Mostrando entradas con la etiqueta Centro de Economía Política Argentina (CEPA). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Centro de Economía Política Argentina (CEPA). Mostrar todas las entradas

jueves, 29 de septiembre de 2016

Mientras se profundiza la recesión se acelera la ola de despidos y suspensiones

Un informe del Centro de Economía Política Argentina demostró que el ansiado segundo semestre de la recuperación económica no es tal y que la ola de despido y suspensiones en el sector privado y público y no se detiene. Desde diciembre ya se destruyeron 194.422 puestos de trabajo.


Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el segundo semestre arrancó con una ola de despidos y suspensiones en el sector privado. Sólo en julio, hubo 14.149 ceses de contrato, 4.324 de los cuales, se produjeron en la industria. Según el CEPA, desde diciembre pasado se destruyeron 194.244 puestos de trabajo.

A una primera ola de despidos y suspensiones en el sector público y la construcción (diciembre-enero), le sigue una ola de despidos y suspensiones en el sector privado, particularmente en la industria, y que en estos dos últimos meses impacta en el sector de servicios, particularmente comercio y gastronómico.

El relevamiento presentado para el mes de julio arroja un sustancial aumento en la cantidad de despidos y suspensiones con 15.137 nuevos casos (entre el sector público y privado) -siendo que en junio se contabilizaron 11.721 casos-. Resalta en este aspecto, la incidencia del sector privado, que motorizó más del 93% de los despidos y suspensiones, siendo además central el peso de estas últimas sobre el total.


El informe presenta además un significativo incremento en los despidos de la industria (con 4.324 nuevos casos) y un marcado aumento de la cantidad de suspensiones también en el sector manufacturero, que ascendieron a 7.067 casos. Respecto del sector servicios, las cifras se han mantenido en los niveles del mes anterior, en valores elevados respecto de los relevamientos anteriores.

En el mes de julio los despidos se concentraron particularmente en 6 actividades, que explicaron el 74% de despidos y suspensiones. Se trata del sector textil, automotriz petrolero, frigorífico, electrónica y electrodoméstico y sector servicios -comercial-.


En el primer sector -textil- y como resultado de la apertura de importaciones hubo 2.520 suspensiones y 111 despidos sólo en el mes de julio. En esta línea, resultan sugestivos algunos casos de llano incumplimiento del acuerdo firmado entre grupos empresarios y el gobierno nacional por 6 meses, para evitar despidos. El caso Alpargatas con 48 despidos y 550 suspensiones en julio -como resultado de un ajuste productivo por la apertura importadora- contradice directamente el compromiso asumido el 9 de mayo. 

Adicionalmente, son para mencionar los despidos y suspensiones en sector petrolero. Se contabilizan en julio 1.353 despidos, donde las empresas petroleras argumentan altos costos, y el escenario marca unaprofundización de la conflictividad en la Patagonia. Continuando con el rubro energético son preocupantes los 500 despidos en YPF -acompañados de bajas de equipos-, mientras que en el caso de EDESUR, beneficiada con aumento de tarifas, se produjeron sendos despidos de trabajadores contratados, alcanzando aproximadamente 200 casos.


Informe CEPA

miércoles, 28 de septiembre de 2016

"No es la foto, sino la película"

Casi todos los integrantes del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) hicieron posgrados en Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Entre sus directores más conocidos se encuentra el contador público nacional y concejal de San Martín (FpV), Hernán Letcher; el politólogo Julia Strada; y el ex viceministro de Economía K, Lautaro Actis. El instituto de estudios realizó una durísima crítica a los comentarios del presidente Mauricio Macri ante la difusión que hizo el INdEC del informe sobre pobreza:



"Éste es el punto de partida 
desde el cual acepto ser evaluado",
Mauricio Macri (28/09)

En el día de hoy el Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC) publicó las cifras de pobreza e indigencia (pobreza extrema) para los 31 aglomerados urbanos objeto de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). El resultado es 6,3% de indigencia y 32,2% para la pobreza para el segundo trimestre de 2016. Esto significa un número de 8,7 millones de pobres si se considera el universo de la EPH, mientras que si se extrapola a toda la población resultan ser 14,2 millones de pobres.

Lo llamativo no es la foto (las cifras del anuncio), sino la película (la evolución reciente). Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), hemos medido la pobreza en el país desde noviembre 2015 y nuestras cifras indican que a nivel nacional la misma se incrementó 12,3 puntos porcentuales, pasando de 19,8% en noviembre de 2015 a 32,1% en junio, mientras que la indigencia aumentó 2 puntos porcentuales pasando de 5,7% en noviembre a 7,7% en el mes de junio. Esto significa un aumento de 5,38 millones de nuevos pobres en tan sólo 9 meses de gobierno.

De la misma manera que el gobierno realizó con la tasa de desocupación, la publicación del INDEC al segundo trimestre de 2016 omite deliberadamente la evolución de la pobreza desde el inicio del gobierno de Cambiemos. En efecto, la evolución de los precios de los alimentos en los meses de diciembre y enero (por las medidas económicas del gobierno nacional) se tradujeron en un consecuente y previsible aumento de la indigencia y la pobreza medidas por ingresos. 
En este sentido, si en noviembre de 2015 el valor de la Canasta Básica ascendía a $1.020, dicho valor se eleva bruscamente a $1.312 en enero (29% de aumento), para luego alcanzar $1.622 en junio (59% de aumento) para el adulto equivalente. Vale remarcar que la evolución de la canasta medida por CEPA es coincidente con la publicada por INDEC que en junio de 2016 estimó para el AMBA la canasta en $1.614.
Resulta oportuno mencionar que el método de estimación de pobreza por ingresos es "indirecto", en tanto considera pobres/indigentes a aquellos que no cuentan con recursos monetarios suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, tomando para el análisis sólo una dimensión. En efecto, existen métodos "directos" que consisten en verificar si los hogares han efectivamente satisfecho una serie de necesidades previamente establecidas (no sólo de ingreso monetario), es el caso de medición de NBI (Necesidades Basicas Insatisfechas) o la Medición de Pobreza Multidimensional (IPM).


Ultimas Noticias

Especiales

.

.