Mostrando entradas con la etiqueta Carmen Argibay. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carmen Argibay. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de mayo de 2014

A los 74 años, murió Carmen Argibay

La Jueza de la Corte Suprema Carmen María Argibay, falleció este sábado 10/05 en la ciudad de Buenos Aires tras sufrir un paro cardíaco. La magistrada, que tenía 74 años, padecía la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tenía complicaciones renales y problemas cardíacos y requería asistencia respiratoria. Estaba internada en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Este sábado 10/05 falleció la Jueza de la Corte Suprema, Carmen de Argibay, a los 74 años, tras sufrir un paro cardíaco.
Argibay padecía la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y además tenía complicaciones renales y problemas cardíacos y requería asistencia respiratoria. Estaba internada en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.
En los últimos meses estuvo en diversas oportunidades internada por sus inconvenientes de salud.
La Jueza Argibay contó a lo largo de su carrera profesional con una gran trayectoria en el derecho penal internacional.
Egrsada de la Universidad de Buenos Aires, trabajó en varios juzgados públicos y enseñó Derecho en diversas universidades, hasta 1976. El 24/03 de ese año, el golpe de estado dio origen a la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional. La junta militar la arrestó, sin tener cargos en su contra, y la mantuvo en prisión hasta el mes de diciembre. Luego de obtener su libertad se dedicó a la práctica privada de la abogacía.
Durante el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, el 7/06 de 1984, fue nombrada jueza. Fue ascendida en 1988 y, nuevamente, en 1993. Se jubiló el 1/01 del 2002.
Carmen Argibay fue integrante de la Asociación Internacional de Derecho Penal, y miembro fundadora de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces, organización que presidió desde 1998 hasta 2000. También fundó la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina.
Formó parte del Tribunal Internacional de Mujeres sobre Crímenes de Guerra para el Enjuiciamiento de la Esclavitud Sexual, que condenara en diciembre de 2000 al ejército japonés por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial, donde se sometieron mujeres de distintos países a la esclavitud sexual.
En junio de 2001 fue nombrada por la Asamblea General de las Naciones Unidas como jueza ad litem en el Tribunal Criminal Internacional que juzga crímenes de guerra en la ex Yugoslavia (ICTY por sus siglas en inglés)
Carmen de Argibay fue designada y propuesta por Néstor Kirchner cuando se llevó a cabo la renovación de los Jueces de la Corte. Y empezó a formar parte de ella el 03/02 del 2005. Fue la primera mujer en ser nominada por un gobierno democrático para integrar el más alto tribunal de justicia de Argentina (Elena Highton, la segunda, fue nominada después pero ingresó a la Corte antes). La primera mujer designada ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación fue Margarita Arguas. Ejerció el cargo entre octubre de 1970 y mayo de 1973, pero su designación fue hecha por el Gral. Levingston, un presidente de facto y obviamente sin seguirse los mecanismos constitucionales.
La nominación de Argibay, en ese momento, tuvo una dura resistencia de algunos sectores de la sociedad, particularmente la parte más conservadora de la Iglesia católica, luego de que declarara que se hallaba políticamente más cerca de la izquierda que de la derecha, que era una “atea militante”, y que apoyaba el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.
Argibay fue una defensora de los derechos de las mujeres y se destacó por realizar proyectos en contra de la trata de las mujeres y se declaró a favor de métodos anticonceptivos para evitar abortos y embarazos no deseados. También fundamentó que debe crearse una política de enseñanza sexual en las escuelas.
Además la ministra de la Corte fue una firme defensora de la independencia judicial y evitaba cualquier diálogo extraoficial con el Gobierno. "Siempre lo digo: la tarea de un juez de la Corte es antipática por naturaleza porque, para ser un buen juez, nuestro primer deber es ser desagradecidos con quien nos nombró. Estrecharle la mano con educación, agradecerle el cargo y no volverlo a ver", fueron las palabras que utilizó en 2007 para explicar su relación con el gobierno de Néstor Kirchner.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.