martes, 31 de agosto de 2010

SE VIENEN LAS MONEDAS DE 2 PESOS

El Banco Central emitirá a partir de mediados de 2011 una serie que reemplazará a los ya desgastados billetes azules con la cara de Bartolomé Mitre. Sería una solución permanente a la falta y al deterioro de ese valor en papel.


El Banco Central de la República Argentina (BCRA) emitirá a partir de mediados de 2011 una serie de monedas de 2 pesos.
En esta oportunidad no se tratará de una edición limitada en conmemoración a una fecha especial, sino una solución permanente a la falta de billetes de ese valor en la calle, según el diario El Cronista.
Las nuevas monedas se sumarán a las de 1 peso, y las de 0,50; 0,25; 0,10; y 0,05 centavos, que ya circulan por la calle. La resolución se tomó a partir de las recomendaciones del BCRA para emitir una moneda de "cambio chico" que resistiera el paso del tiempo, y de mano en mano.

El proceso podría durar entre nueve meses y un año, pero eventualmente resolverá el problema de los billetes de 2 pesos tan deteriorados. "Generalmente, los billetes de baja denominación y de mucha circulación como el de dos pesos tienen una vida corta. En cambio, las monedas duran mucho más",explicaron desde el BCRA.

sábado, 28 de agosto de 2010

La oposición califica de "mamarracho" proyecto oficial de Papel Prensa

El núcleo duro de la oposición ratificó hoy su rechazo al proyecto de ley que intenta declarar de "interés público" la producción de papel para diarios, al considerarlo "inconstitucional", una "trampa" y un "mamarracho", en tanto el oficialismo confirmó su respaldo a la iniciativa.


Referentes de la Coalición Cívica, el radicalismo, el PRO y el Peronismo Federal se manifestaron en contra del plan gubernamental por entender que es un avance sobre la "libertad de prensa" y, por lo tanto, viola la Carta Magna y pactos internacionales.

Desde el oficialismo, el jefe del bloque de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, salió a defender la iniciativa, que anoche ingresó a la Cámara baja y rechazó la acusación de "primitivismo" e "improvisación" que la oposición lanzó contra el proyecto: "Corto no significa pobre", advirtió. 

"Yo entiendo que la oposición empieza ahora a buscar excusas, pero me parece que (el proyecto) es tan claro que hay que decir si se está a favor o en contra, nada más que eso", desafió el legislador oficialista.

Molesto, expresó: "No admito el calificativo de pobreza a un proyecto que tiene la virtud de ser sintético e ir específicamente hacia el núcleo de la cuestión".

La Casa Rosada necesita el apoyo de la centroizquierda para aprobar el proyecto pero también de otras voluntades de fuerzas que, hasta ahora, se oponen: "Espero que tengamos consenso", remarcó Rossi y puntualizó que el Ejecutivo busca "defender la libertad de prensa y que todos tenga las mismas condiciones de competencia".

En la vereda de enfrente, la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, confió en que "el resto de la oposición se dé cuenta de que es un trampa" el proyecto gubernamental, al afirmar que "viola la Constitución y el Pacto de San José de Costa Rica".

"Ellos quieren cambiar los intereses del grupo Clarín por el monopolio de Kirchner", advirtió y sostuvo que "si hoy no defendemos el país, caemos en la dictadura".

El jefe de la bancada de diputados del PRO, Federico Pinedo, calificó de "mamarracho" la iniciativa y advirtió que no la ve "como mínimamente votable".

El legislador macrista, tras considerar que el envío de la Casa Rosada al Congreso es de una "pobreza franciscana", estimó "ridículo si el Poder Ejecutivo cree que el Congreso tiene que aprobar una ley que establezca un marco regulatorio de cualquier cosa".

El diputado radical Ricardo Gil Lavedra sostuvo que "nunca" el Congreso delegará al gobierno la posibilidad de establecer una regulación sobre la fabricación de papel para diarios y cuestionó la iniciativa de declarar de interés público a esa industria.

El dirigente radical también señaló que estaba "muy mal hecha" la presentación del proyecto y consideró que "parece un cuestión hecha de compromiso".

"Esperábamos un proyecto más articulado, lo que da cuenta la información es que parece un proyecto muy primitivo", acotó.

En esa sintonía se expresó la diputada Patricia Bullrich, de la Coalición Cívica, al tildar de "inadmisible" el proyecto. "No se puede legislar sobre la libertad de prensa y que el Estado no puede manejar el papel de los diarios", resaltó.

"El articulado, de muy baja calidad, lo primero que hace es declarar (la producción de celulosa y papel para diarios) de interés público, que es una figura poco clara cuyo objetivo final es la apropiación de la empresa Papel Prensa", denunció.

Desde el Peronismo Federal, el diputado Francisco De Narváez acusó al Ejecutivo nacional de "intentar callar las bocas de los que pensamos distinto" e interpretó que "hay un límite y el kirchnerismo lo pasó. Tratan de avanzar sobre la propiedad privada y sobre la libertad de prensa".

En tanto, la diputada radical Silvana Giúdici alertó que la idea de impulsar un marco regulatorio para la actividad "le genera mucho daño al kirchnerismo" y afecta la credibilidad de la Presidenta, Cristina Fernández.

"Esta claro que el proyecto tiene intencionalidad, no le suma nada al gobierno, no le interesa al gobierno", advirtió y opinó que el proyecto "fue redactado a las apuradas porque no puede pensar la Presidenta que esa redacción va a ser aprobada por el Congreso".
28 de Agosto de 2010 14:18

Crece la repercusión (negativa) internacional de la embestida K contra Papel Prensa

El reconocido diario español 'El País' publicó este viernes (27/08) un editorial muy crítico sobre el Gobierno argentino, titulado "Callar las voces críticas", en el que destaca "la veta cada vez más autoritaria de la pareja" presidencial. El matutino se sumó así al resto de los medios extranjeros que en la semana también cuestionaron a los Kirchner por el caso Papel Prensa.

| 27/08/2010 | 17:29


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El diario español "El País" se sumó este viernes (27/08) a los medios extranjeros que cuestionan al matrimonio Kirchner por la embestida contra los medios.

En este sentido, el matutino advirtió que la ley que busca aprobar el Gobierno argentino para establecer un marco regulatorio en el sector de producción de papel en el país "es un paso más para ahogar las voces críticas" y calificó de "autoritario" al matrimonio presidencial.

"Muestra la veta cada vez más autoritaria de la pareja, obsesionada por conservar el poder y que, como las peores dictaduras, podría esta vez haber manipulado el pasado reciente, que tanto pesa en los argentinos, para salirse con la suya", señaló el diario en un editorial publicado hoy.

El matutino español aseguró que Cristina de Kirchner "ha dado un nuevo paso en su batalla contra los medios de comunicación, y sobre todo contra el grupo Clarín".

Al referirse al informe "Papel prensa, la verdad", donde el gobierno cuestionó las circunstancias en las que se realizó la compra de la empresa por parte de Clarín, La Nación y el entonces vespertino La Razón, el diario español sostuvo que "con esta maniobra, los Kirchner convierten a esas cabeceras en cómplices del régimen militar".

Y agregó que "se reservan para ellos el papel de justicieros que sólo pretenden acabar con las afrentas de un pasado tenebroso".

Además, explicó que "tanto Clarín, que tiene hoy el 49 por ciento de la papelera, como La Nación, que es dueña del 22 por ciento (un 27 por ciento corresponde al Estado), han dado otra versión de los hechos".

"La compra de Papel Prensa a la familia Graiver, afirman, se produjo cinco meses antes de que sus miembros fueran detenidos por la dictadura, acusados de tener vínculos con el grupo armado de los Montoneros", agregó.

El matutino también recordó que durante los 27 años de democracia, no ha habido denuncia alguna de que hubiera habido alguna irregularidad en aquella operación.

"El episodio está lleno de ángulos oscuros" sentenció el diario y añadió que "resulta aún más turbio si se lo analiza en el contexto del asedio al que los Kirchner tienen sometido al grupo Clarín desde la crisis agraria de 2003".

# Repercusión (negativa) internacional

Una decena de medios extranjeros salieron esta semana a cuestionar duramente el informe sobre Papel Prensa que el pasado martes presentó Cristina de Kirchner.

El diario La Tercera de Chile escribió que “en una de las ofensivas más fuertes de la Casa Rosada contra la prensa argentina, el gobierno de Cristina Fernández presentará hoy el informe "Papel Prensa, la Verdad", antes del acto en la Casa Rosada.

El diario El Nacional, de Venezuela, explicó en un artículo titulado 'La prensa escrita independiente de Argentina sufre un nuevo ataque de Kirchner' que “una serie de acciones legales emprendidas por el gobierno de Argentina, encabezado por Cristina Fernández de Kirchner, podrían silenciar a más de 170 diarios de distintas corrientes políticas que hacen vida en el país suramericano”.

Por su parte, el diario El Comercio de Perú publicó un artículo titulado “Te callas o te callamos”, en el que escribió: “En lo que constituye la última maniobra del gobierno de Cristina Kirchner para acallar a la prensa independiente de la Argentina, hoy martes está previsto tomar control de la empresa Papel Prensa y –de ser posible– detener a los directivos de “La Nación” y “Clarín”, por “delitos de lesa humanidad”. Un asunto sin pies ni cabeza”.

Mientras que El Comercio, pero de Ecuador, publicó un artículo titulado 'Otra jugada de los Kirchner para controlar la prensa' sobre el acoso del Gobierno kirchnerista hacia la prensa independiente.
En tanto, la cadena española de radios COPE aseguró que “La voluntad del gobierno por apoderarse de Papel Prensa denunciada en los últimos días, se da en el marco de probadas agresivas irrupciones del representante del gobierno para el organismo, Guillermo Moreno, en la sede de la empresa. El polémico funcionario, secretario de Comercio Interior, hasta llevó guantes de box a una asamblea para impedir una votación que lo perjudicaría. En su defensa, se alegó que es la personalidad del hombre”.

También en España, El Mundo publicó que el informe “Papel Prensa, la verdad” es un “torpedo que la presidenta y su marido, Néstor Kichner, piensan disparar contra la línea de flotación del diario (Clarín), que no para de criticarlos”.

Cristina aprovecha sus viajes al exterior para elegir lugares dónde vivir

Así lo asegura la periodista Sylvina Walger en su reciente libro. Los lugares con los que sueña.



"Cristina ha sabido aprovechar sus viajes al exterior. Nunca para acercar al país ideas nuevas que permitan desarrollarlo mejor. Nada de eso. Lo que a Cristina le gusta es vivir bien y comprar compulsivamente. Los viajes a las principales ciudades le han parecido útiles en la búsqueda de cuáles son los mejores barrios para vivir". La periodista Sylvina Walger no lo duda. En su último libro "Cristina, de legisladora combativa a presidenta fashion", de Ediciones B, afirma que la intención de Cristina, cada vez que va al exterior, es buscar su lugar en el mundo. 

Ya eligió. "París, Madrid o Roma son sus preferidas. Nada de exotismo, 'fashionismo' es su lema. Lo que quiere parece haberlo hallado cuando fue a ver al Papa a raíz del aniversario por el acuerdo del Beagle (...) Cristina viajó desde Buenos Aires con una serie de entrevistas concertadas para hacer un recorrido por posibles propiedades para adquirir, acordes con su estilo y exigencias, limitadas, en su caso, por la ignorancia de idiomas. Lo que buscaba lo encontró en Vila D'Este, en las afueras de Roma. Vila D'Este es una villa situada en Tivoli, declarada Patrimonio de la Humanidad; una pieza maestra de la arquitectura italiana y especialmente del diseño de jardines (...) Allí viven los romanos más ricos del país y algunos magnates extranjeros", señala el texto. 

A pesar de que "el rumor ha cobrado fuerza y asegura que Cristina, finalmente, ha comprado en ese humilde 'barrio'", lo cierto es que no sería bienvenida en el exclusivo lugar para vivir: "'No es por plata que se tiene acceso allí'", me comentaba un ex embajador conocido en los mejores salones de la Europa con la que sueña Cristina. 'Es una cuestión de que te perciban como alguien con clase y eso no depende de la posición social, ni de la educación recibida en un colegio elitista, ni del éxito que se haya alcanzado en la vida'". 

Polémico. El libro de Walger causó gran polémica en la clase política ni bien salió. En sus páginas afirmó que "Kirchner le pegó una trompada a Cristina". Al parecer, luego del voto "no positivo" de Julio Cobos, Néstor le pidió que renunciara. Ella se negó y ahí el ex presidente la habría golpeado.

Aníbal F. se proclamó "productor" de "6,7,8"

Aníbal Fernández defendió a ultranza el programa "6,7,8", afirmó que lo ve todos los días y reconoció que es él quien dirige Canal 7. "Está en un canal que finalmente dirijo yo, porque depende de la jefatura de Gabinete de ministros", dijo el funcionario K, asiduo visitante del programa que produce Diego Gvirtz.


En diálogo con el periodista Nélson Castro en radio Mitre y como un productor más del programa, sostuvo que "es un buen producto y tiene casi 10 puntos de rating" por lo que "evidentemente hay mucha gente de este país que tiene ganas de verlo". Así justificó que se gasten en él 11 millones de pesos al año.

"¿Tiene 10 puntos de rating? ¿Quién lo mide, el Indec de Moreno?", le preguntó, en una suerte de chicana, el columnista Horacio Caride. " No me falte el respeto, las coincidentales, no lo que dice IBOPE -conducido por quienes todos sabemos y presionado por quienes todos sabemos- las coincidentales dicen la verdad", retrucó en referencia a las mediciones por llamado telefónico.

"Yo voy a gusto a ese programa, porque en ese programa se hablan de otras cosas que en ningún lugar se quieren hablar, por ejemplo poner sobre el tapete esto que está sucediendo", afirmó en referencia al caso de Papel Prensa.

Críticas a Tenembaum. Cuando se le cuestionó porqué desde la TV Pública se ataca a periodistas críticos del Gobierno, entre los que se puso como ejemplo a Nélson Castro y Ernesto Tenembaum, Fernández fue tajante: " Para mí, Nélson Castro no tiene nada que ver con Ernesto Tenembaum", sentenció.

"Tenembaum empezó pensando de una manera y ahora piensa de otra, y creo que eso se ha verticalizado por un trabajo", acusó. "Creo que ha perdido la objetividad, es un insultador profesional, creo que es un alcahuete a sueldo de Clarín", agregó.

jueves, 26 de agosto de 2010

La Nación y Clarín publican un testimonio de Isidoro Graiver que refuta a Cristina

Por 2do. día consecutivo, Clarín y La Nación publican -tal como si fuese una 'cadena gráfica', iguales textos en medio de la disputa con los Kirchner por Papel Prensa:

| 25/08/2010 | 07:13


Según Clarín y La Nación, Isidoro Graiver, hermano de David Graiver, brindó en julio pasado ante escribano público un testimonio que refuta el relato del Gobierno:
"Buenos Aires, 23 de julio de 2010. Querida María Sol: ante el requerimiento que te efectuaran los adquirentes de las acciones de Papel Prensa SA., te dejo este testimonio por escritura pública para que puedas utilizarlo y hacérselo llegar a los requirentes si así lo consideras conveniente. En virtud de ello y de que he sido testigo presencial de muchos de los hechos que rodearon esa venta, paso a relatar lo siguiente. Luego de la muerte de mi hermano David Graiver, ocurrida en un accidente aéreo en México en el mes de agosto de 1976, con un avión que había alquilado, empiezan una serie de complicaciones que ponen a la familia en una situación de mucha tristeza, congoja y también tensión.

Por una parte, me entero de presiones telefónicas en México a la familia por parte de grupos autodenominados como Montoneros, que reclamaban dinero por unos US$ 17.000.000, hecho que pude conocer más tarde con más detalles por parte de Jorge Rubinstein, que era la persona que estaba al frente de todos los negocios en Buenos Aires, y de absoluta confianza de David. Al mismo tiempo, aparecen dificultades financieras que hacen caer al Banco Pour la Amerique du Sud (Bélgica) y el American Bank and Trust Bank (EE.UU.), ambos propiedad de la familia, con lo cual las presiones de los acreedores fueron constantes y crecientes.

El total de la deuda del Grupo Graiver sumaba aproximadamente US$ 67.000.000 (sesenta y siete millones de dólares); yo llevaba personalmente la lista de acreedores. En este contexto, por la delicada situación, la familia retorna a la Argentina, en septiembre de 1976, para hacer frente a todas las dificultades y para solucionar todos los problemas posibles con el tiempo para poder cumplir. Yo residía en Nueva York y también volví. Se intenta negociar la venta de varias empresas del Grupo, así como la tenencia mayoritaria del diario La Opinión, el Banco de Hurlingham, el Banco Comercial del Plata y Papel Prensa, entre otros activos.

Con respecto a Papel Prensa, el capital accionario estaba conformado de la siguiente manera: a) Rafael Ianover, 2.500.000 [dólares] en acciones Clase A; b) Galería da Vinci, un total de 2.699.700 en acciones Clase A; c) Sucesión Graiver, 985.000 en acciones Clase C y 3.800.000 en acciones Clase E, que representaban sólo el 11% del capital.

Existen constancias documentales de todo ello. Los dos primeros paquetes accionarios eran el total de las acciones Clase A, que daban el control de la conducción de la compañía. Pero teníamos en la familia cierta precariedad formal. Rafael Ianover era un gran amigo y hombre de confianza de David, era el testaferro de David, ejercía el cargo de vicepresidente de la compañía desde 1973 y siempre cumplió en reconocer que ese activo era de la familia.

En cambio, las tenencias accionarias de Galería da Vinci estaban a nombre de Rey, Doretti y una empresa llamada ingeniería Tauro S.A, anteriores propietarios de la empresa, y no se había podido pasarlas formalmente a nombre de galería Da Vinci porque se necesitaba la aprobación formal de la operación por asamblea de accionistas con el 75% de los votos por ser las acciones Clase A controlantes.

Aprovechándose de la situación de precariedad formal de las tenencias por Galería Da Vinci, el ingeniero Rey se retractó de una dación en pago con Galería Da Vinci que oficialmente no había aceptado e inmediatamente, el 18/10/76, ingresó en Papel Prensa la suma de $ 17.200.000 para la suscripción de acciones clase A, oponiéndose a que lo hiciera Galería da Vinci, que había participado de dichos fondos. Además, estaba convocada una asamblea de accionistas para el 31/11/76 y no estaba en condiciones el Grupo Graiver de regularizar la falta de formalidad de sus tenencias accionarías. Con el escándalo financiero sobre los hombros, difícilmente el Estado nos convalidaría como accionistas y corríamos el riesgo de perder todos los aportes hechos en forma informal, con lo cual tuvimos la necesidad de vender acciones, y no había muchos candidatos.

Rey, Doretti y Tauro estaban interesados para aprovechar esa situación y comenzaron a maniobrar para quedarse con Papel Prensa. Para ello, ofrecieron comprar con precios bajos y medios de pagos inciertos y por otro lado presionaron con la asamblea que estaba prevista para el 3 de noviembre de 1976, descontando que el Estado no aceptaría la incorporación de un grupo como el nuestro, que estaba prácticamente quebrado. Así, quedarían sin efecto las ventas aludidas y conforme al estatuto tendrían que devolver a los compradores originales el precio nominal, indudablemente inferior al real.

En ese contexto de extrema dificultad toma contacto conmigo el Sr. Guillermo Gainza Paz, quien se presenta como representante de los diarios La Nación, Clarín y La Razón para la compra de las acciones de Papel Prensa. Junto con Anchorena, abogado de nuestra confianza, que además llevaba la sucesión de David, negociamos con los señores Campos Carlés, Bernardo Sofovich y Patricio Peralta Ramos, representantes de los diarios La Nación, Clarín, y la Razón. Me han causado sorpresa los dichos que se han hechos públicos de tu madre y Osvaldo Papaleo, ya que no se ajustan a la realidad de las afirmaciones que hacen, y tergiversan las fechas y los acontecimientos sucedidos.

Las negociaciones las llevé adelante yo personalmente con el asesoramiento de nuestro staff jurídico-contable. La venta de las acciones la cerramos el 2 de noviembre de 1976. Para la firma de los contratos concurrimos a las oficinas del diario La Nación en la calle Florida y Corrientes. Luego de cerrada la operación para la firma de los contratos, que fueron tres, concurrí personalmente con el Dr. Reynoso, el Dr. Abain, el contador Bogan, el Dr. Miguel Anchorena, Lidia Papaleo de Graiver, mis padres y Rafael Ianover y su esposa.

Los contratos

El escribano actuante fue el Dr. Emilio José Poggi. Los contratos que se firmaron fueron: a) Rafael Ianover: 2.500.000, acciones Clase A a US$ 3.572.000; b) Galería Da Vinci, 2.699.700, acciones Clase A a US$ 3.725.000; total de acciones Clase A, US$ 7.304.000; c) Sucesión Graiver, 985.000 en acciones Clase C, 3.800.000 y acciones Clase E, US$ 996.000. El total de los tres contratos: US$ 8.300.000.

Los contratos de Galería Da Vinci y de Rafael Ianover fueron definitivos e irrevocables (no fueron ni boleto ni una carta de intención), y requirieron además aprobación por Asamblea de Accionistas que terminó realizándose el 18/01/77, aprobando la transferencia.

En cambio, el contrato de las acciones minoritarias clase C y E de la sucesión estaba supeditado a la aprobación por el juzgado a cargo de la sucesión porque vos eras menor de edad. Esta operación nunca se concretó. Como te dije, la operación se realizó el 2/11/76 y hubo una importante difusión en los diarios de todo el país. Igualmente, las dificultades seguían. En esos días, tu madre recibió en las oficinas de la calle Suipacha la visita de un tal doctor Paz, que entró en la oficina y se identificó como montonero y le mostró una pastilla de color rojo y le dijo que iba a hacerle ingerir la pastilla para matarla, igual que a toda la familia, sino le pagan la deuda. Lidia le dice no contar con el dinero y entonces el llamado Dr. Paz exige le una reunión con Juan Graiver -mi padre- y conmigo.

Presión de Montoneros

Este Dr. Paz era la persona que venía a cobrar mensualmente a las oficinas de Suipacha los intereses del dinero que en su momento David había recibido de Montoneros, según me enteré más tarde. Esa reunión se realizó un domingo de fines de diciembre de 1976 en el domicilio de Lidia Catalina Gesualdi de Angarola, secretaria de la firma, con la presencia de tu madre y mía por un lado, y dos integrantes de Montoneros, uno de ellos el llamado Dr. Paz.

A partir de la muerte de tu padre, todos los integrantes de la familia estábamos muy presionados, no sólo por los apremios de índole económico, sino por que temíamos por nuestras vidas a partir de la presencia de los Montoneros, quienes nos amenazaban de muerte si no devolvíamos el dinero que le habían entregado a David. Recuerdo que Rubinstein quería pagarle a Montoneros, no así Lidia y yo, quienes queríamos privilegiar en el cobro al resto de los acreedores por encima de Montoneros. Incluso en los meses de enero y febrero de 1977 toda la familia y los integrantes del Grupo seguían con esa presión, hasta mediados de marzo de 1977, en que fuimos secuestrados por la dictadura militar pasando a partir de ello a padecer otro tipo de penurias, no menos graves que aquellas.

Concretamente, y con respecto a la venta de las acciones de Papel Prensa, corresponde dejar en claro lo siguiente: la misma se realizó el 2/11/76 en forma definitiva e irrevocable a favor de la firma Fapel S.A., de la que eran accionistas los diarios antes mencionados por las acciones Clase A que daban el control de la compañía.

"El mejor precio"

El precio que recibimos fue el mejor que pudimos obtener. Recuerdo que una nota del diario La Opinión, de Jacobo Timerman, destacó la conveniencia del precio que obtuvimos. La familia gozaba para esa fecha de total libertad para realizar la operación. Sí existían los apremios económicos y financieros a que he hecho referencia, como así también las amenazas que recibimos de los montoneros. Se percibieron los importes del caso en ese momento, y en los meses siguientes se cobraron las cuotas pactadas.

Los adquirentes nos pagaron un saldo mediante consignación judicial, y este dinero nos los apropió la dictadura. Cuando la familia e integrantes del Grupo fuimos secuestrados y detenidos, algunos desde marzo de 1977 y otros a principios de abril de 1977, la operación de Papel Prensa ya estaba concluida. Nunca conocí y por lo tanto no comprendo los dichos de tu madre que se han hecho públicos cuando dice que mantuvo reuniones por la venta de Papel Prensa mientras estaba secuestrada.

Te repito que para cuando estábamos secuestrados, la venta de Papel Prensa ya estaba concluida. Respecto de la operación de la Sucesión Graiver por las acciones minoritarias Clase C y E (que también se concretó en noviembre de 1976), el juez de la sucesión nunca se expidió sobre la venta y los diarios desistieron de esa operación en diciembre de 1977, según consta en la documentación de la sucesión. Es decir, esas acciones nunca pasaron a manos de los adquirentes, sino que fueron ilegítimamente apropiadas por el Estado a través de la CO.NA.RE.PA.

Mucho de lo relatado aquí lo he relatado en su momento y otros integrantes de la familia también lo han hecho ante los Tribunales, aun en tiempos de democracia. Por último, en diciembre de 1985, durante el gobierno de Alfonsín, la familia fue resarcida por el gobierno; y en lo referente a Papel Prensa, se cobró el valor de esos bienes. Por Rafael Ianover, por acciones Papel Prensa A, 1.861.474. Por intereses de 9 años A, 949.352. A 2.810.826. Que equivalían a US$ 3.088.000, al tipo de cambio de diciembre de 1985. Igual cálculo corresponde por las acciones de la Sucesión Graiver: capital A, 988.181. Intereses A, 503.972. A 1.492.153. Equivalente a US$ 1.639.729.

La buena fe de los diarios

"Estas acciones no pasaron a los diarios, sino que quedaron para el Estado. Por Galería Da Vinci se recibió: capital A, 2.623.959. Intereses A, 1.338.219: A 3962.178. Esto sin el inmueble que tenía y otros activos, además de los de Papel Prensa, que equivalían a US$ 4.354.000. El precio reconocido por el Estado y de común acuerdo con la familia fue similar al pagado por los diarios. En resumen: los diarios adquirentes fueron en esta triste historia terceros de buena fe que ?en su medida? nos ayudaron a paliar en parte la situación de angustia económica por la que atravesábamos. No me consta que los diarios hayan actuado de acuerdo con las autoridades militares de ese momento para la compra de la compañía; más aún, creo que, por el contrario, los diarios tuvieron problemas con la intervención de la empresa.

El requirente me solicita que expida testimonio de la presente y haga entrega de la misma a la señorita María Sol Graiver en el domicilio de la Avenida Callao 1965, octavo piso, de esta ciudad, a partir del día primero de agosto del corriente año, por encontrarse la señorita Graiver de vacaciones en el exterior. Considero legítimo el interés del compareciente. Leo al requirente, quien en prueba de conformidad firma ante mí, doy fe".

El testimonio de Isidoro Graiver está certificado al pie por la firma del escribano Lucas L. Baglioni.

"Jacobo Timerman nunca mencionó que hubiesen hechos irregulares en Papel Prensa"

Durante su presentación ante ejecutivos del Grupo Clarín, su vicepresidente ejecutivo, Héctor Magnetto, distribuyó un cuadernillo de 48 páginas dividido en 5 capítulos (El Grupo, Los ataques, La propaganda, Papel Prensa y Ley de Medios), en los que se precisaron los argumentos del multimedios. Aqui algunos fragmentos del trabajo que circula desde hace algunas horas:

| 23/08/2010 | 19:08


Fragmentos del documento de Grupo Clarín:

"(...) Desde hace tiempo,los mediosde comunicación no oficiales son el centro de una ofensiva gubernamental inédita en tiempos de democracia.

El periodismo editorial y económicamente autónomo es blanco de ataques permanentes desde el Gobierno, sus referentes, y el multimedios oficial y paraestatal.

Los reiterados ataques contra periodistas y medios de prensa que desde hace meses se registran en la Argentina no parecen tener otro objetivo que el de ir estigmatizando y socavando la legitimidad de todas aquellas voces que no se alineen con la «agenda» y el «relato» oficiales.

En paralelo, y merced a un plan financiado con millonarios recursos públicos, se busca establecer un sistema de comunicación conformado por múltiples medios pero con una única mirada, en la que predomina sin matices el discurso oficial.

Esto se complementa con una serie de medidas legislativas, administrativas y de hostigamiento judicial que buscan afectar la sustentabilidad de los medios no oficiales, sus fuentes de abastecimiento o su imagen pública.

Así como varios artículos de la ley de radiodifusión apuntan a mutilar a los medios audiovisuales de relevancia y atomizar el universo comunicacional para hacerlos más dependiente de los recursos o la asistencia del gobierno de turno, las iniciativas para controlar la producción de papel de diario y el manejo discrecional de la pauta publicitaria oficial tienen el claro objetivo de favorecer a los aliados y perjudicar a los no adictos.

Si bien las tensiones entre la prensa y el poder político pueden considerarse habituales, la sostenida obsesión por embestir contra periodistas y medios excede ya lo tolerable dentro de un sistema democrático.

(...) El Grupo Clarín, sus periodistas y directivos vienen siendo uno de los principales blancos de la ofensiva contra los medios, alentada desde la cúpula del poder con discursos de tono violento y acciones concretadas valiéndosede organismos oficiales, desde los formales hasta los más oscuros.

Una serie de actos administrativos abusivos –cuando no ilegales– ordenados desde dependencias estatales como la Secretaría de Comunicaciones, el Comité Federal de Radiodifusión (comfer), la Secretaría de Comercio Interior, el Banco Central (BCRA), la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), la Comisión Nacional de Valores (CNVv), la Unidad deInvestigaciones Financieras (UIF) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), se complementan con declaraciones combativas, acusacionesinfundadas y una arenga sostenida en la que se marca como blancos amedios y periodistas.

La Ley de Medios, el plan para controlar el papel para diarios, el manejo de la pauta oficial, y la demonización de la prensa no afín al poder se inscriben dentro de una estrategia que no sólo apunta a desacreditar las opinionescríticas sino los propios hechos noticiosos que no son del agrado oficial.

Agrupaciones afines al Gobierno llevan adelante los escraches a periodistas y medios. Funcionarios y referentes políticos protagonizan los hostigamientos contra empresas y directivos. (...)

Papel Prensa es unaempresa privada conparticipación estatal minoritaria y, por ley, el Estado debería haberse retirado de la misma hace 20 años, ya que está obligado a vender suparticipación.

Papel Prensa abastece el 75% del consumo local de papel de diario. El operativo puesto en marcha por el Gobierno contra Papel Prensa es a los mediosgráficos lo que la de Ley de Radiodifusión a los audiovisuales, es decir, parte de un plan integral en ejecución para ejercer cada vez mayor control sobre la prensa, a través de sus insumos, licencias o fuentes de financiamiento.

Como los medios gráficos están fuera del alcance de la Ley de Medios, el Gobierno pretende ahora de forma ilegal y abusiva intervenir y controlar ala compañía que provee de papel a más de 170 diarios en la Argentina.

Papel Prensa es un emprendimiento industrial nacional que fue concebidoa fines de los años ‘60 con el objetivo de cubrir las necesidades de papel de diario de la prensa gráfica, de manera tal de minimizar la dependencia dela importación que, hasta ese momento, era la única fuente de abastecimiento y estaba sujeta no sólo a los vaivenes macroeconómicos y cambiarios sino a la imposición de cupos y tasas por parte de los gobiernos.

Esto había conducido, en distintos momentos históricos, a que el papel fuera utilizado para ahogar y presionar a los medios-

El decreto 4400 de 1969 establece la necesidad de instalar una planta de papel para diarios.

A través del decreto 43 de 1971 se conforma el pliego de bases y condiciones para el llamado a concurso.

En forma contemporánea se desarrollan otras iniciativas industriales de papeleras:

> Papel Prensa II, que nunca se concretó, y

> Papel del Tucumán,constituida por diarios del interior y luego comprada por el grupo Bulgheroni –que se concentró en fabricar papel obra, fuera de contrato– y más tarde se presentó en quiebra y fue vendida al Grupo Pierri.

A esos proyectos su sumó Fapel, un joint-venture constituido en 1974 por los diarios Clarín, La Nación y La Razón.

Más allá de evitar las sistemáticas fluctuaciones del dólar, fundamentalmente se buscaba consolidar la independencia económica de un insumo clave, evitando que el gobierno de turno generara condicionamientos destinados a controlar la opinión de los medios.

En 1972, mediante licitación, se realiza la adjudicación a Papel Prensa SA formada por Editorial Abril, de César Civita, César Doretti y Luis Rey, éste último propietario de la constructora de la planta.

En octubre de 1972, Papel Prensa firma un contrato con el Estado Nacional para integrarlo a la sociedad como accionista y éste otorga avales y préstamosdel Banade.

Con la designación de José Ber Gelbard como ministro de Economía en 1973 comienzan las presiones a Editorial Abril para que se desvincule del proyecto y venda las acciones, lo que finalmente se produce en beneficio de David Graiver. Este financista había sido funcionario del gobierno de Lanusse y estaba vinculado a Gelbard.

Entre marzo de 1975 y enero de 1976, Gravier compra el resto de las acciones que estaban en poder de los otros socios privados (Doretti y Rey). La participación societaria de Graiver se articuló con la tenencia directa de las acciones y a través de Galerías Da Vinci y de Rafael Ianover, quien actuabacomo su testaferro.

En agosto de 1976 Graiver muere en un accidente aeronáutico en México y al poco tiempo caen dos bancos de su propiedad, uno con sede en Bélgica y otro en Estados Unidos.

A partir de la quiebra de los bancos, los acreedores reclaman por las deudas al grupo Graiver, que se encontraba en cesación de pagos, iniciándose las tratativas para vender la tenencia accionaria en Papel Prensa SA.

La operación de compra de Papel Prensa fue difundida ampliamente en noviembre de 1976, incluso através del diario La Opinión, del cual era accionista el Grupo Graiver y que estaba dirigido por Jacobo Timerman, quien en dicho periódico reconoció que era una "ventajosa operación para el Grupo Graiver".

Timerman, fue director de La Razón (diario accionista de Papel Prensa) a partir de 1983 y nunca realizó mención alguna de supuestos hechos irregulares en la operación de compra.

De acuerdo con el contrato y al estatuto fundacional de Papel Prensa, el Estado debía retirarse de la empresa en un plazo de diez años contados desde el segundo año de la puesta en marcha de la planta, es decir, en 1990.

Sin embargo, ese incumplimiento se mantiene hasta la fecha.

La política comercial de la empresa en lo referente a precios, descuentos y cantidad contó siempre con la aprobación de los directores nombrados por el Estado y los independientes, con la única abstención de los directores de los diarios accionistas.

En la actualidad, Papel Prensa es una empresa privada en la que el Estado tiene una participación minoritaria, cotiza en Bolsa, y abastece a más de 170 diarios de todo el país en condiciones comerciales absolutamente abiertas y competitivas, con precios inferiores a los de otros proveedores y descuentos por volumen de hasta el 12%, menores a los de la industria papelera mundial.

Desde hace 23 años el arancel para la importación de papel es cero y el mercado se encuentra abastecido ampliamente, ya que la importación complementa con fluidez la oferta local.

No hay ningún tipo de restricción a la importación, y de hecho en la región hay una abundante oferta de papel a precios muy competitivos. Por ejemplo, Chile exporta tres veces lo que Argentina importa. El consumo total nacionales de 220 mil toneladas anuales.

Papel Prensa tiene una capacidad máxima de producción de 176 mil toneladas, y el resto se importa. El vaivén de los precios internacionales En reiteradas ocasiones el precio internacional se colocó por debajo del costo de producción y del precio de Papel Prensa. En esos períodos, tanto Clarín como La Nación desestimaron la opción de importar ysostuvieron sus compras a la empresa de la cual son accionistas, mientras que otros compradores viraron hacia proveedores externo


En septiembre del 2009, el Gobierno dio comienzo a una escalada para intervenir Papel Prensa. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien fue denunciado ante la Justicia por «abuso de autoridad» e «intimidación», reunió a los representantes del Estado en la empresa para ordenarles los pasos a seguir y les advirtió: «Afuera tengo a mis muchachos, expertos en partirles la columna y hacerles saltar los ojos al que hable», según denunció el licenciado Carlos Collasso, representante del Estado en el Consejo de Vigilancia de Papel Prensa.

Moreno, quien desde entonces encarna una sostenida ofensiva gubernamental para controlar Papel Prensa –con golpes, amenazas y aprietes incluidos– habló de la intención de «intervenir» la papelera mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia y hasta mencionó la posibilidad de «expropiar» la empresa.

Los hechos fueron denunciados ante la Justicia, donde se alertó que desde el Gobierno se pretende «perjudicar a una empresa más del Grupo Clarín con el claro objetivo de intervenirla e incidir negativamente en su giro comercialpara bajar su valor, a los fines de su posterior compra o expropiación por partedel Estado nacional».

En agosto de 2010, la escalada llegó a un punto límite: Moreno, desobedeciendo una orden judicial, irrumpió en la empresa exhibiendo guantes de box y casco protector. Con la idea de apropiarse ilegalmente de la empresa, el gobierno elaboró uninforme, para lo cual ha inventado hechos que no ocurrieron y ha manipulado testigos para tergiversar la historia (...)".

Basta de (ladri) progresismo: Inadmisible toma de colegios por estudiantes

El sistema educativo argentino tiene 2 problemas centrales: hay cada vez una mayor brecha entre la enseñanza privada y la pública, y hay una peligrosa pérdida de contexto, disciplina y capacidad de inserción en un futuro laboral.

EDGAR MAINHARD | 26/08/2010 | 21:23


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Por algún motivo tan inexplicable como injusto, el concepto de democracia se está asociando a la pérdida de valores, al afianzamiento del 'yo hago lo que quiero' y al desorden. No debería ser así. La democracia tendría que resultar un sistema de crecimiento en libertad, de voluntaria búsqueda de la excelencia y de creativa competitividad.

Pero algo ha ocurrido con la democracia argentina, que se está degradando peligrosamente. En este sistema ha ocurrido una pérdida de la calidad del sistema de salud, un incremento de la brecha entre educación pública y privada, un preocupante aumento del delito y de las carencias sociales.

No es culpa de la democracia. Pero sí es inocultable que ha ocurrido, progresivamente, durante los años recientes cuando la expectativa colectiva era que con la democracia sería posible superar todos, o la mayoría, de los problemas existentes al momento de recuperar esa democracia.

En el caso de la educación, es evidente que hay una enseñanza privada que funciona mejor que la enseñanza pública. No debería ser así pero todos los que participan de la enseñanza pública (docentes, estudiantes y padres) han decidido que es mejor para ellos un bajo nivel de exigencia, una renuncia a la movilidad social ascendente por las virtudes propias. 

Luego, los docentes de los colegios privados trabajan con otras exigencias y los estudiantes de colegios privados tienen otro marco pedagógico y disciplinario. Y entre unos y otros, la diferencia crece, situación que es mala para la sociedad porque lo mejor sería que se estrecharan las distancias. Lo óptimo sería una enseñanza pública tan completa y competitiva que volviera ociosa la enseñanza privada, tal como alguna vez fue posible en una Argentina que se ha perdido.

Aqui se habla mucho del Bicentenario pero se entiende bien poco de qué trata el asunto.

Educar no consiste en obsequiar computadoras portátiles. Educar es preparar a los adolescentes para ingresar en condiciones aceptables para sus propias ambiciones individuales al mundo de los adultos, con sus obligaciones y sus derechos. Pero hoy día la educación está frustrando a miles de personas. Y suponer que obsequiando computadoras portátiles se está educando resulta una onerosa forma de eludir la responsabilidad del Estado.

Es difícil saber porqué en esta sociedad la palabra 'disciplina' es tan negativa. Los agitadores políticos de izquierda, a quienes les importa bien poco si esos estudiantes conseguirán insertarse exitosamente en el mundo laboral el día de mañana, han decidido que 'disciplina' es una mala palabra, y que los estudiantes no van a los colegios a aprender sino a realizar otras actividades que nadie sabe bien cuáles son.

Esta deformación ya había comenzado con el Carlos Pellegrini y el Nacional Buenos Aires, que han perdido sus atributos de centros de enseñanza de calidad que fueron en el pasado. Ambos colegios han sufrido un descrédito aún superior al de la Universidad de Buenos Aires, de la que dependen. Fuerzas políticas 'progresistas' (¿?) han logrado tener una 'cabecera de playa' en esos establecimientos y los docentes no han tenido o no han querido tener a mano las herramientas necesarias para imponer el orden, sancionar a los transgresores y brindar un ejemplo de lo que no se puede hacer.

En 2010, porque hay que destruir a Mauricio Macri y al PRO, los activistas han extendido su acción perjudicando a miles de hogares que no son del PRO o no les importa el PRO o no tienen ninguna preferencia política. ¿Dónde irán a parar esos estudiantes el día de mañana? No les importa.

La pérdida de parte del ciclo lectivo supone una menor capacidad de competitividad futura porque hay conocimientos que no se incorporan y porque todo lo que hoy día sucede tendrá profundas secuelas en el funcionamiento futuro de esos centros que, en el pasado, fueron de enseñanza.

En los colegios tomados, por el testimonio de padres y autoridades escolares, ha ingresado alcohol y otras sustancias tóxicas más graves (el problema del alcohol en los adolescentes merecería una atención de los mayores antes que sea tarde), se ha faltado el respeto y burlado a los docentes que pretendieron cumplir con su deber (no son todos, vale la pena recordar) y se ha destruido alguna infraestructura que es de todos los contribuyentes.

Porque los colegios no son de los estudiantes sino de los contribuyentes, que los pagan. Los estudiantes son invitados por los contribuyentes a intentar capacitarse para cumplir con el ciclo de proyección de una sociedad. Y los estudiantes concurren a formarse, con la idea de llegar a superar a quienes les precedieron y pagaron su enseñanza.

Pero aqui se está permitiendo que los estudiantes gocen de una autoridad para la que no están preparados y de la que, en verdad, carecen. En parte porque son ignorantes (por eso son estudiantes, porque tienen que aprender todavía), y en parte porque son menores de edad (dependen de padres o tutores).

Pero en 20 colegios secundarios porteños hay una situación inexplicable y peligrosa para el resto del sistema escolar. Y es insólito que las autoridades de la Ciudad hayan renunciado a informar, en sede policial, la identidad de los precoces delincuentes que han tomado por asalto los colegios.

Un símbolo de la época es la inactividad de la Justicia de la Ciudad, en especial de los genuflexos, fofos de espíritu, fiscales que deberían actuar antes que la situación llegue a niveles sin retorno.

Aún cuando dentro de 24 horas, y luego de una marcha desde el Ministerio de Educación de la Nación hasta el de la Ciudad, esos estudiantes levanten las tomas de colegios, lo que ha ocurrido no podrá olvidarse ni ignorarse.

Los contribuyentes tienen todo el derecho a preguntarse si tiene sentido seguir invirtiendo en el sistema tal como funciona o si no es necesario introducir correctivos antes de plantearse incrementar la inversión.

Al menos no son estos jóvenes inadaptados quienes pueden exigirle a los contribuyentes un incremento de la inversión. Ni tampoco lo son algunos dirigentes gremiales docentes que manchan la imagen de lo que es la docencia (y, por suerte, ellos se asumen con el proletario título de 'trabajadores de la educación').

La sociedad argentina tiene que comenzar a plantearse cuáles serán sus valores, cuáles son sus objetivos y sus ambiciones colectivas.

Se está provocando una grave degradación

> en la formación de recursos humanos,

> en los niveles de exigencia de la sociedad, y

> en la construcción de un marco social que contemple la inserción de la Argentina en la sociedad planetaria.

Los gobernantes son grandes responsables de la situación. Los Kirchner han instalado un discurso que es preocupante por su populismo demagógico explícito. Ellos alientan el descrédito de las instituciones y de los valores más estándares, que construyeron una sociedad argentina que tenía una mayor capacidad de competitividad en el mundo que la de hoy día.

Pero los Kirchner no son los únicos dirigentes de la sociedad. Hay un desatención extraordinaria en todos los responsables del 'sistema'. Y eso se paga muy caro.

Ultimas Noticias

Especiales

.

.