Mostrando entradas con la etiqueta #8N. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta #8N. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de noviembre de 2013

La expectativa por la salud de Cristina erosiona el #8N

Este viernes 08/11 se cumple un año de las mayores manifestaciones en contra del "8N", en la cual miles de personas se congregaron para protestar en contra de las políticas de Cristina Fernández. Este año se pautó para las 20 horas, sin embargo varios factores hicieron que la convocatoria sea magra y no tenga el alcance del año anterior.




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Se cumple un año de una de las marchas más masivas que se dieron en los últimos tiempos, la denominada #8N.
Estos últimos días, surgió una nueva iniciativa para salir este viernes a protestar contra el Gobierno, conmemorando un año.
Sin embargo, las principales páginas y grupos en redes sociales como Facebook y Twitter,  que promovieron las movilizaciones en anteriores oportunidades decidieron no adherir al llamado por un nuevo "8-N".
 Al igual que marchas anteriores, se conoció esta convocatoria denominada #8N en redes sociales.
 Se trata de una "protesta movilización sin temor y en paz", y lleva como lema "basta de inseguridad, inflación, intolerancia, prepotencia, autoritarismo, presiones y no a la re reelección".
Sin embargo, desde el oficialismo estas manifestaciones siempre han sido una gran molestia, y la difusión por parte de los medios oficialistas también. Por lo que, llamó la atención que los chequeos de la Presidenta Cristina Fernandez sean pautados a las 21,30, captando toda la atención mediática.
Los administradores de las páginas de Facebook antikirchneristas habían discutido la posibilidad de salir a las calles tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que declaró la constitucionalidad de la ley de medios. Pero, dadas las circunstancias, evaluaron que lo mejor era no ir.
Algunos deslizaron que, más allá de la buena voluntad de algunos adherentes, una marcha con escasa convocatoria podría ser interpretada como un fracaso justo antes de la vuelta de la Presidenta, otros consideraron que no tenía mucho sentido haber hecho una movilización a favor del Poder Judicial en abril y salir a protestar contra la Corte Suprema en noviembre.
De todas maneras, el 8N en este contexto tuvo una débil presencia, a diferencia de lo que fueron las multitudinarias convocatorias anteriores.
Lo cierto es que esta protesta se ubicará muy lejos de lo que llegaron a ser en noviembre de hace tan sólo un año.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Bajo la consigna "La República somos todos", se viene un nuevo #8N

Se lanzó a través de las redes sociales Facebook y Twitter una nueva convocatoria para una manifestación en contra del Gobierno de Cristina Fernández, el denominado #8N, ya cuenta con adhesión, y entre sus consignas se expresa "en contra de la inseguridad, inflación la intolerancia, prepotencia, autoritarismo, presiones y la re relección”. La cita es el próximo viernes 8/11 a partir de las 20 horas en diferentes puntos del país. En Capital Federal la concentración será en el Obelisco.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Una nueva convocatoria empieza a generarse, a través de las redes sociales Facebook y Twitter, el objetivo: protestar contra las políticas del Gobierno de Cristina Fernández.
La convocatoria empezó a viralizarse por Internet, y bajo diferentes consignas, gente en diferentes partes del  país se reunirá a protestar el próximo ocho de noviembre, o como se denominó #8N, a partir de las 20 horas.
En Capital Federal la concentración será en el Obelisco, mientras que en el resto del país se dará, como lo hizo en otras oportunidades, en zonas céntricas.
En esta oportunidad, las consignas se centrarán en la economía, la inflación, la inseguridad, la defensa de los poderes del Estado y también, dado el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia por la Ley de medios, en la libertad de expresión y a favor de las voces disidentes.
Tal como ocurrió en manifestaciones anteriores, se espera gran convocatoria.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Se lanzó por las redes sociales la convocatoria a un nuevo #8N

Por las redes sociales, se conoció y rápidamente empezó a viralizarse una convocatoria a un nuevo cacerolazo el próximo viernes 8 de noviembre.La nueva manifestación en contra del Gobierno, denominada #8N alza el grito “en contra de la inseguridad, inflación la intolerancia, prepotencia, autoritarismo, presiones y la re relección”.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Por las redes sociales, se conoció y rápidamente empezó a viralizarse una convocatoria a un nuevo cacerolazo el próximo viernes 8 de noviembre a las 20 horas. La cita en Capital Federal es en el Obelisco, mientras que en todo el país será en diferentes puntos estratégicos de las provincias, donde ya se han dado este tipo de expresiones masivas.
La nueva manifestación en contra del Gobierno, denominada #8N alza el grito “en contra de la inseguridad, inflación la intolerancia, prepotencia, autoritarismo, presiones y la re relección”.
Las convocatorias empezaron a difundirse por todo el país y en la red social Twitter miles de usuarios empezaron a expresar su apoyo a esta manifestación contra el Gobierno nacional.
‏@ale_o_castelli: Señores 8N ya para seguir adelante con el fin del relato y la hipocresía kkk.
‏@raul61alA TODOS LOS GRUPOS ANTIK LES PEDIMOS ORGANICEN SALIDA PARA EL #8N  20Hs OBELISCO.
‏@CasiHartahay #8N ?.
@HdeTroyaKLos indignados, salen nuevamente el 8N a protestar, y ahora porqué?.
‏@ElGuasonLed: #8N RESISTENCIA CIUDADANA !!.
@VecinoSanIsidroCacerolazo el #8N con movilizaciones x todo el país para decir BASTA de tragedias ferroviarias, queremos viajar bien, tranquilos y seguros.
‏@DrGusDanielEmpecemos a organizar un nuevo #8N con marcha al Palacio de Justicia A ver si entienden el resultado de las legislativas.
@humor__politicoQué emoción. Solo faltan 25 días para el golpe del 8N. ¿Se están preparando?.
‏@IngHarryBosch : El #8N todos a cacerolear frente a la quinta de Olivos.
@sinsacoclaudio: Hacemos otra macha el 8N? Celebremos la derrota electoral, lo q paso hace un año y avisemos q, nosotros, aun resistimos! Les parece? RT!.
‏@AnsesFabian: DIFUNDAN EL #8N #8N2013 SE VAN A QUEDAR CON LAS BRAZOS QUIETOS !!? AHORA APAREZCAN TODOS ESO QUE QUERIAN SALIR CAGONES !! . MIEDOSOS.
@FrasesWan: Vamos a las calles el #8N ?.
@PattoBruzzo: el #8N salgo no solo x lo q hicieron con la ley d medios sino xq quiero q se vallan no se puede aguantar 2 años d esto.
@Caandeng: La gente pide 8N!! Vamos lujan!!.
@kikazaaa: RT@silbanitaf 8N TODOS A LA CALLE Y A LA QUINTA D EOLIVOS PA QUE ESCHCE LA REINA KUKA.

martes, 20 de noviembre de 2012

El 20N en las provincias: transporte, bancos y vuelos, los que más adhirieron

El denominado 20N, el primer paro general contra la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, se sintió con fuerza desde la primeas horas del díaen la Capital Federal, donde los accesos fueron bloqueados. Pero también hubo gran repercusión en el interior del país, sobre todo por la escasa actividad bancaria, la cancelación de vuelos y el paro de transporte, tanto de carga como de pasajeros.



En un primer relevamiento, en las provincias de Formosa, Mendoza, San Juan y Santa Fe, el acatamiento a la medida promovida por la CGT opositora que lidera Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli era alto en los distritos mencionados.
FormosaEl paro se sentía con fuerza, especialmente en el sector bancario, los tribunales y la circulación del transporte de carga, mientras las oficinas públicas, las escuelas y los colectivos urbanos estaban funcionando normalmente. El microcentro de la capital formoseña presentaba un panorama de día feriado, ya que estaban cerradas las puertas de los bancos, que habitualmente abren aquí a las 7. El Poder Judicial estaba paralizado y las oficinas públicas con baja afluencia de público, aunque se estaban realizando trámites con presencia casi normal de empleados estatales.
En los hospitales la adhesión era del orden del 50 por ciento, según fuentes del sindicato de la salud. En el paso fronterizo de Clorinda, la actividad era reducida en el caso de las cargas internacionales de camiones con patente argentina, pero los vehículos paraguayos ingresaban sin inconveniente al país. En la zona rural, la Federación Agraria Argentina llevaba adelante una concentración a la vera de la ruta provincial 3, aunque sin corte del tránsito. En cambio, no se vio afectado el servicio de recolección de residuos, prestado de manera directa por la Municipalidad de Formosa.
Además, el acatamiento fue menor en las escuelas, ya que el gremio nacional CTERA, al que pertenece la Agremiación del Docente Formoseño (ADF), no adhirió a la medida. Tampoco se resintió el servicio de colectivos urbanos de pasajeros, en tanto que en los hospitales era dispar el acatamiento a la medida de fuerza convocada por la CGT que conduce Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli.
Mendoza
El paro nacional se cumplía con alta adhesión. Se llevaban a cabo piquetes que cerraban el tránsito en rutas y calles. El gobierno denunció el ataque a pedradas de una decena de micros que estaban circulando, aunque no se registraron heridos. En cambio, el titular del sindicato que nuclea a los choferes de ómnibus, Rodolfo Calcagni, una organización que adhirió a la huelga, afirmó desconocer las agresiones y estimó que el acatamiento en su sector era del 90 por ciento, informó el diario Los Andes.
El secretario de Transporte provincial, Diego Martínez Palau, puntualizó que las líneas afectadas fueron del Grupo 2, con dos unidades atacadas; el Grupo 10, con cinco colectivos afectados y el Grupo 1 y Grupo 8, con uno y dos colectivos agredidos, respectivamente. De todas formas, el funcionario informó que ninguna persona resultó herida y admitió que los daños materiales fueron menores. El gobierno de Mendoza había asegurado ayer que garantizaría un servicio mínimo de transporte para aquellas personas que quisieran asistir a trabajar. En tanto, trabajadores estatales de ATE cortaron esta mañana el tránsito en la céntrica esquina de 9 de Julio y Gutiérrez, donde quemaron cubiertas.
Por su parte, los choferes del Sipemon hicieron un piquete en Guaymallén, en el Gran Mendoza, y luego se movilizaron hacia la terminal de ómnibus. Además, trabajadores petroleros bloqueaban desde la madrugada la entrada y salida de camiones de la destilería de Luján de Cuyo. El titular del SUPE de la provincia, Jorge Córdoba, informó esta mañana que bloquearon también "algunas estaciones de servicio que estaban abiertas y ya están dejando de atender", dijo. José Scoda, secretario general del personal de estaciones de servicio, manifestó que, según el relevamiento realizado por el gremio, "el acatamiento es de un 90 por ciento" y advirtió que "hasta las 24 (de hoy), no se volverá a expender el combustible".
Asimismo, la Federación Agraria dijo esta mañana que un grupo de productores se concentró en la ruta 188 y el acceso a la localidad de Bowen, en el departamento General Alvear, al sur de la provincia, y en unas horas se sumará a un piquete de camioneros, iniciado a las 22 de ayer en calle 25 y ruta 188. Por otra parte, los hospitales públicos de la provincia se vieron afectados por la medida que el sindicato estimó en "un 90 por ciento" debido a la presencia de trabajadores en las guardias, afirmó la titular de la Asociación de Profesionales de la Salud (AMPROS), Isabel Del Pópulo. "Gracias a la presencia de los trabajadores en las guardias nosotros podemos estar en la calle", explicó. Además, estaba paralizada la actividad bancaria, a la vez que el sindicato de taxistas también adhirió a la medida.
Santa Fe
El paro tenía un alto acatamiento en Santa Fe entre los gremios de bancarios, de la salud, camioneros y portuarios, a la vez que en Rosario también adhirieron los docentes, en tanto que se estaban llevando a cabo numerosos piquetes que mantenían bloqueadas calles y rutas. La Agencia de Seguridad Vial de Santa Fe informó que "la situación de Rosario es la más complicada en la región" en cuanto a los cortes de caminos.
El puente Rosario-Victoria estaba cortado en ambas manos del lado entrerriano y no se descartaba que "el bloqueo se repita en la cabecera rosarina".
Además, en las autovías de Rosario a Buenos Aires y Córdoba estaban interrumpidos los accesos, aunque sólo para el transporte de carga, mientras el tránsito liviano estaba circulando y el transporte interurbano se había sumado al paro. El dirigente camionero de Rosario Miguel Luna dijo a DyN que "se permite circular por los piquetes de los autos particulares, transporte público y ambulancias, pero no a camioneros y transporte de carga". La Corriente Clasista y Combativa (CCC), junto a algunos de los gremios que se adherían a la protesta, bloquearon la avenida Circunvalación de Rosario y varias arterias en la zona céntrica de esta ciudad.
Por otra parte, en la ciudad de Santa Fe había camiones apostados en la ruta nacional 168, que conecta con Entre Ríos y únicamente se permitía el tránsito de vehículos particulares. En tanto, unos 40 kilómetros al norte de Rosario, en el sector conocido como La Ribera, estaba interrumpido el tránsito en la ruta nacional 11. Lo mismo ocurría en el acceso a la capital provincial de la autopista Santa Fe-Rosario y el kilómetro 19 de la misma autovía. Por su parte, el transporte de pasajeros estaba funcionando con normalidad en los principales puntos de la provincia.
En el sector norte del Gran Rosario, donde se encuentran las terminales portuarias, la inactividad era prácticamente total, ya que se plegaron a la medida los gremios aceiteros, amarradores y la CGT San Lorenzo.
Por otra parte, en la ciudad de Santa Fe se dictaban clases con normalidad, mientras en Rosario el paro de maestros era casi total, ya que el gremio provincial del sector, Amsafé, se dividió y, mientras la filial capitalina decidió evitar la medida de fuerza, la del sur provincial llamó a la huelga.
El gremio de la salud provincial decidió adherir a la medida convocada por las centrales obreras opositoras por lo que en los hospitales públicas y otros centros de salud se mantenían únicamente las guardias.
El sindicato de trabajadores estatales ATE de la provincia quedó dividido en torno de la huelga de hoy por lo que un grupo decidió sumarse y otro estaba trabajando, mientras los empleados municipales acudieron normalmente a sus puestos laborales.
San JuanEl paro se hacía sentir a través de la suspensión de los vuelos de cabotaje y la paralización de la actividad de camioneros, médicos, bancarios y estatales de ATE, entre otros, mientras la actividad en las escuelas primarias era normal. Los vuelos que llegan a la provincia, todos procedentes de Buenos Aires, fueron suspendidos, por lo que la actividad era nula en el aeropuerto Domingo F. Sarmiento de esta capital, adonde se reanudará el tráfico a partir de las 16, cuando se retomarán los vuelos de LAN.
Además, estaba afectado el transporte de caudales, el correo privado, la recolección de residuos y el transporte de carga, a raíz de la adhesión de los camioneros nucleados en el sindicato local STOTAC. El secretario general de ese gremio, Enrique Castro, aseguró que en San Juan el paro era "total" y advirtió que había manifestantes apostados "al costado de las rutas, de los accesos a la provincia". El objetivo es "pedirle a los compañeros que transiten, que se estacionen por 24 horas, para que el paro sea lo que se espera", dijo el dirigente esta mañana en declaraciones radiales. El servicio de salud se cumplía en forma parcial, ya que si bien no adhirió a la medida el gremio mayoritario ATSA, si lo hizo el Sindicato Médico.
Los profesionales de esta organización cortaron esta mañana durante una hora la avenida Libertador frente al Hospital "Marcial Quiroga", a las afueras de la ciudad de San Juan, con una ruidosa manifestación.
Además, no abrieron los bancos, ya que era alto la adhesión entre sus trabajadores, y tampoco hubo clases en los colegios preuniversitarios y en la Universidad Nacional de San Juan porque se sumó el gremio ADICUS. En cambio, funcionaron con normalidad las escuelas primarias y las secundarias de régimen normal.

Micheli celebra "el éxito" del paro y le apunta duro a Tomada: "Que deje de chupar las medias"

El titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, afirmó hoy que el paro que cumplía su central sindical junto a la CGT de Hugo Moyano "es un éxito en todo el país" y muestra "una contundencia impresionante".



Micheli le contestó al Jefe de Gabinete de CFK, que esta mañana calificó al paro como "un chantaje". "Que Abal Medina salga de la Casa Rosada y recorra las calles y va a encontrar que están desiertas como si fuera un domingo", proclamó el dirigente.

El líder de la CTA, que habló en el piquete montado en el puente Pueyrredón, pidió que "el ministro de Trabajo (Carlos Tomada), en lugar de chuparle las medias a los empresarios, se ocupe de crear trabajo digno y genuino".

lunes, 12 de noviembre de 2012

El masivo cacerolazo, con concurrencia en todo el país, apunto directo contra el gobierno nacional. Sin embargo, la oposición, no se vio mucho mejor plantada ante los ojos de las personas que reclamaban.



Gran cantidad de personas que concurrió al 8N desconfía tanto de un bando como del otro y de hecho, uno de los principales problemas que encuentre dicho sector es la falta de representatividad y no confían en que el gobierno, ni la oposición, escuchen y hagan algo por su reclamo.

La consultora Managment & Fit realizó una serie de encuestas en los días posteriores a la protesta para evaluar el clima y analizar la magnitud del reclamo. 

Según la encuesta, un 70 por ciento de las personas a las que se le preguntó participó de alguna manera en la protesta. Del total de encuestados, lo más triste es que más de la mitad, un 54 por ciento, cree que su pedido quedará en la nada y no  será escuchado ni por el gobierno ni por la oposición. Por el contrario, un 26 por ciento cree que los reclamos podrían llegar a bueno puerto.

La mayoría de los encuestados cree que quien tiene mayor obligación de responder a los reclamos es el Gobierno nacional, mientras que a los funcionarios no kirchneristas, se les pide que ocupen un lugar de referencia.

Según la mitad de los mil encuestados, las cacerolas son para los dirigentes K. Para el 23,2  por ciento el reclamo es para toda la clase política, oposición incluida y para el 21 por ciento restante, el reclamo va para la oposición.

Según la encuesta, un 72 por ciento participó de alguna manera en la protesta, un número mucho menor al que se vio en la calle, es que gran cantidad de personas adherían a la marcha, pero la siguieron desde sus casas.

Otro dato importante que se desprende de la encuesta, es que no sólo opositores al gobierno asistieron a la marcha. Un 30 por ciento de las personas que hace sólo un año votó por Cristina, fue al 8N.

El ranking de reclamos:

-Inseguridad, 29,9 por ciento.
-Contra re reelección 25,3.
-Situación económica 19,2.
-Corrupción 10,2.
-Libertad de expresión 9,6.

El 8-N, ¿surgió un nuevo sistema político?

¿Cuándo empiezan los sistemas políticos? Después del jueves pasado, cuando un millón y medio de personas se manifestó sin tutores a lo largo del país y hasta en ciertos puntos del exterior, superando holgadamente todas las manifestaciones anteriores del mismo tipo, cobra actualidad la siguiente pregunta: ¿no será que los argentinos hemos dado, casi sin darnos cuenta, el puntapié inicial de un nuevo sistema político?


Esta pregunta, que parece teórica y hasta retórica, sin embargo, es vital. Entre 1853 y 1930 los argentinos habíamos creado y sostenido un verdadero "sistema político" como el que ahora tienen naciones políticamente avanzadas como Brasil y los Estados Unidos. Desde 1930 hasta la fecha fuimos, al contrario, una nación atribulada por la inestabilidad , en cuyo transcurso diversas administraciones militares o civiles, conservadoras o radicales, peronistas o kirchneristas, duraron breves períodos de menos de unos diez años cada una, durante los cuales no consiguieron hacer pie mientras nuestro país retrocedía catastróficamente en el mundo de los diez primeros lugares que ocupó entre 1853 y 1930 al lugar lastimoso que ocupa actualmente. ¿Por qué? Porque dentro de este otro período también de ochenta años, la Argentina, que había tenido un sistema, se convirtió en un país asistemático cuyos ciclos políticos no sólo eran breves, sino también contradictorios, ya que la primera meta del nuevo gobierno era anular la herencia del inmediatamente anterior.
Si algo nuevo nació el jueves pasado no es, por lo pronto, similar a los sistemas frustrados de los últimos ochenta años, porque lo que los caracterizó fue el empeño de una minoría por monopolizar nuestra vida política. Este empeño grandilocuente fracasó una y otra vez cuando la oposición, reunida, se alineó para interrumpirlo. ¿Es lo que está ocurriendo otra vez ahora, con las pretensiones re-reeleccionistas de la propia Cristina más allá de 2015? La megamanifestación del 8-N fue distinta en cuanto a que nadie se quiso adueñar de ella. Pero ¿basta esta amplia convocatoria para fundar un sistema destinado a perdurar?
En un momento de su reflexión, Ortega y Gasset llegó a exclamar: ¡Qué no diera por un sistema! .España, por entonces, no lo tenía; sólo lo tuvo después de su muerte, en 1977, con los Pactos de la Moncloa, cuando todos los partidos, incluidos los comunistas, firmaron su adhesión a la democracia. En el caso del 8-N del jueves último, la adhesión popular también ha sido amplísima, con excepción del Gobierno, que aún insiste en la versión antigua, de 1930-2012, de meter a todos sus opositores en la misma bolsa.
Desde el 8-N tenemos por lo visto dos movimientos enfrentados de opinión: de un lado un oficialismo que corre el riesgo de ir quedando en minoría y del otro una oposición que tiende a ser mayoritaria, pero que todavía es "líquida", no es "sólida", por falta de representantes, de líderes, de voceros. En suma: dos mitades de una Argentina que algunos encuentran irremediablemente dividida.
Pero esta realidad sin duda insuficiente no es estática, sino dinámica . Se está moviendo hacia alguna parte. ¿Hacia dónde? En los últimos días, el movimiento ha sido doble. De un lado, las fuerzas de la oposición han rechazado tanto en el Senado como en Diputados la reforma de la Constitución que habilitaría la re-reelección. No habrá por lo tanto "Cristina Presidenta" después de 2015. Del otro lado, una parte probablemente mayoritaria de la sociedad se manifestó espontáneamente por la democracia republicana el 8-N.
Es como si ya contáramos con los ingredientes básicos para construir el sistema de alternancias que es la democracia. Pero los tenemos y no los tenemos porque a los que ya tenemos y no teníamos hasta hace pocos días, el "muro" al re-reeleccionismo en el Congreso y la inmensa manifestación del 8-N, deben sumarse todavía otros dos ingredientes que aún no tenemos: la organización de la oposición en una efectiva fuerza política capaz de ganar elecciones o por lo menos de competir en ellas y, finalmente, la resignación "no presidencial" de la propia Cristina.
¿Está el vaso de la afirmación democrática y republicana, entonces, medio lleno o medio vacío? Si otras naciones latinoamericanas como Brasil, Colombia, Perú, Uruguay, Chile y México ya han llegado a la otra orilla de la democratización, ¿por qué no habríamos de hacerlo nosotros? Respuesta pesimista: porque no lo han hecho ni la Venezuela de Chávez ni sus países satélites, llámense Bolivia, Ecuador o Nicaragua, que no tienen un sistema democrático-republicano, sino un caudillo vitalicio. ¿Es allí adonde pensaba arribar Cristina?
La tentación re-reeleccionista de Cristina se apoya, por su parte, en una visión reduccionista de la democracia. ¿Se puede decir que una democracia existe cuando alguien gana las elecciones? La democracia, por supuesto, no se identifica con las elecciones. Es, más allá de éstas, un sistema de valores, una forma de vida en común. Se puede, sin embargo, aceptar, en el límite, lo que Huntington llamó una democracia mínima. La "democracia mínima" es, según este autor, "aquella cuyas autoridades son elegidas periódicamente por la mayoría a través de un proceso limpio (fair) ". Por debajo de este límite, ya no hay democracia. Y ahora viene la pregunta del millón. ¿Es la Venezuela de Hugo Chávez, por lo menos, una "democracia mínima"? Lo que pasa es que aun para que las elecciones sean "mínimamente" democráticas es necesario que, aparte del recuento honesto de los votos, concurran otras dos condiciones: primero, que el candidato del gobierno no disponga a su favor de los inmensos recursos del Estado; segundo, y derivado de esto, que quien se presente no sea una y otra vez el propio jefe de Estado. Por eso en las democracias fair , honestas, sólo se permite una sola reelección y esto para Alberdi ya hubiera sido demasiado. Si Obama pretendiera presentarse por tercera vez de aquí a cuatro años, lo considerarían fraudulento. Según este criterio de "democracia mínima", Chávez, sin duda, ya es un presidente ilegítimo.
Dos son las condiciones que aún tendrían que darse entre nosotros, decíamos, para asegurar la fundación de un sistema democrático y republicano. Una, que las fuerzas de la oposición democrática se unieran para competir con el Gobierno, si no en 2013 al menos en 2015, para evitar al menos el descalabro del año pasado. Dicho de otro modo, al menos para acortar distancias con el Gobierno. La otra, que el propio Gobierno se empezara a resignar ante lo inevitable: la imposibilidad constitucional para Cristina de pretender un tercer período consecutivo en 2015.
Si nos obligaran a apostar sobre cuál de estas dos condiciones es más probable, aquellos que vaticinan la resignación de Cristina, que hoy parecen utópicos, quizá no lo sean tanto. A medida que pase el tiempo, en efecto, la barrera que han levantado los opositores a la reforma constitucional en el Congreso se hará notar. ¿Qué haría en tal caso Cristina? ¿Intentar un absurdo golpe de Estado que chocaría además con el humor actual de los argentinos, o, haciendo de la necesidad virtud, dar un elegante paso al costado y competir mediante algún aliado por la presidencia, con el premio nada desdeñable de que, habiendo pretendido al principio nada menos que la "eternidad", termine como una presidenta finalmente republicana? Aparentemente más fácil, la unión de los opositores para competir y quizá vencer al kirchnerismo en 2015 también se presenta como una ardua opción: no se olvide de que el propio Julio César confesó que prefería ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.

Al borde de una crisis política y social

En la noche del jueves, Cristina Kirchner oyó el ruido infernal de las cacerolas. Estaba en Olivos. En la casona presidencial, esos sonidos, secos y estridentes, retumban con decibeles especialmente ensordecedores. Mandó a algunos funcionarios, estragada de ansiedad, a elaborar una respuesta política posible. La encontró, por fin, cuando alguien le aconsejó olvidarse de los reclamos concretos y encasillar el enorme fenómeno social en los estrechos límites de la ideología. Los caceroleros son la derecha que derrocó a Perón en 1955, las señoras de Barrio Norte que no quieren blanquear el salario del personal doméstico, la reacción que se resiste, en definitiva, a la gesta progresista y revolucionaria del kirchnerismo. Descubrió con esas antiguallas políticas un discurso efectista para el día después; pero se alejó de una solución probable y se acercó peligrosamente a una crisis política constante.


Por Joaquín Morales Solá | LA NACION


Cristina prefirió los consejos del cristinismo. Ningún peronista, ni siquiera los que hay en el gabinete, fue consultado. El peronismo se aleja, temeroso, como siempre, de la calle sublevada. Un solo párrafo presidencial, notificando que el mensaje llegó, hubiera bastado para descomprimir la rebeldía social. Nada, ni eso. Cristina consideró memorable el 8-N por cosas que no sucedieron en su país. ¿Y los cientos de miles de argentinos que pasearon aquí su indignación? Gente desagradecida. La democracia existe en la Argentina, no hay autoritarismos a la vista. ¿Acaso los manifestantes no se adueñaron de las calles? Las cacerolas desmienten a las cacerolas. Punto.
Ese núcleo del relato oficial es cierto sólo en sus trazos más superficiales. Hubo manifestaciones pacíficas que nadie reprimió. Pero ¿podían ser reprimidas? ¿Quiénes lo hubieran hecho? ¿Podía hacerlo un gobierno al que hace un mes se le insubordinaron las fuerzas de seguridad más confiables? Ni siquiera las dictaduras árabes más antiguas y expertas en el arte de someter (la egipcia, la tunecina o la libia) pudieron hacer nada contra muchedumbres opositoras movilizadas en el espacio público. El kirchnerismo es un orfebre único para convertir lo irremediable en una virtud política.
¿Qué quieren los caceroleros? No se los entiende. ¿Dónde hay un programa? No hay programa. Es inútil que hayan salido de sus casas para decir algo que nadie pudo comprender. ¿Para qué salieron, entonces? Ningún funcionario quiso hacer de traductor ante los oídos presidenciales. No quieren, porque ella tampoco los deja. No hables. No me interesa tu opinión, lo frenó en seco, hace poco, a un ministro que intentaba darle un consejo contra la corriente. El ministro no renunció. La dignidad es un objeto perdido en territorio cristinista. Los funcionarios ya no hacen política; le hablan a ella cuando hablan en público.
La inseguridad, la inflación, la corrupción, el reclamo de una justicia independiente y eficaz, el "no" a la re-reelección, el fin de las prácticas autoritarias y un masivo respaldo a la libertad de expresión y a todas las libertades. El temario no es tan enrevesado. No es de izquierda ni de derecha. Son problemas que afligirían a cualquier sociedad.
Hay, sí, obstáculos para reconocerlos. Algunos problemas tienen soluciones difíciles, largas e impopulares, que el Gobierno no quiere encarar. Cristina Kirchner es la presidenta que por primera vez en la historia lidera un tercer mandato peronista. Ni a Perón ni a Menem les tocó el turno de pagar sus propios derroches. Otros debieron hacerlo por ellos. Cristina se resiste a esa ingrata misión que le deparó la política. El gasto público está en niveles récords. La inflación no para de crecer. Los recursos se agotan. La defensa del supuesto modelo es, en realidad, la resistencia a hacerse cargo del costo de una década de felicidad política.
Otros planteos sociales chocan con el dogma en boga de los kirchneristas. No quieren enterrar el proyecto muerto de la re-reelección. ¿Cómo sería la vida y el poder sin la ilusión de la eternidad? Una justicia independiente y eficiente podría aguarles el 7-D o, lo que es peor, podría terminar con imponentes jerarcas del Gobierno procesados o en la cárcel. La libertad de expresión, dicen, es la que está trastornando la cabeza de los argentinos. El pensamiento vivo de la Presidenta quedó expuesto en un tuit sobre la elección de Barack Obama: fracasaron las encuestadoras y los analistas de opinión pública porque el presidente norteamericano ganó cien electores más que su contrincante.
Nunca la realidad fue tan manipulada como en ese mensaje. Las encuestadoras norteamericanas pronosticaron una elección reñida, casi empatada, entre los dos candidatos en porcentaje de votos, no de electores. Es lo que sucedió. Obama ganó por apenas un 1,4 por ciento de los votos. Las encuestadoras fueron precisas y eficientes midiendo la intención de voto de 120 millones de ciudadanos. Cristina es así: toma el día para analizar la noche y convierte la noche en día. Ese garrafal error fue también producto de su enceguecedora obsesión: no quiere convivir más con el periodismo independiente. Ella o los periodistas. Los dos no caben en su autoritaria concepción del poder.
El mensaje más trillado del kirchnerismo en el poscacerolazo fue que había sido, al fin y al cabo, una protesta contra la oposición. La Presidenta no se hará cargo de esas protestas, que provienen ideológicamente de otro redil. Lo dijo claramente. Esa gente revoltosa e irreverente es de Macri. Macri es un ingrato; nadie como el kirchnerismo le hizo el favor inmenso de asignarle a él tantos seguidores dispuestos a fatigar la calle en un día de calor africano. La oposición, en verdad, fue menos vapuleada que el 13 de septiembre. Recibió algunas críticas, pero porque no es más eficaz para oponerse al kirchnerismo. El centro de la objeción era el Gobierno, no la oposición.
Cristina podría no cambiar las políticas que le gustan, pero su gabinete ya no da más. Abal Medina, Moreno, Lorenzino, Marcó del Pont, De Vido, Timerman. Todos ellos son cargas políticas que agravan los problemas con su sola presencia. Han consentido políticas que llevaron al país, por ejemplo, al colapso de su sistema energético. El monumental corte de electricidad del miércoles fue sólo el primero, según todos los especialistas. Un verano con escasa electricidad y un invierno con insuficiente gas. Ése es el destino que les aguarda a los argentinos, caceroleros o no. Los ferrocarriles hicieron ricos a los empresarios del poder, pero los usuarios se desmayan literalmente de calor, en el ramal Mitre sobre todo, en los días ardientes. La policía está preparada para recoger a los desmayados en las estaciones cercanas a la Capital.
El modelo progresista y revolucionario le acaba de informar a la Corte Suprema de Justicia que no hará nada para cumplir con la resolución del tribunal sobre los jubilados. Nada. Entran a los tribunales 8000 juicios por mes de jubilados que piden justicia. Diego Bossio, jefe de la Anses, les comunicó a los jueces que ellos no están de acuerdo con la Corte y que prefieren pleitear caso por caso. El sistema previsional quebraría si obedecieran a los jueces, les explicó, insensible. ¿Y el dinero que la Anses le traslada al Gobierno hasta para los gastos corrientes de la administración? ¿Y el dinero que la administración les transfiere a Fútbol para Todos, a Aerolíneas Argentinas, a los medios financiados por el Estado, a los amigos políticos que luego ríen y aplauden delante de la Presidenta?
La solución era más simple. Bastaba con un gesto inicial. Cristina prefirió entablar un combate contra la gente común, bailando al borde de una profunda crisis política y social.

Macri le respondió a Cristina por el discurso que hizo tras el 8N

Dos días después del extenso discurso de la presidenta Cristina Kirchner tras el cacerolazo del 8N, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, le respondió con una ironía. "¿Así que el jueves lo más importante fue el congreso del Partido Comunista chino?", se preguntó.



Lo hizo en su perfil de Facebook, en donde publicó una foto con una toma aérea de la protesta.
En su mensaje, el jefe de gobierno agregó un enigmático código QR ( quick response, respuesta rápida, en inglés). Quien tiene lector de este tipo de códigos, puede acceder a un mensaje más que Macri le dejó a la Presidenta.
"La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás", se revela. La frase pertenece al ex primer ministro del Reino Unido, Wiston Churchill. El mensaje sólo puede ser descifrado a través de un teléfono inteligente o smartphone.

QUÉ PASÓ

El día después de la multitudinaria protesta Cristina Kirchner había minimizado el cacerolazo en un discurso de casi una hora. Aunque no se refirió directamente al llamado 8N, aludió a los manifestantes y acusó a algunos de "tener una visión distorsionada del país". Además, habló de "falta de proyecto y de dirigencia que represente" para quienes piensan distinto a su gestión de gobierno.
"Ayer se produjo un gran hecho: se eligió un nuevo presidente en la República China", dijo Cristina a pocas horas de la multitudinaria manifestación. "Estoy poniendo todo lo que tengo, son las neuronas que tengo, el tiempo que tengo", agregó el viernes en un acto frente a decenas de intendentes.
Pero además, en esa ocasión la jefa de Estado aprovechó para emitir una dura crítica a Mauricio Macri. "No es competencia del Gobierno el tratamiento de la basura de la ciudad de Buenos Aires", lanzó.
Macri no se quedó atrás. "Ayer [por el jueves] fue un día para emocionarse. Lo que hizo el pueblo argentino merece orgullo. En Argentina hay una energía positiva impresionante. Aquel que es el protagonista del otro lado, en un país presidencialista, que se ocupe de nuestros temas, que paremos con la confrontación. El mensaje fue para la Presidenta, que es la que debe cambiar", dijo el jefe de gobierno horas después del cacerolazo.
Hoy, publicó la foto del 8N en su Facebook, y respondió directamente al discurso de la Presidenta, en un nuevo cruce entre la Nación y la Ciudad.

Caparrós opinó sobre el 8N: "A los poderes les preocupa que la política esté en la calle"

Argentina es un país que da vueltas. Que siempre vuelve, una y otra vez, al mismo lugar, sólo que a veces “decimos que nos gusta”. Eso es lo que sostuvo el escritor y periodista Martín Caparrós, al analizar la convocatoria del 8N.



En una nota publicada en su blog para el diario español El País,  el académico se mostró sorprendido por la cantidad de personas que concurrieron a la protesta. Para el autor, el perfil de los manifestantes es el factor que lo hizo “inimaginable”.
“En general, cientos de miles de personas en la calle son un mensaje más o menos claro. Pero este jueves las calles estaban llenas de incógnitas”, expresó y completó: “nadie sabe todavía cuántos fueron, nadie sabe bien quiénes fueron, nadie sabe del todo qué querían”.
Círculo vicioso: “Siempre volvemos a donde empezamos”, sostuvo Caparrós. “Hace cien años, algunos habitantes de la Argentina agropecuaria pensaron la posibilidad de un país que no sólo exportara los productos del campo, y empezaron a construir industrias”, contó.
“Hoy seguimos viviendo de materias primas y durante todo ese tiempo, unos 70 años, el peronismo nos convenció de que eran los únicos que pueden gobernar. Entonces, quienes quieren hacerlo se acercan al peronismo”, comparó, para dejar sentada su teoría de “País Calesita”.
“Nos subimos de vez en cuando al caballito y nos parece que galopáramos y que para tenernos contentos a veces nos prestan la sortija, y que seguimos dando vueltas y más vueltas. Y a veces, decimos que nos gusta”, prosiguió en su metáfora.
El sayo opositor. El periodista criticó la situación de la oposición frente a la protesta"Si fuera opositor andaría llorando por los rincones", imaginó. “Que miles y miles de personas se manifiesten en contra de este gobierno y yo, que quiero liderarlos, no pueda acompañarlos debe ser tan deprimente", afirmó. "No hay peor signo del fracaso que tener que apartarte de esos que supuestamente son los tuyos”, razonó.
Ante la aparente falta de representación que se observó durante la protesta, el escritor calificó el reclamo como "prepolítico". Y explicó que “se vuelve político cuando deja de ser puro reclamo y se convierte en la búsqueda común de soluciones. Pero de éso no hubo o había demasiadas formas”.
“Los cientos de miles estaban de acuerdo en contra; no lo estarían a favor”, analizó. Por lo tanto, razonó que “también, en gran medida, fue una marcha contra el sistema de representación política, la famosa democracia de delegación”.
En lo que sí acuerdan el Gobierno y la oposición, para Caparrós, es en la necesidad de encontrar alguien que represente al 8N y arreglar todo este malestar: “A los políticos, a los poderes en general, les preocupa que la política esté en la calle”, esbozó y explicó que ésa situación “siempre tiene algo incontrolable y preocupante para los que trabajan de controlarlo todo”.

#6D: 10 motivos para que la resistencia continúe

Desde la noche del jueves #8N, el debate es intenso. Solamente como observador, Urgente24 lo ha seguido con interés por la pluralidad de opiniones, con entusiasmo por la participación y con cierta preocupación por algunos puntos de vista, aún cuando sean muy bien intencionados. Al final, se han realizado algunas conclusiones que consideramos oportuno compartirlas.



por EDGAR MAINHARD
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Tanto el #13S como el #8N demostraron la fortaleza de una movilización colectiva de estructura horizontal, sin líderes egocéntricos ni personajes mediáticos, en cuyo debate interno se intentan incorporar la mayor cantidad posible de puntos de vista hasta alcanzar vigorosos mínimos comunes denominadores. En nombre de esa tan novedosa como exitosa forma de democracia directaUrgente24 considera necesario difundir algunas reflexiones acumuladas desde la noche del jueves #8N:
 
1. El #13S fue la demostración de que en miles y miles de argentinos no tienen miedo a salir a la calle a expresarse ni pereza a la hora de participar. Hay decisión de recuperar aquello que está en peligro y un reencuentro con lo colectivo.
 
2. El #8N fue la demostración de que la calle le pertenece a ese nuevo colectivo que somos miles y miles y miles de argentinos. La Presidente de la Nación no tiene una capacidad de convocatoria similar. Si la tuvo alguna vez -y eso está en duda porque la aportaban o Hugo Moyano o la clientelar administración de recursos públicos para gasto social-, la ha perdido. Pero el #8N no se trató solamente de cuántos salieron a las calles sino también de las solidaridades de aquellos que no salieron a las calles pero se entusiasmaban ante la pantalla del televisor o desde la ventana de sus viviendas o parados en las aceras viendo a las columnas enfilar hacia los lugares de concentración.
 
3. La clase media ha recuperado su autoestima. La clase media se ha liberado del espíritu culposo que intentó insuflarle el populismo demagógico liderado por un conjunto de intelectuales y políticos obsesionados con destruirla porque nunca fueron reconocidos (ni ellos ni sus elucubraciones) por esa clase media.
 
4. Ya no hace falta, en el corto plazo, demostrar quién tiene el mayor poder de convocatoria.Sería un error caer en la trampa de tener que reunir a más ciudadanos que la vez anterior cada vez que se gane la calle. Ese examen ya se aprobó y con honores. Y Cristina Fernández de Kirchner ya se encargará de producir, por obra y magia de su desencanto, otras circunstancias similares o más multitudinarias. El tiempo de lo cuantitativo debe dar espacio a otra etapa en el crecimiento del reclamo. Para crecer es imprescindible subir otro escalón. La revolución cultural que todos pretendemos necesita desprenderse del onanismo por el #8N.
 
5. Diciembre es un mes clave para Cristina Fernández de Kirchner. Por lo tanto, también debe serlo para esa nueva fuerza social que gana la calle. Diciembre no puede ser un mes neutralporque, en ese caso, quienes crearon el #8N no solamente estarían retrocediendo respecto de lo obtenido sino que provocarían la confusa sensación de que no quieren protagonizar los grandes debates de la Argentina contemporánea.
 
6. El #13S y el #8N fueron fuerzas sociales que obtuvieron su fortaleza desde el veto a la Presidente de la Nación. Actuaron como muro de contención. No son fuerzas de propuestas, al menos en la etapa presente. No debiera caerse en la provocación urdida por el Frente para la Victoria que reclama líderes y propuestas cuando son ellos son quienes tienen el Poder Ejecutivo, controlan el Poder Legislativo y recuerdan en forma permanente que tiene el mandato constitucional de gobernar hasta 2015. Hoy día, un debate sobre cuestiones programáticas solo diluiría el poder de la convocatoria perdiendo energía en especular sobre elsexo de los ángeles. El poder de este movimiento se consigue cuando rechaza, cuando se opone,cuando intenta marcarle un límite a Cristina Fernández de Kirchner. El #13S el límite fue al afán hegemónico del Frente para la Victoria. El #8N el límite fue, continuando en esa línea, a la reforma de la Constitución Nacional y al deseo de re-reelección.
 
7. En diciembre es necesario volver a marcarle un límite a Cristina Fernández de Kirchner. Resulta indispensable la salvaguarda de algunas cuestiones vinculadas a la Constitución Nacional vigente, que se defendieron el #8N. Por ejemplo, la libertad de expresión, que es mucho más que la libertad de prensa. La Presidente de la Nación afirma que nunca hubo tanto libertad de expresión. Pero, en verdad, no es una concesión de la Presidente. Acerca de la libertad de prensa, la distribución arbitraria de los inmensos recursos publicitarios del Estado, al servicio de los objetivos del Frente para la Victoria, es una demostración evidente de que la Presidente miente. Acerca de la libertad de expresión  en general, los intentos de censurar y manipular la información sobre estadísticas económicas transparentes, por ejemplo, demuestran que si fuese por ella, esa libertad no existiría. En verdad, la libertad vigente es una demostración de que los ciudadanos todavía no han sido derrotados.
 
8. Urgente24 ha criticado a Grupo Clarín desde aquellos tiempos cuando los jóvenes de La Cámpora estaban todavía en la etapa de la lactancia. Si bien son conocidas las ínfulas fundacionales de la Presidente de la Nación, nada han descubierto ni ella ni su Unidos y Organizados. Por el contrario, ellos gozaron del apoyo de Grupo Clarín hasta que ocurrió el distanciamiento, ya entrado el 1er. mandato de Cristina Fernández de Kirchner. Mucho intercambio existió entre Néstor Kirchner y Grupo Clarín, incluyendo el apoyo para el triunfo electoral de la mujer del fallecido ex Presidente. También es cierto que en muchas ocasiones Grupo Clarín ha priorizado sus negocios antes que los intereses de quienes marcharon al #13S y al #8N. Pero sería un grave error caer en la simplificación de la Presidente de la Nación de que el debate de diciembre se refiere solamente a Grupo Clarín. Esto no es Clarín sí o Clarín no. Esto es mucho más que eso porque la libertad de expresión es mucho más que Clarín. Y detrás de la pelea por la libertad de expresión continúa la batalla de fondo tanto del #13S como del #8N sobre limitar o no el afán hegemónico de Cristina Fernández de Kirchner. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que pudo haber tenido algunos aspectos interesantes, sin embargo ha devenido en un burdo instrumento de exhibición del afán de poder presidencial. No se gobierna con caprichos. No somos esclavos del capricho de la Presidente. Ni somos prisioneros de un 54,1% que, además, ya no existe. La Presidente de la Nación y sus teóricos como Ernesto Laclau describen la situación como una disputa por la 'consolidación del modelo'.Mucho cuidado con eso porque, entonces, si tuvieran éxito (en la 'consolidación del modelo'),estaría en riesgo todo, absolutamente todo lo conseguido el #13S y el #8N.
 
9. Si Grupo Clarín cae, no está muy claro qué le espera a quienes tienen un menor poder que Grupo Clarín. No hay garantías de que el límite es Clarín pero sí hay evidencias de aquello que ya dijo la Presidente de la Nación: "Vamos por todo". Y todo quiere decir todo. Probablemente, la expresión de lo que podría ocurrir desde los autoconvocados en diciembre no resulte en un esquema de movilización similar al espectacular #8N. Probablemente tenga que innovarse en la forma de la movilización pero no se puede estar ausente ni ser prescindentes porque la Presidente de la Nación es quien le ha concedido una importancia superlativa a diciembre.
 
10. El gran instrumento del #13S y el #8N han sido las redes sociales, el correo electrónico y las webs independientes. Si bien en el Frente para la Victoria no hay unanimidad de criterios, todavía, de cuál es el límite, es conocido el proyecto de un sector importante del FpV y con acceso a la Presidente de la Nación, de declarar a la fibra óptica "de interés público", tal como ocurrió con el papel para diarios. Así, en medio del debate sobre la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, hay dirigentes gubernamentales planificando cómo avanzar sobre aquelles que les quedó afuera de la legislación: Internet. Por supuesto que apropiarse deFibertel les facilitaría esa tarea. Por lo tanto, la acción en diciembre es necesaria hasta para preservar el espacio de libre expresión que fue imprescindible para la ejecución de los eventos de septiembre y noviembre, y que será necesario para el futuro. En el caso de Urgente24, es una cuestión de supervivencia, tal como ocurre con las muchas otras webs independientes, y por esola neutralidad no va con nosotros. Apoyamos el #6D. 

#8N: Lo que fue y lo que viene (esto no ha terminado)

72 horas para celebrar el éxito de la convocatoria. Más que suficiente. Ahora, hay que planificar lo que viene porque esto no ha terminado ni mucho menos, en especial cuando la Administración Cristina exhibe una sorprendente y suicida necedad (el concepto lo repiten varios columnistas dominicales en diarios de diferentes localidades del país, y quienes no tienen relación alguna entre ellos. Es un denominador, evidentemente).



"Así será en los 10 días iniciales de diciembre, probablemente. Pero no tiene sentido, por ahora, anticipar mucho más. Que siga el diputado nacional Andrés Larroque haciendo consultas para el desplazamiento de gente hacia la Ciudad de Buenos Aires. No tiene ni idea la sorpresa que puede llevarse el córvido que alguna vez fue joven."

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Algunas conclusiones muy importantes del #8N que, con toda seguridad, Ud. protagonizó. Porque #8N fueron quienes se movilizaron pero también quienes siguieron el evento, con inocultable simpatía, en las redes sociales o frente a la pantalla de TV o en el balcón o en la esquina o solamente sonriendo hacia adentro y diciendo 'Ché, qué bueno está esto...'.
 
Este concepto debe quedar muy en claro: #8N fuimos muchos, no todos, pero sí muchísimos, la mayoría.
 
1. #8N fueron muchos de los que votaron por Cristina en 2011 pero no lo harán por el FpV en 2013. 
 
 
"(...) ¿Cuántos de los ciudadanos que el jueves salieron a la calle habían votado hace un año por Cristina? No hay encuestas que den una aproximación exacta. Pero analistas y dirigentes políticos creen que un componente significativo de la movilización fue el de votantes kirchneristas desencantados. En el 54% con el que fue reelecta la Presidenta hubo mucho “voto provisorio”, que optó por una continuidad previsible pero sin que eso implicara una adhesión total al kirchnerismo. Esa franja es la que, un año después, no vería satisfechas sus expectativas.
 
“Entre los que salieron a protestar, hay muchos que supieron estar lejos y cerca nuestro desde el 2003 hasta ahora. El desafío es volver a acercarlos...”, dice un hombre del oficialismo que milita en la postura conciliadora. ¿Cómo hacerlo? Ante esa pregunta es que en el propio Gobierno algunos empiezan a fogonear la idea de una renovación y proponen evaluar ciertas medidas económicas, y otras “políticas”, que descompriman la tensión. Creen, por ejemplo, que este sería el momento para anunciar un aumento del mínimo no imponible de Ganancias, que el Gobierno ha descartado hasta ahora pero no definitivamente. Y que podría hacerse una convocatoria a líderes opositores para iniciar un diálogo sobre una “agenda institucional”.
 
Estas propuestas, según trascendidos de las últimas horas, formarían parte de las que le acercarían a la Presidenta en la semana que se inicia.
 
Una pregunta, mientras tanto, se escucha con insistencia en todas las mesas de análisis político, no sólo las del oficialismo: ¿Qué hubiera hecho Néstor ante una coyuntura así? En general, hay consenso en creer que hubiera mostrado una señal frente al reclamo. Y para dar esa respuesta se apela a antecedentes concretos: cuando el oficialismo perdió la pulseada en Misiones por la re-reelección de Rovira (en un plebiscito que tuvo enfrente al obispo Piña y que alcanzó un fortísimo impacto nacional), Kirchner envió un mensaje claro al forzar el abandono de pretensiones similares en otras provincias. Y cuando se topó con las impresionantes movilizaciones de Blumberg, no sólo recibió al padre de Axel sino que envió un paquete de reformas al Congreso que apuntaba a dar respuesta a aquel reclamo de seguridad, que hoy reaparece como una de las consignas fuertes del 8N. (...)".
 
 
2. #8N fueron muchos de quienes votaron por Cristina en 2011. Y no entenderlo es un problema enorme del Frente para la Victoria porque su prioridad sería cómo recuperar lo que se la ha escapado velozmente:
 
 
"(...) Dos encuestas a las que tuvo acceso Clarín coinciden en que más del 30 por ciento de los votantes del oficialismo apoyan los reclamos, un fenómenos que, según el razonamiento del sociólogo Enrique Zuleta Puceiro, exhibe “un nuevo tipo de manifestaciones que están ocurriendo en todo el mundo, con actores que ponen límites a todos y que expresan una democracia de proximidad, interpretada por una ciudadanía informada, atenta y cada vez más impaciente”.
 
El muestreo nacional de Opinión Autenticada, que recopiló 800 testimonios apenas finalizada la concentración, concluyó que “entre quienes se manifiestan favorables a las marchas, una porción que oscila entre el 35% y el 39% reporta haber votado a la Presidenta”. El 8N, según la consultora, tuvo un nivel de aceptación del 55% y un nivel de rechazo del 25%.
 
El relevamiento de Management & Fit arroja cifras similares. “Más de tres de cada diez de los consultados dice haber votado a Cristina. Son los mismos que un año atrás tenían una buena imagen de la Presidenta y que hoy se suman a los que opinan negativamente sobre su gestión. Por eso creo que estos cacerolazos los tiene que capitalizar el Gobierno o no los capitaliza nadie”, dice la directora de M&F, Mariel Fornoni. (...)".
 
 
3. #8N logra poner un límite al cristinismo. No hay reforma y no habrá reelección. Ella tiene 3 años para intentar una salida ordenada. Los afiches en la marcha del colectivo Flores de Papel "Los Vamos a Juzgar" no fueron bromas ni amenazas. Apenas advertencias.
 
 
"La Plaza de Mayo, La Plaza del Obelisco, alrededores de la Quinta de Olivos. Como las plazas centrales de Córdoba, Rosario, Mendoza.
 
Nada tienen que envidiarle al significado político de la Plaza Tharir. De El Cairo, Egipto.
 
La aglomeración egipcia, basada también en las redes sociales, bastó para demoler la fortaleza temible del presidente Hosni Moubarak. Y transferir el poder para el fundamentalismo. La única fuerza que mantenía la capacidad de organizarse.
 
En cambio, las sucesivas aglomeraciones de las Plazas Tharir de la Argentina, a partir de las mismas redes, brotaron el 8-N para brindar -como primera constatación- una contención popular. Hacia los desmanes fundamentalistas del cristinismo (única fuerza, a pesar de todo, organizada).
 
Oponer la expresiva simpleza del freno. Para atenuar las desaforadas arbitrariedades que complementan, hasta aquí, la mala praxis del segundo mandato de Nuestra César.
 
Con apetencias, para colmo, de violatoria continuidad. Jactancia traducida como reelección.
 
Un espejismo (la reelección) que el 8-N envió, definitivamente, a la lona.
 
La primera lección, de nuestras Plazas Tharir marca la imposibilidad absoluta de la reelección.
 
En adelante, y si no se desespera en la patología de la euforia (o la simultanea depresión), Nuestra César tiene tres años para intentar congraciarse con la “sociedad harta que espera”.  Y que le paga, por si no bastara, los impuestos, por servicios cada vez más desastrosos.
 
Cabe la posibilidad, también, que Nuestra César ignore la lección de las Plazas Tharir. Y prosiga, frontalmente, con el arrebato de “ir por todo”.
 
La aguarda, en todo caso, el abismo que siempre atrae. El abismo que, después de todo, cautiva.
 
Pero como se trata -para Consultora Oximoron- de una buena muchacha de barrio, mal intelectualizada, con una cultura de contratapas pero lo suficientemente inteligente y astuta, Nuestra César puede constatar que las diversas Plazas Tharir de la Argentinano contienen el objetivo marginal de desalojarla. Como al pobre Moubarak.
 
Lo que la sociedad le pide, en efecto, es más solución y menos relato efectista. Reglas del juego claras.
 
¿Es posible aún recuperar la credibilidad destruida?
 
Debe constatar que no se trata de ninguna Marcha del Odio. Al contrario.
 
Es el desfile -para Oximoron- de la gente que necesita creer. En algo.
 
En la petulancia, ligeramente degradada, de ser argentino. (...)".
 
 
4. #8N es una oportunidad para Cristina: corregir el rumbo. Debería apreciarlo y no enojarse. 
 
 
"Todavía se puede revertir la situación. Ella está en condiciones de hacerlo. Cuenta con gente de la vieja guardia del kirchnerismo con capacidad de provocar un cambio estratégico. Pero algo de su carácter la traba y eso, a diferencia de Néstor, le impide modificar la forma de gestionar y la recuesta en los pibes de La Cámpora, que son ineptos y no dejan de decir estupideces".
 
La evaluación de un veterano peronista corrido de "la pingüinera" desnuda un debate sigiloso que se viene dando en las cercanías de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el telón de fondo de la impresionante manifestación del 8N en todo el país, convocada como el 13S a través de las redes sociales, aunque en esta ocasión se notó la mano invisible de estructuras organizativas.
 
(...) Si el reto del 8N es mayúsculo para la Rosada (de hecho reforzó algunos límites, como el cierre a una reforma constitucional para lograr la re-reelección), también lo es para la oposición. Expertos navegantes en mares tempestuosos, los peronistas de todo color se frotan las manos pensando en la sucesión que se irá abriendo a partir del 2013. Daniel Scioli sigue siendo el alumno obediente con ondas de amor y paz, al que se pone y se saca del bolillero. Pero en el PJ, también hay figuras como José Manuel De la Sota, quien hoy ya se comporta como un rival de Cristina, y el intendente de Tigre, Sergio Massa, al que todos tratan de seducir. Consciente de que está en desventaja en distritos como la capital federal, Córdoba, Santa Fe y Mendoza, la Presidenta habría dado luz verde para un acuerdo en la provincia de Buenos Aires que llevaría el año próximo como primer candidato al jefe comunal, seguido de Alicia Kirchner. (...)".
 
 
5. #8N es un mensaje a Cristina que es mentira que ella se encuentre ejecutando lo que prometió. No es cierto. Ella está cambiando el libreto, tal como ya lo hizo en 2007.
 
 
"(...) Uno de los reparos que le han hecho por estas horas muchos de quienes la votaron hace apenas un año y que salieron a la calle el jueves, se refiere a lo que aparentemente ella nunca explicitó para conseguir su segundo mandato, al que se lo presentó en campaña con mayor previsibilidad y con un mayor acercamiento al mundo. 
 
Ambas cosas han quedado superadas por la realidad, ya que Cristina encaró, de un año a esta parte, un trasvasamiento generacional más acelerado, que coincidió con la bendición de varios núcleos, cuya cabeza más visible es La Cámpora, que empezaron a desplazar al justicialismo del centro de la escena, a partir de una ideología mucho más estatista que la de su primer período y con el mismo o con mayor aislamiento internacional. Sin embargo, las grandes críticas que se centran en el corazón del modelo, lo que la Presidenta ha definido como su "proyecto político" con un "aspecto económico fundamental de inclusión", pocas chances tienen de prosperar en cuanto a rectificaciones. La gente pidió ser escuchada y desde el Gobierno se le avisó desde la negación que deberá esperar la hora de las próximas elecciones y que, por ahora, hay vocación de ir "por más". 
 
Esta afirmación de rumbo casi inmutable ha sido rubricada en los últimos discursos presidenciales y ya se verá cómo le juega a CFK el peso de tanta tozudez. En ellos, marcó territorio, inclusive contestando de antemano las demandas de los caceroleros o refutando elípticamente el día después, en algunos casos con frases muy irónicas o diciendo que si trabaja 24 horas por día "es imposible no equivocarse" y que su "compromiso con el país es inquebrantable". (...)".
 
 
6. El gran peligro es, acabada la experiencia del populismo demagógico (no hay simpatizantes suficientes y se ha perdido el control de la calle), intentar un populismo autoritario.
 
 
"(...) Puede concluirse que los motivos reales del cacerolazo apuntan a lo que el Gobierno no hace o hace mal, más que a lo que hace bien. En particular, la Asignación Universal por Hijo, una vieja propuesta de Elisa Carrió, cuenta con el consenso de todas las fuerzas políticas. Por algo la Presidenta prefiere regularla por decreto en vez de asegurar ese derecho por ley.
 
Si la Presidenta y su equipo prefieren creer que se trata de una inusual conspiración de factores de poder concentrados y deciden profundizar el conflicto, pueden poner en riesgo no sólo a su gobierno sino al sistema democrático en su conjunto. Pueden precipitar una situación de inestabilidad y crisis de gobernabilidad. Y por querer controlarlo todo pueden incluso quedarse sin nada.
 
Un derrape hacia un régimen populista-autoritario nos permitiría comprender mejor por qué la Presidenta consideró que lo más importante que ocurrió el 8-N fue que se llevó a cabo el 18° Congreso del Partido Comunista Chino.
 
La Argentina ya vivió demasiados episodios lamentables en su historia, incluidos hechos de violencia y violaciones masivas de todo tipo de derechos. Hace por lo menos ocho décadas que entramos en un proceso de decadencia. En ese período, nunca pudimos crecer sin inflación, ni lograr estabilidad sin desempleo ni marginalidad. Se equivocó José Hernández: nos peleamos y nos devoramos entre nosotros. (...)".
 
 
7. ¿Y por qué no un cambio de gabinete, capaz de devolverle energía a lo que ya no tiene?
 
 
"(...) Cristina podría no cambiar las políticas que le gustan, pero su gabinete ya no da más. Abal Medina, Moreno, Lorenzino, Marcó del Pont, De Vido, Timerman. Todos ellos son cargas políticas que agravan los problemas con su sola presencia. Han consentido políticas que llevaron al país, por ejemplo, al colapso de su sistema energético. El monumental corte de electricidad del miércoles fue sólo el primero, según todos los especialistas. Un verano con escasa electricidad y un invierno con insuficiente gas. Ése es el destino que les aguarda a los argentinos, caceroleros o no. Los ferrocarriles hicieron ricos a los empresarios del poder, pero los usuarios se desmayan literalmente de calor, en el ramal Mitre sobre todo, en los días ardientes. La policía está preparada para recoger a los desmayados en las estaciones cercanas a la Capital.
 
El modelo progresista y revolucionario le acaba de informar a la Corte Suprema de Justicia que no hará nada para cumplir con la resolución del tribunal sobre los jubilados. Nada. Entran a los tribunales 8.000 juicios por mes de jubilados que piden justicia. Diego Bossio, jefe de la Anses, les comunicó a los jueces que ellos no están de acuerdo con la Corte y que prefieren pleitear caso por caso. El sistema previsional quebraría si obedecieran a los jueces, les explicó, insensible. ¿Y el dinero que la Anses le traslada al Gobierno hasta para los gastos corrientes de la administración? ¿Y el dinero que la administración les transfiere a Fútbol para Todos, a Aerolíneas Argentinas, a los medios financiados por el Estado, a los amigos políticos que luego ríen y aplauden delante de la Presidenta?
 
La solución era más simple. Bastaba con un gesto inicial. Cristina prefirió entablar un combate contra la gente común, bailando al borde de una profunda crisis política y social."
 
 
8. #8N constató la pérdida del control de la calle pero el kirchnerismo cristinista recalcitrante no se está pregutando cómo recuperarla.
 
 
"(...) El cristinismo recalcitrante encuentra que tiene cada vez más objetores dentro de las propias filas del gobierno, del gabinete y del espacio que los nuclea a todos. La impresión de que hechos puntuales, como el fuerte corsé que senadores y diputados le impusieron a la posibilidad de reformar la Constitución para permitirle a ella la eternidad en el poder, sumada la impresionante movilización ciudadana del jueves, y la pérdida sin solución de continuidad de entre 20 y 30 puntos de popularidad en todas las encuestas desde el 10 de diciembre pasado a esta parte, más el clamor que hoy está en boca del 70 por ciento de la ciudadanía en torno a más seguridad, menos inflación, menos corrupción y respeto a las leyes y las libertades de cualquier signo, han provocado aquel colapso que hoy los envuelve. 
 
Hubo críticas durísimas para algunos comportamientos previos al cacerolazo. Un importante ministro que tiene aspiraciones de al menos ser candidato a gobernador bonaerense en 2015 llamó "energúmenos" al senador Aníbal Fernández y al piquetero Luis D'Elía. Ese y otros hombres del gobierno están convencidos de que ambos hicieron una fuerte contribución a la masa de ciudadanos que se desplegaron pacíficamente por plazas, avenidas y calles de todo el país. Les faltó agregar a Juan Manuel Abal Medina, a quien de manera evidente los que marcharon el jueves le demostraron que no están preocupados por no poder comprar dólares para viajar a Miami.
 
En una primera mirada, antes de profundizar en algunos de aquellos desvelos y su posible desenlace, hay que decir que todo estaba demasiado cantado. Lo que iba a pasar con la concentración, que el gobierno ya sabía que sería tres veces más impactante que la del 13 de septiembre. Y lo que pasó después. O, mejor dicho, lo que no va a pasar en términos de esperar que el gobierno pueda tomar alguna lección de los casi dos millones de ciudadanos, según registros policiales, que desfilaron frente a las cámaras de televisión a lo largo y ancho de la geografía nacional.
 
(...) Con un agregado que parte de las propias voces de aquella fracción de peronistas críticos que conviven sin remedio con tantas dosis de autismo y soberbia. "Nosotros hoy no juntamos ni a palos esa parva de gente", se sinceró un operador político. Es cierto que falta una eternidad para 2015. Pero la impresión de que Cristina Fernández tiene ante sí un plazo infranqueable para dejar el poder va ganando de a poco los análisis y las proyecciones. Esa visión trae aparejados no pocos temores por lo que pueda venir.
 
 
9. Si ella no escucha ni escuchará, ¿fue todo para nada? ¿Hay que frustrarse por ello?
 
 
"¿Significa entonces que esa enorme movilización no ha servido para nada? De ninguna manera. Sirvió para mostrar que una parte importante de la sociedad comprendió el valor de dejar de ser un sujeto pasivo y adoptar un rol activo en la política. Que desde esa base podrán levantarse futuras alternativas de poder. 
 
Que los reclamos se legitiman con el aval de multitudes en las calles. Que la Justicia, presionada por el Gobierno para disponer a su antojo de las leyes y la Constitución, puede sentir ahora un respaldo que no sólo se expresa en declaraciones de la oposición política. Que la notable superación en número de participantes con el cacerolazo anterior implica la idea de un fenómeno en crecimiento.
 
Podrá la Presidenta seguir subestimando a quienes piensan distinto y afirmar que sólo repiten los titulares de los diarios y lo que dicen las pantallas de la televisión. Pero es evidente que la agresión de las palabras, la soberbia hecha estilo y la vocación de llevarse todo por delante, ha comenzado a tener sus consecuencias. Estamos a un año de las elecciones legislativas y a tres del final de su mandato. Tarde o temprano, los efectos se verán. (...)".
 
 
10. #8N fue un capítulo importante en la construcción de lo que viene. Fue exitoso pero no fue el final. No se puede ser tan miope como para ser víctima del éxito propio. Ni tan mezquino como para no comprender que diciembre es un mes importante. Fundamental para una nueva exhibión de poder popular. 
 
 
"(...) Por supuesto que esto no concluye aquí. Los ciudadanos quieren ir por más. Diciembre será un mes muy especial por la necesidad de defender la libertad de expresión, que no significa cuidar por los intereses de Grupo Clarín sino dejarle en claro a la Presidente cuáles son los límites posibles para su obsesión con la ridícula Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que parió su esbirro hoy devaluado Juan Gabriel Mariotto y aprobó un Legislativo irresponsable.
 
Porque esto es lo que viene: salir a las calles cada vez que la agenda de Cristina amenace las expectativas de los ciudadanos. Presionar. Limitar. Exigir. La Presidente de la Nación es libre de ignorar y de no escuchar el reclamo. Pero tendrá que hacerlo sabiendo que con su actitud de desprecio solamente provoca el enojo, el malhumor y el desaliento de los ciudadanos que no necesitan de un partido político para expresar su malestar. Pueden valerse de ese formidable poder que acaban de descubrir, el de las coincidencias colectivas. No estuvo en las teorías del pasado. No lo enseñó nadie. No lo han investigado los licenciados en Ciencias Políticas. Es un cambio que está ocurriendo, y bienvenido el cambio. Si ellos tuvieran un referente partidario se estaría planteando el desplazamiento de la Presidente. Precisamente no es destituyente porque no se propone un personaje de reemplazo sino un freno a la Presidente.
 
Así será en los 10 días iniciales de diciembre, probablemente. Pero no tiene sentido, por ahora, anticipar mucho más. Que siga el diputado nacional Andrés Larroque haciendo consultas para el desplazamiento de gente hacia la Ciudad de Buenos Aires. No tiene ni idea la sorpresa que puede llevarse el córvido que alguna vez fue joven. (...)".

Ultimas Noticias

Especiales

.

.