dedicar atención al hincapié que hace el gobierno a la conveniencia de que una parte sustantiva de sus obligaciones sean con organismos descentralizados.
 
> Esa posición asume que las obligaciones intra sector público no tienen importancia porque podrían ser refinanciada indefinidamente.
 
> De hecho, las proyecciones de caja de la Secretaría de Finanzas se concentran en la cancelación de esa deuda (tampoco asumen cancelaciones por cupones PBI).
 
> Asumir un roll over casi perpetuo implica que, en la práctica, el valor de esos activos —en los libros del BCRA, el FGS o el BNA— sería nulo.
 
> Así, el gobierno está reconociendo pérdidas millonarias en los mismos organismos a los cuales falazmente atribuye “utilidades”, a efectos de que le giren fondos al siempre sediento Tesoro.
 
> En el caso del FGS, la deuda pública representa más de 60% de sus activos, lo que deja en claro que el sistema previsional está quebrado y marcha a inevitable default.
 
> En lo que respecta al BNA, la exposición al sector público representa 45% del activo, lo que equivale a 5 veces su patrimonio; reconocer que el Tesoro no va cancelar esas obligaciones significaría su quiebra inmediata.
 
> Para el BCRA, previsionar por incobrable sus acreencias contra el Tesoro implicaría la quiebra de la institución, pues cuadruplican su patrimonio y representan 58% de sus activos.
 
> Cuando se examina la real situación del endeudamiento estatal se entiende la acendrada desconfianza respecto a la moneda y otros pasivos financieros como las LEBAC, NOBAC y CEDIN.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.