jueves, 31 de julio de 2014

Tras el protagonismo de Cristina

Si el país llega a evitar el default, será en última instancia por decisión de los acreedores, que día tras día alargan la cuerda con la que nos podrían ahorcar, pero sólo unos centímetros hasta la próxima urgencia. Este mensaje en el fondo contemporizador de los acreedores se ha cruzado en los titulares de los diarios con el mensaje épico de Cristina, que dice de manera rotunda, a quienes quieran escucharlo, que los buitres no pasarán.


Por Mariano Grondona | LA NACION

El conflicto en torno al default argentino se ha nutrido así con dos lenguajes incompatibles: el lenguaje calculado de los "buitres", que lo único que quieren es cobrar, y el lenguaje exaltado de la Presidenta, que aspira por su parte a conmover a la audiencia. Si los acreedores se salen con la suya, finalmente cobrarán. Si Cristina impone su criterio, finalmente, pague o no pague, podría quedar como la heroína del drama del default.
El gobierno argentino, ¿es un mal pagador? Los buenos pagadores pagan y punto. Los malos pagadores quizá también paguen, pero para hacerlo dan mil vueltas hasta que consiguen el segundo objetivo que también está en sus planes: quedar como los "buenos" de la película. Por razones culturales que vienen de lejos, el acreedor es visto como un usurero, como un abusador, en tanto que el deudor asume el papel de la víctima inocente que suscita la simpatía de la audiencia.
El problema de la Presidenta es que pretende expresar estos dos lenguajes simultáneamente. Querría pagar, pero también quiere promover la simpatía de la audiencia por el hecho de que no quiere pagar, sino bajo sus propias condiciones. De que quiere pagar "dignamente". Su dilema no es pagar o no pagar, sino, si tiene que pagar, hacerlo en cierto modo bajo protesta, en resguardo de su propia imagen.
La retórica de Cristina busca recorrer un término medio, porque de un lado no querría el conflicto abierto del no cumplimiento que significaría no pagar, pero del otro lado tampoco querría pagar mansamente, como si fuera un deudor complaciente. Este dilema de Cristina se le presenta, por otra parte, hacia el final de su mandato. A cargo de un poder declinante cuando termina su gestión, Cristina en cierta forma aspira a "terminar bien". Pero ¿qué significaría para ella "terminar bien"? ¿Irse para poder volver? ¿Designar un sucesor? Estas dos alternativas no le están, por ahora, disponibles.
Aquí se advierte una falla en nuestro sistema político. En un país "normal", habría un proceso interno a través del cual los partidos del gobierno y de la oposición elegirían a sus candidatos, entre los cuales el pueblo designaría finalmente al sucesor. Pero el nuestro no es, en este sentido, un país "normal", desde el momento en que Cristina pretendió un poder sin plazos. Su sucesión, así, es el símbolo del fracaso de su proyecto continuista; un proyecto autoritario, no republicano.
Lo que debería venir ahora, finalmente, es un sistema verdaderamente republicano. Es decir, la puja entre varios partidos, ninguno de los cuales tendría la pretensión ni la posibilidad que tuvo Cristina de monopolizar el poder. El país se encuentra así entre dos extremos. De un lado, una presidenta declinante que, si tuvo todo el poder, ya no podrá retenerlo, y del otro, una suerte de vacío entre sus presuntos sucesores.
Alguna vez Ortega y Gasset dijo: "¡Qué no diera por un sistema!". Lo que los argentinos necesitamos ahora no es tanto que alguien obtenga el poder después de Cristina, sino un sistema de poder que pueda perpetuarse a través del tiempo a partir de la sustitución de Cristina. ¿Cómo podríamos llegar a esta meta?
Tenemos dos modelos. Desde el Acuerdo de San Nicolás hasta 1930, tuvimos un sistema que a todos cobijaba. A partir de 1930, civiles o militares, peronistas o antiperonistas, uno tras otro quisieron cortarse solos y uno tras otro fracasaron. El sistema poskirchnerista será republicano o no será.
Pongámonos ahora, imaginariamente, en el papel de los sucesores de Cristina. Si continúan la ambición excluyente que ella albergó, no tendremos salida. Si deciden, en cambio, competir y convivir a lo largo del tiempo, tendremos sistema. Ninguno de ellos podrá pretender el monopolio. Todos ellos se beneficiarán, a su debido tiempo, de la rotación. Es lo que hacen los países civilizados.
A la Argentina se le ha creado, por lo visto, una gran oportunidad. Ser un país "normal" de pausados giros y rotaciones, sin esa aspiración al monopolio que tuvieron los Kirchner y que muere, al parecer, con Cristina. Sin los residuos monárquicos del militarismo o de los Kirchner, ¿amanecerá, al fin, una auténtica república? Cuando la forjemos, todo lo demás, político y económico, vendrá por añadidura.

Cristina llenó los patios de la Rosada y desde los balcones arengó el lado militante del default

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo su primera aparición pública después de que la Argentina no llegara a un acuerdo para el arreglo de la deuda con los fondos buitre. Y, a su aceitada estrategia de mostrarse acompañada por dirigentes y funcionarios, le sumó la arenga militante a la que le dedicó tres discursos seguidos, uno atrás del otro, desde los distintos balcones de la Casa Rosada.


En todas las veces hubo un factor común: preocupada por cómo se pueda interpretar en un futuro la suspensión de pagos, Cristina dejó en claro que no se trata de un default y usó la figura de su difunto esposo como "el dirigente que cambió la historia Argentina".
Antes, en Cadena Nacional, había leído un discurso de Néstor Kirchner "que parece escrito hoy o ayer" en el que el expresidente denostaba a los fondos buitres. En esa sintonía, la jefa de Estado se ocupó reiterar en sus discursos que "nos quieren tumbar porque somos un país viable".
Tras conceptualizar contra los fondos especulativos y negar que Argentina haya caído en default, en refuerzo del discurso que más temprano había dado Axel Kicillof, Cristina se asomó por el denominado Patio de las Palmeras, en dónde La Cámpora, Unidos y Organizados, y la Juventud Peronista, entre una decena de agrupaciones K, la esperaban con cánticos.
"Cuando hablo con ustedes dicen que me cambia la cara, pero no, lo que me cambia es el corazón", lanzó la Presidenta, para encender a los militantes. Allí, la jefa de Estado se prestó a interactuar con los jóvenes a los que les daba el micrófono cuando cantaban, y luego les respondía: "Che Gorila, che Gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilmobo se va a armar". Incluso, dedicó unos instantes enseñándoles una canción venezolana en homenaje al difunto Hugo Chávez.
En todo momento, Cristina remarcó la importancia de la historia y señaló a los jóvenes que la alentaban como el futuro. "Porque volvemos a ser un país viable es que nos quieren tumbar, después discutamos todo", lanzó. "Es la salida para el futuro", dijo.
"A pesar de las bombas, de los fusilamientos, los compañeros muertos los desaparecidos / No nos han vencido", empezó a cantar la JP. Y la mandataria les respondió: "Vieron, no nos han vencido porque con la historia no se puede, que un joven de esos haya estado 30 años después sentado en el sillón de Rivadavia es la mejor muestra".
Fue entonces cuando una bandera de Palestina que flameaba por el patio de la Casa Rosada llamó la atención de la Presidenta que con una frase se introdujo de lleno en el conflicto bélico de la Franja de Gaza. "Deberían aprender que nunca en la historia ningún pueblo pudo exterminar a otro", enfatizó, al tomar postura en contra del avance israelí.
Antes, había comparado los misiles que lanza Israel en Gaza con "los misiles financieros" que le tira el mercado internacional a la Argentina. Allí repasó a otro de los temas de agenda que inauguró en la jornada postdefault: la sucesión presidencial.
"Un dirigente es el que comprende la historia, no el que le están diciendo saludá así, saludá asá, porque para mí hubiera sido muy fácil ahora firmar cualquier cosa y después irme, por eso, esos que quieren llegar acá y más que dirigentes son actores de reparto", lanzó, en el segundo tiro por elevación a Sergio Massa.
Ya en su tercer discurso consecutivo ante los militantes, volvió a interactuar con los jóvenes. "Quiero agradecerles a ustedes, que son el futuro, por confiar y venir a apoyar este proyecto de país", dijo. "Esta compañera, que no es la presidenta, es la compañera Cristina siempre va a estar, nunca voy a dejar de querer a mi patria de jugarme por mi patria, lo digo como militante, como una de ustedes y junto a ustedes", afirmó.
"Tengo una inmensa esperanza en los jóvenes universitarios, militantes, trabajadores, científicos, los que en definitiva tienen el verdadero compromiso del cambio y la transformación", dijo, para volver a hablar del expresidente: "Néstor fue un hijo de la crisis del 2001. Si no hubiera sucedido el agotamiento de un ciclo como el del neoliberalismo, no sé si se hubiera dado la posibilidad que un joven de su generación hubiera llegado a este lugar".
Allí, luego de pasar por el Salón Malvinas Argentinas, volvió a referirse a la sucesión presidencial. "A cualquiera que quiera ocupar este lugar le digo que tiene que venir con un proyecto de nación, con las ansias de agudizar al cambio para que todos tengan derecho a la salud, la vivienda, la jubilación, el trabajo, el empleo; en un mundo complejo que le va a tocar vivir", subrayó. "Esto no va a ser para improvisados, no va a ser para alguien que hable bonito", concluyó.

Cristina leyó por cadena nacional un discurso del creador de la cláusula RUFO

Nada nuevo en la cadena nacional de la Presidenta de la Nación. Ella cree que es el centro del mundo, y que la Argentina lo será mientras mientras ella gobierne. Un desastre. Además, Cristina Fernández de Kirchner detalló que con este incremento la jubilación mínima pasará de $2.757 a $3.231,63. Y recalcó que se pagarán 4375.720 millones anuales en jubilaciones, pensiones y pensiones no contributivas.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cristina Fernández de Kirchner no dijo nada nuevo respecto de lo que ya ha dicho acerca de los acreedores holdouts, el juez Thomas Griesa y el sistema judicial estadounidense.
Del default argentino, terminó hablando de la Franja de Gaza, algo que no estaría mal si no fuese que es tan grave el incumplimiento de pagos que ella ordenó.
Acerca de su discurso 4 claves de su cadena nacional:
1. Leyó un discurso de Néstor Kirchner en plena guerra del canje, contra los holdouts. Olvidó mencionar que Kirchner fue el inventor de la cláusula RUFO que tantos problemas parece que ha provocado. Kirchner nunca hubiese ido a un 2do. default que borra todos los beneficios que pudo provocar lo que la Argentina pagó desde 2005.
2. Cuestionó a los bancos de Adeba, que lidera Jorge Brito. Ella dijo que parecían generosos"pero no lo eran. Para ser José de San Martín no sólo hay que tener el caballo, el gorro y la espada sino, en especial, la honestidad de San Martín". Pero, implícitamente, criticó a Juan Carlos Fábrega, presidente del Banco Central, quien alentó a Adeba a hacer su presentación, y presentó su renuncia en la noche del miércoles 30/07 como resultado del sabotaje que hizo Axel Kicillof a la gestión de Adeba. No se entiende, entonces, por qué Cristina le pidió a Fábrega que retirase su renuncia en la mañana del jueves 31/07.
3. Demasiado voluntarismo: "Si hay un país viable es Argentina. Tenemos la energía. Nos vamos a autoabastecer. Tenemos alimentos. Somos el 8vo. territorio del mundo, apenas 40 millones y casi todo habitable. Recursos humanos muy calificados. Y hemos puesto mucha inversión en la ciencia y tecnología. Por eso nos quieren tumbar. Estemos juntos argentinos, que haya unidad monolítica porque es la salida para el futuro". Todo el concepto es una tontería porque los motivos que condicionan los flujos de inversión directa exigen otras cuestiones también: seguridad jurídica, coherencia de los gobernantes, integración al mundo, defensa del capitalismo...
4. "Yo soy el presente y un cachito de días" (terminó dándole la razón a Sergio Massa, que le cuenta los días que faltan a la Presidenta, lo que había provocado antes una ironía de ella hacia Massa sin mencionarlo). Ella insistió que fue al default para preservar la economía argentina, cuando en verdad la está decapitando. O sea un enorme error de diagnóstico acerca de las consecuencias del default. Pero hay algo más: Cristina insiste en ignorar que hay un fallo adverso en una jurisdicción elegida por el Estado argentino, en base a condiciones de emisiones aprobadas por el Estado argentino, y que ese fallo adverso fue ratificado en 2 instancias superiores. Y algo más: el fallo inicial tiene 2 años y medio de antigüedad, y nunca Cristina elaboró un plan B, por si fallaba su estrategia judicial A. Un mamarracho lo de la Presidenta.
La presidente Cristina de Kirchner afirmó: "Estamos en el 31 de julio y el mundo sigue andando. También la Argentina. Mañana comienza agosto y así sucesivamente". ¿?
Cristina aprovechó también para embestir contra Mauricio Macri al afirmar que el jefe de Gobierno porteño le aconsejó acordar con el Club de París por un monto como 1ra. cuota que fue el doble de lo que consiguió Axel Kicillof. Pero nada dijo acerca de los extraordinarios intereses punitorios que aceptó pagar Kicillof, cuando habitualmente el Club de París no cobra punitorios en las reestructuraciones de deuda.

Carrió: "Kicillof miente"

"Kicillof miente cuando ayer hablaba de que no había acuerdo, ya que paralelamente estaban negociando un acuerdo simulado: Argentina pagaba a través de bancos y después Argentina le pagaba a los bancos", lanzó Carrió, quien además cuestionó la "mala praxis de la defensa argentina durante el pleito" en Nueva York y enfatizó que se tomó una posición de "mucho chantismo".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La diputada de UNEN Elisa Carrió acusó este jueves (31/07) al ministro de Economía, Axel Kicillof, de haber "mentido" cuando informó que se frustraron las negociaciones en el litigio con los holdouts, porque "paralelamente" se estaba gestionando "un acuerdo simulado a través de los bancos" para hacerse cargo de la deuda con los holdouts.
 
Además, consideró que hubo "mala praxis de la defensa argentina durante el pleito" en Nueva York y enfatizó que se tomó una posición de "mucho chantismo" frente al sistema judicial de los Estados Unidos.
 
"Kicillof miente cuando ayer hablaba de que no había acuerdo, ya que paralelamente estaban negociando un acuerdo simulado: Argentina pagaba a través de bancos y después Argentina le pagaba a los bancos", lanzó Carrió, al referirse a la oferta que había realizado la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) de conformar un fondo para que ayudara a la reinstalación del stay en la causa judicial con los fondos buitre, pero a última hora ese ofrecimiento se cayó al empantanarse las negociaciones.
 
La intención de la banca argentina era que el juez de Nueva York Thomas Griesa reponga el stay y diera tiempo para encontrar una solución que evite a la Argentina una ola de demandas derivadas de la cláusula RUFO.
 
En diálogo con radio Mitre, Carrió manifestó que el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, fueron los que convocaron a los banqueros para que se hicieran cargo de la deuda con los fondos buitre.
 
"Fábrega y Capitanich comienzan una negociación en la madrugada del miércoles en la que se cita en Puerto Madero a más de 10 banqueros y empresarios, donde la opción es comprar toda la deuda, que es lo que se negociaba ayer", señaló Carrió.
 
En tal sentido, Carrió contó: "Alguien que sale de la reunión con Capitanich dice: 'nos entregaron el país'. Esto fue a las 4 de la mañana del miércoles".
 
Luego agregó: "El acuerdo estaba cerrado, pero el problema es que Kicillof dice: 'pero nosotros le vamos a pagar el 35 por ciento', y los fondos dijeron 'quién nos va a pagar el resto'. En realidad era una operación simulada, la Argentina estaba pagando a través de los bancos y después la Argentina le pagaba a los bancos".
 
Carrió insistió en sus críticas al jefe del Palacio de Hacienda al puntualizar que "Kicillof dice nosotros pagamos, pero no es así". "No pagaron porque cuando uno libra un cheque y yo voy a cobrar en ventanilla y me dicen que no le puedo pagar porque hay una medida cautelar de un juez, hasta que no hay recepción del acreedor o disponibilidad plena del acreedor, por eso hay default", explicó Carrió.
 
Además, la diputada cuestionó la manera en la que la Argentina se manejó en el pleito jurídico, al subrayar: "Hay que conocer el sistema judicial de los Estados Unidos".
 
"Si yo fuera juez y me dicen barbaridades... Griesa no puede levantar una medida cautelar firme si no hay un opción, porque entra él en causal de juicio político porque deja sin garantía al acreedor con sentencia firme, esto es elemental de derecho", declaró la diputada.
 
Para Carrió hubo "una muy mala defensa argentina a lo largo de todo el pleito y mala praxis".
 
"Muy mala la actitud de la Argentina, mucho chantismo, no solo buenos economistas necesitás sino buenos juristas también, porque se está enfrentando al sistema judicial de Estados Unidos", opinó.
 
"Hay mucha impericia, ignorancia y patrioterismo estéril que va a tener enormes daños para la Argentina", remató.

"No hay default porque no hay problemas de pago, sino de cobro"

El ministro de Economía, Axel Kicillof, negó este jueves que la Argentina haya entrado en cesación de pago de la deuda soberana ya que no se han dado ninguna de las condiciones incluidas en los contratos para que se declare un "default".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El ministro de Economía, Axel Kicillof, negó este jueves que la Argentina haya entrado en cesación de pago de la deuda soberana ya que no se ha dado ninguna de las condiciones incluidas en los contratos para que se declare un"default"
 
"Un default no es un adjetivo, es una disposición legal", dijo el ministro de Economía durante una conferencia de prensa un día después de que fracasaran las negociaciones con los holdouts. 
 
"La palabra default consta en los contratos. La Argentina se encontraría en default si algunos de los llamados "eventos de incumplimiento" hubieran ocurrido", dijo. 
 
"Ninguna de estas condiciones que figuran en el contrato se cumplieron", e hizo hincapié en el "no pago""Claramente este fundamento no se cumple. Hay una diferencia entre el no pago y el no cobro",dijo. 
 
"Por el contrario, el no pago es el que más lejos está de haberse cumplido", agregó. 
 
Kicillof explicó que el 26/06 la Argentina depositó US$539 millones en el Bank of New York que fueron trabados por el juez Thomas Griesa, a quien acusó de querer "beneficiar a los fondos buitres"
 
"Consideramos que hicimos el pago", dijo el ministro. 
 
"Que Argentina entró en default es una pavada atómica", dijo.  "Esto no tiene nombre, pero si un nombre no tiene es default", dijo. 
 
Kicillof denunció "que hay una campaña para sembrar incertidumbre, pánico y terror" en torno a un default del país. 
 
Kicillof también se refirió a la denominada cláusula de"aceleración""El 25% de los tenedores de bonos debe pedir al agente fiduciario que tome las acciones como si esto fuera a un default. El banco tiene 60 dias para decidir si lo toma como un hecho de incumplimiento. En una aceleración, el banco le pide a la República el pago completo de la deuda", explicó. 
 
"Pagamos y resulta que nos piden el pago de la deuda completa", dijo el ministro. Ante esto, anticipó que ante el pedido de "aceleración" la Argentina "va a judicializar" el caso. 
 
Kicillof también criticó al mediador Daniel Pollack a quien cuestionó por sus declaraciones tras el fracaso de las negociaciones. 
 
Dijo que el Special Master designado por el juez Griesa "hizo declaraciones inflamantes" en "un comunicado digno de los fondos buitres". "Se la caído la careta", acusó. 
 
"A Pollack le costó mucho la mediación. No logró convencer a los buitres, aunque lo intentó", reconoció. 

Griesa convocó a otra reunión (a la que no irá Axel ni sus funcionarios)

Luego de que la Argentina ingresará en default, tras fracasar las negociaciones con los holdouts, el juez Thomas Griesa convocó a ambas partes a una nueva audiencia mañana (01/08) con el objetivo de determinar cómo se distribuirá el dinero que nuestro país depositó en Bank of New York Mellon el pasado 30/06 (ya que una parte deberá ahora ser destinada a pagarle a los holdouts). La comitiva de funcionarios que negoció hasta ayer con el mediador Daniel Pollack ya emprendió el regreso a Buenos Aires, con lo cual al encuentro asistirían, en representación de la Argentina, sólo los abogados del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El juez de Nueva York Thomas Griesa convocó a una audiencia a los representantes argentinos y a los holdouts, mañana (01/08), a las 11.00 (mediodía argentino) en NY. Esta es la primera vez que el magistrado los cita, luego de que la Argentina entrara en default tras el fracaso en las negociaciones con los llamados 'buitres'.
 
El encuentro, según pudo saber Urgente24, tiene la finalidad de determinar cómo se distribuirá el dinero que la Argentina depositó en Bank of New York Mellon el pasado 30/06. Es decir, qué parte de esos fondos se destinará para los holdouts ya que ahora no podrá pagarle a todos los 'holdins' (justamente por eso el país entró en default).
 
Hoy el Bank of New York Mellon dio instrucciones a los acreedores para el próximo paso en el ejercicio de sus derechos para cobrar sus inversiones. A través de un comunicado, indicó que los tenedores de bonos "tendrán el derecho para indicar el momento, método y lugar de realización de cualquier procedimiento para cualquier remedio disponible al Fiduciario, o ejercer cualquier obligación o poder conferido al Fiduciario por el Contrato con respecto a los Valores de Deuda de esa Serie".
 
Ayer, la Argentina y los holdouts, que no participaron en las dos reestructuraciones anteriores del país tras el default en el 2002 sobre aproximadamente 100.000 millones de dólares, no lograron un acuerdo para evitar una repetición del incumplimiento de pago, pese a negociar por semanas.
 
Los tenedores de al menos un 25% de la deuda reestructurada del 2005 y el 2010 deben ahora avisar por escrito tanto a la Argentina como al agente fiduciario para declarar que los valores de deuda están "inmediatamente vencidos" y deben ser pagados. Esto es conocido como "aceleración".
 
Cabe destacar que la comitiva de funcionarios que negoció hasta ayer con el mediador Daniel Pollack ya emprendió el regreso a Buenos Aires y fuentes oficiales del Ministerio de Economía aclararon que no enviarán a una nueva delegación, por lo que la Argentina estará representada por sus abogados en Nueva York, del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton.
 
En una conferencia de prensa en el consulado argentino, el ministro de Economía, Axel Kicillof, desestimó cualquier posibilidad de arreglo con los holdouts: "les ofrecimos que entren al canje de 2005 y 2010, pero no fue aceptada esa oferta porque quieren más", afirmó el funcionario, quien criticó con dureza al juez Griesa por haber formado "un rompecabezas jurídico" que produce una situación "que nadie sabe caracterizar".
 
Esta nueva reunión surge en momentos que crecen con fuerza versiones que indican que el banco JP Morgan habría iniciado negociaciones para comprarle la deuda a los acreedores y luego acordar el repago con la Argentina, que sería recién en enero por la cláusula RUFO. Mientras tanto, podrían exigir que se restablezca el stay, lo que permitiría normalizar las relaciones con los tenedores de títulos del canje.
 
Además, Griesa convocó esta audiencia luego de que hoy el Banco de Nueva York emitiera un comunicado a los bonistas de títulos de deuda argentina infomándoles que no les transferirá el dinero depositado por la Argentina y retenido por orden judicial del magistrado (ver nota relacionada). Esos fondos “están sujetos a una orden de la Corte”, de Griesa.
 
El depósito de US$539 millones que realizó la Argentina en junio pasado respondía a un vencimiento del canje de deuda, pero fue congelado por un fallo de Griesa y seguirá retenido en el Banco de Nueva York, hasta se aclare la situación judicial. 
 
Tanto el ministro Axel Kicillof como el jefe de Gabinete Jorge Capitanich evitaron pronunciarse sobre un eventual acuerdo entre privados. En cambio sí deslizaron que podrían ir al Tribunal de La Haya para reclamar contra las sentencias de Griesa.
 
A la misma hora que Griesa recibirá a los abogados, la ISDA se reunirá para analizar si la Argentina cayó en cesación de pagos y se gatillan los seguros. Fuentes del mercado dicen que se podrían activar pagos por casi u$s1000 millones a favor de quienes se habían protegido ante un potencial default argentino.

Show de Cristina postdefault: Pero no irán todos lo gobernadores

Llegó el default y las provincias argentinas ven como se diluyen sus planes de endeudamiento. Esta tarde con Cristina, algunas de ellas, firmarán otra prorroga en el pago de los vencimientos de obligaciones con la Nación. Pero no alcanza. Las más complicadas son las petroleras. Neuquén, Mendoza, Chubut y Río Negro no habían recibido invitación de la Casa Rosada para el acto de las 18. Además de las inversiones que no llegan para los proyectos de YPF, rechazan el proyecto de una nueva ley de hidrocarburos que los discrimina.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El día después del default, el gobierno nacional convocó para las 18 de este jueves (31/07) a un acto con gobernadores donde se firmará una nueva prórroga para refinanciar deudas de las provincias con la Nación. Muchos gobernadores planeaban sortear sus dificultades financieras con endeudamiento externo a tasas razonables, posibilidad que después del fracaso en las negociaciones con los fondos buitre parece dinamitado. La prórroga de Cristina no les alcanza, porque necesitan dinero contante y sonante. Según trascendió, serán 13 los estados provinciales beneficiados cuyos mandatarios fueron convocados por la Casa Rosada, el resto quedaría para otro día.
Del encuentro de este 31/07 participarán los gobernadores Daniel Scioli (Buenos Aires); Eduardo Fellner (Jujuy); Juan Carlos Basileff Ivanoff (Chaco); Sergio Urribarri (Entre Ríos); Lucía Corpacci (Catamarca); Luis Beder Herrera (La Rioja); Maurice Closs (Misiones); Juan ManuelUrtubey (Salta); José Luis Gioja (San Juan); Daniel Peralta (Santa Cruz); Fabiana Ríos (Tierra del Fuego) y José Alperovich (Tucumán).
La medida forma parte del Programa Federal de Desendeudamiento Provincial, cuyo último anuncio de refinanciación había sido presentado por la Presidenta el 28 de abril pasado.
Pero faltarán 4 gobernadores, que son los que gobiernan las provincias con más peso en cuanto a recursos hidrocarburíferos: Neuquén, Mendoza, Chubut y Río Negro. Ellos rechazan el proyecto de nueva ley de hidrocarburos y no se prestarán al escenario montado por Cristina para mostrar que la economía nacional sigue su marcha a pesar de lo ocurrido en New York.
Según recuerda Ámbito Financiero hoy, esta semana el neuquino Sapag aseguró que "de los 40 artículos del proyecto, hay 20 que ofrecen objeciones y otros que son inconstitucionales", además de enfatizar que "esto no es una pelea de empresas sino una cuestión de Estado".
Antes, el CEO de YPF, Miguel Galuccio, había rechazado las acusaciones que le atribuyen el querer "quedarse con todo el negocio" petrolero. "El proyecto busca darle transparencia al mecanismo de adjudicación de áreas y extensiones, y condiciones atractivas y estables para que haya más inversión", dijo.
El problema es que con el default, las dificultades de Gallucio para conseguir inversiones para los yacimientos –que se incrementarán ahora-, los 4 gobernadores ven que la nueva norma les quita recursos.
Según trascendió, el texto final de la iniciativa oficial para un nuevo marco regulatorio deja cerrada la puerta a que las empresas locales se asocien a las petroleras que inviertan en las provincias y sin tener que hacer desembolsos. Se trata de un punto al que se oponen los gobernadores.

El Bank of New York anunció a los bonistas que no podrá pagarles

El Bank of New York anunció a los bonistas que no hará el pago por bonos reestructurados de la deuda argentina en 2005 y 2010, de lo contrario podría ser objeto de sanciones, y dejó la posibilidad de pago en manos del juez federal Thomas Griesa.


El Bank of New York (BoNY) confirmó hoy que no efectuará el pago por bonos reestructurados de la deuda argentina en 2005 y 2010 bloqueado por el juez federal Thomas Griesa, situación que provocó que el país cayera en default.
 
"Siguiendo con las órdenes anteriores del tribunal, el fideicomisario (agente de pago) continúa reteniendo los fondos", señaló BoNY a los tenedores de esos bonos en una carta con fecha 31 de julio, al día siguiente del último plazo de pago del periodo de gracia.
 
La agencia Standard & Poors (S&P) rebajó la nota de la deuda argentina de CCC- a SD ("Selective default" en inglés) al vencer el miércoles el plazo para un pago de 539 millones de dólares de esos títulos, dinero que el gobierno argentino envió a fines de junio al BoNY y que Griesa congeló hasta que se cumpla su fallo a favor de fondos buitres.
 
"Los fondos están pendientes de nuevas órdenes del tribunal. La naturaleza y tiempos de cualquier futura orden del tribunal sobre los fondos aún no son conocidos", agregó BoNY, que aún no recibió respuesta oficial del magistrado a una "moción de aclaración" sobre qué hacer con el dinero.
 
Ante la batalla judicial que puede abrirse por el incumplimiento de pago, Bank of New York afirmó que "no hace recomendaciones o da consejo legal o de inversión" sobre el tema y dice a los tenedores de los títulos que "deben consultar a sus propios profesionales respecto de los bonos canjeados y el litigio".

UBS ya reclama US$1.000 millones de los seguros contra default

El default argentino dejó abierta la puerta este jueves (31/07) para que se gatillen los contratos de seguros contra una cesación de pagos. Los participantes del mercado de Credit Default Swaps (CDS) podían contactarse con ISDA, la organización que agrupa a los participantes de este mercado y solicitarle a su Comité de Determinaciones una definición sobre si se produjo la falta de pago argentina. Así lo hizo el banco suizo UBS que reclama pagos por unos US$ 1.000 millones a través de los 2.600 contratos.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- A menos de 24hs del anuncio en conferencia de prensa del ministro de Economía, Axel Kicillof, sobre la falta de acuerdo con los fondos buitres y la cesación de pagos, el banco suizo UBS pidió este jueves (31/07) la activación de los seguros contra default que suponen unos US$ 1.000 millones en 2.600 contratos.
La solicitud se cursó a ISDA, el organismo encargado de determinar cuando se activan los seguros contra default llamados CDS (Credit Default Swaps). Ahora, el Comité de Determinaciones de ISDA debe resolver la cuestión. Ese cuerpo contiene 10 firmas compradoras y 5 empresas vendedoras, por lo que se supone que el debate será extenso. Un evento con respecto a la Argentina sería tratado por el Comité de Determinaciones de las Américas, indicó Lauren Dobbs, asistente del director de comunicaciones de ISDA en declaraciones que reproduce hoy el diario El Cronista.
En caso de que ISDA autorice que se disparen los seguros por default, los tenedores de los 2.652 contratos de CDS que hay en el mercado cobrarán unos US$1.000 millones.
Según la agencia de noticias financieras Bloomberg, el precio de los CDS para asegurarse contra un default argentino es el más caro del mundo. "Para asegurar 10 millones de dólares en deuda argentina a cinco años, hay que pagar 4,2 millones de dólares por adelantado y 500 mil dólares anualmente".
Se cree que NML y Aurelius, los holdouts, tienen comprados CDS y que están detrás de este negocio.
Los inversores internacionales consideran que la Argentina ya cayó en default por segunda vez en casi 13 años. Pese a esto, los inversores continúan especulando que la Argentina finalmente llegará a un acuerdo con los holdouts, al menos en un horizonte a más largo plazo, acota el portal Infobae.
Los CDS de Argentina a cinco años caían más de 400 puntos básicos a 1.444 puntos básicos, según Markit. Los CDS de Argentina a un año, sin embargo, subían 21 puntos básicos desde el cierre del miércoles a 4.708 puntos básicos, lo que sugiere que los mercados están apostando a una alta probabilidad de impago en el corto plazo.
Fondos de inversión especializados en activos de alto riesgo - distressed funds - y que mantienen posiciones en bonos Par este 31/07 podrían dar los pasos para comenzar la aceleración de éstos títulos, ya que su precio en dólares los hace más atractivos para efectuar esta operación. Tras la eufórica rueda de ayer, los Discounts alcanzaron los u$s 95,75 mientras que los Par reflejaron un precio de u$s 57,50, que explica un margen mucho más amplio para obtener el valor del capital del bono más el interés corrido.
Para que esto suceda, es necesario que se dispare la cláusula de cross default - cuando la falta de pago de deuda externa supera los u$s 30 millones, la cual dispara un evento de default en todos los bonos con legislación extranjera.
Una vez producido el evento de impago, los tenedores de al menos el 10% del monto de capital total en circulación de cualquier serie pueden pedir al Bank of New York que convoque una reunión de los tenedores de dichos títulos mediante la presentación de una solicitud por escrito, al menos 30 días y no más de 60 días antes de la reunión, explica El Cronista.
Sin embargo, en caso de aplicarse la claúsula de cross default el Gobierno tiene la posibilidad de evitar la aceleración dentro de los 60 días, es decir, hasta el 26 de septiembre, si es que remedia el evento de impago. De lo contrario, la Argentina deberá pagar el total acelerado o debe re-estructurar con el consentimiento de 75% de los acreedores de cada serie, 85% del total. Por ejemplo, si sólo se aceleran los Par, debe llegar al consentimiento de 75% de cada serie para re-estructurar el pago del bono.

La consecuencia menos querida: El turbio camino al 2015

El efecto de un default promete, entre otros, una profundización de la recesión y de la inflación, con un dólar más alto, fuga de capitales, despidos. Pero, ante todo, promete perturbar el camino hacia 2015. Aquel que el kirchnerismo pretendía mantener lo más calmo posible. Lo que viene: una campaña para un encendido ánimo social.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La primera consecuencia de un default será, sin dudas, perturbar la calma con la que Cristina Fernández pretendía, al menos, llegar a 2015. ¿Lo pudo haber evitado?
 
El economista José Luis Espert opinó que el gobierno debería haber pagado el juicio que perdió con los holdouts porque implicaba "destinar solamente el 1 por ciento de la recaudación de impuestos".
 
"Creo que en primer lugar sería una verdadera tontería y pena defaultear la deuda, porque para pagar este juicio que Argentina perdió hay que destinar solamente el 1 por ciento de la recaudación de impuestos", fundamentó Espert en declaraciones radiales. 
 
Y alertó: "Un default es una crisis, uno entra en situaciones críticas donde el desempleo crece, la recesión se profundiza".
 
"Destinar 1 por ciento de la recaudación para evitar la crisis que es un default que afecta a la gente de a pie, yo lo hubiera hecho el mismo 17 y se evitaba cualquier especulación sobre la cláusula RUFO", planteó. 
 
Y agregó: "Yo lo que hubiera hecho es pagar el 17 de junio y luego presupuestar en el presupuesto de gastos los próximos juicios que se iban a avecinar".
 
El economista remarcó que "la situación económica argentina ya es muy compleja porque Argentina está en recesión, con una aceleración muy importante de la tasa de inflación". 
 
E insistió sobre las consecuencias de la cesación de pagos: "Cuando hay default, hay fuga de capitales, eso es contracción de la demanda interna, despido, recesión, dólar loco".
 
El ex secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, fue también categórico: "uno sabe como entra" a la cesación de pagos, pero "nunca sabe como se sale" porque no hay una "salida recta" sino que generalmente es un "camino muy accidentado".
 
"Y no creo que esta vaya a ser la excepción", continuó Nielsen, en diálogo con Radio Mitre, y lamentó: "Este es un default que se podría haber evitado con una buena negociación y la redacción de las cláusulas legales".
 
El ex funcionario de Néstor Kirchner recriminó además la demora en iniciar las conversaciones con los holdouts: "El primer fallo de Griesa tiene más de dos años, ¿y cuál fue el despliegue de diplomacia financiera que hizo el país desde entonces? Nada". 
 
Asimismo, advirtió que hay una "colonización de la Cancillería" por parte del entorno del ministro de Economía, Axel Kicillof, y que actualmente ese organismo "no tiene cuadros que sepan negociar".
 
Al ser consultado si el default puede durar hasta el final del Gobierno de Cristina, Nielsen contestó: "Esperemos que no, que prevalezca la sensatez y que se remedie muy rápidamente". 
 
Afirmó que la situación "condicionará totalmente al próximo Gobierno" y que "las implicancias son muy bastas y muy negativas". 
 
Nielsen consideró que "la primera víctima de todo esto será la macroeconomía de la Argentina".
 
En diálogo con la señal TN, dijo que "el PBI (Producto Bruto Interno), antes de esto, iba a caer 1,5% a lo largo del año; ahora, pueden agregarse dos puntos más. Esto significará menos plata en la calle, problemas de cobranzas, que las exportaciones se paguen más, y que haya más cepo (restricciones a la compra de moneda extranjera). Para el grueso de la población, será un situación de deterioro gradual".
 
"Vamos a tener un segundo semestre más complicado, con desequilibrios macroeconómicos, y con más inflación", anticipó Nielsen, que advirtió, ante todo, que habrá consecuencias a largo plazo: "Esto no sólo afectará al Gobierno que viene, sino a los que lo sucedan, a varios gobiernos hacia adelante", concluyó.
 
Cierto es que un acuerdo representaba un alivio formidable para el oficialismo, pero también para los gobernadores que gestionan, incluyendo a Mauricio Macri. Supone mayor financiamiento y menos necesidad de aumentar impuestos. Dos elementos decisivos en un año electoral que ya comenzó...
 
Cuando todo iba bien, Daniel Scioli no ocultó su euforia por el buen avance en las negociaciones, un partido en el que se jugaba parte de su futura vida política. 
 
Si aspira a suceder a Cristina desde el oficialismo, necesita que la economía deje de caer y reactive en 2015. Un milagro hoy más que nunca inalcanzable.
 
Y una reactivación de la economía era tal vez lo único que podría mover el tablero político, hoy más a favor de Sergio Massa. 
 
Las inconsistencias del modelo ya eran muy severas sin default, la inflación seguiría golpeando el consumo y la recesión no permitiría mejoras en el empleo ni en los indicadores sociales.
 
El hombre que hoy lidera las encuestas también pedía por un acuerdo por la deuda. Ocurre que un final anticipado de Cristina es lo que menos le conviene. Necesita tiempo para juntar tropa propia en las provincias y se propone vender futuro al electorado, una promesa difícil para un país en cesación de pagos.
 
Un informe de la consultora 'Abeceb.com' indicó que "una caída de 3,5% del PIB, la inflación anual alcanzando 41% y una retracción del consumo del orden del 3,8%, son las principales variables con las que terminaría 2014 en un escenario con default".
 
En cambio, de haber un acuerdo, el mismo informe señala que los indicadores pasarían a "una caída de 1,5% en el PIB, una inflación de 34,5%" y una reducción del consumo de 1,8%. 
 
"Todo lo que está viviendo hoy Argentina se puede potenciar", afirmó a AFP el economista Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres. 
 
En efecto, el default luego del no acuerdo sumado al verdadero default del Gobierno con la sociedad no podrá ser levantado fácilmente. La creciente y alarmante inseguridad, el déficit en los hospitales y en la educación pública, la inflación y la corrupción, aparecen en una lista demasiado pesada para el oficialismo.
 
El analista Daniel Kerner, de la consultora Eurasia en Nueva York, opinó que "la Presidenta quedaría muy aislada políticamente".
 
El riesgo de quedarse sin reservas hasta que le toque entregar el mando a fin de 2015, tornará complicado el camino. Eso que el kirchnerismo quería evitar.

Aníbal Fernández: "Default técnico no es default"

El senador nacional, Aníbal Fernández, intentó explicar este jueves (31/07) el default: "default técnico no es default", sentenció a pesar de que más temprano el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había dicho que era una "patraña" calificar al fracaso de las negociaciones con los fondos buitre de "default técnico". El legislador insistió con que "aquí no hay default porque Argentina pagó y seguirá pagando".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El kirchnerismo intentaba explicar este jueves (31/07) el default argentino sin apelar a ese término, una batalla discursivo sin mucho sentido. Sin embargo, el senador Aníbal Fernández, dio su visión a través de la red social Twitter, donde remarcó que "el litigio es entre fondos buitre y el Estado argentino", y sostuvo que, cuando el juez neoyorquino Thomas Griesa impide el pago, "se extralimita y afecta a terceros ajenos al juicio".
Luego agrega: "Respecto al 92,4 por ciento que aceptó el canje, es incorrecto decir que hemos depositado el dinero; hemos pagado. El dinero salió de patrimonio del Estado argentino".
En esa línea, Fernández concluyó: "acá no hay default porque Argentina pagó y seguirá pagando", y "pagó 190.000 millones de dólares en los últimos once años".
"El dinero ingresó a patrimonio de los bonistas. Punto. El juez Griesa impide que lo cobren. Por ello, Griesa no lo puede embargar", aseveró.
En este punto, Aníbal Fernández enfatizó que "el litigio es entre fondos buitre y el Estado argentino. Cuando Griesa impide el pago, se extralimita y afecta a terceros ajenos al juicio".
Además, en las serie de mensajes que publicó esta mañana, el senador sostuvo que "default es cesación de pagos", con lo cual "no pagás proveedores, sueldos, deuda externa ni deuda interna", y remarcó que, por eso, "hablan de default técnico parcial, temporal".
Horas antes, en su habitual conferencia de prensa en Casa Rosada, Jorge Capitanich, había criticado el uso del término ‘default técnico’ al tacharlo de “patraña absurda”.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.