Mostrando entradas con la etiqueta Ciadi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ciadi. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de noviembre de 2013

Último intento de Cristina por impedir la demanda de Repsol en CIADI que trabaría YPF

La reunión de accionistas de Repsol el miércoles 27/11, que provocó Pemex, en forma extraordinaria, será la última oportunidad de Cristina Fernández de Kirchner por impedir que YPF se convenga en un litigio en el tribunal arbitral CIADI, una situación que haría colapsar definitivamente todo intento de atraer inversionistas para el plan petrolero argentino.


Ciadi, un lugar muy visitado por la Argentina durante la Década Ganada.
Superadas las trabas que ha impuesto la Argentina a la constitución del tribunal del tribunal arbitral Ciadi que arbitrará la expropiación de YPF a Repsol, aquél podría constituirse “en cuestión de días”, de acuerdo a fuentes conocedoras del proceso prejudicial. Una vez formado el tribunal se conocerá el contenido de la demanda de Repsol y la indemnización que reclamará a la Argentina. Antes de que concluya 2013 estaría concretada esa instancia.
 
El último baluarte de Cristina es el intento de la mexicana Pemex por derrocar a Antonio Brufau, el miércoles 23/11. Si Pemex fracasa, y Brufau gana, Repsol ya tendrá el camino abierto para, entonces, a partir de la demanda formalizada, intentar interrumpir el proceso de captación de inversiones que quiere YPF.
 
Repsol podría reclamar una indemnización de 12.000 millones de euros:7.400 millones por el valor del capital expropiado, calculado según establecían los estatutos de YPF, y otros 4.500 millones por el lucro cesante de Vaca Muerta.
 
Aunque el conflicto que estos días mantiene la petrolera con su socio Pemex, tuvo su origen en YPF (los mexicanos presionan para que Repsol firme un acuerdo), ahora parece solo una excusa. El Gobierno argentino se ve forzado a lograrlo para atraer inversores al vaca Muerta, que se resisten mientras las demandas de repsol sigan vivas. Hay quien asegura que en su contrato, Chevron (la única petrolera que ha aceptado explotar una minima parte del yacimiento de hidrocarburo no convencional) exige que se firme la paz con Repsol para continuar en el futuro en el proyecto.
 
Por el momento, y se entiende como una nueva presión, el regulador del mercado de valores argentino (CNV) ha abierto una investigación para determinar si los 2 consejeros que Repsol mantiene en YPF están incursos en un conflicto de interés. En octubre, los representantes de Repsol solicitaron ver el contrato con Chevron.
 
Repsol tiene aún un 12% del capital de la petrolera argentina (le fue expropiado un 51%) y su presencia en el consejo peligra desde hace tiempo.
 
Pero la actualidad de Repsol sigue marcada por los ataques de Pemex, que tiene un 9,3%, a la gestión de Brufau y por supuestos complots no demostrados para echarle de la presidencia. El conflicto se remonta al mes de junio cuando la petrolera, erigida en intermediaria del Gobierno argentino para lograr un acuerdo con YPF, llevó una propuesta al consejo de Repsol, que este rechazó por insuficiente de forma unánime y sin el apoyo expreso del consejero de Pemex. La propuesta resultaba incluso peor para Repsol que la que anterioremente se había remitido a través del presidente de La Caixa, Isidro Fainé.
 
Aunque las declaraciones la semana pasada del presidente de Pemex en sede parlamentaria criticando la retribución de Brufau, serían suficientes para justificar la expulsión de Pemex del consejo de Repsol (podría alegar la ruptura del pacto de 2011 que permite a la mexicana seguir en el consejo pese a ser un competidor), la compañía está másbien por la labor de echar tierra al conflicto y buscar una vía discreta para lograr un acuerdo con YPF. Así, el consejo de administración de Repsol que se celebra el miércoles, se limitará “a reflexionar” sobre la situación, pero no tomará ninguna medida de fuerza, indican fuentes de la compañía.
 
Aunque Pemex ha reiterado que su interés en intermediar entre Argentina y Repsol es el de invertir en Vaca Muerta sin el peligro de una denuncia, esta explicación no resulta verosímil, según distintas fuentes. “No sabemos si hay otros intereses entre Argentina y México, pero lo cierto es que Pemex ya tiene su propia vaca muerta sin explotar”, señalan. Se trata del yacimiento de shale gas de Eagle Ford de Estados Unidos, que tiene una buen aparte en territorio mexicano.

lunes, 14 de octubre de 2013

Herencia K: En el Ciadi aún hay 45 casos contra la Argentina

El país se apresta a aceptar 5 fallos adversos en el Ciadi y pagar a las empresas cuyos derechos fueron avasallados por las políticas tomadas con posterioridad al año 2002. Este abrupto cambio de actitud sugiere que las decisiones de política de la última década fueron guiadas más por la impericia y la improvisación que por convicción ideológica. De todas formas, lo más importante es que con este precedente se explicita el enorme esfuerzo que será necesario desplegar para resolver la gran cantidad de controversias que siguen en disputa.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Idesa). El Centro Internacional para Arreglos de Disputas de Inversión (Ciadi) tiene como principal función arbitrar para facilitar acuerdos entre los Estados adheridos y empresas privadas. Se busca así suplir el vacío legal que existe, en materia de derecho internacional, para resolver controversias entre los Estados y empresas privadas extranjeras en casos de estatizaciones o reformas radicales de marcos regulatorios. El Centro, que forma parte del Grupo Banco Mundial, comenzó a funcionar en 1966 y tiene adherido a 158 países. Los dos únicos países importantes que no participan son Brasil y la India.
 
El Ciadi no es un tribunal sino un ámbito de conciliaciones. Por eso, sus dictámenes pueden no ser acatados. Pero, por su prestigio e imparcialidad, contribuye a resolver controversias. Su función, en un mundo globalizado, es muy importante ya que ayuda a los países interesados a generar condiciones propicias para recibir inversiones dado que reduce los riesgos para las empresas a posibles decisiones unilaterales y arbitrarias de los Estados.
 
Trascendió que la Argentina se apresta a acatar 5 fallos adversos originados por reclamos de empresas de agua y energía luego del rompimiento de contratos producidos en la crisis del año 2002. Para dimensionar la importancia de esta decisión, se puede apelar al sitio oficial del Ciadi donde se observa el siguiente panorama:
 
· En el Ciadi hay en total 439 casos de conflictos entre empresas privadas y Estados.
 
· De estos casos, 159 son controversia que involucran a países latinoamericanos, 99 en África, 84 en Europa del Este y 71 en Asia.
 
· Argentina es el país que más controversias tiene acumuladas con 50 casos seguido por Venezuela con 37 casos.
 
Estos datos muestran que la Argentina, junto con Venezuela, colocan a América Latina como una de las zonas más riesgosas para hacer negocios. Se ubica muy por delante de África y los países de la ex Unión Soviética caracterizados por sus muy endebles instituciones. Excluyendo los 5 casos en los que Argentina se allanará, igual seguirá manteniendo con holgura su posición de liderazgo en el ranking de incumplimientos.
 
Lo llamativo es que para solucionar sólo el 10% de los conflictos es necesario comprometer un esfuerzo financiero de relevancia y arriar las banderas de soberanía y dignidad ante los agentes financieros internacionales. Semejante cambio de actitud pone en duda la consistencia y convicción de las políticas tomadas en la última década. Por el contrario, sugiere que las decisiones que motivaron tanto conflicto internacional fueron fruto de la impericia y la improvisación. Cabe advertir que los 45 casos que están pendientes requerirán sacrificios de pago y autocrítica mayores. Por ejemplo, entre ellos está la estatización de AySA a las empresas Suez y Vivendi y la estatización de YPF a Repsol.
 
El principal factor que motoriza este cambio de actitud del gobierno es el exceso de gasto público que ha superado los 4 puntos del PBI. Sin acceso al financiamiento internacional, los desequilibrios se vinieron cubriendo con ahorros previsionales y con la masiva emisión monetaria sin respaldo. Los límites de esta estrategia los explicita la cronicidad del proceso inflacionario y la caída de las reservas del Banco Central. En este marco, el sometimiento a los fallos del Ciadi puede aportar paliativos –ya que los pagos a las empresas se hacen con bonos mientras que se abre la posibilidad de acceder a préstamos de dinero en efectivo del Banco Mundial– pero se trata de un alivio transitorio.
 
En la práctica implica que se emitirá menos deuda no registrada (consumo de ahorros previsionales y emisión monetaria sin reservas) apelando en su reemplazo a nueva deuda registrada (emisión de bonos para pagar a las empresas y préstamos del Banco Mundial).Esto alerta sobre la urgencia de un profundo ordenamiento de las cuentas públicas. De lo contrario, seguir dilatando estas decisiones obligará a un ajuste mucho más brusco y costoso en el futuro.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.